FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Bajo otra perspectiva (Privada)

Ir abajo 
AutorMensaje
Inuwel

avatar

Cantidad de envíos : 950
Edad : 26
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
2526/4000  (2526/4000)
Coronas: 2258

MensajeTema: Bajo otra perspectiva (Privada)   Jue Mar 31, 2011 9:12 pm

-...Y es así niños como aquellos piel pálidas terminaron con sus piernas destazadas, bañados de sangre malsana que bullía de su piel como germen impuro, y mientras uno de ellos se retorcía de dolor y espamos el guerrero procuró acabar con él, primero le hizo perder las extremidades, parte por parte... luego de verlo enloquecer por la ausencia de vitae arrastró su cuerpo inválido llevándolo por los cabellos por toda la ciudad para que la gente lo viera y lo amonestara, y finalmente niños míos, el vampiro fue lanzado hacia las profundidades de una honda poza donde se hundió como una piedra, y continúo con vida hasta que los ligeros rayos del sol alumbraron sus aguas y lentamente su cuerpo comenzó a quemarse hasta quedar echo polvo... pero no se confíen que cuando menos lo esperan la criatura se reconstruye por las noches y sale de las profundas aguas negras del pozo para atacarlos a todos!!!-

Y el grito entre los infantes fue general, algunos se abrazaron entre ellos, otros lloraron y llamaron a sus padres.

*...¿Segura que eso era un cuento para niños?*

-"Bleh, no es nada, ni que no fueran a dormir después de eso..."-Le respondió Inuwel a su ente Eluth al tiempo que se estiraba de brazos y reclinaba la cabeza hacia atrás, se encontraba en el interior de una amplia salita, llena de almohadones, juguetes desparramados, libros infantiles y varios niños que rodeándola en un circulo la escucharon con suma atención.

-Bueno chicos ahora me he acordado de otra historia, esta empieza así...-

"¡No!", gritaron los niños al unisono para que no siquiera relatando e Inuwel enarcó una ceja sin comprender porque presentaban aquella actitud, la gitana se acomodó mejor en el almohadón donde se apoyaba y ladeó la cabeza con una sonrisa divertida.

-No les pregunté, cobardetes, pero claro, ¿qué van a saber ustedes si toda su vida han habitado en una burbuja?, pues les diré algo, ¡el mundo exterior está lleno de criaturas temibles y abominables!, así que deben estar preparados desde antes para afrontar lo que viene... y no pequeñín, tu peluche no te va a salvar...-La gitana soltó una carcajada limpia al tiempo que extendía el brazo y le arrebataba el muñeco a uno de los niños.

-Oww que lindo. ¿Cómo se llama?-

-Bobo...-Murmuró el pequeño pestañeando algo atemorizado como si le fueran a golpear.

-Bobo... que... ¿y qué significa?-

El pequeño ladeo la cabeza sin comprender bien la pregunta provocando que Inuwel suspirara profundamente y le regresara el muñeco al tiempo que sacudía el cabello del infante dedicándole una amplia sonrisa - Niño, todos los nombres de las cosas que de verdad tienen un valor importante para nosotros deben tener un significado, o solo sería una forma para nombrar algo sin más-

El niño se dispuso a responder pero en ese momento una ancha mano descendió hasta el hombro de la muchacha la cual se sobresaltó y giró el rostro hasta encontrarse con la cara del dueño de la guardería, Inuwel alzó la mano como saludo hasta que este habló.

-Me temo que usted está despedida por contar historias inapropiadas para los niños...-


&&&&&&&&&&&&&&&6


¿¡Qué!?, ¿cómo se atrevía ese hombre a desprestigiar mi talento?, me pregunté al tiempo que pateaba una piedra mientras caminaba por las calles adoquinadas de la ciudad, hice un puño con las manos y refunfuñé por lo bajo visiblemente molesta por culpa de ese maldito imbécil, y lo peor de todo es que no había ganado ni un peso, ¡ ni siquiera me quiso pagar por despido!, ¿ahora como podría regresar a Latveria?, todo el dinero que me había pasado Gibil ya me lo había gastado en cosas importantes como pulseras, collares, velos... y no había pillado a un vampiro desde ayer, y... y.. tenía hambre.

Me detuve para alzar la vista y observar las calles, una cuadrilla de niños pasaron corriendo hasta perderse en uno de los callejones entonces sentí que algo se encogía en mi corazón, cerré los ojos y recordé el momento de mi despido....


------------

-¿Qué?, pero... pero...-

-Nada de peros, ¡largo de aquí!-

*Te lo dije, ¿por qué no te conformaste con un cuento tradicional?*

Inuwel le envió una mirada asesina al dueño de la guardaría y tomando sus cosas se levantó dispuesta a marcharse hasta que sintió una manita que tiraba de su vestido, se volteó y bajó la vista para encontrarse con el pequeño niño que abrazado a su oso de felpa la mirada con cierta angustia.

-Adiós señorita Inuwel... a mi si me gustaron sus historias-

-------------

Negué con la cabeza ante ese recuerdo y seguí caminando con una media sonrisa.

-"¿Sabes Eluth?"-

* Dime *

-"Nunca antes había presenciado algo tan... tierno..."-



Spoiler:
 


Volver arriba Ir abajo
Rose Atillart
La Rosa del Dragón
avatar

Cantidad de envíos : 252
Fecha de inscripción : 25/12/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
610/2500  (610/2500)
Coronas: 410

MensajeTema: Re: Bajo otra perspectiva (Privada)   Vie Abr 01, 2011 8:58 pm

Me despedí de mi amigo Zan, el silfo, tras escuchar su hermosa canción en aquel pequeño pueblo. Ese día lloré mucho, aunque solo cuando estaba en soledad, pues no quería que él me viese llorar.

De nuevo mis pasos no tenían rumbo, sin montura, sin nadie a mi lado y con el camino solitario por delante. Hacía poco que me había alejado de la compañía de Zan y de Veluzi, y sus recuerdos permanecían frescos en mi mente, los buenos ratos, las risas y la agradable compañía de los dos, así como los sustos, las sorpresa y... los demonios, que por algún motivo no dejaban de aparecer en mi vida.

-¡Niña! ¡Apártate! - me gritó una voz masculina a mis espaldas, pero antes de que pudiera hacer yo nada él chocó contra mí y me derribó, cayéndose él también y quedando los dos en el suelo. Me quedé sentada en el suelo, con los ojos cerrados y rascándome la parte inferior derecha de la cabeza, donde me había golpeado al caer y que ahora intentaba calmar con caricias para que el dolor no fuese a más y así evitar usar la curación.

-¿Estás bien? - me preguntó la misma voz de antes.

Abrí lentamente los ojos y fui subiendo mi vista; desde sus sandalias de cuero que daban un par de vueltas alrededor de sus pies, pasando por sus imberbes y llegando, primero, a su fino vientre cubierto hasta un poco más abajo de la cintura por una túnica blanca con algunos pliegues y detalles rúnicos, ceñida a su cintura por un trozo de cuero marrón a modo de cinturón y luego a su rostro, ignorando casi por completo su pecho plano y poco musculado. En su rostro había algunas motas marrones que salpicaban su piel morena y sus mejillas del mismo tono, dándole un toque muy mono. Sus ojos azules me hicieron titubear unos segundos antes de poder hablar con claridad - Si... estoy bien - dije al fin.

Me puse en pie con la ayuda de la mano que me tendió para ayudarme - ¿A dónde ibas con esas prisas? - le pregunté, mirando curiosa sus costados y extrañada de que él no llevase animales para cargar con el carro lleno de heno - Es que tengo que llevar este carro a mi padre, que se encuentra en Tanskur, pero como salí un poco tarde de la última posada ahora llego tarde e iba con prisas - me miró con sus dos ojos azules, que me escrutaban sin pudor, pero tampoco con la misma lascivia que los tres solados de la posada donde conocí a Veluzi.

Me acerqué un poco y le miré a los ojos, obligando al joven de cabello cobrizo y rizado a mirarme a mis dos iris de color verde turquesa - ¿Qué miras? - pregunté, intentando adquirir un tono serio, haciendo memoria de las palabras de Sophie, la mujer que había dado su vida por salvarnos a mí y a Zan en aquella extraña cueva. Él me devolvió el comentario con una sonrisa - Tus botas, las tienes negras por la punta, eso quiere decir que viajas a pie - le solté el mentón y chasqueé la lengua - Bueno... ¿Y? - volví a inquerir mientras me hacía la indignada - Pues nada - acercó su mano a mi hombro pero una zarpa salió de mi mochila, acompañada de un maullido seco y malhumorado junto la cabeza y las patas delanteras de mi gato, Nekoto - O no tan sola - rió y cogió de nuevo las asas del carro - Me llamo Diomedes - se apartó del gato y de mí - Y si quieres te puedo acercar hasta el pueblo que ya te he dicho - miró las dos panderetas que llevaba en la mano - seguro que un baile es bien recibido allí -

Me turbé mientras notaba a Nekoto ir desde mi mochila, caminando por mi hombro hasta caer entre mis pechos, quedando allí recostado, con cara de felicidad y, casi, sonriente -Meew - fue lo único que escuché por su parte mientras le rascaba la cabeza - Bueno, no me importa que me lleves - le respondí, tratando de hacer que no se me notara el sonrosado tono de mis mejillas. Le ayudé a recoger las tres balas de heno y me acomodé en el hueco del carro que quedaba, procurando quedar cerca de él para poder hablar.

(...)

Tras casi media hora de que él corriese a toda prisa sin parar, tirando del carro con su descomunal fuerza, llegamos a las puertas de una enorme ciudad. Sus goznes gigantescos de metal dorado me hicieron pensar que no iba a tener mucha fama allí, que seguramente hubiese muchas más bailarinas y juglares muchos mejores que yo. Pero en ese momento de flaqueza me acordé de lo que Zan me había enseñado, a confiar en mí misma, a no rendirme a la primera.

Acompañé a Diomedes a dejar el carro en unos establos, donde él debía dejar el carro y luego me fui a pasear a su lado - ¿Entonces eres granjero? - le pregunté, él simplemente asintió, riendo de como la cabeza de mi gato sobresalía de la capa plateada de escamas de Veluzi - Bueno, creo que tengo un rato libre, ¿Quieres visitar la zona? - me sugirió - Más o menos la conozco - añadió mientras sonreía con sus perlados dientes - Va... vale - dije un poco turbada, alejándome un paso de él para no turbarme más por su cercanía.

-----

[spolier]Off: Bueno, si ahora me ves me encontrarás con Diomedes (perdona la poca originalidad del nombre xD) imagen no he encontrado u.u pero si te lo imaginas como Hércules de Disney es simple, como el hércules joven de la película de dibujos[/spoiler]
Volver arriba Ir abajo
Inuwel

avatar

Cantidad de envíos : 950
Edad : 26
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
2526/4000  (2526/4000)
Coronas: 2258

MensajeTema: Re: Bajo otra perspectiva (Privada)   Sáb Abr 02, 2011 5:17 am

Spoiler:
 

No era de tratar mucho con niños pequeños, considerando además que en mi familia por parte de Sahian siempre fui la menor y por parte de Inuwel era hija única, además esta última era todos menos paciente, actitud que es la que ahora sostengo.

Ya había buscado trabajo en una guardería y no me había ido muy bien que digamos... me quedaba la oportunidad de probar suerte como mesera o...

*Tal vez tengamos suerte esta noche* Mencionó Eluth haciendo eco en mi mente, asentí con ganas y sonriendo adelanté el paso. Con el mal sabor en la boca que me había dejado aquel despido necesitaba necesitaba con urgencia descargar mi actitud irascible de alguna manera, y habían tres maneras para hacerlo: la primera era discutir con Ska, personaje que tuve que descartar al no tenerlo presente, lo segundo era cazar vampiros, pero todavía faltaba demasiado para que fuera de noche y si ayer no encontré a ninguno... ¿qué me garantizaba encontrarlo ahora?, y lo tercero era, ¡bailar!, y pensándolo bien no era una mala alternativa, es más, podría ganar dinero con ello.

-"Inuwel, eres una genio"-Me dije dándome ánimos y adelantando el paso en un brinco corto envuelto en alegría para finalmente dar un giro sobre mi misma.

Bien. Me encontraba en Tanskur, una villa importante en Vo Mimbre donde se podía encontrar de todo, y lo digo por experiencia propia, es cosa de observar mis collares y pulseras que tenía puestos en esta ocasión, además la comida y el alojamiento era muy bueno y a un precio asequible (al menos por lo que comprobé ayer puesto que ahora estaba escasa de dinero), lo mismo con los vestuarios. Ahora mismo por ejemplo tenía puesto un sari de precioso color escarlata con bordados plateados:

Spoiler:
 

Pero a donde me encontraba las calles no eran muy transitadas, si quería ganar dinero bailando me convenía ir al mercado, allí se poblada de gente y varios hacían espectáculos callejeros llevándose una buena suma de dinero consigo, alcé el dedo entonces en dirección a la carretera provocando que una carroza tirada por unos caballos me detuviera, noté que el conductor era varón así que sonriendo para mis adentros me llevé una mano al costado de mi cabello para depositarlo detrás de mi oreja y pestañear levemente en su dirección.

-Disculpe buen hombre, soy nueva en este lugar, ¿sería tan amable de llevarme hacia el mercado?- Pregunté con una amabilidad nada usual en mi persona y subiendo un pie al peldaño de la escalerilla me senté junto a él al tiempo que este agitaba las riendas de su corcel y con una sonrisa media tonta accedió de buen agrado acompañarme hasta el mercado. Me fue hablando de muchas cosas en el camino, que se llamaba Juan, en que trabajaba en la taberna de su padre, que era soltero... en conclusión nada que me importase. Y cuando llegamos a los portones dorados del centro principal de la ciudad caballerosamente me tendió una mano para bajar de la carroza y se ofreció a guiarme, cosa que realmente no necesitaba, en realidad pude haber llegado a pie a este lugar pero me salía más fácil, cómodo y rápido irme en ese medio, y sonriendo, ya de manera cansina de quien finge por mucho tiempo, le dije que tuviera la amabilidad de esperarme en ese lugar que tenía que buscar a alguien. La cosa es que una vez que una vez que me perdí de su vista, jamás regresé ni pensaba hacerlo, solo fue un medio para cumplir mis fines y no sería más que eso.




El mercado era enorme y bullía en gente, no evité quedar boquiabierta por la hermosa artesanía que allí había pero luego me resignaba a suspirar al recordar que tenía mis bolsillos más que vacíos, y mientras buscaba algún espacio adecuado para bailar un grupo de gente llamó mi atención, me hice paso para ver de que se trataba el "espectáculo" o aviso que se estaba presenciando.

Había en el centro un pequeño escenario, en él un artista al parecer perteneciente a un circo hablaba en voz alta dando un anuncio que me interesó.

Spoiler:
 

-¡Damas y caballeros! ¡Niños y niñas!, vengo en presentación del circo Treslenguas ubicado en medio del bosque, exclusivamente a hacer mención de nuestro show, ¡es el único circo que actúa de noche!, y verán ustedes a hábiles malabaristas, acróbatas, preciosas bailarinas, divertidos payasos, y el show "sorpresa", único, e irrepetible, ¡ah!, pero no es todo señores, no vengo aquí solo ha hacer publicidad si no a ofrecerles un juego!, sí, necesito seis participantes, hombres, niños, niñas, mujeres, o no tan mujeres... el juego consiste en presentar alguna gracia, la que sea, y el ganador se llevará un premio sorpresa! ¿algún interesado?, ¡vamos! ¡anímense a participar!-

¿Qué podría ser ese premio sorpresa?, me pregunté dando un paso y alzando la mano en son de querer participar. Si era dinero me veía al pelo.
Volver arriba Ir abajo
Rose Atillart
La Rosa del Dragón
avatar

Cantidad de envíos : 252
Fecha de inscripción : 25/12/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
610/2500  (610/2500)
Coronas: 410

MensajeTema: Re: Bajo otra perspectiva (Privada)   Sáb Abr 02, 2011 8:55 pm

Continuamos caminando durante un rato mientras que el sol seguía saliendo por el horizonte. No hablábamos mucho, apenas algunas frases sueltas, pues la vergüenza que tenía por estar a su lado me hacía tartamudear cada vez que abría la boca para dirigirme a él. La calle por la que caminábamos estaba casi desierta, apenas había gente en los puestos, lo que me permití poder pararme cada poco a observar la ropa y ese tipo de cosas.

Los escasos puesto había fuera de la plaza del mercado estaban completamente desiertos, sin que apenas sus dependientes les prestaran atención. Yo hacía días que había gastado mis últimas coronas en la tiorba de Zan, para cumplir la promesa que le había hecho de que le regalaría un instrumento musical y que además le enseñaría a tocarlo.
Pero él no fue el único beneficiado de esa promesa, porque a a cambio yo aprendí a: cocinar, dibujar, escribir y contar. Todo me lo había enseñado él, de buena fe y sin buscar nada a cambio.

-Oye, Rose, ¿Quieres ir al mercado a bailar? - me preguntó Diomedes - Es que no creo que por aquí consigas mucho dinero y además yo debo ir allí, para reunirme con mi tío - me dijo.

Sentí un pequeño nudo en la garganta antes de hablar, si él tenía que irse con su tío significaba que pronto dejaría de verlo y no sabía cuando eso volvería a ocurrir. Asentí con la cabeza gacha y algo desanimada mientras caminaba por la calle sin mucho ánimo tras escucharle. Pero él, viendo que no me encontraba muy bien de espíritu, se acercó un poco a mí y se puso delante, poniéndose de en cuclillas para poder hablarme cara a cara. Me sostuvo los hombros y con una mueca de sonrisa tristona en su cara me dijo - Rose, no estés triste porque me vaya, quién sabe... a lo mejor algún día nos volvemos a ver en otras circunstancias - tragué saliva con dificultad al tiempo que asentía con una sonrisa, intentando hacer ver que no estaba tan triste como parecía - Vale... - dije medio atontada.
Me revolvió el cabello y se puso en pie, se acercó a mí y comenzó a caminar a mi lado, mirándome a cada poco para asegurarse de que yo mantenía la sonrisa en ella.

(...)

Continuamos caminando por la villa hasta llegar a las puertas doradas del mercado, que parecían labradas en oro puro que refulgía bajo los rayos del sol. La gente iba con prisas, de uno a otro lado sin pararse a mirar lo que tenían por delante o en los escaparates. Los comerciantes anunciaban sus productos a gritos hondos mientras que las numerosas personas que se dedicaban a comprar discutían con ellos los precios, también a voces, de los artículos en venta.

Pero pese a todo ello, la gente parecía congregarse especialmente en el centro del lugar, donde un hombre subido a un pequeño escenario gritaba las cosas a voces, como ya era costumbre en ese lugar. Diomedes lo miró y sonrió - Rose, el puesto de mi tío está al otro lado, así que... - me guiñó un ojo - aquí nos despedimos - asentí con la cabeza animada, sabía que algún día volvería a verlo, me lo había prometido él. Así que, tras despedirme del joven de cabellos cobrizos me interné entre el bullicio de personas, buscando abrirme paso como podía hasta que finalmente llegué a la primera fila, justo cuando el hombre decía que se necesitaban artistas y que uno de esos artistas recibiría un premio especial.


- Yo me apunto -
dije apartando a una persona con cada brazo, abriendo un pequeño hueco por el que salí - Soy bailarina, y quiero ganar ese premio - sonreí al payaso mientras cogía de mi mochila las dos panderetas y las sacaba - Si quiere puedo bailar un poco para que vea que no miento - y sin más preámbulos y sin darle tiempo a responderme le di la espalda y comencé a bailar, con los ojos cerrados para poder concentrarme más en el sonido de los aros metálicos de las panderetas que en los cientos de ojos que de seguro estaban posados en mi hermosa y juvenil figura.
Volver arriba Ir abajo
Inuwel

avatar

Cantidad de envíos : 950
Edad : 26
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
2526/4000  (2526/4000)
Coronas: 2258

MensajeTema: Re: Bajo otra perspectiva (Privada)   Mar Abr 05, 2011 12:59 am

Varios fueron los interesados ante el concurso propuesto por aquel simpático artista pero este solo dejó subir a seis personas. Dos de ellos eran unas gemelas que comenzaron a moverse juntas, bailar, o hacer gracias absurdas como si fueran un verdadero espejo, luego le siguió un bajito individuo que traía unos tambores, pandereta y flauta que se supone que era capaz de tocar al mismo tiempo, y el siguiente era un muchacho de enorme barriga que trajo consigo un barril lleno de cerveza asegurando que era capaz de tragarlo todo de un sopetón sin tener necesidad de detenerse a tomar aire. La risa fue general sin embargo resultaba un reto interesante, principalmente para un público que ama la juerga como asimismo el alcohol, aunque realmente quién llamó la atención de la audiencia principalmente del género masculino fue una desarrollada muchachita, de tierno mirar pero decidido andar que quiso demostrar su talento como bailarina y música. El payaso hizo ademán de dejarla pasar con exagerada reverencia propia de un artista, y cuando esta comenzó a bailar los aplausos no se hicieron esperar.

Sonreí ladeando la cabeza mientras la veía, lo hacía bastante bien aunque aún le faltaba pulir algunas cosas, estiré la mano solicitando que el payaso me la diera para subir y luego miré de forma tenaz al bajito de los tambores.

-Tú, toca para mi, también bailo y me viene mejor algo de música -Ordené con mi voz de mando sin siquiera conocer al pobre sujeto que asintió como si lo hubieran atacado mientras comenzaba a tocar algo al azar.

Mi baile:
Spoiler:
 

Sentía una agradable vibración recorrerme desde pies a cabeza al envolverme en la música, comencé alzando los brazos, moviendolos hacia los lados y luego hacia arriba, para luego mover el cuerpo, principalmente las caderas, y girar sobre mi misma en un divertido pero sensual baile. Antes de subir al escenario había abierto una parte del sari que cubría mis piernas para poder moverme con mayor libertad.

Sonreía al tiempo que me llenaba de aplausos y vítores, pero entonces el payaso se interpuso entre nosotros alzando los brazos en son de que había finalizado el concurso, me detuve de mala gana sintiendo todavía las ganas de baile en el cuerpo.

-"A este tipo lo mato"-

*Inuwel, no hagas algo imprudente...*

Me mordí el labio inferior y asentí en silencio -"Era un decir..."-Corregí para finalmente suspirar.

-Y bueno, ¿quién ganó?-Inquirí apoyando una mano sobre mi cadera y clavando la vista en el payaso, pero este parecía jamás dejar de sonreír, y dando un giro cómico con un pie alzó ambos brazos y nos fue dejando a todos los participantes una entrada en las manos.

-¡Todos!, ¡muy buena presentación!, los felicito, aunque solo sean unos aficionados jajaja, en fin, los espero en nuestro circo, están cordialmente invitados sin tener que pagar nada!-

Abrí la boca sintiendo que me iba a dar un tip nervioso en el ojo por enfado - O sea... que el premio, era... ¿¡solo estas entradas!?-

Pero luego de mi exclamación el payaso tiró una bomba de humo que hizo toser y cerrar los ojos a los presentes, me llevé el brazo a los ojos y cuando lo bajé una vez que el humo se dispensó cual fue mi sorpresa al comprobar que el payaso había desaparecido. Miré la entrada que tenía en mis manos, cavilando entre hacerla pedazos o realmente asistir a ese circo.

Y mientras pensaba aquello y la gente se comenzaba a marchar el hombre de enorme panza no dejaba de mirar a Rose, incluso se levantó y disimuladamente se sitúo a espaldas de ella, sacó un puñal de su bolsillo y tocó por sorpresa su espalda.

-Shhhh, no digas nada, un movimiento en falso, una señal de auxilio y te entierro esta arma... Así que ahora...-Dijo despacio tomando su brazo -Ven conmigo-

Mientras tanto yo guardé la entrada en mi bolso encogiéndome de hombros, ¿por qué no ir?, después de todo no iba a un circo desde la muerte de... ¡ah!, entonces me acordé, y girando el rostro hacia la chica caminé hacia ella para llamar su atención.

-Hey tu, ¡buen baile!, ¿cómo te llamas?-Pero entonces noté al tipo de la cerveza detrás de ella, ¿serían familiares?,me pregunté sin sospechar nada.

Volver arriba Ir abajo
Rose Atillart
La Rosa del Dragón
avatar

Cantidad de envíos : 252
Fecha de inscripción : 25/12/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
610/2500  (610/2500)
Coronas: 410

MensajeTema: Re: Bajo otra perspectiva (Privada)   Mar Abr 05, 2011 4:27 am

Continué bailando durante un rato. Moviendo mis caderas en S mientras daba algunos espasmos con el pecho que lo hacían botar levemente, otorgando a mi joven pero desarrollada figura una sensual combinación de contoneo y agilidad nata. Los aplausos pronto llegaron a mis oídos, que los intentaba concentrar en la música para no perder el ritmo y liarme con los pies. Giré un par de veces sobre mí misma mientras notaba a gente cada vez más cerca de mí y acabé por hacer una leve reverencia, cubriéndome los pechos con una de las panderetas para no dejar ver más de lo deseado.

Al momento comenzaron a subir más personas al escenario. Dos gemelas de cabellos marrones y bastante atractivas, con un cuerpo presumible y una belleza envidiable por casi cualquiera. Ellas comenzaron a bailar juntas, a hacer una especie de numero de bufonas, donde se dedicaban a imitarse la una a la otra. Me reí mucho con ellas e intenté quedarme cerca, no parecía muy mayores y con suerte haría dos nuevas amigas.

Otro hombre, este orondo y de cabellos rubios con ojos azules, ataviado con una camisa roja que le venía justa, y eso que a mí me hubiera servido de vestido de noche, y unos pantalones de color azulado subió, haciendo retumbar levemente la madera bajo sus pies y que también crujía con cada nuevo paso del gigante de rojo. Entre su brazo derecho y sus costillas del mismo brazo cargaba un pesado barril que dejó en el suelo de manera brusca. Lo destapó y dio un trago de cerveza, un trago tan largo que se acabó el tonel de un trago. Miré sorprendida y con los ojos abiertos, no lo podía creer, ese tonel debía tener por lo menos... cerveza suficiente para una taberna.

Y el último sujeto que subió, tal vez el más gracioso. Tenía entre sus manos numerosos instrumento, entre ellos unas panderetas parecidas a las mías. Me senté al lado de una de las niñas gemelas a observarlo, pero cual fue mi sorpresa que no solo vi eso sino que también pude ver a una bailarina unos años mayor que yo en acción. Sus movimientos eran mucho más precisos que los míos, sus caderas se movían de una manera que era hipnotizante, y al no tener tanto pecho como yo no le botaban tanto con cada sacudida de su pechos.

Finalmente el payaso nos dio una entrada a cada uno y nos dijo que estábamos invitados al circo. Que emoción sentí, nunca había estado en un circo, de hecho... nunca había bailado en otro lugar que no fueran posadas y el escenario donde conocí a Zan. Iba a preguntarle algo al payaso, aunque una densa nube de humo cubrió el lugar, obligándome a toser para expulsar lo que tragaba. Cuando por fin pude volver a abrir los ojos no vi al payaso, pero sin embargo algo punzó mi espalda, cosa que hizo que diese un pequeño grito audible para alguien, o eso esperé, pues las siguientes palabras del hombre que me punzaba con el arma me dejaron sin aliento - Sí... sí... - dije en voz alta, con tono asustado e intentando llamar la atención de alguien, pero nadie me escuchaba. Así que empecé a entonar uno de los hechizos que Zan me había ayudado a perfeccionar y cuando hube terminado el salmo miré a la bailarina, la más mayor, pude ver como una estrella dorada refulgía en la palma de su diestra y su pregunta me dio tiempo a darle una respuesta con la voz entrecortada por un notable llanto - Me... me llamo Rose - dije consumida por el miedo, dejando caer abundantes lágrimas por mis mejillas mientras rezaba a Fraxis porque ese hombre no me dañase
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Bajo otra perspectiva (Privada)   

Volver arriba Ir abajo
 
Bajo otra perspectiva (Privada)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Orquesta en la colina [Privada: Daanira Lynella]
» Primer paso para ampliar el Malba bajo una plaza
» Subamos bajo el manto de la luna [Priv. Alanriace B./ Sakura H.]
» Caminando bajo las hojas
» Bajo el último rayo del sol [Priv. Daniel kurosaki]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Vσ Mιмвяє-
Cambiar a: