FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Plumas Y Escamas

Ir abajo 
AutorMensaje
Télios

avatar

Cantidad de envíos : 12
Fecha de inscripción : 29/03/2011

MensajeTema: Plumas Y Escamas   Sáb Abr 02, 2011 1:01 am

Télios danzaba en el aire en su vuelo, parecía que caminaba por el aire mientras batía sus alas, moviendo las manos y mirando al horizonte pensativo. Tras unos instantes se tumbó en el aire sin dejar de mover sus alas rítmicamente, avanzando pero... tumbado, y sacó una gema semi transparente brillante y pulida, la movió entre sus dedos y vio su reflejo entre sus propios dedos, que se veían tras las traslucida superficie del extraño mineral.

-Se que escondes algo, piedrecilla... ¡Lo se! y lo averiguaré...

Repentinamente chocó contra las ramas de un árbol, desapareciendo en su espesor verde, y la gema se desprendió de el.
Rápidamente Télios apartó las ramas como pudo y salio del árbol refunfuñando, sus alas no se dañaron, y se mantuvo en el aire flotando mirando el árbol.

-¡¿Quien ha puesto el árbol aquí?! Tsk... estúpido árbol...-Se dio cuenta de pronto de la desaparición de su gema.-¡Ah! ¡La piedra! ¿Donde está? ¡Ag! ¡Tengo que encontrarla!

Descendió en picado al suelo y empezó a mirarlo, flotando a unos centímetros de este buscando la piedra desaparecida, un resplandor llamó su agencio, y al acercarse descubrió la piedra en el suelo, acercó la mano para tomarla, pero entonces, de detrás del árbol salio una gallina, que se quedó mirando bobaliconamente a Télios y dio un corto cacareo. Con un grito de sorpresa y terror Télios dio un fuerte aleteo alejándose bastante de la gallina y mirándola con terror.

-¡Lárgate cosa inmunda!

La gallina movió la cabeza sin comprender, y dio un paso en el suelo para picotear algo, con el paso Télios retrocedió aleteando de nuevo un buen trecho mas, visiblemente atemorizado por el ave. Tomó una piedra del suelo y la lanzó al blanco animal con una precisión asombrosa, pero con apariencia bastante temerosa. La gallina tras ser golpeada por la piedra picó la gema de Télios, y empezó a correr con ella en el pico...

-¡Hey! ¡Vuelve aquí! ¡Devuélveme eso! ¡Es mío!

Télios empezó a correr tras la gallina, olvidándose de que podía volar, y manteniendo siempre una distancia prudencial. Tras unos momentos llegó a un corral repleto de gallinas, en una granja, el icario sintió un potente escalofrió al ver aquella congregación de gallinas, y se dejó caer en el suelo descansando, miró el lugar, repleto de gallinas, y entre todas ellas... la que tenia su piedra... Vio un candil con una vela casi extinta en el interior, colgado de la puerta de la granja, y el icario sonrió de manera cruel...

[...]

Télios volvía caminando por un camino, lentamente, entre sus manos limpiaba la translucida gema ya recuperada... a su espalda, la granja había desaparecido, solo quedaba ahora un montón de cenizas. Como icario que era, el fuego podía prender sus alas, pero también había descubierto las magnificas propiedades de destrucción que poseía ese elemento, y solo teniendo cuidado no le sucedía nada, algún día solucionaría lo de sus alas, pero hasta entonces...

Tras minutos de viaje, el hombre se hallaba volando de nuevo por los cielos, con la gema entre sus manos, aun pensando en ella, no tenia ni idea de que era, de que mineral se trataba, pero no era normal, de eso estaba seguro, parecía una gema, pero tras analizarla durante tanto tiempo como el que la poseía, se había percatado de que no era una gema, mas bien un mineral, sin embargo, no poseía la estructura natural de los minerales, era extraño.

En un momento dado una luz le dio en los ojos, cegándolo momentáneamente, tras recuperarse como pudo se fijó en la procedencia de la luz, parecía algún reflejo que provenía de las montañas, guardó su gema para seguir intentando indagar sobre que tenia de especial mas tarde y voló hasta la montaña de la que procedía el resplandor, había mucho calor, pues el cielo se hallaba despejado y el sol brillaba con fuerza, ese sol era lo que había despertado la curiosidad del alado.

O mas bien el reflejo del sol... y sobretodo... que lo reflejaba, y fue sorprendente cuando llegó y lo vio, en medio de la montaña, pegado a la ladera de esta, había un edificio de metal, completamente metálico, las puertas estaban abiertas extrañamente, el interior del edificio parecía adentrarse en la roca y el interior de la montaña. Se acercó lentamente a la puerta... cuando entonces vio algo en el interior...
Volver arriba Ir abajo
Veluzi Gedber
Plateado paladín de hielo
avatar

Cantidad de envíos : 241
Edad : 23
Fecha de inscripción : 26/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
1030/2500  (1030/2500)
Coronas: 888

MensajeTema: Re: Plumas Y Escamas   Sáb Abr 02, 2011 10:11 pm

-Umh…..cinco minutitos más… por favor……- se quejaba Vel.
Se encontraba recostado boca abajo sobre un enorme saliente rocoso a una buena caída del suelo de las estepas mientras le calentaba la piel el suave sol de la mañana, balbuceaba en sueños y se removía lentamente sobre la roca quedando a veces peligrosamente cerca del borde al abismo pero manteniéndose en la “zona segura” de puro milagro, en este placido y peligroso sueño estaba cuando un pajarillo pequeño y azulado aterrizo en el saliente.

El plumífero se quedo mirándole de frente tomándolo quizás por un cadáver al raptor y se acerco dando saltitos sobre la roca hasta su frente donde pico insistentemente un par de veces con su diminuto pico grisáceo incapaz de atravesar su coraza natural y provocarle algo más que un leve cosquilleo a Vel.
Como un crío pequeño cuando le toca levantarse gruñó por lo bajo, apretó los parpados y se revolvió en el sitio farfullando entre dientes la frase que escribí antes mientras se daba la vuelta en el sitio quedándose de espaldas al pajarito.

El pajarito lejos de irse boto en el sitio y se acerco a su espalda, con un rápido batir de alas se impulso hacia arriba y se poso en su hombro, mientras le miraba con sus pequeños ojitos marrones, salto después hasta estar frente a el bajo la mandíbula con la mala suerte que poco después se revolviese en la cama de piedra dejando al pequeño atrapado entre su hombro y la piedra, el pequeño intento librarse de la gran presión que le hacia en el cuerpo, a este paso le rompería un ala o directamente lo mataría si se seguía moviendo pero ni sus garritas ni el pico le hicieron despertar, no podía dañarle las partes duras pero eso pronto cambiaria.

Al final logró llegar a una zona sensible, su pico si logro atravesar la carnecilla débil y sensible de las encías y la lengua del reptil que pronto sintió una enorme punzada de dolor y retiro la cabeza de un súbito y brusco movimiento hacia un lado mientras se levantaba del suelo apoyando las manos en el suelo y librando al pajarito acto que aprovechó al instante escapando hasta el borde del risco y saltando al vacío confiando en volar creyendo que si seguía allí seria presa del depredador.

Mientras Veluzi se relamía una y otra vez con la lengua la zona del corte arrugando la cara ante el dolor provocado por cada pasada pero decidido a palparse la heridita y saber si merecía la pena usar magia o era un simple corte, mientras lo hacia miraba a su alrededor preguntándose una y otra vez de donde había venido aquel pinchazo pero sin encontrar objeto culpable de eso, cerro y abrió pesadamente los ojos y se levanto en el sitio sintiendo como le temblaban las rodilla y tenia que hacer serios esfuerzos por no caerse.

Un vez en pie dirigió una segunda mirada a la zona por segunda vez, junto a la desuniforme pared de roca donde abundaban huecos y grietas, piedras sueltas y riscos estaba su morral, su colgante aun estaba colgando en su cuello, -“bien, delante tengo esta enorme pared de rocas, ahora a ver que tengo detrás”- pensó y se giró, tras de el una vista espectacular, el sol de la mañana salía por el horizonte de una enorme pradera si se le podía llamar así ondulada pues estaban plagadas de innumerables colinas que lanzaban a los ojos que lo quisieran ver un magnifico color marrón verdoso mientras ondulaban como olas en la mar y el cielo azul se empezaba a iluminar, un paisaje verdaderamente único si no fuera por el hecho de que estaba a dos pasos de la muerte de lo cual al final se percato y se arrodillo mirando al fondo, tendría que salir de allí escalando o desarrollar alas en dos minutos y volar y era más fiable lo primero.

Una pena no poder volar pero al menos no estaba completamente atrapado allí, se dirigió al fondo agarro el morral se lo colocó para que no se interfiriese en la complicada escalada y palpo el terreno, sus continuas imperfecciones sin que fuese en ningún momento una pared lisa podían ayudar mucho a no morir, puso las zarpas sobre la roza y se impulso hacia arriba mientras sus piernas buscaban poder anclarse a la roca cosa que consiguieron introduciendo las garras curvas en las grietas de la roca.

Avanzo hacia arriba durante algún rato intentando mirar siempre que hubiese puntos de anclaje donde poner las garras, después de ascender un poco se puso a moverse hacia la izquierda mientras intentaba descender hacia estar más cerca del suelo pero no siempre podía, pues a veces el camino que iba hacia abajo estaba en muy mal estado o las imperfecciones importantes estaban muy lejos unas de otras llegado incluso a algunas zonas muy sueltas en las que intento clavar la zarpa pero se soltaron, menos mal que aun tenia tres extremidades en la roca.

El sol iba aumentando su altura en la bóveda celeste mientras el raptor también se veía obligado a veces a aumentar su propia altura en las montañas mientras se alegraba por que el frío no seria un problema con semejante sol sin embargo en la dura escalada se vio obligado a buscar paradas ocasionales en los riscos más grandes que encontraba en los que se detenía unos minutos para recuperar el aliento.

En uno de esos descansos le pareció ver una columna de humo negro subiendo por los cielos hasta disiparse en las nubes -”será una chimenea o las fiestas de alguna aldea o pueblo de este paraje”- pensó y continuo con la escalada pues ya estaba descansado, un rato después cuando parecía que esta siguiente hora iba a ser de tan aburrida escalada como la anterior s topo con algo que uno no suele esperar encontrarse en las montañas, un edificio metálico, Veluzi curioso y creyendo que quizás dentro hubiese una forma más fácil de descender hacia abajo del todo llego hasta la puerta y se adentro pero no le dio tiempo a quedarse allí quiero y solo mucho tiempo pues se oían el batir de unas alas cerca que hicieron que Vel se asomara por el marco de la puerta ver que era.
Volver arriba Ir abajo
 
Plumas Y Escamas
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cazadracos: Escamas de Fuego
» EL ÁNGEL NEGRO
» Jugando al gato y al ratón en casa del perro.
» * Olive D. Labadie * La hermosa mujer ladrona...
» La pluma y la espada (Priv Mei Herondale)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Gяαη∂єs Esтєραs-
Cambiar a: