FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Odisea en la cuidad negra

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Odisea en la cuidad negra   Jue Mar 18, 2010 4:11 am

Lafayette

Una pequeña aldea a unos cincuenta kilómetros de la ciudad negra...

Decir que esta ciudad es un nido de víboras.. es insultar a las víboras, es un tugurio cosmopolita

Desde lo alto de las montañas un ermitaño de unos treinta años desciende de la serrania

Hace meses que no se baña, su barba y su pelo le llegan al pecho viste una tunica blanca con una cruz roja en el centro y una mas pequeña atras se dirige con paso lento y firme a semejante basurero

Todas las viviendas son comercios tabernas, burdeles, todos con nombres nefastos y poco originales, la serpiente enroscada, los tres compadres, la cucaracha drogada, el patas de araña, el lobo ciego y asi

Normalmente un ermitaño shaman no se mezclaría entre esa basura, todos en una orgia de alcohol y excesos pero su dios le ordeno que lo hiciera

A su paso cadáveres crispándose en los recovecos, restos de animales y basura pudriéndose, grupos de borrachos, reunidos en fogatas, prostitutas buscando el pan debajo de los pantalones de sus clientes, algun oque otro cadáver flotando boca abajo en los canales de desague

Sin mas ley, que la ley del deseo y de la fuerza bruta, en este pináculo de decadencia el ermitaño shaman eligio una taberna al azar todas tenían nombres pésimos pero “el templo del morbo” un lugar donde había mas orín en el piso que cerveza en los tarros entro buscando algún mercenario que luciera lo suficientemente duro para el...
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Jue Mar 18, 2010 5:12 am

No quería ir hacia ahí, mas sin embargo, habia aprendido a hacerle caso a sus corazonadas, y estas la llevaban hacia las cercanías de la denominada "Ciudad Negra", el poblado donde se detuvo, un antro de perdición, borrachos, exceso, drogas y sexo sin límite. A decir verdad, no sonaba nada mal, despues de todo, una chica necesita divertirse de vez en cuando.

La yegua en la que cabalgaba, era dócil y poderosa, verdadero ejemplar equino que, desperdiciada, era usada como caballo de tiro en un pobladucho de mala muerte, a las afueras de Arendia; dicho animal se había vuelto su compañera en las largas correrias de la elfa, y justo ahora, se dirigía con rapidez y presteza a donde sea que el viento llevase a su dueña.

-Vamos Cynder, ya falta poco-

Susurró al animal, espoleandola para salvar los ultimos dos kilómetros que faltaban, sintiendo el golpe del hedor nada mas traspasar las murallas, reprimiendo una arcada que sacudió su cuerpo mientras se dirigía a los establos mas cercanos y dejaba a la yegua al cuidado de un sucio chiquillo, bajo amenaza de que, si algo le pasaba a ese animal, su cabeza seria lindo adorno.

A pie, se dedico a buscar la taberna menos sucia, cosa casi imposible en aquel lugar; el suelo de "El templo del Morbo", estaba lleno de orines y vómito de borracho y.. quien sabe cuantas cosas mas; una nueva arcada sacudio el cuerpo de la Drow, mas sin embargo, cuadrando los hombros, hechó la capucha sobre su rostro y entró con paso firme y seguro, mirando de reojo y con asco a los comensales que, unos ebrios, otros urgidos, la miraban perdidos al pasar junto a ellos.

-Cerveza, y esta vez, minimo lava el tarro-

Susurró sin ocultar su recelo, tomando asiento y arrebujandose dentro de la capa, mirando un punto fijo en la pared mugrienta, mas sin embargo, el resto de sus sentidos se hallaba alerta, escuchando, olfateando -desgraciadamente-, paladeando el rancio aroma de la cerveza. Un hombre viejo, del mismo aspecto que todo aquello ahi, hizo su aparición, ocasionando que la Elfa Oscura enarcase ambas cejas, al dirigirle una mirada de soslayo.

-Este sitio si que esta para llorar-

Musitó, volviendo la vista cristalina y transparente, de vuelta a la pared, mientras con impaciencia, esperaba su orden y algo que, por obra de Norlleroc, terminase con aquella fétida peste que inundaba su nariz.


Última edición por Elemwër Irethie el Jue Mar 18, 2010 11:02 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Jue Mar 18, 2010 10:14 pm

Off: No estamos en la ciduad negra estamos cerca de ella XD

*/*/*/**//*/**/*/

El ermitaño seguía buscando pero nada le convencida decepcionado puro borracho, todos en estado deplorable, parecía increíble como no encontrar un asesino serio en una ciudad como esa, hasta que por fin encontró l oque buscaba , vaya una mujer... una Drow, lucia de lo mas agresiva, pero n ole daba buena espina, no solo porque al parecer lo habia de mirado con soslayo sino porque normalmente esos seres eran bastante antisociales y uraños, el también lo era, pero a diferencia de ellos n ose mezclaba con los demás a menos que su deidades se lo ordenaran, quiso dar media vuelta y buscar en otro taberna pero comenzó a llover asi que decidió regresar a la barra y se sentó aun lado de esta...

Ermitaño: Ajmmm, una cerveza por favor

La camarera se bamboleaba con gracia, pasando de mesa en mesa y sirviendo, con picardía en su mirar, a los ebrios clientes. Eso era lo único que realmente le daba un poco de color a tan gris escenario

Afuera llovía a cantaros sobre El sonido del chapoteo del agua contra la piedra del suelo de las calles era como una música triste y apagada, el tabernero le dio su cerveza... miro con soslayo a la Drow y carraspeo un poco y comenzó ha hablar como para si mismo

Ermitaño: Amm que difícil contratar asesino hoy en dia ¿verdad? Solo veo gente haciéndose daño estúpidamente a cambio de un efímero placer, me parece que mi búsqueda ha sido en vano... y mi viaje tan largo hasta esta ciudad una perdida de tiempo...
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Mar 19, 2010 12:52 am

offrol: Editado.. lo sientooo T_T

*******

Elemwër miró por el rabillo del ojo al recien llegado, si bien se veía igual que cualquiera de los ebrios libidinosos y sucios que pululaban en la taberna, la diferencia radicaba en que este hombre se veia claramente incómodo y fuera de lugar, como si una taberna igual de asquerosa, no fuese un sitio que frecuentase.

El tabernero por fin llegó con la orden de la Drow, y casi instintivamente, huyo de la Elfa Oscura como pudo; aquella reacción arranco una autentica y divertida sonrisa de los labios de la chica, mientras bebia un sorbo de la cerveza y jugueteaba con un corcho viejo de vino

Unos pasos a su espalda la alertaron; Elemwër se tensó visiblemente y llevó una mano a la cadera, donde descansaba su fiel daga, quiza era un movimiento demasiado hostil, pero nunca estaba de mas en esos lugares, sobre todo, siendo al parecer, la única fémina en un nido de hombres. Mas sin embargo, quien estuviese a su espalda pronto se situo a su lado ordenó al cantinero y continuó en su mundo, cosa que la Drow agradeció, no estaba de animos parlanchines.

Ermitaño: Amm que difícil contratar asesino hoy en dia ¿verdad? Solo veo gente haciéndose daño estúpidamente a cambio de un efímero placer, me parece que mi búsqueda ha sido en vano... y mi viaje tan largo hasta esta ciudad una perdida de tiempo...


Aquella voz, calmada y al parecer interesada tuvo el efecto que buscaba, la Elfa se relajo visiblemente, jugueteando con el corcho que aun sostenia entre sus manos y dirigiendole una mirada de soslayo a su interlocutor.. Era el mismo hombre greñudo de hacía unos momentos, ese que parecía tan fuera de lugar. La chica asintio suavemente, sin dejar de mirar al hombre recien llegado, escuchando sus palabras detenidamente

-Noah no es un sitio común, ¿cierto?..-

Musito la mujer, demenuzando el corcho entre sus dedos; Elemwër cerro los ojos y aspiró profundamente, intentando hacer caso omiso a la arcada que sacudió su cuerpo apenas los fetidos aromas entraron por su naríz

-¿Que hace un viejo como tu en un sitio asi?, creo que un vampiro se hallaria mas a gusto en un campo soleado, ¿que busca un hombre como tu en estos sitios de perversión?-
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Mar 19, 2010 2:46 am

Ermitaño: No, no lo es y menos Lafayette

Dijo al tiempo que tomaba unos cerrillos y jugueteaba con ellos mientras la Drow le hacia preguntas sobre que hacia el en un lugar así

Ermitaño: Vine a contratar a un asesino mi diosa Serena desde hace dias me ha estado mandando por sueños su rostro, es un bárbaro de las tierras nómadas den norte que se establecen cerca de la ciudad negra...Se supone que es un tipo grande con voz gruesa llamado Gordad usa hombreas metálicas y porta un hacha pesada que mide dos metros, supuestamente ha insultado a Serena, tengo 300 lunares ahorrados que he ahorrado toda mi vida y estoy dispuesto a dárselos a quien me entregue su cabeza

He dibujado esto en una tabla de arcilla es mas o menos así... aunque no estoy seguro pero creo que el tipo tiene cuatro brazos, pro eso solo le dibuje dos, los sueños son un poco vagos, difusos..
.

Hurgo en sus harapos y saco un tablón dibujado con musgos verdeceos y se l oentrego a la drow

http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

Ermitaño: Es el según mi diosa es un bárbaro no muy peligroso y algo torpe vine a buscar a un asesino pero todos estos hombros están demasiado ebrios y no me arriesgaría a entregar este tablón que tanto trabajo me costo dibujar a alguien que n oeste en sus cinco sentidos...

Apuro su tarro de un sorbo y volteo hacia la puerta, al parecer ya había dejado de llover...

Ermitaño: Ya dejo de llover, tal vez tenga suerte y encuentre u nasesino a sueldo sobrio en otra taberna
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Mar 19, 2010 5:14 pm

Elemwër bebió un trago de cerveza y miró de reojo al hombre, escuchando su descabellada aunque mil veces conocida historia; ¿asi que su diosa le ordenaba encontrar a alguien que asesinara a ese hombre del que hablaba?.

-Tu diosa debe ser una mujer muy rencorosa-

Susurró con cierto matiz burlesco, apurando el contenido del tarro y dejandolo sobre la barra, haciendo una ferviente seña negativa al cantinero, que pretendia rellenar con mas cerveza rancia, aquel tarro mugriento

Ni en un millón de años

Pensó, refiriendose a la asquerosa cerveza que acababa de beber, mientras el viejo sacaba de entre sus ropas, algo similar a una tablilla -o exactamente una-, donde, dibujada con musgo, se hallaba la imagen del hombre aquel que, segun la diosa del viejo, merecia morir por haberla insultado.

-Pierdes tu tiempo anciano, en todas las tabernas de este sitio hallaras lo mismo: Ebrios inconcientes que no saben ni siquiera donde estan-

La voz de la Elfa Oscura llevaba un fuerte matiz de hastío, aunque en su mirada, brillaba la chispa del desafío y la aventura; despues de todo, ¿que mejor forma de probarse a si misma, que fungiendo como cazadora humana?. Elemwër sonrió y miró hacie el exterior, la lluvia había pasado y nada mas la retenía en ese sitio.

-Si lo que busca es alguien que se mantenga sobrio, y sepa lo que hace para darle caza a ese bárbaro, entonces no necesita a ninguno de estos ebrios de taberna-

La Drow se puso de pie, hechando un lado de la capa por encima de su hombro, dejando entrever parte de su exquisita figura, y con ello, parte tambien de su armamento; los labios de Elemwër se curvaron en una sonrisa desfachatada y amplia, apartando la mirada del exterior para clavarla fijamente en el ermitaño

-Lo que usted necesita, es a esta servidora-

Susurró, enarcando ambas cejas con picardía; quizá pecaba de confiada o soberbia, pero su trabajo le estaba costando consolidarse como la mejor espadachina de toda Utopía, y la unica forma de lograrlo, era probandose a si misma cada ocasion que se le presentaba
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Mar 19, 2010 11:18 pm

La Drow pasaba bastante de lo que el ermitaño le decía, haciendo un par de comentarios burlescos el ermitaño trataba de ignorarlos ensimismado en l oque el decía, no obstante cuando le dijo que en todas las tabernas hallaría lo mismo se desanimo, mucho el sabia inconscientemente que era verdad, ya que en todo su camino, sol o encontraba gente sumergida en limbos etílicos como para ni siquiera saber como se llamaban, el viaje desde tan lejos y todo para nada se lamentaba...

-Si lo que busca es alguien que se mantenga sobrio, y sepa lo que hace para darle caza a ese bárbaro, entonces no necesita a ninguno de estos ebrios de taberna-

La Drow se levanto moviendo capa tenia un jodido cuerpo de diosa y a la vez mostraba su arsenal, provocativa y fiera, una peligrosa combinación, explosiva si sabia que carta jugar en el momento adecuado, la forma como se manifestó y la forma como se anuncio para el cargo lo alegraron bastante
Una luz de esperanza, una fiera guerrera demasiado intimidante, dispuesta lucia lo suficientemente hábil para realizar aquel trabajo

Lo que usted necesita, es a esta servidora-

Ermitaño: ¿De verdad? es decir? ¿Usted aceptaría el trabajo? Cree que pueda manejarlo...

El ermitaño estaba esperanzado no obstante debía mostrarse un poquito receloso y corroborar que la Drow hablaba en serio y no solo estaba timándolo, estudiaría su siguiente respuesta y si la Drow hablaba en serio le daría un pequeño mapa y le invitaría lo que se estaba tomando..
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Lun Mar 22, 2010 1:26 am

Elemwër sonrió ligeramente, confiriendole a sus fieros y ariscos rasgos, un aura de paz que parecía casi imaginada, para cualquiera que hubiese creido verla. La Drow colocó la capucha de la capa con suma delicadeza sobre su rostro, ocultandolo a la mirada de los pocos curiosos no tan ebrios como para pasar por alto aquella entrevista

-Puedo y acepto el trabajo-

Musitó con voz firme aunque melodiosa, con calma, giró el rostro hacia el anciano y mas allá, recorriendo con la mirada el lugar, sintiendose de pronto inquieta sin saber el motivo. La lluvia había cesado, lavando la pestilencia del pueblo, aunque dejando grandes charcos y lodazales en las afueras, convirtiendo los caminos en terreno pantanoso y asqueroso.

La Elfa Oscura suspiró y cerro los ojos dos segundos, indicandole al hombre que la siguiera mientras emprendía la caminata hacia el exterior, dejando que el vientecillo que ahora barría las calles, acariciara su piel satinada y revolviera su cabello, haciendole sentir cada vez mas cómoda, en comparación con el interior de aquella taberna mugrienta. Con delicada elegancia, giró el torso hacia el anciano y, enarcando una ceja bajo la capucha, musito con voz baja y grave

-¿Donde puedo encontrar a ese tal Gordad y que he de hacer cuando ya lo tenga preso?, ¿simplemente asesinarlo, o llevarlo "sano y salvo" hasta usted?-

La mirada de Elemwër se posó en la del hombre, fria y cristalina, espejo erróneo de su alma corrompida por el poder y las ansias de más. La Elfa Oscura esperó pacientemente, mientras el sol, tímidamente, asomaba tras las nubes aun oscuras y grises, despues de aquella lluvia; en el horizonte, aun parecian refulgir los ultimos relampagos de la tarde.

Una tercia de borrachos salia del bar, cantando a voz en cuello una tonadilla acerca de corsarios y piratas que arranco una sonrisa entre divertida y traviesa a la ojiazul, conocia aquella tonada casi de memoria, producto de sus años de viaje por mar.
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Lun Mar 22, 2010 9:06 am

La voluptuosa Drow sonrio el ermitaño pese a que estaba un poco alfigido pro la ansiedad y la incertidumbre de lo complicada que podia a veces ser su vida, incluso siendo un ermitaño
pero no dejaba de notar las voluptuosas formas de la elfa y su pel con ciertos tonos pastele resulaba muy atractivas, el tip ode mujer que hacia que un hombre se olvidase de sus problemas y fuese tras ella

a la luz del dia lucia mucho mejor mientras caminaban entre un monton de vagas algunso ya crudos y otros todavia ebrios

-¿Donde puedo encontrar a ese tal Gordad y que he de hacer cuando ya lo tenga preso?, ¿simplemente asesinarlo, o llevarlo "sano y salvo" hasta usted?-

Ermitaño:Para tener unas orejas tan grandes no escuchas muy bien, quiero su cabeza o por lo menos una parte de el cuando lo hayas matado y vive en un asentiamiento que hay cerca de la ciudad negra al norte, sigue el camino negro de..

Al darse cuenta que la drow no era un muejr de la superficie, tal vez pudiera perderse... asi que decidio dibujarle un mapa se paro cerca de una fuenteenjlosada ya en desuso donde se sento el ermitaño y comenzo a garabatear un mapa y luego le extendio a ala drow

http://es.tinypic.com/r/qq5nj7/5


Ermitaño: Tomelo le servira todo l oque tiene que hacer es caminar en la siguiente direccion atravesar la ciudad, y cuando llegue a ls tierras nomadas buscar la forma de matarlo... cuando lo mate traigame algo de el y le pagare sus lunares, aunque le advierto que si me engaña, entonces se ganara la ira de mi diosa

El ermitaño se quedo pensando al ver que la joven andaba algo distraída con las coplas que cantaban, eso aunado al hech ode que tuvo que repetirle la explicación lo hacia dudar un poco, la mujer era a todas luces una asesina pero dudaba de que fueses lo suficientemente centrada para la misión y no tuvieses un síndrome autista o algún deficit de atención
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Jue Mar 25, 2010 8:44 pm

Elemwër enarcó una ceja con suavidad al escuchar al hombre replicarle, debía admitirlo, no le había puesto mucha atención a todo lo que decía aquel viejo ermitaño, salvo en la parte que anunciaba la paga, y el enfrentamiento, ambas parte de la fórmula perfecta para probarse a si misma en aquel recóndito rincón del mundo.

-Usted disculpe mi falta de precisa atencion a cada una de sus palabras-

Susurró, siguiendo con paso ligero y firme al hombre, hasta lo que parecía ser una fuente enlozada y en desuso que, tragicamente, hacía juego con el aspecto sucio y siniestro del poblado; el sol se asomaba timidamente tras una nubes aun negras que presagiaban nuevamente tormentas, el ermitaño se dedicó a dibujar un mapa en el reverso de la tablilla, cosa que alivio a la Elfa Oscura, pues eso de ir preguntando de taberna en taberna no era lo suyo, y aquel anciano le había ahorrado horas de trabajo.

-Comprendo. Y no tiene de que preocuparse, mi estimado patricio, no osaré desafiar a su diosa, despues de todo, no quisiera tener a alguien cazandome-

Su risa fue breve y ronca, una sonrisa rondaba sus labios preámbulo a lo que estaba por venir; con un suave movimiento de cabeza, la Drow se despidió del hombre y emprendió la marcha hacia los establos, donde había dejado a aquella magnífica yegua. Despues de pagarle al mozuelo por los cuidados del animal, Elemwër montó con presteza y pasó justo a lado del ermitaño, en rápida carrera, siguiendo el camino que marcaba el mapa, aventurandose a lo desconocido y con aquel extraño placer del incierto porvenir, palpitando en su interior.

Caminos que se bifurcaban, senderos casi borrados por las tormentas, lodazales que había que rodear unicamente para poder salir de aquel muladar que era el pueblo. Finalmente, la Drow se encontró en el camino principal, repitiendo entre dientes, la tonadilla que se le pegase de aquellos ebrios, mientras su mente, a toda velocidad, barajeaba un sin fin de situaciones en las que, llegado el momento, tendría que hacer uso de toda su maña para salirse con la suya.

Cynder resopló, trayendo a su dueña de vuelta al plano de los vivos, mientras frente a ellas, se dibujaba uno de los mas hermosos horizontes, con el sol ya casi por ocultarse, la brisa fresca soplando y el tenue murmullo de la hojarasca al ser levantada por el viento, como sinfonía de fondo.
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Mar 26, 2010 6:31 pm

Asi la Drow tomo el camino rumbo a la ciudad negra para ir a matar a su oponente cuando se tomo con una caravana de bandidos que venían en sentido contrario, eran varias caravanas medianas y una caravana grandisima jalada por unos 12 caballos, del carromato grande salio una mole de dos metros con una especie de casco que solo dejaba libre los ojos sujetada con unos tirantes de metal que envolvían su pecho

http://media.comicvine.com/uploads/0/198/76708-171422-juggernaut_super.jpg

Bimmu: Una Drow!!! Atrapenla y noquenla

Los mercenarios ni tardos ni peresos la rodearon y la noquearon antes de que ella se pudiese siquiera defender

Horas después Elemwer despertó frente a una lúgubre casona abandonada frente a una especie de fosa de fuego liquido azulado

El poderoso Bimmu tenia a la Elfa oscura cogida de la cintura con su enorme brazo izquierda rodeándola mientas que con la mano derecha sostenían unas pesadas cadenas que estaban conectadas a los grilletes que aprisionaban sus muñecas
La hacienda con un olor constante a tierra mojada, llena de rejas de hierro forjado, tenía un jazmín constante con una vistería, los establos y corrales alejados tenían mallas para prevenir a los ladrones de gallinas aunque dudosamente hubiera alguno en varios kilómetros

Los braceros lo llenaban de sustancias ácidas.. que sacaban un vampor pestilente y corrosivo

Bimmu: Están llenado ese pozo de ácidos lejía y esas cosas ¿verdad?

Labriego: Si señor, todos los acres cáusticos contenidos están en esa fosa

La mole sonrió y le explico a la Elfa oscura

Grimur: Esos líquidos que están echando al pozo queman la piel, el jefe los usa en sus baños alquímicos pero el no es como tu o como yo esa cosas ablanda los huesos y se los deshacen, tarda en pasar, pero si pasa.. Te arrojare a esos líquidos y te retorcerás de dolor... y no tienes idea como me reiré viéndote morir...

Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Mar 26, 2010 9:34 pm

Elemwër frunció el ceño cuando Cynder se detuvo bruscamente, antes de reanudar el paso con trote ligero y nervioso que hallo eco en la Elfa Oscura, la cual, irguiendose en la montura, miró a su alrededor intentando enfocar el motivo de inquietud de su montura; cual no sería su sorpresa al toparse de frente nada mas ni nada menos que con una caravana de ladrones. De la principal, la mas amplia y tirada por una docena de corceles, salió una inmensa mole humana, dos metros, quizá mas, fornido en exceso, casco irrisorio, presencia imponente y vozarrón de trueno que nada mas verla, ordenó su captura

Demonios!

Pensó, espoleando a Cynder con premura, obligandola a dar media vuelta, mas antes de que ambas comenzaran la carrera por sus vidas, aquellos bandidos las habian rodeado; la yegua caracoleo asustada, Elemwër desmontó y llevó una mano debajo de la capa, mas antes de poder desenfundar la espada, una tercia de esos mismo bandidos la rodeó y, a traición, le dieron un fuerte y certero golpe en la nuca que sumió a la Drow en la inconciencia mientras quedaba a merced de aquellos hombres.

Horas despues, la Elfa Oscura recuperaba la conciencia con lentitud, sintiendo un terrible dolor en el sitio donde habia sido golpeada, gruesas cadenas aprisionaban sus muñecas, y el firme brazo de aquel hombre que habia vislumbrado por unos momentos, aferraba con fuerza su cintura, mientras frente a ellos, se alzaban vapores de olor quemante y nauseabundo, sin mencionar, las palabras que siguieron, confirmando lo venenoso de aquella mezcla.

Elemwër se resistió, se debatió ante aquel fuerte abrazo, apartando la mirada de la poza y sintiendose terriblemente estupida en aquella situación; sus uñas se hundieron en la piel de aquel hombre, mientras ella bregaba por conseguir su libertad

-Sueltame!, inmensa mole de..-

Ella misma calló antes de cometer una estupidez, sus facciones se endurecieron al grado de parecer talladas en una fina piedra de grisaceos matices; la Drow entornó la mirada y relajo un poco la resistencia, aunque jamás sin dejar de intentarlo

-¿Que ganas con tirarme a esa poza?, ¿simple diversion?, te puedo apostar que tendrias mas si me sueltas justo ahora-
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Mar 26, 2010 10:28 pm

Para regocijo de la mole la Drow se resistía ante su potente abrazo enterraba sus uñas en la piel de la mole pero esta parecía no inmutarse

-¿Que ganas con tirarme a esa poza?, ¿simple diversion?, te puedo apostar que tendrias mas si me sueltas justo ahora-

Bimmu: No hay nada que me puedas ofrecer preciosa odia a todos lso seres uqe n oson humanos y tu por nacer Drow debes morir..
.
En eso una voz interrumpió el discurso de la mole era el cardenal Bond tu sset acompañado de una pitonisa de tunicas moradas

Tusset: Alto ¿que esta pasando aquí...?

Grimur: Es una Drow Señor la halle en la estepa estábamos a puntos de sumergirla en el pozo cáustico...

Talia: Mi Señor ¿Esta bien dejar a esa pobre Joven en manos de un bruto como Bimmu?

El cardenal se quedo viendo fijamente a la Elfa oscura mirándola embelesado a los ojos, el usualmente rostro duro de aquel personaje, había quedado encandilado ante las femeninas formas de la elfa

Tusset: Una mujer tan hermosa no debe morir, aunque sea un Drow, libérenla...

Bimmu: Pero señor ella es una Dro...

Tusset: ¿No me escuchaste? Te atreves a desobedecerme?

Bimmu: No señor, usted disculpe, estoy a sus ordenes

Luego de desencadenar a Elemwer, el cardenal fue hacia ella y se inclino cortesmente para besarle la mano...

Tusset: Mi nombres es Bond Tusset y estoy a sus pies
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Mar Mar 30, 2010 5:10 am

La elfa, tras la rotunda y desfachatada negativa de aquella mole humana, no pudo menos que debatirse contra él, no iba a resignarse a ser hechada a una poza llena de sustancias extrañas y mortales, y menos, por unicamente ser una Drow; ¿pero que demonios pasaba por la cabeza de ese adefesio deforme?!.

Elemwër casi vio la cara de sus dioses, casi miró frente a frente a la parca, rozando los velos de sus ropajes con la tenacidad de alguien que no desea terminar con su vida; la Elfa Oscura forcejeó inutilmente y con mas fuerza, rogando a Norlleroc que le ayudase a salir de esta situación demasiado escabrosa para su gusto, y al parecer, el dios del Caos escuchó sus ruegos mudos, pues en el momento que su desesperación casi le hace separar los labios para suplicar ignominiosamente, una voz fuerte y por demas autoritaria, se hizo escuchar por encima de los murmullos y la perorata de aquel hombre.

La Elfa Oscura frunció el ceño y se tensó aún mas, mirando de forma casi amenazante a los dos recien llegados, aunque algo en la pinta de la mujer de purpúreos ropajes, la tranquilizó casi de forma inmediata; la Drow relajó los músculos como por arte de magia cuando la presión de aquel brazo hercúleo se redujo, las cadenas cayeron, liberandola asi de su frio roce, y sus pies tocaron nuevamente el suelo con delicadeza.

¿Quien era ese hombre que, con tanta facilidad, lograba que un bruto como ese, le obedeciera sin rechistar?, la ojiazul estaba ligeramente sorprendida de la forma en como los sucesos se habían desarrollado; con una calma que no le pertenecía, sacudió la cabeza, desperdigando un par de mechones zafiros sobre su rostro, antes de clavar una mirada curiosa y algo cohibida en el hombre que había ordenado su libertad, el la observaba con interés, Elemwër casi podia apostar que con cierto embeleso, lo que ocasiono que un tenue estremecimiento recorriera su cuerpo, si aquel hombre pensaba “cobrar” su ayuda, ya podria llevarse un palmo de narices desde ese momento.

Bond Tusset

Repitió mentalmente la Elfa Oscura, asegurandose de grabar a fuego el nombre de aquel hombre que en momentos de desesperación, había sido su isla de salvación; la ojiazul frunció ligeramente los labios y, tras recibir con una tenue sonrisa, aquel saludo galante del hombre frente a ella, se apartó medio paso y, clavando sus orbes cristalinos en los del hombre, con toda la intensidad de su mirada, juntó ambas manos e hizo una reverencia

-Elemwër Irethie, señor. Y le debo la vida-
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Mar Mar 30, 2010 7:01 am

El cardenal miro complacido como la elfa le agradecía con una cortesía que no era propia de la raza…

Flatter Tusset: No me debe nada y le garantizo que Bimmu será castigado por su rudeza y tratarla de mala forma

Bimmu: Pero señor yo…

Flatter Tusset: Cállate desaparece de mi vista, sino quieres que te arroje al baño alquímico

Bimmu: S- Si señor

La mole temerosa salió caminando rápido hacia los establos, Ante la mirada amanzánate de Tusset y su tono severo, quien una vez que se fue como un cachorro con la cola entre las patas regreso su atención a la Drow.

Flatter Tusset: Muy bien señorita quisiera conocerla un poco mejor, no aceptare un no como respuesta, así que será mi invitada esta noche… ¿Talia?


La sacerdotisa se acerco complaciente y atenta

Talia: ¿Si señor?

Flatter Tusset: Llévala a la joven Elemwer a su habitación y preocúpate por su comodidad yo tomare un baño aprovechando que llenaron el pozo avísale a Luna-sol que prepare más líquidos cáusticos para el pozo


Talia: Si señor de inmediato

El cardenal se acerco a la elfa y se inclinho levemente para besarle su mano…

Flatter Tusset: Nos veremos en la cena señorita Elemwer será un placer saber más acerca de usted... Estoy… Intrigado por saber más de usted

Espero su respuesta y se retiro a la mansión para prepararse para el baño en tanto la pitonisa se mostraba muy atenta con La Elfa lunar

Talia: Por aquí señorita permítame…

La Pitonisa condujo a a la Drow dentro de la mansión para llevarla a la habitación donde la atendería mientras le explicaba

Talia: En esta casa no hay nada prohibido, excepto entrar en la habitación de hasta el fondo que es donde el cardenal reposo y sostiene sus soliloquios. Le recomiendo que no lo haga enojar

La bella casa, tenía una vista agradable con jardineras de flores en las ventanas y muros pintados con cal blanca. Las ventanas eran de estilo victoriano con macetas a los lados la hermosa tela de terciopelo carmesí de las cortinas contrastaban con el blanco de las paredes, y los tonos claros y pasteles de los demás muebles, hasta que por fin llegaron a su habitación…
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Miér Mar 31, 2010 12:08 am

La Elfa Oscura no pudo evitar una sonrisita altanera cuando la voz suave de Tusset le aseguró que aquella mole humana sería castigada por su rudeza y pocas maneras, si no temiera ligeramente, el enfadar a aquel hombre que acababa de salvarle la vida, le habría rogado que le permitiese ser ella la que castigara tal insolencia, eso habría constituido una verdadera fuente de diversión para ella.

Basta

Penso, suspirando casi imperceptiblemente- y sonriendo con ligereza cuando volvió a capturar la atención del hombre, algo en la voz suave y atenta de Tusset despertó su curiosidad, lo cual sirvió para retenerla en lugar de excusarse y dar media vuelta, despues de todo, aún tenía una misión que cumplir

-Es usted muy amable pero yo..-

Mas cuando la joven de purpúreos ropajes se adelantó, tan solícita como un perrito faldero, Elemwër supo que no le quedaba mas remedio que aceptar la invitación del hombre y retrasar el inicio de su búsqueda, despues de todo, el bárbaro aquel no iba a moverse de su sitio, ¿o si?.

-Se lo agradezco, será un placer ser su invitada esta noche-

Musitó, sonriendo y dedicandole un leve asentimiento de cabeza como respuesta a aquel beso en el dorso de su mano; Elemwër no era muy dada a los formalismos y etiquetas, despues de todo, era una Drow, y ellos no se andaban por las ramas ni con medias tintas, mas sin embargo, el poco refinamiento que demostraba era obra y producto de la crianza de Richard Dubois, el hombre que fuese su padre y maestro.

Sin mucho mas que hacer, la Elfa Oscura siguió a Talía, la mujer de ropajes purpuras, por una serie de laberínticos pasillos hasta lo que era la estancia principal de la mansión, amplia y hermosa, la casona tenía una vista agradable, apreciada desde los ventanales de los pasillos, un edén hecho con alfeízares de flores en las ventanas y muros blaqueados con cal; las ventanas, de estilo victoriano con macetas a los lados, se abrían hacia aquellos jardines, mientras la hermosa tela de terciopelo carmesí de las cortinas contrastaba con el blanco de las paredes y los tonos claros-pastel de los demás muebles.

Tras una ligera caminata por un pasillo, en el cual se apreciaban los aromas dulces de los azahares y las flores de naranjo, las rosas y los jazmines, con un tenue toque de ámbar que parecía provenir de pebeteros dispuestos por todos los rincones. Finalmente, la mujer se detuvo frente a una gran puerta de madera de pino lacada, tallada a mano primosoramente, la cual abrió lentamente, dejando ver una hermosa alcoba, bien ventilada por amplios ventanales que daban al jardín, y justo enfrente, un árbol de naranjo, cuyas flores minaban el lugar con su delicado aroma.

-Agradezco mucho la advertencia, haré lo que este de mi parte-

Susurró, entrando y tensandose mas por reflejo que por la presencia de verdadero peligro, sus pasos fueron ahogados por la mullida y blanca alfombra que adornaba la recámara, la gran cama con dosel de terciopelo, los muebles de tapiceria sedosa y madera tallada, la chimenea de mármol y el mullido sillón que invitaba a descansar a lado de la ventana.
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Miér Mar 31, 2010 2:13 am

Talia: En eso caso me retiro señorita si desea algo pro favor llaméeme tengo instrucciones de hacer que usted se sienta cómoda y cumpliré mi labor fielmente en seguida le traeré un poco de vino y un refrigerio, para luego preparar su baño..

Dijo la joven haciendo una reverencia para luego irse dejando a la Drow cómoda en la habitación por unos minutos, mas sin embargo unos hombres encapuchados entraron pro el ventanal de rato, y sin decir nada la golpearon y sometieron, le pusieron una bolsa en la cara y se la echaron al hombro huyendo furtivamente por la ventana con la Drow prisionera...saltaron de árbol en árbol con la Drow a cuestas y fueron hacia en granero de la mansión que estaba lo suficientemente lejos como para Que Tusset o Talia se dieran cuenta...

Ahí le quitaron la bolsa de la cabeza y le pusieron una especie de camisa de fuerza y unos grilletes en sus muñecas dejándola indefensa del granero salió Bimmu con una sonrisa de oreja a oreja al ver que los hombres tenían prisionera a la Drow...

Bimmu: ¿Creiste que te saldrías con la tuya engatusando al jefe? Bimmu no lo permitirá
Acabare contigo, el jefe se esta bañando y la pitonisa creerá que te escapaste...no te puedo sumergir en el baño porque el amo lo esta usando pero me encargare de que mueras igualmente...

El inmenso gordo sonreía mientras sus gigantescas manso apretaban sus pechos por arriba de la camisa de fuerza en tanto los encapuchados la retenían, en eso otros dos encapuchados

Entraban con otro prisionero un lord oscuro de cabello purpúra que tambien estaba desarmado y con otra camisa de fuerza

Guardia: Encontramos a este merodeando

Khanon: Suéltenme hijos de $%%&%#””!”

Bimmu: Jaja excelente encadenenlo al techo del granero y póngale unios pesos en las piernas pesos los dos morirán lentamente

Khanon : Un segundo yo solo pasaba por aquí yo no tengo nada que ver con ustedes

Bimmu: Eso no importa me encanta torturar seres raros, no eres humano y por eso como esta chica mereces morir, tu morirás suspendido en el aire de inanición y a elal la enterraremos viva

El lord oscuro al ver que tenían también de rehén a la desconocida elfa sus ojos le brillaron

Khanon: Bien Supongo que es mi final, acepto la muerte dignamente pero ¿Puedo Besar a la Drow antes de que la entierren viva?

Los hombres se miraron unos a otros y luego a Bimmu el cual sol ose encogió de hombros

Bimmu: Si... déjenlo que le de un ultimo beso, Sera entretenido ver como dos aberraciones se despiden de este mundo

Lo acercaron a ella y lo dejaron besarla, el lord oscuro comenzó a besar a la drwo con devoción y mientras la besaba le pasa una pequeña ganzúa de boca a boca... perfectamente ideal para los grilletes

Después del beso los separan y encierran a la Drow por la fuerza en un féretro. Una vez que ponen la tapa del sarcófago, los musculosos hombres comienza a cavar una fosa poco profunda, los labriegos son flojos al cavar echan el ataúd al foso y comienzan a echarle tierra, en tanto al lord oscuro lo encadenaron, le pusieron unos pesos en los tobillos y usaron la clavija del techo del granjero como polea de manera que quedo suspendido...

Una vez que terminaron todos incluido Bimmu se fueron celebrando y riéndose de l oque habían hecho....
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Vie Abr 02, 2010 6:11 am

La Elfa Oscura se sentó en el borde de la suave y enorme cama, quizá descansara un rato antes de encontrarse con Tusset, despues de todo, había cabalgado toda la noche previa antes de llegar al poblado donde conociera al ermitaño, y casi no había descansado entre esa entrevista y su captura a manos de esa mole grotesca, lo que se traducía en un cansancio físico y mental que amenazaba con derrotarla si no reposaba.

Talía, la pistonisa, se retiró tras anunciarle que prepararia su baño, a lo cual la Dorw unicamente enarcó ambas cejas con sorpresa, nunca antes la habían tratado con tanta deferencia y eso le hacía sentir tan incómoda y fuera de lugar como una cachorra indefensa, y por ende, le irritaba hasta cierto punto, pues era como admitir que era débil.

-No se si podré soportar esto-

Musitó, emitiendo un leve suspiro antes de tumbarse en la gran cama por unos momentos, relajando los músculos y bostezando largamente desperezandose como un gato casero, aunque segundos despues de eso, se puso de pie intempestivamente, se estaba dejando seducir por los lujos y la comodidad, cayendo en la vanidad insensata que Richard siempre había intentado evitarle.

-Tonterías-

Susurró con media sonrisa, recorriendo el lugar con la mirada, deleitandose con la elegancia y la finura de su entorno, que la hacía resaltar como una piedra de rio en medio de las gemas mas hermosas, salvaje y misteriosa a su manera, pero a final de cuentas, burda y basta. La ojiazul chasqueó la lengua, estuvo a punto de salir de ahí para ir por Talía y pedirle que cesaran tantos mimos, cuando un tenue ruido, casi imperceptible se escuchó cerca de la ventana; Elemwër se tensó automáticamente, llevando una mano a la empuñadura de la espada

Probablemente sea solo un animalejo

Pensó entornando la mirada justo al momento que una sombra era captada por su vista periférica y las luces se desvanecían; la Elfa Oscura bufó quedamente y desenvainó la espada, dispuesta a hacerle frente a quien osara interrumpir en ese aposento para importunarla, mas un traicionero golpe, justo en el rostro y que ella no vio venir, la aturdió el tiempo necesario para permitile a quien la atacaba, cubrirle la cabeza con un saco y apresarla entre sus brazos, cargandola como un saco de patatas y alejandose con ella. Elemwër unicamente sentía el vaivén de la caminata, pataleando una que otra vez y gritando improperios a aquellos que la llevaban, mientras en su fuero interno, se preguntaba cuando se detendrían, y quien la habia pillado desprevenida

Eso me pasa por relajarme demasiado

Pensó con frustración, justo al momento que era depositada en el suelo y la bolsa, retirada de su cabeza, mientras su cuerpo era apresado con una especie de ropaje extraño y sus muñecas, firmemente ceñidas con grilletes. Frente a sus ojos, la imagen de Bimmur, aquella mole humana, se materializó con un marcado odio en su mirada, disfrutando del aprieto en el que había puesto a la Drow.

-Tu!, miserable hijo de..-

La voz iracunda de la elfa fue interrumpida por el soliloquio de aquel hombre, !vaya que debía dolerle el orgullo por haber sido reprendido de aquella manera!, pero no, la mujer pudo atisbar una tercera intención en todo ello, no era simple ego herido, si no algo mas, ¿quizá odio a todo ser no humano?.

-SUELTAME!!, maldito degenerado!, si tienes las agallas, sueltame y verás de lo que soy capaz!!-

La voz de Elemwër resonó en aquel granero destartalado, las vigas sobresalían como macabro esqueleto de aquella estructura, algunas aves asustadas salieron volando, perdiendose en la nada y dejando tras su revuelo, silencio profundo y aplastante, el cual fue roto por la voz de otros dos hombres que traían a un muy indignado hombre, el cual maldecía para ser soltado y el cual, una vez enterado de los planes que tenían para él, alegaba su inocente paso por el lugar; mas cuando Elemwër escuchó lo que tenía Bimmur planeado para ella, no pudo menos que palidecer y estremecerse visiblemente, forcejeando con fuerza, unicamente logrando que los grilletes tintinearan en su vano esfuerzo por liberarse

No pueden hacerme eso.. NO PUEDEN!

Pensó escandalizada, sintiendo como poco a poco la desesperación comenzaba a extenderse por todo su cuerpo, mientras un sudor helado resbalaba por su espalda y la sensacion de impotencian se asentaba en la boca del estómago; mas las palabras del otro cautivo, hicieron que Elemwër olvidase por unos segundos, el que sería enfrentada a su peor temor: Ser enterrada viva

-¿QUE?!-

Exclamó ante aquella petición, mirando hoscamente al hombre, retrocediendo cuando lo acercaron a ella, con una clara mirada de advertencia que casi parecia gritar “acercate y te sacaré los ojos”; mas a Bimmur eso le tenía sin cuidado, los cálidos labios del hombre se posaron sobre los suyos, moviendose acompasadamente, intentando encontrar un sitio en los de la Elfa Oscura, la cual, reticente, se negaba a colaborar hasta que sintió algo más, una pequeña pieza metálica en la boca de aquel hombre; fue entonces que una chispa de entendimiento se dibujó en su mirada y la Drow, docilmente, correspondió a ese beso con aparente devoción, aceptando la ganzúa que el le pasaba

No es tan descarado despues de todo

Pensó, siendo separada de él y llevada al campo donde ya la esperaba la fosa; Elemwër tuvo que hacer uso de todo su autocontrol para no ponerse a gritar y temblar de desesperación ante la vista del féretro, mas sin embargo, cuando las fuertes y firmes manos la tomaron para introducirla en él, la Drow forcejeó con ímpetu, pataleando y debatiendose como verdadera fiera salvaje, pero sus intentos fueron inútiles, y ella, depositada en aquel cajón y sepultada, aunque flojamente, hundiendola en su peor pesadilla

Calma Elemwer, necesitas... calmarte.. no.. No pierdas la cebza, puedes... puedes salir de esto..

La Elfa Oscura sacó con verdadera lentitud, cuidando de no dejarla caer, la pequeña pieza que habia obtenido con aquel beso, y, dirigiendola a los grilletes, comenzó la desesperante y casi eterna danza para intentar abrirlos, cosa que, tras momentos de tensa frustración, consiguió sonriendo con alivio ante el chasquido que indicaba el primer paso de su libertad.

Con fuerza y tenacidad, empujó la tapa del féretro hasta que esta, dejando caer un alud de tierra, este cedió y una brisa fresca llegó hasta ella, que casi hiperventilando, salió a rastras de ahí, a punto de besar el suelo y clavando su mirada en el cielo, con la ganzua aun sujeta entre sus labios

Gracias Norlleroc

Agradeció mudamente a su dios, despojandose de la camisa y sacudiendo su cabello lleno de polvo y tierra, incorporandose con cierta dificultad, pues aún le temblaban las piernas, producto del “trauma” -por asi llamarlo- recién vivido. La mujer clavó la mirada cristalina y cargada de odio en el granero, mas Bimmur y sus hombres ya no se hallaban ahí, solo una silueta solitaria se distinguía en el interior, seguramente el hombre que, junto con ella, había sido condenado

-Hora de pagar mi deuda-

Musitó, dirigiendose a toda prisa hacia aquel lugar, mirando al hombre colgar de los brazos, con aquellos pesos en las piernas; la Drow no pudo evitar dirigirle una mirada cargada de curiosidad, asi, colgando y tan indefenso como ella minutos atrás, no se veía tan diferente a un humano común

-¿Que habrá visto Bimmur en ti, que le hizo odiarte tanto?-

Musitó, acercandose a él y deshaciendose de los pesos de sus piernas, dejandolos caer pesadamente al suelo y prosiguiendo con los grilletes y las cadenas hasta liberarlo; la Elfa Oscura se quedó de pie, temblando ligeramente, sucia y polvosa, aunque su mirada denotaba la fiereza que el resentimiento le confería a su de por si, bélica figura
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Dom Abr 04, 2010 3:05 am

El lord oscuro estaba extremadamente desesperado aquellos pesos le estaban calando hondamente las piernas, ya había rebaso el umbral del dolor, La drow se estaba tardando demasiado, esperaba que pudiera salir, todavía recordaba lo necia y testaruda que se había puesto cuando le robo ese beso, como si prácticamente violara sus labios

Pero aquel besos robado fue su ultimo as bajo la manga, los Hombres de Bimmu le habían quitado su armadura, y sus armas, no había venido desde tan lejos para morir así

Ella esta viva... No, no era que estuviese afligido y que no quisiera aceptar la realidad, ella en algún lugar en alguna parte esta vivía sabia que ella en algún lugar debía de estar, y esta contando con el

Le había llevado mucho días ordenar lo que había quedado de su vida...

Otros cuantos mas en discernir donde debía de empezar..

Y ahora esto..

¿Quien demonios era ahora? Se lamentaba ahora de que el ultimo de los escorpiones dorados terminara así...

Khanon: ¡Esto no esta ocurriendo! ¡Esto no esta ocurriendo ¡Esto no esta ocurriendo!

La voz del verdadero y original Escorpión Dorado hacia la mitad del trabajo, por si sola me llevo tiempo no dejar intimidar por ella, en cambio mi voz era la de un chiquillo asustado

Por fin la elfa salio toda llena de tierra avanzar entre unos cuarenta kilos de tierra había sido difícil pero no imposibles

Esto se ponía interesante...

O quizás no... La elfa lo miraba con curiosidad mientras el lord oscuro le dirigía una mirada impasible,

-¿Que habrá visto Bimmur en ti, que le hizo odiarte tanto?- por fin digno a moverse quitándome los pesos de encima y quitándome los grilletes con la ganzúa que le habia dado- haciendo que cayese al suelo, dure tirado solo unos minutos y luego me inque sobandome las piernas

Khanon Kramer: Muchas gracias

Bien ya lo habia hecho, me había hecho el favor de liberarme Ahora ¿Podrías hallar mi sentido común? por otro lado debiera de patearte por haber tardado tanto, seria la tercera vez en una semana que patearía a una chica, seguro Seymar no lo aprobaría...
Pero pese a que Escorpión Dorado no es un héroe y atraviesa las barreras que Khanon no puede, ella lo había hecho bien ademas, debo decir que lucia muy espectacular, ci9ertamente era una mujer extremamente atractiva

Luego de un suspiro como interludio me pare

Khanon Kramer: Mi nombre es Khanon... ¿Porque te capturaron esos tipos? por cierto ¿Me regresas mi ganzua? es muy útil a la hora de besar seductoras elfas

No estaría de mal que me la regresara de la misma forma que se la di-con un beso-pero me conformaba con que me la regresara..
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Lun Abr 05, 2010 7:20 pm

La Elfa Oscura respiraba profundamente, paladeando con verdadero gozo, el aire de la libertad y el pequeñon triunfo que había obtenido, aunque efímero y pasajero, sobre su mayor temor; despues de todo, había salido con vida de aquel féretro, sucia y maltrecha, si, pero viva, y eso por si solo, era demasiada ganancia.

La voz del hombre llamó su atención nuevamente, llevaba un doble matiz, como si por una parte estuviese agradecido, y por otra, quisiera golpearla por haberse tardado tanto; la Drow simplemente se encogió de hombros y sonrio ligeramente, restandole importancia al asunto, ya que, visto bien, la que debería agradecerle era ella, pues sin aquella ganzúa, jamás hubiese podido salir de aquel sepulcro.

-Al contrario, soy yo quien debo agradecerte-

Susurró la mujer, clavando sus intensos y cristalinos orbes azulados, en los de aquel sujeto, igual de azules, aunque mas oscuros, casi del color de la medianoche; Elemwër examinó al hombre que permanecía en el suelo, sobandose las piernas acalambradas y doloridas: Facciones finas, cabello extrañamente azul, ojos índigo, cuerpo firme y esbelto, del tipo que un guerrero consumado suele tener, eso causó curiosidad en la Elfa, alguien como él seguramente habría presentado batalla a la hora de apresarlo.

Por fin se puso de pie, y dirigiendose a la Drow, se presentó: Khanon, curioso nombre para alguien que preguntaba demasiado; Elemwër sacudió la cabeza, deshaciendose del exceso de tierra que aun contenia su cabello, antes de clavar la mirada nuevamente en el Lord Oscuro, fria y a la vez chispeante

-Mi nombre es Elemwër, fui apresada por simple recelo-

La mujer se encogió de hombros y dejó escapar una risa baja y burlona, como si toda aquella situación no fuese mas que una mala comedia que ha sido puesta en escena, sin el consentimiento previo de los involucrados

-Bimmur, la grotesca mole humana que viste, al parecer odia a todo aquel que no sea humano, su amo lo descubrió cuando intentó arrojarme a una poza de liquidos causticos, pero al parecer, quería la revancha-

Su voz, con cierto dejo de indiferencia, llevaba un matiz vibrante que unicamente los deseos de vengarse podían conferirle; su mente corria a velocidad inusitada, barajando las diferentes posibilidades, entre ellas, la más facil: Volver a la Mansion de Tusset y ponerlo al tanto de lo que su vasallo habia hecho, pero ¿que diversión habría en ello?.

La segunda parte del comentario de aquel hombre, hizo que la elfa enarcara ambas cejas, y en sus labios, se dibujara una sonrisa pícara y traviesa, de esas que presagian tormentas y aun asi, encantan y atrapan. La Elfa Oscura dio media vuelta con delicadeza, acercandose al hombre, jugueteando con la pequeña pieza metalica entre sus dedos, antes de detenerse, a menos de un paso de distancia de aquel Lord Oscuro, Elemwër sonrió y se relamió los labios con delicadeza, acercando su rostro al de Khanon, desviandolo justo antes de besarlo, para posar sus carnosos labios sobre el oido de aquel hombre

-Ya desearias besarme de nuevo-

Susurró con deleitable frialdad, depositando la ganzua en la mano del Lord Oscuro, y apartandose de él con la misma facilidad, mirando hacia afuera en lo que decidía que hacer, despues de todo, tenía una misión que cumplir, pero desarmada, no llegaria muy lejos.
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Lun Abr 05, 2010 9:39 pm

-Al contrario, soy yo quien debo agradecerte-

El lord oscuro la miro con simpatía cuando la elfa le agradeció, no era algo común que aquella raza tan arisca agradeciera nada, pero al parecer aquella salvaje mujer tenia modales

Mientras la Elfa se sacudía el exceso de tierra y polvo se presento alegando que solo había sido apreciado por el hecho de su raza, luego cuando el Lord le pidió su ganzúa se acerco a punto de darle el peso por l oque Khanon no se movió, aunque en lenguaje de su rostro decía que parecía esperarlo pero en vez de eso le susurro al oído

-Ya desearias besarme de nuevo-

Se aparto antes de que el pudiera hacer algo, saliendo por el granero discerniendo que es lo siguiente que iba ha hacer

Khanon: La próxima vez que este en apuros no dudare en robártelo, ha sido un placer trabajar contigo, tal vez el destino nos vuelva a juntar...

El lord oscuro se dio media vuelta y se alejo del granero perdiéndose en el horizonte...

La mansión seguía custodiada por los veladores y caporales pero Tusset Bimmu y talai tya se habían ido, no había forma de que la elfa recuperara sus armas y aun le quedaba una misión que cumplir, eso si quería losl unares prometidos por el ermitaño
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Miér Abr 07, 2010 8:26 am

Elemwër sonrió con suavidad, pues las palabras del hombre no podian estar mas de acuerdo con lo que ella misma pensaba en esos momentos: Los dioses, por algun extraño designio, habían unido sus caminos en esos momentos de necesidad, ¿quien sabe?, lo mas probable es que, en algun momento futuro, esos mismos dioses entrelazaran los caminos del pícaro Lord Oscuro y la belicosa Drow

-Puedes apostarlo Khanon-

Susurró con delicadeza la mujer de ébano deslucido, aunque el hombre ya se hallaba demasiado lejos como para poder escucharla, su figura ya se desdibujaba en el horizonte, parecía tener prisa por continuar su camino, o al menos, alejarse de ahí. La Elfa Oscura miró a su alrededor, no habia señales de Bimmur o sus hombres, y la mansión del Cardenal, aunque a la lejanía, parecía fuertemente custodiada mientras un carruaje partía a toda velocidad, seguramente escoltando a Tusset y su pitonisa, además, Elemwër no podía permitirse mas distracciones, aun tenia una mision que cumplir: Ir tras Godard, el bárbaro, y llevar su cabeza ante aquel ermitaño

-Lo que hace una chica por su paga-

Musitó con cierto hastío receloso, mientras sacudía la cabellera terrosa; no habían muchas opciones, y la mas viable, era encontrar una laguna cercana y pura, darse un baño, llegar al pueblo cercano y tomar prestadas -indefinidamente- algunas armas para despues poder cumplir con el encargo del anciano, mientras mass rapido venciera al bárbaro, mas rapido le pagarían, y con ello, podria darle caza a Bimmur por simple diversion.

Sin mas que esperar, la Drow se hizo de las cadenas que antes apresaran a Khanon, como arma de ocasión, serviría en lo que recuperaba las suyas, o se hacía de unas mas decentes. Con paso firme, rápido y sigiloso, se escurrió por las laderas hasta llegar al lindero de un bosque, desde donde se podía escuchar el suave canto de un arroyo cercano, lo cual logro arrancar una sonrisa satisfecha a la ojiazul, la cual se internó en el bosque, alcanzando a vislumbrar despues de una caminata de varios minutos, el riachuelo poco profundo que le serviria perfectamente para sus fines.

Mirando a su alrededor, la Elfa Oscura se deshizo de sus prendas, llevando precavidamente la cadena hasta la orilla, por si algun curioso decidia tomarla por sorpresa; el agua estaba fresca y algo fria, mas sin embargo, era revitalizante y deliciosa, Elemwër se zambulló y dejo que aquel elixir cristalino acariciara su piel en totalidad, quiza no actuaba como una Drow, pero es que ella no era cualquier Elfa Oscura, había crecido a la sombra y cuidado de un humano.
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Miér Abr 07, 2010 10:42 am

La elfa luego de tomar algunas armas prestadas en una granja y de darse un baño para deshacerse de toda la tierra comenzó a andar por el bosque hasta salir a las estepas
Y rodeo la ciudad negra para llegar a los acantilados, alcanzo a ver desde un peñascoso como un hombre de cuatro brazos muy parecido al dibujo de Godard que el ermitaño le había dibujado caminaba quitado de la pena cuando una manada de bárbaros aborígenes montados en unos extraños jamelgos salieron a su encuentro, lo lazaron y lo llevaron arrastrando hacia donde vivía su tribu

Aquellos bárbaros llegaron a un pequeño asentamiento a unos 7 km de los peñascos donde la elfa divisaba los acontecimientos



Godard traía varias heridas, consecuencia del trato especial de estos, en medio de la pequeña congregación de unas quince tiendas en cada tienda vivían de cinco a ser bárbaros en cada una, había unos diez tótems acomodados en zigzag

Cuando llegaron los salvajes a la aldea lo golpearon con una cachiporra y lo amarraron a uno de esos extraño tótems, que estaba justo en medio de las tiendas

Adicionalmente a unos dos Km. habitaba otra tribu de bárbaros al sur de este valle y otra tribu a un kilómetro al este ligeramente menores coexistían con la tribu que capturo al Blanco de la elfa y periódicamente se aliaban entre si cuando los orcos, los atacaban…

La drow veía a lo lejos como lo amarraban cuando su olfato detecto un olor a sudor que se acercaba a ella



Ya habían hecho contacto visual.. era un músculos hombre armado con una hacha tipo destral de hoja de piedra de un mango de unos setenta centímetros y una mascara de arcilla, madera remaches de acero y, cuernos de Yac

Empezó a hablar con ella..


Barbaro: Mujer,de ebano tener cuerpo de diosa, mujer de orejas largas oler bonito, yo querer llevar mujer conmigo a choza y hacerla esposa
Volver arriba Ir abajo
Elemwër Irethie

avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 09/06/2008

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Miér Abr 07, 2010 10:17 pm

La Elfa, despues de una larga caminata, por fin pudo vislumbrar las estepas que, con sus suaves ondulaciones de terreno, se abrieron ante ella, acogiendola con delicadeza y la maravillosa visión de aquel hombre que había ido a buscar.

-Los dioses me sonríen-

Musitó en voz muy baja, unicamente para ella, sonriendo ligeramente mientras su cuerpo esbelto y firme se tensaba, listo para el ataque, confiando en su agilidad superior y el sigilo que la caracterizaba; con firmeza, aferró las armas y justo al momento en que se preparaba para una corta carrera, en la cual debia tomar por sorpresa al hombre, alguien, o mas bien, algunos, se adelantaron a ella y tomaron a su presa, sometiendolo y llevandoselo sin que este pudiese oponer resistencia alguna

-Claro!, era demasiado bueno para ser verdad!-

Siseó, algo irritada por tan desalentador traspié, mas sin embargo, no era de las personas que dejaba algo a la mitad, por lo que, volviendo sobre sus pasos, se dedicó a seguir a aquella caravana de aspecto tosco y fiero hasta que por fin se detuvieron, en un campamento común y corriente, muy barbárico, denotando inmediatamente a los habitantes de aquel lugar. Una rápida ojeada le indicó un par de asentamientos iguales, aunque de menor fuerza y población, pero que si se unían al que observaba, se volverian casi invencibles

-No quisiera estar en su camino-

Susurró, sonriendo con verdadero deleite al ver los malos tratos de los que era partícipe Godard, esos bárbaros le estaban facilitando el trabajo, si lo dejaban maltrecho, no le costaba nada colarse, cortarle la cabeza y luego marcharse de vuelta a Lafayette, para entregarle al anciano su presea y ella recibir su pago.

Subitamente, un aroma penetrante inundo su sentido del olfato, la Elfa Oscura se tensó involuntariamente, aferrando la empuñadura de la espada ante el ácido olor de tierra y sudor masculino; Elemwër se dio vuelta lentamente, con tanta delicadeza como le fue posible, encontrandose de frente con un hombre alto, cuerpo firme y musculoso, que sostenía un hacha en las manos y una máscara extraña cubria su rostro; casi de la nada, comenzó a hablarle y la Drow, con cada palabra, abandonaba la postura agazapada, irguiendose ante el bárbaro y mirandolo con un matiz de frialdad, recelo y curiosidad

-Esta mujer, con su cuerpo de diosa y su bonito aroma, no será esposa de nadie-

Susurro de forma arisca, aferrando la empuñadura de la espada y retrocediendo un par de pasos, buscando el terreno abierto para huir momentaneamente, ya tendría tiempo de volver por Godard y su cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Khanon Kramer

avatar

Cantidad de envíos : 74
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
30/2500  (30/2500)
Coronas: 070

MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   Jue Abr 08, 2010 8:32 am

Elemwer retrocedía al tiempo que avanzaba con la empuñadura mientras el bárbaro se le acercaba, buscaba la forma de huir cuanto otro bárbaro que estaba detrás de ella la golpeo a traición con un mazo en la cabeza, haciendo que esta soltase su espada
Kimari: Mujer preciosa ser agresiva pero tribu barbara ser mas agresiva, nosotros ser bravos guerreros, pero yo no lastimar mujer yo llevarme mujer orejona
La Drow todavía se sobaba la cabeza del brutal golpe desorientada y adolorida cuando el bárbaro tomo a la Drow y se la puso en su hombro, como si de una pluma se tratase, luego se la llevo cargada de esa forma mientras le acariciaba las piernas y las nalgas y el oro bárbaro los seguía

Kimari: Mujer de Ebano er bonita como luciérnaga, mujer de orejas largas tener hermosas piernas y piel suave.. .Aunque mujer blanca hablar sorderas, eso no importar, Kimari estar contento

La llevo a su tipi donde estaba otras 2 mujeres y unos 2 niños, una de ellas dándole pecho al mas chico, las mujeres aborígenes solo la vieron veían indiferentes

Kimari: Kimari tener otras esposas, pero tu no preocuparte tu ser favorita de Kimari tu tener hermoso cuerpo, yo tomarte ahora mismo para aparearme

El repulsivo bárbaro se acercó con su hediondo olor, acariciandola cuando el cuerno sonó

Kimari: Unga unga el cuerno sonar, seguro orcos atracarnos yo tener que ir a pelear pero tu no preocuparte yo volver

Tras decir esto se salió del tipi dejándola sola con las otras 2 mujeres las cuales prácticamente la ignoraron…

Por fin la diosa suerte sonreía a la Drow a unos metros de su tipi estaba el amarrado el sujeto de cuatro brazos posiblemente el tal Godard , derrotado e inconsciente, aunque una colonia de hormigas carnívoras también le habían echado el ojo, y se dirigían a carcomerlo…
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Odisea en la cuidad negra   

Volver arriba Ir abajo
 
Odisea en la cuidad negra
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» ¿Quién se esconde tras la máscara de Pantera Negra?
» Hola Gata Negra/Black Cat esta aqui me presento !!!
» Una pantera negra paseandose por la cornisa
» La Alianza De Sangre Negra.
» Sangre negra (SasuSaku)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Cσmαяcαs ∂e Noah-
Cambiar a: