FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Caminando entre la nieve

Ir abajo 
AutorMensaje
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Caminando entre la nieve   Vie Mar 19, 2010 7:44 pm

Jacob llevaba días desde que había salido de su aldea, los primeros días estaban bien, no tubo que usar siquiera las provisiones que se había llevado, pues el bosque estaba repleto de vida, y con su arco y habilidad de caza no tardaba en cazar a cualquier cosa. Pero desde hacia dos días había desaparecido todo animal del bosque, Jacob estaba extrañado... no era común que de un día a otro todos los animales hubiesen desaparecido de aquel bosque... esas criaturas estaban acostumbradas al frío, y dudaba de que hubiesen emigrado, pero, ahora no, todo había desaparecido, era extraño...
Jacob Caminaba pesadamente por la nieve, dejando tras de sí una hilera de huellas. Jacob se detuvo, miró a ambos lados, a su izquierda se encontraba una hilera de árboles, que indicaban el comienzo del bosque, y a su derecha, se erguía una enorme y escarpada pared de roca. Suspiró y continuó andando, seguía sin escuchar a ningún animal... ¿Cuanto mas tendría que seguir así para encontrar caza? sus provisiones empezaban a agotarse. Continuó andando un rato y al final se encontró delante de un enorme precipicio.

-¿Pero que...?-Dijo Jacob, tras lo cual lanzó un suspiro, solo podía hacer una cosa... adentrarse en el bosque.

Jacob caminaba entre la enorme maraña de árboles, los cuales estaban bastante separados entre sí, pero tenían un tronco grueso, y no se podía ver mas lejos de 10 metros.
continuó caminando, hasta que llegó a un claro en el bosque, alzó la vista y contemplo el sol, que empezaba a esconderse entre las montañas, y pronto quedaría oculto tras los árboles, seria mejor que parase allí, había tenido suerte, no le gustaba la idea de acampar en medio de unos bosques desiertos... aquello que hubiese acabado con los animales podía continuar allí. Jacob empezaba a disminuir el ritmo cuando un olor penetró en sus fosas nasales... algo se acercaba... se descolgó rápidamente l arco, cargó una flecha tensó el arco, si era hostil recibiría un flechazo.
Volver arriba Ir abajo
Esgal
Alas atentas
avatar

Cantidad de envíos : 314
Edad : 26
Localización : Toledo
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
637/1000  (637/1000)
Coronas: 250

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Vie Mar 19, 2010 8:14 pm

Solo... estaba completamente solo. Bueno, técnicamente había estado toda su vida solo. Nunca se le había dado bien socializar con sus compañeros, y ahora que había sido expulsado de su hogar, se encontraba mas solo que nunca, aunque esa soledad no le molestaba, es mas, por fin agradecía poder ir a donde quisiese sin que se le cuestionase.

A varias decenas de metros por debajo de el, no veía mas que mas y mas árboles... llevaba varios días no viendo mas que un mar cuyas gotas de agua parecían haber sido sustituidas por árboles. Las ventiscas no le habían permitido avanzar demasiado rápido, pues tenía que aterrizar y continuar a pie cuando comenzaba a soplar un viento excesivamente fuerte.
Esgal miró a su derecha, donde Destello planeaba tranquilo, cerca de el, como siempre. Silbó hacia el, y el halcón respondió haciendo una pirueta en el aire, y chillando emocionado.

Tras unas horas mas de vuelo, con algunas pausas cada media hora mas o menos, el sol comenzó a ponerse. Esgal decidió que ya habían recorrido distancia suficiente por hoy, asique decidió bajar a tierra y buscar algún lugar en el que descansar hasta que el sol volviese a despuntar entre las blancas crestas de las montañas. Atisbó un pequeño claro entre los árboles, un sitio ideal para aterrizar, pues aterrizar entre la maraña de ramas que se elevaba desde el suelo habría sido algo complicado, y podría hacerse daño al plegar las alas.

Pegó sus alas al cuerpo, y comenzó a caer en picado hacia el claro. Destello hizo lo mismo detras de el, y bajaron con velocidad en dirección al hueco entre los árboles. La resistencia del viento al caer tan rápidamente hizo que los ojos le comenzaran a picar, y los entrecerró lo mas que pudo hasta que apenas vió hacia donde iba. Varias lágrimas se desprendieron de los párpados, quedándose atras.

A solo unos metros de destrozarse todos los huesos contra el suelo cubierto de fina nieve, fué abriendo las alas, y planeó suavemente, trazándo un medio circulo hasta llegar al suelo. Aleteó un poco para reducir el impacto, y sus garras tocaron por fin el suelo. Plegó sus alas, se puso de nuevo la capucha, que se le había quitado al bajar en picado, ocultando de nuevo su rostro y extendió el brazo izquierdo en el aire, para que Destello pudiese posarse. Sintió la presión de las afiladas garras del animal cuando este se agarró con fuerza al grueso cuero de su guante. Alzó el brazo, y su fiel halcón se desplazó hasta su hombro, donde se agarró con fuerza. Esgal no sintió las garras, pues en esa parte su camisote de cuero era mas grueso, con el mismo propósito que su guante.

Fué entonces cuando escuchó un ruido a sus espaldas. Se dió la vuelta y vió a una persona apuntándole con un arco. Pensó inmediatamente en su ballesta, que descansaba tranquilamente colgada entre sus dos alas, pero por mucha prisa que se diese, no le daría tiempo a cargarla antes de que el otro disparase. Con gesto de resignación, alzó las dos manos, indicó a Destello que no atacase y miró al arquero.

¿Que quieres de mi?
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Vie Mar 19, 2010 9:03 pm

Jacob pasó a la segunda fase, tras captar a la criatura con su olfato y cargar su arma cerro los ojos y esperó a oírla... Unos instantes después escuchó un aleteo... así que era un pájaro... pero... un momento... escuchaba dos aleteos, uno mas fuerte y otro mas débil, pasó a abrir los ojos y ver contra quien se enfrentaba, y casi en el momento en el que abrió los ojos, apareció del cielo, una persona en cuya espalda se hallaban dos enormes alas, Jacob se quedó asombrado... debía ser un icaro... había escuchado hablar sobre ellos, pero no solían darse a ver. Cuando aterrizó se colocó una capucha, al parecer no quería mostrar su rostro, después extendió un brazo, Jacob estuvo a punto de disparar en ese instante, pero se contuvo al ver un halcón posándose en su brazo... Jacob tenso el arco al máximo preparándolo para el tiro y apuntó al icaro... al tensar el arco hizo un débil ruido, pero el icaro lo escuchó.
Entonces alzó las manos, he izo una seña al halcón, no supo que significaba esa seña, pero por el comportamiento del ave supuso que no le mandaba que atase, y el icaro se dirigió al el.

-Vivir...- Le dijo Jacob en respuesta.

Miró al icaro de arriba a bajo, no parecía querer hacerle daño, mas bien al contrario.. pero no sabia sus verdaderas intenciones... Al final se decidió por confiar.
Bajó el arco y lo destensó, pero dejó la flecha colocada, por si acaso, si el icaro intentaba algo no tardaría en disparar su flecha, seguramente, antes de que el otro pudiese hacer nada.
Miró al halcón... no era de aquel bosque, eso seguro, además, parecía tener un lazo con el icaro, avanzó unos pasos hasta quedar a escasos metros de el, pero lo suficiente como para poder disparar sus flechas.

-¿Sabes algo de los animales?-Inquirió Jacob, no creía que aquel icaro pudiera acabar con todos los animales, era muy difícil.

Después, pensó que si el icaro quisiese atacarle ya lo habría intentado, así que separó la flecha de su arco y la guardó en el carcaj, después, se presentó, tal vez pudiesen aliarse.

-Hola... mi nombre es Jacob ¿y el tullo?-dijo Jacob, y, sin esperar a que respondiese añadió.-Esta anocheciendo... seria mejor que no levantases el vuelo, es peligroso, créeme.

Jacob le sonrió, y de pronto notó otro olor... ¿seria otra criatura que perteneciese a aquel icaro...? No... lo dudaba... era algo mas grande... miró en la dirección del olor y cargó de nuevo la flecha, pero esta vez sin tensarlo, pues de tanto tensar y destensar sin disparar podría acabar rompiendo la cuerda del arco...
Volver arriba Ir abajo
B. Aurelios_Valentine

avatar

Cantidad de envíos : 70
Localización : Entre Sombras y Dolor
Fecha de inscripción : 19/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Sáb Mar 20, 2010 6:06 pm

“¿¿?: Blasfemos drows!! Como se atreven?! Qué les da permiso de usar estas artes!!! Mátenlos, maten a los Valentine!!!”

Cierto elfo oscuro era victima de sus recuerdos, caminaba sin darse cuenta a donde se dirigía, agotado como si acabara de correr una maratón. Cada uno de sus pasos resultaba escandaloso y pesado por ende, las pisadas de su armadura hacían chillar la blanca nieve bajo sus pies mientras avanzaba, seguido del rozar de su capa

Aurelios: ya cállense…

Refunfuño el elfo en voz baja, hablándose a si mismo, a su subconsciente queriendo olvidar esas voces, buscando silencio para sí. Fue entonces que sus ojos si pudieron guiarle, logrando regresar en sí y deteniéndose en seco, para parar su caminata zombie

Miraba a su alrededor, y para él todo se veía exactamente igual, árboles y nieve a la distancia, a la derecha, a la izquierda… Lo mismo en cualquier lado, parecía un laberinto para perderse, lo cual iba frustrando cada vez más y más al elfo. Dado que él no tenía un camino que seguir, no sabía qué buscaba qué hacía ahí, hace 2 días seguía viviendo con los suyos y ahora estaba en un mundo el cual le fue prohibido ver durante años

Coloco su mano sobre uno de los árboles más cercanos y cerró sus ojos, nunca había puesto en práctica su empatía natural, nunca la había necesitado verdaderamente y la naturaleza parecía no hablarle. No entendía si hacía algo mal pero aquel bosque parecía estar muerto era tan anti-natural, y extraño a la vez, nunca había tenido esa sensación y, por alguna razón, le daba algo de pánico e incluso miedo a aquel elfo

Alejo su mano del árbol muy rápido, como si le causara repugnancia lo que le decía o solo el echo de tocarlo

Aurelios: Boba naturaleza. Por qué hago si quiera esto?

Hablaba solo, sin darse cuenta de que por más tiempo que estuve alejado de su verdadero ser, este aun vivía dentro de él, no podía evitar su naturaleza elfica por más que lo intentara o se cerrara

Siguió refunfuñando para sus adentros mientras caminaba en línea recta. Cada paso que daba dejaba una huella que después era borrada por la capa que surgía de su cintura, dejando solamente un camino lizo por donde pasara

No avanzo mucho cuando un sonido capto sus oídos y próximamente su visión. Muy reconocible para él, como era que un arco sonaba al prepararse para ser usado, la madera de la flecha chocar contra la del arco, simplemente un sonido tan familiar… Alzo las manos, como si le arrestaran, girando lentamente en dirección al sonido y encogiéndose de hombros al ver de quienes se trataba. Su cara se torno de seria a inocente en un segundo, encogiéndose de nuevo de hombros mientras veía a dos sujetos no muy a lo lejos, un hombre formido, demasiado incluso para los pocos humanos que había visto ante ¿y otro con alas? Recordaba una vez haber leído sobre una raza así, pero el nombre no venía a su cabeza en ese segundo

Aurelios : Ahora pagas el no haber atendido a las clases de cultura *pensó para animarse un poco, antes de alzar el rostro dándose a ver bien a sus contrapartes* Estoy desarmado, no represento ninguna amenaza como pueden ver y, por lastima para ustedes, no poseo ningún bien si lo que quieren es robarme

Su voz sonó como la de un buen amigo o compañero, sin representar amenaza alguna, aunque no pensaba darse tan fácilmente. Si alguno de esos sujetos se acercaba mucho, y no convencía al elfo, a este no le tomaría más de 3 segundos destrozarlo, y sin ninguna necesidad de usar sus armas… Una sonrisa rápida se formo en los labios de Aurelios por la idea, borrándola casi al segundo para seguir pareciendo inocente
Volver arriba Ir abajo
Esgal
Alas atentas
avatar

Cantidad de envíos : 314
Edad : 26
Localización : Toledo
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
637/1000  (637/1000)
Coronas: 250

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Lun Mar 22, 2010 2:30 am

El icario estaba en tensión, no sabía si al final aquel hombre iba a soltar la cuerda del arco, dejando que la flecha cortase el aire que lo separaba hacia su cuello. Le preguntó noseque de unos animales. Aparte de no tener idea de lo que le estaba diciendo, Esgal se paró a pensar y se dió cuenta que no había visto ningun animal en varios kilómetros, aunque entre toda esa maraña de árboles era difícil distinguir algo desde las alturas, pero la espesura no ocultaba a los pájaros en vuelo...

No tengo ni idea de lo que me estás hablando, ¿como pretendes que distinga algo desde ahí arriba?

Señaló hacia arriba, dando a entender que "ahi arriba" era el cielo del que había descendido. Esgal miró duramente a el arquero, con un destello de odio en su mirada. ¿Le apuntaba con un arco y ahora le daba consejos de vuelo? No acababa de convencerle. Al ver que bajaba el arco y guardaba de nuevo la flecha, bajó un poco los brazos, adoptando una postura mas natural. Acarició la garganta de Destello con un dedo, y se reajustó el guante izquierdo, echándole una ojeada. Comenzaba a estar un poco desgastado, tendría que reforzarle en cuanto tuviese ocasión.

Mi nombre no creo que tenga importancia ahora, y respecto a lo de salir volando ahora mismo que casi es de noche... es algo de lógica, pero agradezco tu torpe intentona de trabar algo parecido a la amistad.

Miró hacia el otro lado del claro, hacia donde miraba Jacob. Parecía que se acercaba algo, pero con aquella oscuridad Esgal apenas podía ver la primera linea de árboles que componía el claro hasta que su visión se tornase difusa. Apareció un hombre como Jacob, solo que tenía las orejas extrañamente puntiagudas, y el rostro mas aguileño. Portaba una extraña armadura, que mas que armadura parecía una herrería ambulante, pero la vista comenzaba a engañarle, no podía estar seguro de como era con exactitud. Su tono reflejaba amistad, pero con una flecha apuntándo a la garganta todas las personas suenan amistosas. Los ojos del icario no alcanzaron a ver la macabra sonrisa que esbozó fugazmente aquel hombre.

Abrió las alas, molesto, y volvió a plegarlas de nuevo. La oscuridad comenzaba a adormecerle. Rara vez conseguía mantenerse despierto cuando el sol se ponía, pero no era cuestión de irse a dormir con aquellos dos individuos ahí, y estaba ya muy oscuro para tratar de volar. Tendría que asegurarse de que no eran hostiles, o que al menos le dejarían descansar en paz. Destello comenzaba a incomodarse tambien, y Esgal le dejó que saliese volando hasta un árbol ante la amenaza de que le hiciese trizas el hombro al no parar de removerse.

Bueno... ¿podemos dejar las formalidades para mañana cuando despunte el alba? Comienza a anochecer y he estado todo el día viajando, necesito un descanso
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Mar Mar 23, 2010 1:35 am

Jacob consiguió ver entre las sombras de los árboles una figura humana... aunque sus orejas parecían ser mas largas y puntiagudas de lo normal. Entornó mucho mas los ojos, hasta que, a duras penas, consiguió ver a aquel que se escondía, era un elfo. El elfo habló, decía no ser ofensivo. Jacob, de nuevo, optó por dejarlo vivir.

-¿Sin nada de valor? ¿piensas que soy un vulgar ladrón?, te equivocas, solo soy un humilde cazador, no quiero nada de ti.-Le dijo Jacob fríamente mientras retiraba la flecha del arco, después se lo colgó a la espalda.

Miró al icaro, que no quería dar su nombre y prefería descansar, ciertamente Jacob también necesitaba un sueño, pero estaba rodeado de nieve, y la temperatura era muy fría, incluso mas de lo normal en Drasnia, lo que significaba que si quería aguantar vivo hasta la mañana siguiente debería transformarse, con la enorme mata de pelo de lobo que lo cubría en su transformación había dormido placidamente en anteriores ocasiones, pero estaba en compañía de dos desconocidos ¿debía de dar a conocer su condición? uno era un icaro, no debería extrañarle a un tipo del que unas alas le salen de la espalda que de pronto su cuerpo se tornase lobo, pero el elfo... podía notar en el que no era precisamente de los buenos, su aspecto... su olor... y podía notar un aura maligna rodeándolo, además, mientras intentaba descubrir su rostro le había parecido apreciar una leve sonrisa macabra aparecer en sus labios... el no era de confianza, pero si se quedaba en su forma humana seguramente no despertaría. Jacob al final optó por que su secreto se conociese, no estaba dispuesto a arriesgar su piel (nunca mejor dicho) por ocultar que era un garou.

-Creo que el icaro tiene razón... dejemos las presentaciones para mañana, ahora te recomiendo que descanses, y ni se te ocurra acercarte a mi.-Dijo Jacob mirando severamente al elfo.

Después dejó su arco y sus flechas en el suelo y se transformó, ese momento fue impresionante, pues, Jacob, tenia un defecto con su transformación, en la forma lupus un garou normal no se distingue de un lobo normal, pero Jacob si, su forma era la de un lobo descomunal, de casi dos metros de altura, y ver que un joven normal y corriente de pronto se convierte en un enorme lobo de dos metros era sin duda, algo capaz de dejar sin palabras. Tras su cambio de forma Jacob se acurrucó al lado de sus pertenencias, y esperó a que le llegase el sueño, mientras vigilaba a sus acompañantes.


Última edición por Jacob Aarons el Jue Mar 25, 2010 6:02 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
B. Aurelios_Valentine

avatar

Cantidad de envíos : 70
Localización : Entre Sombras y Dolor
Fecha de inscripción : 19/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Miér Mar 24, 2010 4:48 am

Un suspiro salio de los labios del elfo mientras esperaba que sus contrapartes se debatieran, buscando señales de peligro, compañerismo, cualquier cosa que le ayudara a saber la situación en la que se había metido

Sus brazos cayeron rápidamente a cada lado de sus caderas al darse cuenta que el peligro que tenía al frente, era más nulo de lo que se imaginaba, haciendo que inspirara profunda y pesadamente, expirando después de la misma manera, algo incomodo porque lo amenazaran sin razón. Se quedo muy poco observando la peculiar escena de aquellos dos, dándose a notar que no estaban juntos de ninguna posible manera y perdiendo el interés de manera aun más rápida disponiendo a marcharse, pero antes de que lograra voltearse

Creo que el icaro tiene razón... dejemos las presentaciones para mañana, ahora te recomiendo que descanses, y ni se te ocurra acercarte a mi

Aurelios: Hmmm con que la raza era llamada Icaro… *Pensó al escucharle, recordando parte de la identidad del ser alado* Espera qué?

Tardo un segundo en reaccionar ante la oración completa de aquel sujeto, por qué estaba obligado Aurelios a quedarse ahí con 2 completos desconocidos? Aun peor, después de que hicieron el intento de agredirlo. Estaba dispuesto a lanzar un comentario sarcástico y quejico sobre la idea cuando las palabras le fueron detenidas al ver lo que se consideraría un pequeño espectáculo a los ojos, observando encantado y algo espantado a aquel sujeto volverse un lobo gigantesco de tal vez dos metros o poco más

Aurelios: Con que eso es un garou… *murmuro examinando entretenido al animal*

Recordaba con facilidad unos seres tan bestiales como aquellos de sus libros y la verdad nunca hubiera esperado terminar topándose con uno de frente pero esa idea no jugó mucho más en su cabeza al notar como todos, realmente, parecían pensar quedarse juntos ahí. Aurelios miro a ambos lados rápidamente pensando si estaba en otro mundo, o loco, que clase de personas eran siquiera capaces de dormir cerca de desconocidos? Y sin contar que para un elfo el dormir no era exactamente real, ni siquiera podría estar atento a cualquier peligro, a gustos necesitaba un lugar más seguro

Se acerco con algo de lentitud y timidez a la escena aun pensándoselo, imaginando por un segundo una opción útil, si ninguno se conocía, ninguno confiaba, ninguno se movería y, extrañamente, parecía encajar al menos para el cansado arcano

Sin querer darle muchas vueltas a la idea antes de que su mente consiguiera más contras que pro, simplemente se acerco a un árbol, dejándose bajar al suelo lentamente, deslizando su espalda sobre la corteza del viejo tronco hasta sentarse, cruzarse de brazos y cerrar los ojos lentamente esperando su letargo especial

Aurelios: Que descansen rarezas

Susurro a los otros dos un segundo antes de dejarse ir
Volver arriba Ir abajo
Esgal
Alas atentas
avatar

Cantidad de envíos : 314
Edad : 26
Localización : Toledo
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
637/1000  (637/1000)
Coronas: 250

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Jue Mar 25, 2010 5:56 pm

Esgal comenzaba a incomodarse. Poco a poco el sol había ido desapareciendo de entre los árboles, y apenas veía lo que tenía delante de el a dos metros. Necesitaba irse ya a dormir, aun con aquellos dos ahí en medio, pero parecía que le dejarían descansar en paz. Dormiría subido a un árbol, para evitar que cualquier cosa le incomodase durante las horas de oscuridad, pero recordó que Jacob tenía un arco, pero si le hubiese querido matar, había tenido ya una oportunidad.
Les escuchó hablar el uno con el otro. Frunció el ceño

No es icaro... es icarIo -pronunció la I con especial empeño-

Comenzó a caminar hacia donde se había ido Destello, esperando encontrar un árbol con las ramas resistentes al que subir, cuando escuchó un extraño y expectacular rugido a sus espaldas. Se dió la vuelta sobre sus garras rápidamente, y vió una enorme silueta que venía a tener forma de alguna especie de lobo, pero muchísimo mas grande. Se llevó la mano a la espalda, buscando a tientas su ballesta, pero tras pensarlo dos veces se detuvo. ¿No estaba ese lobo donde momentos antes había estado Jacob?. Además el arco y las flechas se encontraban junto a el. ¿Que clase de brujería estaba usando?

.... ¿Que demonios acabas de hacer?

Como no estaba muy seguro de que pudiese hablar en ese estado, decidió dejar mejor las preguntas para mañana, la oscuridad era ya total, y estaba casi ciego. Un invidente habría podido guiarse mejor que el, de modo que avanzó casi a tientas por el claro, y al toparse con un árbol, comenzó a trepar por el, algo bastante sencillo gracias a las garras que tenía donde hubiese tenido pies de ser humano. Creyó tocar una rama, y, tras probar su peso, se subió a ella, y esperó oir algun crujido. Al no oir nada, se quedó ahí, extendió las alas, y tras recolocarse algunas plumas que estaban fuera de la formación de sus hermanas, las cerró sobre su cuerpo. Segundos despues se quedó dormido...
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Vie Mar 26, 2010 6:37 pm

Jacob lo había echo mal... había cometido un error al pronunciar el nombre de la raza, y el icario le estaba corrigiendo, se sintió mal por cometer semejante error, pero tampoco era perfecto...

-Esta bien señor icarIo-Dijo burlándose del especial énfasis que había puesto en la letra que se había comido.

Cuando se hubo transformado escuchó un leve murmullo del elfo. Al parecer conocía su especie, pero no había visto ninguna hasta entonces. Y el icario se sorprendió mucho mas, al parecer no sabia de la existencia siquiera de su raza.

-TRANSFORMARME, ¿DE QUE TE EXTRAÑAS? TU VAS POS HAY CON UNAS ALAS EN LA ESPALDA, ¿QUE HAY DE MALO EN QUE USE EL DON DE MI RAZA? TU PUEDES VOLAR, Y YO TRANSFORMARME EN LOBO.-Dijo Jacob, esa impresión del icario le había ofendido, no entendía de que se extrañaba si el tenia unas alas saliendo de su espalda.

El elfo entro en su letargo, había oído que los elfos no dormían, solo entraban en un profundo estado parecido, y el icario se subió a una rama y se tapó con sus alas, al igual que un ave.
Jacob miró a ambos estaban dormidos... y el despierto... tenia que dormir. Dio unas vueltas para poder acurrucarse mejor en la nieve y colocó su cabeza sobre sus patas, cerro los ojos y se quedó dormido al poco.

*****

A la mañana siguiente Jacob se despertó, abrió lentamente los ojos a través de los cuales pararon unos tenues rayos de luz, estaba amaneciendo... Jacob se levantó y estiró las patas para no agarrotarse, después consideró oportuno despertar a sus compañeros, aún con forma de lobo se acercó primero al elfo, y con su fría y húmeda nariz le tocó la mano para "despertarlo". Este se levantó sobresaltado, Jacob contuvo la risa y miró al icario... ¿como lo despertaría?... entonces se le ocurrió algo... posó sus zarpas sobre el tronco del árbol e intentó moverlo. Casi al momento su plan surtió efecto, una nieve que se mantenía en equilibrio perfecto entre las hojas del árbol empezó a caer, y una gran capa cayó sobre el icario, que en contacto con la fría nieve saltó asustado.

Jacob, una vez estuvieron todos despiertos cambió a su forma humana... miró sus ropas, como siempre, tras su transformación, habían quedado echas trizas, pero aún servían, solo estaban rajadas por algunas zonas. Pensó que tal vez ya era momento de conocerlos.

-¿Y bien? ¿me darán ya sus nombres o prefieren seguir siendo llamados por sus razas?-Les Dijo Jacob
Volver arriba Ir abajo
Lussi Ross

avatar

Cantidad de envíos : 118
Fecha de inscripción : 31/07/2008

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Vie Mar 26, 2010 7:52 pm

Lussi decidió aventurarse, explorar nuevas tierras, por si sola, sin necesidad de tener motivo en cuanto a recompensa.Esta vez no,pues pensaba tomarse unos años para mejorar en batalla cuerpo a cuerpo, apuntarse a Torneos de lucha, que ella solo conocía donde conseguía premios valiosos, u almenos para un a noble guerrera como lo era ella, de manera que le permitía sobrevivir, el tiempo máximo.

Llevaba tiempo fuera y necesitaba volver a su hogar, a sus raices, para asi dar comienzo a sus planes de mejora, como guerrera.Esta llegaba a lomos de su caballo Siggus, puediendo observar a los pueblerinos como caminaban por las calles.Algunos de ellos al percatarse de su presencia se le quedaban mirando. Uno de estos se acercó a prisa hacia ella, de manera que Lussi no tubo otra que pararse.

Esta pudo observar que sus ropas estaban rasgadas, y que en su rostro tenía un par de rasguños.
-Que quereis?-dijo mirandole mientras manteía las riendas de su caballo en sus manos.

Amadeus:Lo siento mi señora, no pudmos inpedirlo-dijo en tono de culpabilidad, tristeza.

Esta se quedó observando pués no entendía lo que quería decir.Por lo que insistió-Que os ocurre,quiero llegar a casa y descansar.Pues dbeo recuperarme después de mi travesía.Esta dió un golpe seco en el lomo de su caballo para que comenzara a caminar.Pero el señor le cogió de las riendas.

Amadeus:De eso se trata mi señora.Pues hace un par de días, unos señores agenos a nuestra aldea estubierón registrando cada una de nuestras casas.Buscando algo que desconocemos, pero sin embargo, me aventuré a seguirles y se pararón en vuestra casa.Estuvieron registrando todo, parecia que tenian prisa por encontrar algo.Y que alcabo de un par de horas lograrón encontrarlo y sacarlo.Por sus ropajes parecian petenecer a a alguna banda caza recompensas.-Lussi sin dejar que terminara agitó las riendas para llegar lo más rapido a su hogar.Levantando una nube de humo que cubrió de polvo al pueblerino, y que se quedó con ganas de escuhar un simple, gracias.

Pero no habia tiempo debia llegar a su hogar para ver si el preciado objeto que guardaban aún seguía a ahí.Al llegar a la casa, bajó del caballo y sin desprenderse de su ropaje de cuando vino de Drasnia, entró y vió como la casa estaba patas arriba, es decir, todo desordenado y rado, incluso rompieron las ventanas.Esto cabreo bastante a la joven muchacha, paro siguió mirando y bajó al sotano en la cual la trampilla estaba ecrrada, pero el cerrojo que tenía no estaba, así que no dudó en bajar, abrió la trampilla y bajó por las escaleras y se fué al lugar donde lo tenia, un baúl, y al abrirlo este ya no estaba.Lo cerró con rabia y se deispuso a salir de la casa.Subió las escaleras y salió a paso ligero para montar sobre Siggus y se colocó bien sus ropas de abrigo, abrochandose hasta el último boton.Y aunque iba un poco abultada,debía protegerse del helido viento.

Después de un par de horas en camino alfin logró ir al lugar y esperaba encontrarlos fuera como fuera, pero su caminar se destuvo al ver frente a ella unas cuantas personas,los cuales estaban mantenian una coversación, en la cual no quería interrumpir yse iba a girara pero sabía que no habia llegadoa tan frio lugar para luego darse la vuelta y continuar el camino por otro lado, pues quizá ellos sabirian algo sobre los malditos bandidos.


Andó unos cuantos pasos y llego frente a ellos justo en el moemnto que uno de ellos soltaba,"¿Y bien? ¿me darán ya sus nombres o prefieren seguir siendo llamados por sus razas?".Lussi se quedó quieta, observandoles sin decir nada, fijando solo y exlusivamente a quien habia emitido esas palabras.
Volver arriba Ir abajo
Eliezer Wusafae

avatar

Cantidad de envíos : 136
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Dom Mar 28, 2010 9:19 pm

Tenía frío, y no era de extrañarse por que, estaba en las tierras nevadas de los montes helados, a lo cerca, se podía ver un pueblo, algo bastante conveniente, ya que debido al despunte del alba empezaba a sentir hambre y me hacía falta pronto una comida caliente para capear el frío de la zona.

El angosto camino, ruta de mercaderes y viajeros como yo, era fácilmente atravezable, y con la ayuda de mi bastón como apoyo, avanzaba rápido, animado por el deseo de una comida caliente en semejante temperatura, y prácticamente corriendo, entre al pueblo, era una estancia pequeña, no muy importante, pero como todo pueblo montañés no podía faltar una cosa: Una Taberna, esta no fue difícil de encontrar, gracias a un gran letrero que ponía en letras grandes y llamativas –Taberna del Enano gruñón- era un buen nombre para un local de ese tipo, así que me interne en uno el.

En cuanto entre, me abrazo el buen olor a cerveza, y una calida corriente de aire me rodeo, se trataba de un lugar pequeño, de clientela variopinta y con múltiples trofeos de caza en que adornaban las murallas, al final del edificio, se erguía una chimenea, que calentaba el local con unos troncos que se quemaban lentamente en su interior, un poco mas allá de donde había entrado, estaba una barra, y detrás de ella, un hombre, robusto, fuerte, que a pesar de carecer de pelo, tenia una barba abundante y bien cuidada.

Me acerque a él, y le pedí una bebida caliente, a lo cual el respondió con una risotada, y dijo con una voz grave y amargada, -Ey Grant, Trae una orden de Zarpa de lobo- a lo que una voz, igual de ronca y agresiva, contesto –De acuerdo, Garton-, pasamos unos 5 minutos hablando con el tendero, cosas sin importancia, los viajes, la clientela, y otras cosas, cuando se asomo por una ventanilla, un hombre de similares características al tabernero, y nos entrego una jarra, con un liquido humeante y con un fuerte olor a alcohol, recibí la jarra en mis manos, y la agradecí, dándole un gran trago, tenía un sabor amargo y estaba recién hervida, pero me gusto, y termine rápidamente la bebida.

Le di las gracias al tabernero y me retire, pero cuando estaba a punta de salir, una pequeña figura salio de la nada, tenia facciones similares a las del tabernero y del cocinero, pero este notoriamente estaba ebrio y por su estatura, y gran corpulencia, me pude dar cuenta que se trataba de un enano, y me cortaba el paso cuando quería avanzar, -Vhaamooss, peeleab- .asdfcsaso ya no eres tan macchoho -, decía el enano, y lo que yo contestaba –No me molestes por favor, déjame pasar-, las risotadas por parte del resto de los clientes empezaron a molestarme, pero la situación se extremo, cuando el enano, me dio un golpe en el estomago con el puño, me encorve un poco debido al impacto, la criatura tenia fuerza, pero la cota de malla me protegió, aun un poco encorvado, levante la mirada y vi al enano borracho, y sentí como mi sangre comenzó a hervir, y una pequeña, voz en mi cabeza, me susurraba en el interior de mi mente –vamos. Déjame atacarle, DEJAME SALIR- mi voluntad esta vez, fue quebrantada por “el demonio” y se liberaron mis bajos instintos.

Con un rápido movimiento de mi mano, sujete el cuello del ebrio,-Muere, escoria enana- dije con voz amenazante y lo arrastre hasta a una mesa, ahorcándolo, bajo la presión de nuestros cuerpos, la mesa se partió en dos, y recupere la conciencia de mis actos en ese momento, mire a mi alrededor, mirando al enano inconsciente en mi mano, metido entre los retazos de la mesa rota.
El tabernero, miro la escena exaltado, y saltando sobre la barra dejando ver que también se trataba de un enano, -En esta taberna solo hay dos reglas, la primera es no insultar a los enanos, y la segundo es que la primera se paga con sangre!!!!- y sacando desde debajo de la barra, un mazo, el y otros dos seres salieron persiguiéndome, a tiempo que yo corría, a través de la puerta para perderme en el bosque.

Mi carrera termino de mala manera, el martillo del tabernero, arrojado con gran precisión me alcanzo, y recibí el impacto en mi nuca, haciéndome caer sobre la nieve, y rodar por una pequeña pendiente, los enanos al creerme muerto, me dejaron tirado en el bosque, y luego de una leve nevada, mi cuerpo quedo semienterrado entre los árboles, pero, seguía vivo, no tenia heridas físicas, solo estaba inconciente.

Y solo era cosa de tiempo antes de que pudiera despertar, eso, si no me atacaba algún animal.
Volver arriba Ir abajo
B. Aurelios_Valentine

avatar

Cantidad de envíos : 70
Localización : Entre Sombras y Dolor
Fecha de inscripción : 19/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Lun Mar 29, 2010 3:57 pm

Todo era tan callado, tan tétrico tan… Tan tranquilo cada que aquellas 8 horas llegaban, parecía como si el mundo fuera solo viento y calma por un instante, que no existían. Era algo de gozar para cualquiera que haya experimentado eso, y en lo personal a Aurelios le encantaba no tener que dormir como las demás especies, resultaba perturbador pensar que cualquier cosa era capaz de interrumpirte el descanso mientras dormías o bueno, tal vez no perturbador, pero si molesto

Apenas habría terminado su letargo cuando empezaba a despertar. Sus ojos se abrían y cerraban lentamente, recuperando poco a poco el conocimiento y control de su cuerpo. Sintió algo húmedo en su mano, haciendo que la apartara y se diera vuelta en dirección contraria para pararse. Antes de ver que había sido

Apunto de saltar por la impresión, al ver el gran lobo, recordó lo de anoche para mirar expectante al animal

Aurelios
: Ha-ha-ha…

Fingió una risa por su treta, mientras se sacaba los copos de nieve que no se habían descongelado de las placas de su armadura. Sin apartar la mirada de aquel enorme animal que al parecer, quería despertar a todos los presentes de la noche anterior

[…]

Cuando termino su rara misión regreso a su forma humana, sacando una pequeña risa contenida del elfo al ver como habían quedado sus ropajes, ahora parecidas a las de un mendigo o parecidos, conteniéndose al escucharle hablar

“¿Y bien? ¿Me darán ya sus nombres o prefieren seguir siendo llamados por sus razas?”

Esto saco un suspiro de los labios de Aurelios, no muy convencido de su intento por entablar amistad sin mayor razón alguna. Pero igual por cortesía, en cierta forma, se dispuso a responder a su pregunta, pero cuando abrió sus labios tomando el aire para hablar, alguien nuevo irrumpió en la escena, logrando hacer que el elfo se detuviera

Aurelios: Parece que tienes más visitas amigo lobuno *Dijo sarcásticamente, doblando su codo hasta que su mano quedo a nivel del hombro, y dejando caer la misma hacía adelante para que su dedo señalara a la nueva invitada, humana a simple vista* Y, mi nombre es Bloodmist, Aurelios Valentine, para servirles

Tras esto, guardo silencio esperando que todo asumiera orden en el lugar, encogiéndose de hombros para acompañar sus últimas palabras, cruzándose de brazos después paseando su mirar por entre los conocidos
Volver arriba Ir abajo
Esgal
Alas atentas
avatar

Cantidad de envíos : 314
Edad : 26
Localización : Toledo
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
637/1000  (637/1000)
Coronas: 250

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Mar Mar 30, 2010 6:21 pm

Todo era tan bonito... no quería que pasase nunca, se encontraba en lo mas parecido que podía haber al paraiso

Esgal medio dormitaba, en un hábil equilibrio sobre una sola pata, como las garzas, con la mente tan vacía que le producía incluso placer. Por un momento pensó había muerto, pero descartó la idea, pues si se concentraba era capaz de sentir su cuerpo. En el exterior hacía frio, pero el, cómodamente arropado por sus alas mantenía una temperatura agradable.
Sentía que los cálidos rayos de sol acariciaban su plumaje, normalmente se ponía en movimiento con el alba, pero no habría roto aquella paz mental que tenía ni por todo el oro del mundo.

El árbol en el que estaba tembló un poco, y el icario gruñó. ¿Que demonios ocurría?. Pero al poco de temblar se volvió a relajar, volviendo a su estado de duermevela. Fué entonces cuando algo frío y húmedo le cayó en la cabeza, que estaba cubierta por el cuerpo. El peso de aquel extraño material hizo que Esgal perdiese el equilibrio y estuviese a poco de caerse del árbol, teniendo que abrir las alas y agitar cómicamente los brazos para recobrar su postura.

Miró hacia todos lados, deslumbrado durante unos segundos por el sol que hasta entonces había sido eclipsado por sus alas, y cuando miró hacia abajo, vió un enorme lobo. Se llevó la mano a la ballesta, pero entonces todos los recuerdos de la noche anterior se agolparon en su mente. Se ajustó la capucha al darse cuenta que se le había bajado durante su peculiar baile con la gravedad. Miró al lobo a los ojos

¿Pero que demonios haces? ¡Podría haberme caído!

Mientras oía como un cuarto humanoide se sumaba al grupo, fué bajando del árbol. No se sentía con fuerzas para saltar desde arriba, y bajó lentamente por el tronco con la gracia de una morsa bailando un zapateo. Cuando estuvo a medio metro del suelo, se separó del árbol con un salto, doblando las rodillas al caer para amortiguar la caida.
Silbó llamando a Destello, pero el animal no le respondió, posiblemente estaría en busca del desayuno.
Escuchó como Jacob les pedía sus nombres

... Esgal.

Se ajustó los guantes mientras oía al de la armadura extraña decir su nombre. Aunque le entendió bien, hablaba con un extraño acento que hacía que no se le entendiese bien en algunas sílabas. El icario extendió las alas, y comenzó a acicalarse las plumas, como hacía todas las mañanas al despertarse antes de alzar el vuelo, esperando que alguien hiciese algo antes de que decidiese abrir sus alas y perderse en el horizonte
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Mar Mar 30, 2010 8:30 pm

Por fin daban sus nombres, el elfo se llamaba Aurelios, y el icario Esgal, estaban presentándose cuando apareció una mujer en caballo, la llevaba oliendo un rato, pero estaba demasiado adormilado como para preocuparse.

-Valla, esto parece ser el punto de reunión...-Dijo acercadote a la mujer.-Saludos, me concedería el honor de saber el porqué se encuentra por estos parajes?-Preguntó Jacob cortésmente.

Entonces, antes de que la joven pudiese dar respuestas a la pregunta un montón de olores llegaron a su nariz, que no tardaron en llegar. Eran tres personas a caballo, dos de ellas iban vestidas como unos caballeros, una tercera tenia una tunica azul y morada. Tenia un aspecto viejo.
Los guerreros se quedaron mirando al grupo, después hablaron al hombre de aspecto anciano.

-Señor... no deberían estar aquí... ¿que hacemos?-Dijo uno

-vosotros nada pedazo de patanes, dejádmelo a mi...-Respondió el anciano mientras elevaba las manos.

El grupo miraba atónito a los recién llegados, y el anciano empezó a hablar en una extraña lengua que no comprendía. Un momento después bajó las manos y notó como su cuerpo empezaba a estirarse, intentó gritar de dolor, pero no podía hablar... cerró los ojos... y cuando pensaba que iba a morir, la tensión se aflojó y abrió los ojos... estaban en otra parte... y los hombres no estaban con ellos, solo estaban allí Aurelios, Esgal, la muchacha, pues su caballo había desaparecido, y el... Pero... había algo en el aire... otro olor... miró a su alrededor y vio a un hombre tardo en el suelo, se acercó e intentó despertarlo.

-¿Alguien sabe que ha pasado?-Dijo Jacob cuando el hombre se levantó pesadamente tocándose la cabeza.-Ese hombre... parecía un mago... creo que nos ha llevado a otro sitio...

Jacob pensó en por que lo había expulsado de allí... y se le ocurrió que tal vez ellos fuesen los causantes de la desaparición de los animales... miro todos en busca de alguna respuesta, y se fijó en que Esgal se tocaba un ala y hacia una mueca de dolor, seguramente se habría dañado cuando los llevaron allí.
Volver arriba Ir abajo
Eliezer Wusafae

avatar

Cantidad de envíos : 136
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Vie Abr 02, 2010 4:43 am

No se que habia ocurrido, quisas el golpe me habia matado, o ¿era solo una alucinación creada por mi mente que me estaba jugando una mala pasada?

No sabia bien que estaba pasando, pero me desperte en los brazos de un hombre, abri los ojos lentamente, dejando que la luz entrara a mis pupilas de a poco, quitandome el mareo y el aturdimiento producto del golpe que me propinaron los enanos de esa taberna.

Cuando recupere la sensación de mi cuerpo, me apuñalo el dolor en mi cabeza, y acto seguido el frio que empezaba a surtir efecto en mi cuerpo, me retorci asustado, me levante torpe pero rapudamente y me puse una posición defensiva, pensando que todas las personas que podia ver podrian ser un posible enemigo, me puse contra un arbol para mantenerme de pie ya que aun estaba un poco aturdido

Desde mi guantelete, se pudo ver que una luz verde que chisporroteaba pequeñas lucecillas verdes y se notaba que podia ser usado como arma, mira a todos los que me rodeaban, con una mirada agresiva y deseosa de pelear, pero que lograba ocultar un atisbo de miedo y desprotección.

-¿Quienes son?. ¿Qué esta pasando?- pregunte de forma agresiva, -RESPONDAME YA!!- , di una loca mirada a cada uno de los ahy presentes, habia un elfo, un... ¿ser alado?, el hombre que me habia despertado, y una mujer... mire un poco el paisaje, y no estaba en las faldas de la pendiente donde había caido, era un sitio diferente, no entendia que estaba pasando y mis instintos de preservacion dominaban mi ser, aunque la reaccion para alquien pudo haber sido desmedida, un poco de calma me podian relajar
Volver arriba Ir abajo
B. Aurelios_Valentine

avatar

Cantidad de envíos : 70
Localización : Entre Sombras y Dolor
Fecha de inscripción : 19/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Sáb Abr 03, 2010 5:45 am

Una larga y burlona sonrisa se fue formando en el rostro del elfo al ver la reacción del tal Jacob ante la humana, causando que se llevara la mano a la boca, tapando sus labios, para contener sus carcajadas burlonas, cerrando los ojos al segundo para inspirar profundamente calmándose

Aurelios: Ohh pero qué galán

Dijo en voz baja, comentándoselo al Icario Esgal, asegurándose de que Jacob no escuchara, queriendo bromear un poco con el desconocido al compartir el humor sarcástico.

[…]

Se disponía ya a marcharse, sin interés alguno por seguir en esa “pequeña reunión” hasta que sus oídos captaron el sonido de las pisadas causadas por caballos en la cercanía, deteniéndolo en seco inconsciente a manos de su curiosidad

Aurelios: No puedo creerlo, que acaso este sitio es histórico?

Decía ya siendo ridículo la idea de que tanta genta, al mismo tiempo, fuera al mismo lugar, un hueco en el medio del bosque donde solo había nieve y arboles, ni siquiera una reliquia o un altar. Arqueo una ceja apreciando como los nuevos visitantes discutían la razón o derechos del grupo reunido a estar ahí, trayendo dudas a su cabeza

Aurelios: Uhmm… No veo en ningún lado algo de propiedad privada, tampoco terreno de caza… Ni auras… Ni nada?

Murmuro el elfo desconectándose un segundo de la escena, hundiéndose en sus pensamientos y siendo extraído de los mismos al escuchar lo que decía el anciano. Miro extrañado al sujeto mientras movía los labios tratando de comprender, y dándose cuenta tarde de lo que en verdad era

Aurelios: Mierda...!

Dijo en voz algo alta entre dientes dando un paso para atrás, frustrándose al no darse cuenta que era un hechizo, pero sin poder hacer nada y frustrándose más al sentir su cuerpo raro. Cerro sus ojos sin lograr comprender la sensación extraña que recorrer su cuerpo, sintiendo sus músculos tensarse a medida que terminaba para abrir los ojos

Suspiro con rabia al hallarse en otro sitio, sin moverse mucho, solo erguiéndose del todo y cruzándose de brazos

Aurelios: En serio? No encontraste algo más obvio que decir?

Dijo sarcásticamente al escuchar la queja de Jacob, molesto por haber sido él mismo en ser tan estúpido como para caer en un truco tan clásico. Vio curioso como se movía, acercándose al cuerpo de alguien en el suelo, quien se paro rápido y toscamente, quedando contra un árbol mientras lanzaba gritos histéricos

Aurelios: Claro… *dijo observando la escena con disgusto* Es que causas taaanto miedo… Cálmate, acabamos de llegar…

Dijo como respuesta al que acababa de despertar, para ignorarle mientras miraba su alrededor, buscando señales de donde se podía encontrar o si siquiera era el mundo real
Volver arriba Ir abajo
Esgal
Alas atentas
avatar

Cantidad de envíos : 314
Edad : 26
Localización : Toledo
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
637/1000  (637/1000)
Coronas: 250

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Lun Abr 05, 2010 2:26 pm

Esgal contemplaba la densa capa de árboles, mirando por donde despegar. Quizás si se subía a aquel árbol alto desde la copa podría alzar el vuelo fácilmente sin que las ramas le estorbasen. Dió un leve respingo cuando un dedo le dió un toque en el hombro. Vió que era el de la armadura extraña, que le quería decir algo. Comentó la actitud de Jacob en voz baja, y Esgal esbozó una sonrisa, divertido por el mordaz ingenio del elfo.

Habrá que ir con cuidado de no caer ante sus encantos...

Para disimular un poco, se alejó con paso lento de Aurelios, camino al árbol desde donde tenía pensado partir. Fué entonces cuando escuchó un ruido extraño detrás de el. Se dió la vuelta y vió como tres hombres entraban en el claro. Miró con gesto extrañado como uno con unos ropajes muy raros comenzaba a hablar en un idioma desconocido.

¿Que demonios...? ¿otro truco infernal?

Sintió como su cuerpo era estirado y quiso gritar de dolor, pero antes de que pudiese hacerlo la sensación cesó. Se tambaleó torpemente, tratando de recobrar el equilibrio. Tropezó con una piedra oculta por la nieve, cayendo pesadamente sobre su costado derecho. Escuchó como los huesos de su ala se quejaban bajo su peso, y esta vez si gritó de dolor.
Se incorporó, quedando sentado en la nieve, y fué a abrir su ala para comprobar su estado, pero un calambre de dolor recorrió todo su esqueleto. Con el cuidado y la lentitud de un glaciar, se llevó una mano a la espalda para palpar su ala. No estaba rota, pero le dolía mucho la segunda articulación. Parecía que no iba a poder volar hasta que ese dolor remitiese.

Joder, esto duele...

Escuchó como Jacob y Aurelios cruzaban un par de palabras algo subidas de tono, pero no les prestó atención, pues su ala la ocupaba toda en ese momento. Sentado como estaba, vió como Jacob se acercaba hasta lo que el habría tomado como una roca, pero resultó ser un hombre que se puso a gritar a pleno pulmón. Estaba casi mas desorientado que ellos.

Tranquilizate, no vamos a hacerte daño. - se mordió el labio al darse cuenta que no podía hablar en nombre de todos - Yo no por lo menos...

Con mucho cuidado de no volverse a hacer daño en el ala, se fué incorporando lentamente, hasta quedar de pie. No sabía donde se encontraba, quizás donde habían estado antes había algo interesante y les habían llevado a otra zona, no lo sabía, Esgal había aprendido a temer a la magia y a rehuir a quienes la usaban.
Se acordó entonces de su compañero, y silbó buscando a Destello, con la esperanza de que este pudiese oirle. Le pareció oir la respuesta muy lejos hacia las montañas, pero no estaba seguro.
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Mar Abr 20, 2010 7:56 pm

El hombre herido se levantó y enseguida se puso a la defensiva, pensaba que querían herirle.
El hombre parecía capaz de usar magia, pues una extraña luz verde que emita chispas apareció en su mano, como si tratase de usarla como un arma. Empezó a ponerse muy nervioso y a chillar. Jacob le intentó calmar.

-¿quienes somos? Un grupo, si se le puede llamar así, pues ni nos conocemos ni vamos juntos. ¿Que está pasando? Nosotros fuimos transportados aquí, sabemos lo que tú, te encontramos hay tirado en el suelo como un trapo, parecías herido...-Dijo observando el sitio e el que l había encontrado, había una mancha roja en la nieve... al parecer si estaba herido.-Es mejor que te cures pronto

Mientras esperaba a que el hombre se calmase miró mejor su entorno. Estaba en una llanura cerca de la montaña la montaña, estaba todo cubierto de una gruesa capa de nieve. Habían algunas plantas heladas por la nieve por el resto estaba despejado. Frente a ellos tenían una enorme masa de árboles, y detrás un enorme precipicio... la única forma de salir era atravesando el bosque... otra vez... ¿que pasaba en aquella zona? era todo bosque y precipicio.

Zona:
Spoiler:
 

Tras un momento apreció el piar de una ave... miró el lugar por el que lo había oído. Tras un momento apareció el pájaro de Esgal. Había tardado mucho en llegar... debían de estar lejos de donde habían sido transportados. Al fin, tras un largo silencio, Jacob habló.

-Ese mago, obviamente-Dijo mirando a Aurelios por el comentario anterior.-Nos ha traído aquí porque no quiere a nadie allí, debe estar tramando algo... ¿Alguien viene a descubrirlo? sospecho que el s el causante de la desaparición de los animales... no permitiré que dañe la vida de este lugar...
Volver arriba Ir abajo
Eliezer Wusafae

avatar

Cantidad de envíos : 136
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Dom Mayo 09, 2010 11:32 pm

Las rápidas palabras de la gente que me rodeaba lograron calmarme… aunque fuese solo un poco, al menos los enanos se habían marchado, y parecía estar en una zona diferente a la que se encontraba hace un momento… y un fuerte dolor en la cabeza seguía siendo uno de las primeras señales de la pelea con los enanos y de la caída del icario sobre el, aunque yo desconocía este ultimo hecho.

El humano que tenia mas cerca hablo algo acerca de un mago y de proteger a la natura de la zona, nada que realmente me interesase, pero que lo que era seguro, era que la mejor forma de salir ileso de la extraña situación en la que me encontraba era sin cabida a duda alguna, mantenerme en grupo con las personas que tenia a mi alrededor.

Observe a cada uno de ellos, un elfo con una armadura con extrañas formas, dos humanos, un arquero y una guerrera montada en un caballo, un icario que tenia un halcón volando a su alrededor y yo

No éramos muchos, pero parecíamos suficientes, sin embargo, una duda me asaltaba directamente, aunque me era difícil pensar con claridad debido a los recientes golpes en mi cabeza y solo alcance a decir de forma titubeante –que esta ocurriendo… que dices sobre los animales
Volver arriba Ir abajo
Esgal
Alas atentas
avatar

Cantidad de envíos : 314
Edad : 26
Localización : Toledo
Fecha de inscripción : 05/06/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
637/1000  (637/1000)
Coronas: 250

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Vie Mayo 14, 2010 5:08 pm

Esgal suspiró. Parecía que estaba atrapado. No podía salir volando con el ala en ese estado, y tampoco quería quedarse solo, quizás les habían llevado a una zona específica para matarlos.
Se encogió de hombros, y alzó la vista al oir un chillido sobre el. Alcanzó a ver a su halcón, que se dirigía hacia el. Alzó el brazo izquierdo y esperó a que el halcón se posase sobre el. El comentario de Jacob no hizo mas que crispar el ya inestable estado de humor del icario.

Deja de decir obviedades ¿quieres?. Como si se hubiesen extinguido todos, lo mas que deseo ahora mismo es sanar mi ala para poderme ir de aqui. Seguro que fué por tus trucos de brujería por lo que aquel mago nos atacó.

Le dió la espalda, y acarició el cuello de Destello para hacer algo, tratándo de tranquilizarse. El que su ala hubiese sido dañada, le ponía de muy mal humor.

Bueno, pues vayamos tras el si es lo que quieres... no me queda otra que seguiros...

Se acercó con paso firme hasta la linde del bosque que se encontraba frente a ellos, e hizo un gesto de impaciencia para que el grupo se pusiese en marcha.
Volver arriba Ir abajo
Virago

avatar

Cantidad de envíos : 70
Fecha de inscripción : 14/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Vie Mayo 14, 2010 7:05 pm

La noche se había convertido en un cautiverio para la humana. Sólo recordaba las blancas laderas de los montes helados de Drasnia, y de súbito, la densa oscuridad del manto en que la envolvieron y amordazaron. La nieve había amortiguado los pasos de sus agresores, y el ocaso frente a ella, las sombras de estos, dando como resultado una captura favorable. No pudo siquiera desenvainar a Barduk, ya que el especio era muy reducido: Al menos la Fortuna le concedió el privilegio de poder dormir durante casi toda la noche. Su mayor sorpresa – recordaba, al tiempo que se envolvía en su capa tratando de burlar el frío – fue que, al haber sido dejada en la nieve helada del espeso bosque, no despertó, como hubiera sido lo normal. Temía haber sido hechizada de alguna forma, y trató de alejar esos pensamientos.

La capa borgoña arrastraba sobre la superficie blanca, apenas humedeciéndose por lo compacto de esta. Para protegerse con mayor eficacia se había puesto la capucha, haciéndose similar a una tea ardiente en el bosque incoloro, pues el ropaje se sumaba a su cabello rojo. No debía temer llamar la atención por allí, ya que se encontraba sola. O al menos eso creía; tan sólo llevaba caminando unos minutos desde que despertó. Sin embargo había algo que le había llamado la atención desde entonces, que era la total ausencia de sonidos. Al margen de lo inhóspito de la región, era insólito semejante silencio; ¿A dónde había ido el mundo? No esperaba presencia humana por allí, pero… Algún pájaro, al menos. Nada. Aunque pareciera un detalle sin importancia, el mundo que la rodeaba se le antojaba como poseído por un terror frío, o como un cuerpo sin alma. Le daba un aire irreal, como una pesadilla blanca e interminable, puesto que por mucho que avanzaba nunca veía el final.

En ese momento, como caído del cielo – ya que cualquier ínfimo ruido más allá de su respiración y sus pasos era un regalo bendito –, oyó una voz no muy lejos. Exaltada; parecía gritar. “¡Respóndanme ya…!”

La joven Virago aceleró el paso sobre la nieve, ignorando el vaho de su aliento por la temperatura. Debía llegar a donde quien quiera que fuese se encontraba, o si no, podría perecer en el bosque de hambre o sed con el paso de los días. Su sentido de la orientación nunca fue gran cosa, algo de lo que se lamentaba. Tan sólo necesitó caminar unos cuantos metros más hasta que las voces se hicieron discernibles: Y había varias. Semi oculta aún por la lejanía, distinguió una figura sentada y el resto de pie, entre ellos un ser alado y una mujer. Sin embargo mas tarde identificó a los restantes como un elfo, un humano… Y el que hasta hace unos instantes guardaba lugar a los pies de un árbol, también. Sin aventurarse a decir nada, y temiendo una reacción de alarma, apoyó la mano en un tronco cercano y los observó ya a no demasiada distancia, guardando un silencio prudente acorde con el del solitario bosque.
Volver arriba Ir abajo
Lussi Ross

avatar

Cantidad de envíos : 118
Fecha de inscripción : 31/07/2008

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Dom Mayo 30, 2010 9:09 pm

Después de escuchar sus palabras, espero respuesta de algunos de los allí presente, pues estaba claro que por su parte no sería la primera en hacerlo y menos sin conocerlos si quiera, tan solo hacia unos segundos que ella hacia acto de peresencia, pero tan solo observalers, sin ni siquiera una sola palabra que salieran por imprudencia por esos labios carnosos que poseia la guerrera.

Giró su cabeza para observara quien primero emitió unas palabras, bueno, si se le podía llamar palabras a una carcajada sin sentido, en una situación así, u así es como lo veía.Pero no hizo caso a dicha acción pues no merecía atención ya que no soltó ni siquiera su nombre, pero su atención se vió atraida por quien si emitió su nombre con un tono tranquilo, sumiso.

"Esgal", la guerrera apretó sus mano, comno una reaccion inconsciente, no podie contenerese.Se quedó pensativa mientras miraba con curiosidad al joven alado, cuyo aspecto era semejantes a las de un elfo,pero a diferncia de dicha raza, por tener una grandes y hermosas alas,que le permití ser su propio transporte.Por otro lado observaba su pelo de color azul cielo, que sobresalia de la capa,de color negro y que por lo general le daba un aire de misterio, lo que despertaba cierta curiosidad e interes en la guerrera, aunque eso si mantenía su compostura, firme y seria.Y esperó a que alguno mas desvelara su nombre, pero sin embargo esta fué respondida de algún modo con otra pregunta"Valla, esto parece ser el punto de reunión...Saludos, me concedería el honor de saber el porqué se encuentra por estos parajes?", Lussí no tubo de otra ,así que de forma respetuasa, inclinandose ante quien le hablaba,emitiendo la razón y su nombre,muya su pesar, pues pensaba decirlo más adelante-Vengo sigueindo a quienes.. robaron algo que me pertenece.LLevo varios días siguiendoles y me a llevado a estos parajes-hace un pausa-Disculpad mi atrevimiento, el hablaros así, mi nombre es Lussi Ross una simple guerrera que se gana la vida dando caza a quellos que irrumpan mis tierras...-dijo la joven mientras de reojo miaraba al icaro y a su caballo.

En ese momento, mientras garraba una de las riendas de su caballo, aparecieron tres hombres con sus correspondientes monturas,ecepto uno que porataba un baston y ropajes oscuros,distingueindo alguna zona morada
Solo le dío tiempoa escuchar"vosotros nada pedazo de patanes, dejádmelo a mi..." en ese momento sus ojos se cerrarón, apertaba sus manos con fuerza y sus brazos tensos intentando hacer algo, pero era imposible.Todo aquello parecía durar horas,sin embargo apenas pasaron unos segundo cuando abrió sus ojos apreció frente a los demas, su mano en el aire.Esta al darse cuenta de que su caballo habia desaparecido apretó con duerza el puño-que co**...????-dijo mirando a todos los lados-Mi caballo...-miro al resto.Apreciando así sus reacciones,todo quedó ens ilencio, a ecepción de qyuién le habló antes de lo ocurrido, rompiendo así su silencio"¿Alguien sabe que ha pasado?.Ese hombre... parecía un mago... creo que nos ha llevado a otro sitio..."

Lussi pareció relajarse y comenzó a observar su alrededor, observo a uno de los que estaban allí y que no le dió tiempo ni tan siquiera a obserbar su apriencia, auqnue la verdad al observarle, solo miró su rostro, coencidiendo cuando este emitia con mal genio,"¿Quienes son?. ¿Qué esta pasando?,RESPONDAME YA!!" .La guerrera solo suspiro, meintras se llevaba las manbos a su recogido yse soltaba sus cabellos, dejando que se colocase a doquier por su espalda,hombros y rostro, observando nuevamente al joven musculoso que llamaba de forma constante su atención.

Todos intentaban tranquilixzar a quien se habia dirigido hacia todos de forma agresiva.Quizá si estuviera sola con el mal educado acabaría callandole a puñetazos,odiaba a la gente así.

Pero tenia que volver a lo que realmente le intersaba¿ el por que, estaban todos alli?¿ y de que se trataba todo aquello?.Vovió amirar con curiosidad el lugar,hasta que denuevo aquél silencio volvió a romperse, dando así respuestala persona de tan mal genio,"¿quienes somos? Un grupo, si se le puede llamar así, pues ni nos conocemos ni vamos juntos. ¿Que está pasando? Nosotros fuimos transportados aquí, sabemos lo que tú, te encontramos hay tirado en el suelo como un trapo, parecías herido...".Lussi le seguía observando pensado para si, que sería de patanes atacar a una persona que se encontraba mal herida en el suelo, pero de primeras hubiese actuado a puños.Esta se quedó parada observando sin decir nada por un rato-Tal y como a dicho el joven, sabemos los mismo que tu....Pero rte adviero controlar vuestro genio por que no cabareis bien si continuais así-dijo con tono dulce, pero sin hacer notar dudas en el tono.


"Ese mago, obviamente,nos ha traído aquí porque no quiere a nadie allí, debe estar tramando algo... ¿Alguien viene a descubrirlo? sospecho que el s el causante de la desaparición de los animales... no permitiré que dañe la vida de este lugar...".Lussi miró extrañada al joven muchacho-Yo iré con vos.. necesito llegar al fondo del asunto y ver si todo esto me lleva a quien robó mi objeto...-dijo mirandole acercandose al chico, mirando al resto por si se aventuraban.

Pero solo salían comentarios que no respondían a ellos, escuchando en que forma se dirigía al icaro al mucho,"Deja de decir obviedades ¿quieres?. Como si se hubiesen extinguido todos, lo mas que deseo ahora mismo es sanar mi ala para poderme ir de aqui. Seguro que fué por tus trucos de brujería por lo que aquel mago nos atacó."

A pesar de su queja, decidió seguirles,Lussi le miraba con curiosidad-Todos, u eso creo tenemos inetncion de salir de este lugar para retomar lo que pretendiamos, pero va a ser dificcil lograrlo si os poneis así-añadió mientras se percataba de que solo llevaba consigo sus espada y sus dagas.No le dió importancia pues su manejo de espada era perfecto.
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Lun Mayo 31, 2010 9:31 pm

Jacob escuchó mas pisadas... alguien llegó, aunque se quedó entre los árboles. Jacob, sin darle importancia se centró en los demás. Sobre todo en Esgal.
Con la sangra hirviendo, y lleno de ira se acercó al icario.

-¿Brujería? Te equivocas... yo carezco del don de la magia, mis antepasados renunciaron a ese poder a cambio de poder fundirnos con la naturaleza, y estoy orgulloso de ello, prefiero ser un garou a un mago o un icario...-Dijo apretando su puno intentando no perder los estribos.

Pero las cosas empezaron a complicarse. El elfo empezó a ponerse excesivamente desagradable.

-Aurelios: Estúpido, arriesgas tu vida por unos insignificantes animales... Eres patético...

En ese momento Jacob no pudo contenerse y asestó un tremendo puñetazo en la cara al elfo.

-¡Largo! ¡Fuera de aquí o te mataré!-Dijo Jacob, mostrando su dentadura como si fuese un lobo.

El elfo, con la mano en la cara intentando aliviar el dolor del tremendo puñetazo corrió lejos del bosque huyendo del grupo.
Jacob se puso el carcaj a l espalda y se colgó el arco, sin esperar a nadie empezó a caminar... no quería enfadarse mas por temor a lo que pudiese pasar.
Se adentraron un poco en el bosque, cuando derepente un chirrido metálico seguido de un flash verde azulado apareció ante ellos. Tras ese extraño suceso el pájaro de Esgal empezó a ponerse nervioso y, sin hacer caso a su amo voló bosque adentro.
Jacob rápidamente empezó a correr tras el, pensando que tal vez les llevase hasta donde estaban los demás animales...
Volver arriba Ir abajo
Eliezer Wusafae

avatar

Cantidad de envíos : 136
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   Miér Jun 09, 2010 5:59 am

Me iba recuperando rápidamente del golpe que me habían dado los enanos aunque los efectos del aturdimiento quizás me durasen por un rato, y bueno, empezaba a entrar en conciencia, mire a mi alrededor, y vi como el Humano, consumido por la furia, le daba un golpe al elfo de la armadura y este salio corriendo despavorido hacia el bosque, me recordó un poco a lo que hice yo con los enanos de la taberna.

No entendía que estaba pasando, y al parecer nadie a mi alrededor tampoco lo hacia, pero de entre mis pocas opciones, si es que tenia otra, era mantenerme cerca del grupo, y colaborar en lo que pudiera, el humano se cargo el carcaj a la espalda y empezó a avanzar, sin decir nada, y en su expresión molesta se podía notar que intentaba calmarse, lo seguí.

Trate de identificar bien a los que nos acompañaban, pero mi cerebro aun no trabajaba bien debido al impacto, y empezaba a preocuparme por mi salud, levante la cabeza y se dejo escuchar un fuerte sonido metálico, seguido de un relampagueante y fugaz fulgor de luz de tono verde azulado, extreme precauciones, y afirmándome todo lo que podía de mi bastón, me prepare a todo, mi guantelete esta listo para todo, y por desgracia, en el rubí del dorso de la mano, se empezaba a tornar azulado, señal de que tenia miedo.

me mantuve cerca del grupo, escudriñando con mi mirada los alrededores.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Caminando entre la nieve   

Volver arriba Ir abajo
 
Caminando entre la nieve
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Caminando Entre Fantasía [Élite]
» Caminando entre la multitud
» Caminando entre clases [Hikari Aizawa]
» [Evento: La pesadilla más oscura] Susurros entre la nieve.
» Locuras entre amigos (2)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Montes helados-
Cambiar a: