FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Altercados [privada]

Ir abajo 
AutorMensaje
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Altercados [privada]   Sáb Mar 27, 2010 2:28 am

Las botas de Arys por fin abandonaron la dura piedra y se plantaron sobre la reseca tierra de la estepa, levantando una pequeña nube de polvo que se alzó un palmo del suelo y comenzó a descender hacia este, en pequeñas espirales descendentes. Tras varios dias viajando por aquellas infernales y escarpadas montañas, por fin conseguía visualizar la estepa. La impresionante llanura que se extendía ante su visión era tan vasta que las cordilleras que la delimitaban en el otro extremo se desdibujaban hasta parecer una plomiza niebla arrastrada por el viento.

Suspiró, y miró a uno y otro lado, buscando algo de interes aparte de hierba, hierba reseca, hierba y mas hierba. A la derecha solo pudo distinguir mas extensiones herbáceas hasta donde la vista alcanza, y a mano izquierda, había una impresionante formación rocosa que tras estudiar con mas detenimiento, apreció que era una impresionante ciudadela literalmente encajada en la roca. Si se daba prisa llegaría a la ciudad antes del atardecer, y podría curiosear por el mercado antes de que cerrasen los puestos.

Echó a andar con buen ritmo, en dirección a la ciudad, tropezando ocasionalmente con alguna piedra oculta por la hierba, que le llegaba hasta la mitad de las pantorillas. Comenzaba a distinguir algunos detalles de la pétrea muralla, como alguna almena, y algunos puntitos que entraban y salían de la puerta. Apreció entonces una tienda de campaña a lo lejos, con dos caballos atados a una estaca cerca de la entrada. Sentado en la puerta tratando de encender un fuego, había un hombre joven con el ceño fruncido. Cuando la vió, dejó caer las yescas, se puso de pie, y dió una voz.

Sin saber muy bien que hacer, Arys observó como un hombre algo mas mayor, que lucía una grasienta barba salía de la tienda, y rápidamente ambos hombres subían en los fibrosos animales, saliendo prestos cabalgando hacia la muchacha, espoleando salvajemente a sus monturas. Llegaron hasta ella, y desmontaron. Sin muchos miramientos, el barbas dió un golpe fuerte en el estómago, que la hizo doblarse de dolor. El joven, mientras tanto, la rodeó, cogiéndola de los brazos, y la dejó inmovilizada, retorciéndola el brazo tan bestialmente que las lágrimas de dolor acudieron a los ojos de la joven, que cerró los ojos para que no la viesen. Escuchó hablar a uno de ellos, intuyó que era el viejo por la cascada voz que resonaba en su oido.

Vamos a ver que llevas encima monada... y quizás luego... podamos ver que hacemos con esa hermosa figura que tienes.

El cuerpo de Arys se estremeció cuando unas rudas manos comenzaron a palpar cada rincón de el buscando objetos de valor, quizás entreteniéndose demasiado en ciertas zonas de su cuerpo. Estaba sola... no tenía ayuda. No quería morir a manos de dos garrulos cualquiera que solamente buscaban algo de valor y entretenimiento
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Sáb Mar 27, 2010 11:40 pm

Un pájaro volaba tranquilamente... aleteaba para subir y después planeaba... de pronto el pájaro calló, ensartado por una certera flecha.
Jacob recogió el pájaro, y extrajo la flecha, su puntería seguía siendo extraordinaria. Desplumó el ave y la cocinó al fuego de una hoguera, esa seria su comida.
Tras esa pequeña comida recogió sus cosas y continuó su viaje, esperaba llegar a alguna ciudad antes de que anocheciese.
Tras una larga caminata Jacob atisbó un borrón en el horizonte... su vista era penosa, y además estaba anocheciendo, con lo cual no distinguía muy bien que era.
Continuó el camino, y entonces escuchó un ruido de unos cascos de caballo y tras de ellos un repugnante olor a sudor, suciedad y putrefacción, ese olor fue para Jacob como un puñetazo en la cara, su sensibilidad era muchísimo mas grande que la de los humanos. Vio a unos metros la fuente de aquel olor, eran unos hombres, los cuales, no parecían limpios precisamente...

Entonces pararon y bajaron, y se percató de que había una tercera figura, una chica al parecer, uno de los hombres le golpeó, y el otro se colocó a su espalda y le sujetó. A Jacob le empezó a recorrer el cuerpo una ola de calor... era la sensación de ira que se extendía... sabia lo que se disponían a hacer aquellos hombres... era repugnante, y... ¡No lo permitiría mientras el estuviese presente!
Cogió su arco y colocó una flecha en el, lo tensó, apuntó al la espalda del joven y... disparó, la flecha zumbó en el aire, y penetró certeramente entre unas costitas, este por el dolor soltó a la chica. Jacob de enormes reflejos dejó el arco y tomó su forma de lobo. Corrió a toda velocidad y saltó sobre el otro hombre.
Pero el joven no estaba dispuesto a detenerse, se sacó la flecha dolorosamente y saltó sobre Jacob el cual empezó a agitarse para librarse de el, pero el muchacho se agarraba fuerte y empezaba a propinarle patadas y puñetazos.
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Lun Mar 29, 2010 2:53 pm

Arys estaba con los ojos cerrados, odiaba encontrarse indefensa, y en esa situación, estaba mas que indefensa. Estaba a punto de morir a manos de dos garrulos que no buscaban nada en concreto. Sintió que aquel que la sujetaba se convulsionaba, y la soltó. Sin perder tiempo, echó a correr en la primera dirección que se le ocurrió. El barbas se le interpuso, pero la muchacha extendió ambas manos hacia su cara, pronunció una palabra y una fuerte ráfaga de viento surgió de sus palmas abiertas, tirándo al barbas y a la joven cada uno hacia una dirección.

El barbas aterrizó de espaldas, y Arys, que estaba acostumbrada a el retroceso de aquel hechizo, cayó de rodillas, y se levantó como pudo y echó a correr hacia la tienda de campaña de los hombres, con suerte allí habría algo para librarse de ellos. Escuchó un enorme rugido, y frenó su carrera, levantando una pequeña nubecilla de polvo y haciendo que varias piedrecitas emprendiesen el vuelo. Entonces se dió la vuelta. Se le encogió el corazón de terror al ver a un enorme lobo, del tamaño de un caballo, abalanzarse sobre el barbas.

Temiendo por su vida, redobló sus esfuerzos por llegar a la tienda de campaña lo más rápido que pudo, con la vaga esperanza de poderse esconder antes de que el lobo destrozase a aquellos dos desgraciados y fuese a por ella. Siguió corriendo, y comenzó a cansarse. Se animó a darse la vuelta, y vió como el joven, a pesar de estarse desangrando, se soltaba del enorme lobo y desenfundaba un pesado sable de su cinturón. Se mordió el labio indecisa...

Ese lobo era una bestia enorme que haría que hasta el corazón del mas valiente se hubiese encogido de terror, pero de forma indirecta la había salvado la vida. Pero nada le garantizaba a la muchacha que tras destrozar a aquellos hombres no fuese a hacer lo propio con ella.
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Mar Mar 30, 2010 10:16 pm

La joven escapó en cuanto pudo... como no... el la salvaba y ella escapaba vilmente... aunque claro, el era un lobo enorme ¿quien no correría?... El hombre que se le subió encima sacó un sable, Jacob pensó que ya era el fin... no... aun no... ¡no podía morir aún! lanzó al aire un aullido capaz de helar la sangre de cualquier ser, lleno de ira se sacudió fuertemente haciendo que el hombre saliera disparado y se golpease fuertemente con un árbol. Aprovechó ese momento para fajarse en el viejo, estaba asustado bajo el, le gruñó e inmediatamente abrió sus fauces para cerrarlas sobre su cuello, el hombre intentó lanzar un grito, pero fue sofocado cuando los dientes de Jacob entraron a través de su piel, alzó los ojos hacia el otro hombre, estaba asustado al ver como su compañero había muerto, y la mirada de Jacob no era relajante precisamente, sus ojos expresaban furia, su cara llena de la sangre que salía del cuerpo del hombre muerto daban a Jacob un aspecto aterrador que aumentaba si se miraban los afilados dientes que poseía, que, aunque eran de un color blanco estaban tintados de rojo por la sangre.

Jacob dio un paso, luego otro, sin apartar la mirada del muchacho, sin dejar de gruñir... había intentado matarle... había atacado a la humana... no se merecía la vida, por lo menos si estaba en manos, o en zarpas, mejor dicho, de Jacob. El hombre empezaba a temer por su vida... y colocó el sable por delante, intentando defenderse, pero un trozo de metal no conseguiría que Jacob se amedrentara. Quien sabe de donde, el muchacho sacó fuerzas de la flaqueza y se lanzó contra Jacob, Haciéndole un corte en la pata, Jacob aulló de dolor y cayó al suelo. El hombre, sorprendido del efecto de su golpe sonrió y se acercó a la cabeza de Jacob alzando el sable para dar el golpe final.
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Dom Abr 04, 2010 4:12 pm

Arys miró horrorizada como el barbas sucumbía a las feroces dentelladas del enorme lobo. Comenzó a correr como pudo hacia el lobo, con intención de ayudarle. Mientras se acercaba, vió como el joven, lívido ya por la enorme pérdida de sangre, conseguía hacerle un corte en la pata al lobo, que caía al suelo durante el tiempo suficiente para permitirle al nómada alzar su sable. Posiblemente sería su último movimiento antes de caer al suelo y terminar de morir.

Se paró a unos metros del hombre, que no la veía, concentrado como estaba. Arys sacó su daga del cinturón, y, rezando a todo lo que se le ocurría, pues nunca había sido muy buena lanzando cosas, lanzó el cuchillo con todas sus fuerzas hacia el nómada. La daga voló con una precisión digna de ser escrita por un novelista pésimo hasta el hombre, pero perdió fuerzas y se clavó en una de sus piernas. El reflejo del hombre fué llevarse la mano hacia la daga, soltándo el sable, que cayó con un ruido amortiguado sobre la abrasada hierba que poblaba la estepa. Cayó de rodillas, y miró hacia Arys, que se había acercado hacia el, con su espada desenfundada.

Le clavó su arma con todas sus fuerzas en el pecho. La espada no llegó a atravesar la caja torácica del hombre, pero aquello fué demasiado para el, y cayó al suelo, derrotado y moribundo.

Satisfecha por su triunfo, Arys había olvidado al lobo por unos instantes, de modo que dió un pequeño salto, asustada, cuando se dió la vuelta y le vió ahi tendido en el suelo. No gruñía ni enseñaba los dientes como la mayoría de los animales al estar heridos, pero el miedo que atenazaba el corazón de la muchacha hizo que aquel detalle se le pasase por alto. Dejó caer la espada al suelo, y alzó las manos en una actitud que pretendía ser de calmar al animal.

Tranquilo... no te haré daño...
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Mar Abr 20, 2010 8:14 pm

Jacob cerró los ojos, era el fin, su vida acabaría allí, y todo por ayudar a una humana cobarde... Esperó a que su cuello se encontrase con el frío filo del sable. Pero no llegó, giró la cabeza y vio como la humana había regresado, y había clavado su estoque en el pecho, No había producido daños, pero el golpe hizo que el hombre cayese al suelo casi muerto. Antes de que se repusiese, sacó fuerzas de flaqueza y rebanó el cuello del hombre de un certero zarpazo. Tras aquello cayó al suelo sin energías para nada. Entonces la muchacha se le acercó. No parecía querer dañarle, aunque Jacob no sabia si confiar, aunque no tenia fuerzas ni para defenderse.

-Co... cobarde...-Dijo aun transformado antes de caer inconsciente.

El golpe del sable no era lo que le había provocado aquello, hacia tiempo que no hacia un esfuerzo como aquel, y combinado con el dolor y que pensaba que iba a morir había dejado a Jacob sin fuerzas... Tras un rato despertó, la muchacha seguía a su lado, aunque parecía estar distraída con algo. Jacob se levantó pesadamente y miró su pata, estaba regenerándose. Para evitar gastar mas energías se destransformó, volviendo a su aspecto humano, miró los cadáveres, habían tintado la tierra de rojo con su sangre, después observó su ropa, que estaba echa unos zorros.
Se acercó a un pequeño manantial del que brotaba agua y le limpió la cara, que estaba llena de sangre, la cual empezaba a secarse y ser muy incomoda.
Después miró a la muchacha.

-¿Por que regresaste? ¿Y por que te quedaste?-Le dijo rápidamente
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Sáb Mayo 15, 2010 6:27 pm

El lobo la miró, y Arys se quedó parada, algo inquieta, y percibió que sus ojos no eran como los de una bestia... transmitían una inteligencia que los animales salvajes no tenían. Dió un saltito cuando le escuchó hablar. ¿Acaso era un mago, como ella? Había estudiado hechizos para adaptar formas de animales... ¿sería eso?.

¿Cobarde? Oye, deja que te diga que...

Se paró cuando el lobo se derrumbó sobre su peso. Vaya... parecía que estaba cansado.
Se le pasó por la cabeza irse de ahí, pero la curiosidad sobre aquel sujeto pudo sobre su sentido común, y se quedó ahí. Paseó un poco por la zona, y aprovechó para limpiar su espada en los ropajes de uno de los nómadas como pudo. Dado que no consiguió demasiados resultados, se valió de un pequeño riachuelo que pasaba por ahí. Tras devolverla su brillo original, la guardó en su vaina.

El lobo todavía no se había despertado, de modo que se sentó cerca de el. Se fijó entonces en que la herida que le había hecho el nómada estaba sangrando. Rápidamente, fué hacia uno de los nómadas, y con ayuda de su cuchillo (no tenía fuerza para arrancar un trozo de un tirón) cortó varias tiras de tela.
Fué de nuevo hasta el lobo, y le improvisó un vendaje apretado sobre la herida, para ayudar a que parase la hemorragia. Parecía que empezaba a volver en sí...

Se apartó de el, para que pudiese levantarse, y vió como su cuerpo comenzó a transformarse en el de un muchacho. Arys quiso decir algo cuando vió que el vendaje se había caido, pero le dejó hacer.
Se aproximó al riachuelo donde ella había limpiado su espada, y se limpió la cara. Luego la miró, y ella apartó la vista, algo ruborizada. Los ropajes hechos jirones del muchacho... revelaban mas de lo que ella quería ver. Luego, la acusó de cobarde. Arys contestó con voz temblorosa.

Pe... perdona por haberme ido pero esque... tenía miedo...
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Sáb Mayo 15, 2010 9:11 pm

A Jacob no le sorprendió la respuesta de la humana, conocía que los humanos eran así... El miedo solía vencerles... lo que no explicaba es por que regresó... era algo que no se había esperado... podría haber escapado y haberse librado de los hombres... pero regresó, aun poniendo en riesgo su propia vida...

-Comprendo que el temor te hiciese escapar... pero ¿que te izo regresar?-Preguntó Jacob mirándola desconcertado.

Entonces se fijó en una de sus manos... tenia una venda caída... ¿se la había puesto la humana? Estaba empezando a asombrarse... no era normal... Jacob se dio media vuelta, dispuesto a marcharse, pero, justo al ir a dar un paso... un dibujo llegó a su mente... miró a su hombro derecho, donde tenia ese símbolo grabado... Y su significado... Eso se lo impedía... Jacob de nuevo dio media vuelta y miró sonriente a la humana.

-¿A donde te diriges?-Dijo, y entonces recordó que no se habían presentado, y seria una falta e educación por su parte no presentarse.-Me llamo Jacob ¿y tu?

Tras las presentaciones Jacob se transformó en lobo, y le hizo una señal de que se subiese en el.
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Sáb Mayo 29, 2010 7:51 pm

Arys se retorcía nerviosamente un trozo de vestido. No quería mirarle a los ojos, se sentía cobarde, y arrepentida de haberle dejado a su suerte. Le preguntó que por que había regresado. Aquella pregunta cogió a Arys con la guardia baja, que no supo que contestar. Escuchó a Ciruela dar un debil chillido desde su mochila, molesto por el revuelo de antes

Pues volví por que... yo... no se, tu me salvaste, creí conveniente devolverte el favor ¿no?

Arys decidió callarse que había vuelto para evitar que el superviviente fuese luego a por ella. Asi su acción quedaría mas heróica. Viajar sola por la estepa no había parecido muy buena idea, y aquel chico sería un aliado poderoso. Se descolgó la mochila y se la llevó hacia alante, para verificar que todo lo que había dentro estaba bien. Ciruela chilló al recibir de pleno la luz del sol en su cara. Bueno, estaba todo en orden. Cerró la mochila y se la volvió a echar al hombro.

El chico parecía que se iba a ir de nuevo por su propio camino, y Arys se dió cuenta de que no tenía el cuchillo en el cinturón. Miró a todos lados en su busca, y recordó que lo había dejado junto al nómada del que había cogido varias telas para hacer el vendaje. Se ve que con las prisas se olvidó de guardarle de nuevo. Se agachó para recogerle, y escuchó una leve exclamación de sorpresa a su espalda. De pronto el chico pareció mostrar un súbito interés por ella. Se dió la vuelta para encararle, algo turbada.

Arys... mi nombre es Arys... y me dirijo hacia la ciudad de los nómadas, en busca de compañeros de aventura, viajar sola parece ser que no fué una idea demasiado brillante. ¿Me acompañarás hasta ahí?

El chico se transformó en lobo otra vez. Fácilmente podría ser usado de montura, y Arys se sorprendió de la sincronía de su pensamiento cuando Jacob le hizo una seña para que subiese. Antes de subir, le reajustó el vendaje a la pata. Luego se subió, a el, agradeciéndole que se tumbase para facilitarle la tarea. Se situó en el lomo del animal, tras sus patas delanteras, sentada a horcajadas.
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Lun Mayo 31, 2010 10:01 pm

Jacob miró a Arys arqueando una ceja, la respuesta que le había dad no le terminaba de convencer, en absoluto, pero no podía quejarse, por lo menos había regresado.

-Pues tampoco estabas obligada...-Dijo Jacob mirando hacia otro lado.

Le dijo su nombre, Arys, un precioso nombre... y se dirigía a la ciudad de los nómadas, perfecto, el también iba hacia allí, aunque no buscaba compañero, simplemente era otra parada en su lago viaje, y con suerte algo interesante que hacer.

-Compañeros... ¿Acompañarte? Claro, es mas, haré algo mejor, te llevaré


El cuerpo de Jacob empezó agrandarse, su piel empezó a cubrirse de un denso pelaje marrón rojizo, sus brazos y piernas se agrandaron y sus manos y pies se convirtieron en patas, sus uñas endurecieron y engrosaron formando garras.
Poco a poco su rostro se alargó, y sus oídos desaparecieron, reapareciendo convertidos en orejas en su cabeza. Una fusión entre su boca y su nariz mientras su rostro crecía dio paso a un hocico, y sus dientes crecieron. En la parte trasera de su cuerpo una cola creció, terminando la transformación del joven, y haciéndole una señal para que montase Jacob e agachó.
Cuando Arys montó en el sonrió y se preparó para empezar con la carrera.

-Jeje... Agárrate fuerte...-Dijo entre risas, y sin esperar a comprobar si se había agarrado bien empezó a correr en dirección a la ciudad.

Su velocidad en aquella forma era comparable a la de un caballo, y su resistencia enorme, seguramente llegarían a la ciudad en poco.
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Dom Ago 01, 2010 8:03 pm

Arys no se esperaba que el lobo arrancase a correr con tal aceleración, y gritó cuando estubo a punto de resbalar y caerse de su lomo, pero echó cuerpo a tierra (o mas bien dicho, cuerpo a lobo) y se consiguió agarrar a sus gruesos pelos con las dos manos.
La muchacha no sabía cuanto habían estado... ¿cabalgando? por la llanura, pero cuando divisaron la ciudadela, los ojos le picaban de las ráfagas de viento, y tenía el cuerpo acalambrado de haber estado tanto tiempo aferrada al lomo del cánido.

Creo que deberías volver a hacerte humano... llamarás demasiado la atención si vas así

Se bajó del lobo mientras este volvía a su forma antropomórfica, y se quedó quieta en el sitio unos segundos hasta que sus extremidades respondieron. Miró al muchacho de forma desaprobadora, vestido con lo que quedaba de su ropa, parecía un mendigo, pero habría que aguantarse.
Echaron a andar hacia las murallas de la ciudad, o mas bien, hacia la montaña donde estaba incrustada la ciudad. Mientras se apresuraban para llegar, pues el sol iba descendiendo hacia el horizonte, la muchacha miraba de vez en cuando a Jacob

Oye... creo que cuando amanezca iremos al mercado y te compraré algo de ropa... estás lamentable con esos harapos. ¡Y no me des las gracias!

Entraron cuando los guardias se estaban preparando para cerrar el portón que bloqueaba la brecha en la montaña por la que se accedía a la ciudad. Arys tomó de la muñeca a el chico, para sacarle de la calle principal, que estaba abarrotada de gente y de ojos curiosos, y se le llevó por una desviación, algo mas tranquila. Llegaron a una pequeña plazoleta con una fuente. Mientras Jacob pedía indicaciones a unos ancianos que estaban sentados a las puertas de sus moradas, Arys se refrescó con el agua de la fuente, y rellenó la cantimplora.

Se pusieron en marcha a la posada "La olla de diamante". Ninguno de los dos se percató que unos ojos felinos los observaban desde un oscuro rincón...
Llegaron a la posada cuando el último vestigio de luz en el cielo había desaparecido, y Arys se encargó de pagarlo todo, pues el chico apenas llevaba nada. La muchacha gruñó un "no es nada" cuando Jacob le dió las gracias, y se fué con la chiquilla que les mostraría su habitación.

Lo primero que hizo fué liberar a Ciruela de su mochila, y le acercó a la ventana, que abrió para que el animalillo pudiese salir a cazar. Luego se sentó en una de las dos camas, mirando a Jacob inquisitivamente

Oye, me lo he tenido callado hasta ahora pero... ¿como haces eso de convertirte en lobo? ¿eres un mago?
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Dom Ago 01, 2010 10:33 pm

Sintió a la chica resbalar de su lomo al dar el acelerón, pero cuando pesó en parar notó que se agarró fuertemente a su pelaje, con una sonrisa mantuvo la velocidad y continuó corriendo, mientras veía la ciudad acercarse lentamente.
Cuando ya estaban bastante cerca escuchó la voz de Arys sugiriéndole que se transformarse en humano para llamar menos la atención, sugerencia que Jacob aceptó rápidamente. Fue frenando, hasta detenerse, y esperó que Arys se bajase, una vez lo hizo comenzó a tomar su forma humana, su ropa ahora estaba aun peor... aunque costara creerlo.

-¿Las gracias? tranquila... no lo haré...-Dijo Jacob con una sonrisilla.

Jacob y Arys entraron en la ciudad casi cuando la noche ya había caído, y caminaron rápidamente entre la gente y las calles.
Hasa llegar a una plaza con una fuente, el pidió indicaciones a un par de ancianos de donde podrían encontrar una posada donde pasar la noche, y les indicó el camino a una osada llamada "la orilla de diamanta"
Pusieron rumbo a ella rápidamente, y llegaron justo al caer la noche, al acercarse Jacob empezó a sentir la cantidad de apestosos olores que de ella salían, y al entrar estos se intensificaron a gran velocidad... fue como si Jacob recibiese un puñetazo en la nariz.

Jacob entró y siguió a Arys, la cual pagó la posada, Jacob intentaba respirar lo mas mínimo pues sentía aquel aire toxico e irrespirable, no entendía como los demás podían pasar tanto tiempo en un lugar así.
Subieron unas escaleras y entraron en su habitación, allí el olor era mucho menos intenso, y pudo respirar tranquilo, Mientras ella sacaba a un murciélago de su bolsa-supuso que se trataba de su mascota- Jacob dejó su arco y sus otras cosas al lado de una cama, y se sentó en la que quedo libre.
Entonces la chica le hizo una pregunta.

-No me molesta que e lo preguntes, tranquila... pues es sencillo, es mi don... soy un garou... un hijo de Gaia, el don de nuestra raza es convertirnos en lobos y fundirnos con la naturaleza... aunque soy el único que toma ese tamaño-Dijo Jacob con una sonrisa.-Los humanos soléis llamarnos... licántropos u hombres lobo... que originalidad...

Cuando pronuncio aquellas ultimas palabras la sonrisa se le borro y tomó una faz mas seria... esa palabra era muy odiada entre su raza, ellos preferían la palabra garou.
Jacob se tumbó en la cama y miró hacia arriba... era extraño... los humanos no eran la mejor raza, ni por asomo... se giró y miró a Arys, sonriéndole... pero ella... era diferente... pero no sabia exactamente que…
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Dom Oct 10, 2010 7:04 pm

Arys no pudo evitar hacer una mueca cuando escuchó "hombre lobo", pero trató de disimularlo. Cuando el chico fué a atender sus pertenencias, tragó saliva, y desvió la mirada. ¿Un hombre lobo? La muchacha no pudo evitar temblar al recordar todas las historias que se contaban sobre ellos. Pero ese en particular no parecía malvado... es mas, le había salvado la vida... Bueno, en el peor de los casos, podría despedirse de el mas tarde... ahora necesitaba dormir.

Bueno, como sea, no hay tiempo para charlas... tengo sueño y me voy a ir a dormir... ¡y ni se te ocurra mirar, que me voy a desvestir!

Normalmente no se le habría ocurrido quitarse el vestido, y menos en presencia de un extraño, pero había algo en el que la tranquilizaba. Esperó pacientemente a que el chico se acostase y se diese la vuelta, o al menos fingiese hacerlo, y fué dejando sus pertenencias al lado de su cama, quitándose por último el vestido, quedando únicamente con una burda camisa de lino, y una suave prenda de ropa interior. Se dirigió a paso rápido a su cama, y se cubrió rápidamente con la manta, aunque esta era algo fina.

Ya puedes mirar, pero mejor no lo hagas...

[...]

El gélido aire que se colaba por la ventana hizo que la muchacha se despertase, tiritando de frío en plena noche. Se levantó de su cama, y un escalofrío la recorrió cuando puso el pie en el suelo. Se aproximó con paso presto hacia la ventana, y tras comprobar que su murciélago pendía de una viga del techo, la cerró, y el aire dejó de entrar, pero seguía haciendo frío. Dirigió una mirada a su cama, y luego a jacob, que dormía plácidamente en la suya. Se mordió el labio. Una idea absurda cruzó por su mente, pero tenía que hacer algo o se congelaría.
Quitó la manta de su cama, y la echó sobre la cama del chico. Timidamente se fué metiendo en el lecho de Jacob, con cuidado de no despertarle, y quedaron los dos espalda con espalda. La chica seguía temblando de frío.

No se si estarás despierto... pero como se te ocurra tocarme o darte la vuelta, estás muerto.

Envuelta en la cálida aura que emanaba de Jacob, no la costó quedarse dormida de nuevo...

[...]

Se despertó abrazada al muchacho. Pasados dos segundos se había levantado, alarmada, y mirándole incrédula. Se miró a si misma, como buscando alguna prueba acusatoria de lo que hubiese podido pasar, y luego se vistió presurosamente, dirigiendo miradas furtivas a Jacob.
Se puso en pie sobre su camaa, y recogió con cuidado a Ciruela, para guardarle de nuevo en la bolsa, haciendo caso omiso de sus chillidos de protesta. Luego carraspeó, y se acercó a Jacob, moviéndole para despertarle

¡Eh tu! ¡Vamos arriba, hay que moverse!

Mientras se desperezaba, recogió el resto de sus pertenencias, y cuando se terminó de ajustar el cinturón, se acercó a el con los brazos en jarras, moviendo el pie con gesto impaciente. Mientras fingía estar enfadada, recordaba lo ocurrido por la noche... y deseaba que el garou no se hubiese despertado en ningún momento
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Dom Oct 10, 2010 8:07 pm

Cuando la muchacha dijo que se iba a desvestir Jacob se sonrojó un poco, y se dio la vuelta en la cama, el rubor apenas se notó debido a su bronceada piel. Esperó, mirando la pared, y la sombra de la muchacha que se proyectaba en ella, surgida de la luz de la luna que entraba por la ventana, fortuitamente, de una luz blanca. La chica le avisó de que podía mirar, pero Jack prefirió quedarse como estaba, sin darse la vuelta. Empezó a pensar en lo sucedido aquel día, y en el día siguiente, las cosas que podían pasar eran... infinitas, la vida siempre depara muchas sorpresas que solo los dioses saben como acabarán.

-Que duermas bien

[...]

No podía dormirme, y el tiempo pasaba, aunque su cerebro clamase sueño no conseguía conciliarlo, de repente, estando absorto en sus recuerdos, notó una manta cayendo sobre el, se tensó un momento, temiendo que algo se hubiese colado, pero cuando sintió el aroma de Arys, sonrió y se calmó cerrando los ojos, mientras esta se tumbaba a su lado, buscando el calor del lobo.
Su sonrisa mostraba la picardía del joven, que por suerte, Arys no pudo ver.
La noche avanzó, y Jacob seguía sin poder dormir, sentía a la chica durmiendo a su lado, su respiración lenta y pausada, y el rítmico sonido del latir de su corazón resonando junto al suyo en el silencio de la habitación.
Notó entonces una mano de Arys rodeando sus caderas, y Jacob retomó aquella picara sonrisa, el olor de la chica era casi hipnótico, y sintiendo su brazo en el costado, y el calor que emanaba aquel delicado brazo de blanca piel, acabó por cerrar los ojos y dormirse, cayendo al fin al mundo de los sueños.

[...]

Una leve sacudida le sacó de sus sueños, y Jacke se incorporó, bostezando un poco, y frotándose los ojos.
Se levantó y tomó sus cosas, a paso lento y calmado, mientras oía el golpeteo del pie de la joven con una sonrisa de diversión en los labios, parecía divertirle el hacer enfadar un poco a la joven.
Tras colocarse todo se acercó a la chica, colgándose el arco a la espalda, deseando que no persistiese la peste de la planta baja del local.

-¿Y bien señora? ¿seguimos con el plan y nos dirigimos al mercado? ¿o acaso en esta noche se le ocurrió un destino mejor?

Sentía el deseo de comentarle lo del abrazo pero prefería no enfrentarse a la ira de la mujer.
Miró la manta que había en el suelo, cerca de la cama donde habían dormido, aquella manta que correspondía a la cama de Arys, donde no había manta alguna, y se le ocurrió que decir.

-Valla... debió ser una noche calurosa si lanzaste la manta tan lejos...-Dijo el lupino dándose la vuelta y sonriendo maliciosamente para que la chica no se percatase.-¿Nos vamos?
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Miér Oct 13, 2010 11:24 pm

¿Como que "seguimos el plan"? -la chica se acercó con aire hostil a jacob, y le golpeó con el dedo en el pecho- No hay un "seguimos", no hay un plan, solamente te compraré una camisa en el mercado y me iré siguiendo mi propio camino.

Se dió la vuelta, enfadada, sentándose en la cama. Se descolgó la bolsa del hombro, y jugueteó con Ciruela, tratando de disimular el rubor que se había formado en sus mejillas inexplicablemente. Cuando Jacob estaba a punto, se levantó, y se dirigió a la puerta. Cuando la estaba abriendo, escuchó su comentario, y se detuvo en seco. Se dió la vuelta rápidamente para mirarle, pero el chico se había dado la vuelta, fingiendo coger algo.

¡No seas estúpido! La he usado para golpearte y despertarte, no quisera tocar tu inmunda piel. Y no se hable mas y vámonos

Salió por la puerta sin esperar al chico, y tras dar los buenos días a los taberneros, atravesó el umbral de la salida que daba a la calle. En comparación a cuando la había visto al atardecer, la ciudad era ahora mismo un hervidero de actividad impresionante, tanto que en algunos lugares casi había que empujar a la multitud para abrise paso.
Tomó de la mano a Jacob, pero se la soltó de inmediato para agarrarle de la muñeca, sin demasiadas ceremonias, y tironeó de el por las calles de la ciudad hasta llegar a la plazoleta de la fuente, en la que habían estado la noche anterior.

Ala... ya hemos llegado. No te separes de mi, y no digas nada cuando esté comerciando.

Andaron por varios puestos, la muchacha examinaba con ojo crítico las mercancias, y comparaba unos precios con otros, buscando ahorrarse el mayor gasto posible.
Junto al puesto de unas ancianas y ambles hilanderas, que se afanaban en hacer mas y mas madejas de lana, todas con una sonrisa, la chica se dió la vuelta para mirar a Jacob

Creo que te compraré algo de aqui... esta ropa es muy cómoda y durade... ¡eh!

La frase de la chica se vió cortada cuando de pronto unas manos felinas agarraron su bolsa y tiraron con fuerza. La correa de sujección se partió, y el ladrón obtuvo lo que buscaba.
Arys se volteó para alcanzar a verle salir corriendo. Era un joven felinus, de piel blanca como la nieve, con zonas de un color gris acero.
La chica agarró a Jacob de la ropa, y tiró de el hacia delante

¡Me ha robado la bolsa! ¡Que no se escape!
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Jue Oct 14, 2010 7:25 pm

Jacob escuchó con el ceño fruncido a la chica, ella parecía no querer seguir con el, pero no podía dejarla, no aun, debía acompañarla mas, era su deber, lo debía hacer, y... en cierto modo es cierto que quería. Aquel símbolo que tenia grabado en la piel de su hombro derecho le recordaba que debía hacerlo, y no quería fallar.
Pero al escuchar las siguientes palabras se giró mirando a la chica a la cara, con expresión algo enfadada.

-¿Mi inmunda piel? ¡Que sea un lobo no quiere decir que no me bañe! Puedo seguir tu rastro con facilidad, así que no me hables de esas cosas-Dijo Jacob ofendido por las palabras de la chica.

Salieron de la habitación y descendieron de nuevo las escaleras, despidiéndose del posadero, a esas horas de la mañana el apestado aroma era menor, aunque se seguía notando, o al menos el, aquel olor fuerte que desprendía al alcohol, y que aquel logar retomaba por todas partes.

Jacob siguió a la chica hasta el mercado, sin separarse de ella, intentando no morir de asfixia ante la enorme cantidad de hedores de la zona, parecía que la chica quería matarlo, lo estaba llevando a la zona mas apestosa del mercado (O al menos, eso le parecía a el y a su nariz).
Al final se detuvieron en un puesto, Jacob miró la ropa y miró sus destrozadas prendas con un suspiro, poder transformarse a seméjate tamaño tenia sus ventajas, pero la mitad del dinero de sus presas se las gastaba en ropa, un día acabaría por ir desnudo solo por ahorrar en kilos y kilos de ropa.
De repente un estirón y un grito de Arys le hicieron percatarse de que le robaban a la chica.

Jacob sacudió la cabeza corriendo tras aquella pequeña figura, abrió las aletas de la nariz y notó el olor del pequeño, camuflado entre un montón mas, era un felinus. Jacob dio un sprint y alcanzó al pequeño gato, acogiéndolo de la parte posterior del cuello y parándolo en seco, le arrebató la bolsa de Arys y lo soltó, dedicándole una mirada severa al pequeño.

-A los ladrones se les cortan las manos, pequeñajo.-Dijo Jacob girándose a mirar a Arys.

Pero de pronto un llanto cortó el aire, Jacob se dio la vuelta y miró al pequeño, que estaba echo una bola en el suelo, llorando como una magdalena. El lupino arqueó una ceja sin comprender la razón del llanto ¿habría notado su olor y pensó que le iba a hacer daño? si el solo quería recuperar las cosas de la chica...
La gente empezó a mirarlos, y Jacob se sintió aturdido, no sabia que podía estar sucediendo, ni que aquel felinus estaba haciendo una treta...
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Miér Oct 20, 2010 11:47 pm

Arys echó a correr tras el chiquillo, pero Jacob fué muchisimo mas rápido que ella, perdiéndose entre la multitud. A la chica no le fué demasiado dificil seguir el rastro de gente que se había apartado asustada de su camino, y cuando llegó, pudo ver que su compañero tenía al niño, que no tendría mas de diez años, cogido de la nuca.
Tomó la bolsa de manos de Jacob, y le rodeó cuando escuchó un llanto. Acudió a la pequeña bolita peluda que se convulsionaba en el suelo, y le rodeó con los brazos en ademán protector. Fulminó al licántropo con la mirada.

¡¿Que demonios le has hecho?!

El niño seguía su actuación, y un grupo de curiosos se iba formando alrededor de los tres. La chcia comenzaba a ponerse nerviosa, y ms todavía cuando pudo ver que a lo lejos, un guardia comenzaba a mirarlos con gesto desaprobador.
Apretó con fuerza al minino entre sus brazos, tratando de consolarle. Se acerco a su oreja para susurrarle

Venga chico... no te pongas así... te dejaremos marchar si dejas de llorar...

Todo sucedió de pronto, demasiado rápido para que la chica pudiese percatarse de lo que ocurría. Una mano se puso sobre su hombro, y cuando se dió la vuelta, un guardia con cara de pocos amigos la retorció el brazo tras la espalda, y la obligó a levantarse.
La chica reprimió un quejido, pero un grito de dolor se escapó de sus labios cuando sintió su brazo casi partirse. Se puso en pie, y el guardia la ató los brazos tras la espalda, para luego llevársela de la plaza, sin decir ni una sola palabra. La chica, claro está, trató de poner resistencia. Mientras buscaba con la mirada desesperada a Jacob, pero no le veía entre la multitud.

¡Soltadme! ¡No he hecho nada!

Tanto tiró, cabezoneó y gritó la muchacha, que el guardia al final optó por darla un fuerte golpe en la cabeza, dejándola sin sentido.

[...]

Tremendo dolor de cabeza y sabor metálico. Sus primeras impresiones cuando recobró la consciencia...
La chica abrió los ojos con un gruñido. Se incorporó y tragó saliva, y el sabor metálico de la boca desapareció en gran parte. Examinó la estancia. Estaba encerrada entre cuatro paredes, dos de ellas de piedra... y las otras dos de rejas.
Parecía que estaba en prisión. Se sentó en la esquina mas oscura de su celda, y se abrazó las rodillas, sollozando. No podía ser... seguramente la colgarían, como si fuese una vulgar ladrona.

Asi pasaron lentamente los minutos... hasta que comenzó a preguntarse. ¿Donde estaba Jacob? El muy bastardo seguramente la habría dejado tirada al ver a los guardias... no le habría sido difícil escabullirse sin ver visto.
Apretó los dientes, y parpadeó para contener las lágrimas. La chica se recreó pensando que en cualquier momento este aparecería y la sacaría de ahí para llevársela lejos de todo peligro...
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Jue Oct 21, 2010 9:08 pm

-¿Yo? pe... pero si no hice absolutamente nada...-Dijo Jacob algo confuso por la situación.

No sabían que en realidad el pequeño felinus estaba actuando, llamando la atención para salir airoso de aquella situación.
Pero de repente escuchó los chillidos de Arys, que le sacaron de la entonación en la que había quedado tras ver la extraña reacción del pequeño, miró en la dirección del agudo y algo molesto grito, y vio a Arys siendo reducida por los guardias, entonces vio como la golpeaban, y el cuerpo sin sentido de la joven caía sobre el suelo produciendo un golpe seco.
En ese momento Jacob entró en cólera y corrió hacia ella, golpeando al guardia con una impresionante fuerza en la cara, el soldado cayó al suelo por el potentísimo golpe en el rostro, mientras un par se acercaban a Jacob tomándole de las manos para impedir que hiciese algo. Jacob rebufaba como una bestia, haciendo gala de fuerza, pero los guardias, también entrenados, conseguían a duras penas impedir que el lupino se soltase.
De repente el que había sido golpeado se acercó a la joven, y colocó su espada en el cuello de la rubia.

-¡Quieto o la mato!

La bestia que ahora era Jacob paró y miró a quien le hablaba, sentía deseos casi irrefrenables de transformarse y acabar con los guardias rápidamente, pero no quería mas problemas. Entonces vio lo que el guardia se disponía a hacer, y el mundo se le cayó a los pies.

-¡NO!-Grito Jacob.

Un momento después, frustrado por no saber que hacer cerró los ojos y dejó de oponer fuerza, dejándose caer de rodillas al suelo, mientras los guardias le ponían las manos a la espalda y las ataban con una soga.
Los guardias llevaron al lupino atado hasta un edificio de mediano tamaño en la ciudad, mientras uno se ponía a Arys al hombro y la cargaba.
Una vez en el oscuro interior los llevaron a unas celdas en el sótano del edificio, echaron a Arys sin demasiado cuidado en el interior de la celda, y a Jacob con un empujón en la contigua, no sin antes quitarles sus cosas a los dos.

En esos momentos el lupino estaba absorto en sus pensamientos...
Se había dejado vencer, en otra situación habría librado de los guardias o habría huido, pero se había dejado atar, se había dejado encarcelar, y todo por... por aquella chica, ¿cual había sido el motivo por el que se había sometido a los guardias a cambio de la vida de la chica? No sabia por que había echo tamaña estupidez, no sabia la razón de haberse dejado vencer por la chica... una voz resonaba en su interior, ponzoñosa y envenenadas palabras pronunciaba.-Eres débil Jacob, jamás me alcanzarás, jamás podrás ser un buen garou si te dejas guiar por esos sentimientos de de-bi-les.-Podía escura el lupino dentro de si, la voz de su hermano recriminándole sus fallos y deleitándose en la palabra "débiles".
Pasó mucho tiempo, no sabia cuanto, en el cual Jacob seguía perdido, nadando en sus pensamientos, pero entonces un pequeño ruido lo sacó de su ensoñación.

Parecía el sonido de algo arrastrándose, miró a la celda de al lado, y vio levemente a Arys, arrastrándose hacia aquella esquía y abrazándose las piernas sollozando, parecía triste, había poca luz en aquella estancia, y seguramente la humana no le vio, pero Jacob que llevaba despierto en aquella celda un rato había acostumbrado sus ojos a la tenue luz del lugar, que solo era iluminado por un par de antorchas en el pasillo. Se acercó a la joven, y pasó sus manos entre los barrotes lentamente, abrazándola para intentar consolarla.

-No... no estés triste... saldremos de aquí juntos...

Sentía el débil calor del cuerpo de la muchacha, en el lugar hacia un poco de frío, y se podía notar la humedad del ambiente, junto con un débil caer del agua, las paredes tenían pequeños restos de maloliente moho, y en el suelo arenoso habían restos de diversas cosas, como comida, un apestoso olor a sudor y orina que hacia que Jacob sintiese ganas de vomitar, y otras cosas que prefería no conocer su procedencia y mucho menos acercarse a ellas. Cerró los ojos con tristeza, y, aunque pudiese haberle contado que había pasado en el mercado prefirió callárselo y no contarlo, prefirió esperar a que la muchacha hablase y se recuperase.
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Mar Dic 14, 2010 8:20 pm

Unos brazos surgieron de los barrotes contra los que estaba apoyada la chica, y la abrazaron, haciendo que la chica se sobresaltase, pero entonces una voz conocida susurró unas palabras tranquilizadoras cerca de su mejilla, y Arys relajó la postura. Se dejó abrazar unos segundos, y entonces se dió la vuelta.
La furia trazaba ígneos destellos en los ojos de la chica, que parecían arder con luz propia. Fulminó a Jacob con la mirada, y se abalanzó contra el, golpeando su pecho con los puños, y gritando entre golpe y golpe

Eres... un... ¡idiota! Por tu culpa ahora..
. -los golpes de la chica iban perdiendo intensidad, al mismo tiempo que su voz iba pasando de furiosa a asustada y sollozante- nos van... nos van a... a... gh

Su voz se quebró al tiempo que las lágrimas acudían a sus ojos, y rompió a llorar, abrazándose de improvisto a el chico, y pegando el rostro contra su pecho, lo mejor que los barrotes se lo permitían.
Abrazada a el lloró durante lo que le parecieron horas. Volcó todo su miedo sobre Jacob, en forma de lágrimas perladas que iban a estrellarse contra el suelo, para desaparecer entre la arena. Intentó farfullar alguna palabra, pero el llanto le impidió decir algo coherente.

Su mente era un torbellino confuso. Aparte de no querer morir... al mismo tiempo había en su interior una extraña preocupación. No quería que Jacob muriese también, y preguntarse el por que de esa preocupación solo conseguía confundir aún mas a la chica.
Cuando su llanto se hubo tranquilizado, se retiró hacia atrás, sollozando. Miró a Jacob, y avergonzada apartó la mirada, furiosa consigo misma por haber caido tan bajo.

No quiero morir... ¿Se te ocurre como salir de aqui?

Se alejó de los barrotes, recelosa, sin mirar a Jacob, asustada de lo que, según se iba dando cuenta, había nacido en su interior. Chasqueó la lengua, recobrando mas la compostura, y miró a Jacob con el ceño fruncido

¿Y como es que estás tu aqui?
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Sáb Dic 18, 2010 12:36 am

Sintió la tensión de la chica unos momentos, pero cuando se relajó sonrió levemente, sentía su aroma, y se centraba en el olvidando los demás repugnantes del lugar, su vista en la oscuridad no era muy buena, pero no le importaba no verla, en esos momentos le basaba con tenerla cerca para saber que se empezaba a relajar, pero de pronto se soltó, y se le quedó mirando, sintió un golpe en el pecho que le sorprendió, y cayó hacia atrás por el empujón de Arys, algo aturdido por el cambio brusco permaneció en el suelo, hasta que se calmó o al menos en apariencia. Entonces se acercó de nuevo, y para su sorpresa Arys le abrazó, rompiendo a llorar sobre el, lo que le dejó mas aturdido unos instantes, pero acabó sonriendo de medio lado permitiendo que la joven llorase, había sido culpa que los encerrasen.

-No te preocupes... no creo que nos maten por que un niño llorase y nos inculpase... pero debemos salir... aunque no se como... podría intentar tirar la puerta abajo, con esta corrosión no debería oponer mucha resistencia, pero se nos echaría encima toda la guarda y si nos podríamos llevar un problema así...

Pasó un momento en silencio al contestar, y Arys se levantó, formulando una pregunta cuya respuesta había ocultado hasta el momento, pero no quería mentirle, y se decidió a reponerle...

-Yo... bueno, cuando te dejaron inconsciente golpee al guardia por ello... bueno... y así llegué...

Le había contado solo la primera parte, omitiendo la parte en la que se dejaba capturar para que no la hiriesen, solo esperaba que la choca no se percatase de que los guardias no habrían podido llevarse fácilmente al lupino... era obvio que podría haber escapado transformado, no le habría costado, pero esperaba que Arys no se percatase de ese detalle... no sabia por que, pero quería omitirlo.

Empezó a pensar como podrían salir de aquel lugar, no seria nada fácil escapar de la cárcel de la ciudad sin que la guardia se les echase encima, tal vez en un descuido de los guardias podría librarse de los grilletes, pero no quería poner en peligro a Arys, seguramente por aquella jugarreta del felino les condenarían a una multa o a unos días en la prisión, seguramente lo primero, pero al no llevar dinero deberían vender algo o trabajar para la ciudad, y simplemente Jacob no portaba nada de excesivo valor monetario para el pago de una multa.
No sabia que seria peor, si trabajar para una condenada ciudad o tener que pasar días en aquel lugar mugriento que amenazaba con herir las fosas nasales de Jacob...
Además se sentía en aquella celda muy aislado, prefería los bosques, quería tomar su forma lupina y seguir con la naturaleza donde se había criado, no soportaba estar encerrado, acabaría enloqueciendo... y tampoco soportaba ver a Arys tan triste, había sido su culpa, por el estaban allí, si no hubiese sido tan crédulo con aquel niño.. si hubiese sido mas hábil... si desde un principio hubiese evitado el hurto nada de eso habría sucedido...
Volver arriba Ir abajo
Arys

avatar

Cantidad de envíos : 26
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Lun Dic 20, 2010 2:03 pm

La joven caminó de un lado a otro de la celda, como un león enjaulado, con las manos a la espalda y sin atreverse a mirar a Jacob. Se aproximó a las rejas que daban al pasillo, y examinó la puerta. Parecía vieja, y los barrotes estaban algo oxidados y mohosos, pero eran muy gruesos como para romperlos.
La cerradura no era demasiado compleja, pero la chica tampoco sabía forzar cerraduras. Frustrada, se fué al rincón mas apartado de la celda de Jacob, y se sentó, con la espalda contra la pared.

Estamos bien entonces... solo a ti se te ocurre golpear al guardia... podrías haber escapado...

Miró un fugaz instante al chico, ansiosa por ver su reacción, pero luego se dió cuenta y apartó la mirada, deseando que no la hubiese visto. Suspiró y se abrazó las rodillas, apoyando la barbilla en ellas, y así permaneció un buen rato en silencio. Se dió cuenta de que la habían desarmado, pero no le dió demasiada importancia. De todos modos, poco podía hacer con esas armas. Pero a lo que si dió importancia fué a que la habían quitado la bolsa. Y en la bolsa estaba su murciélago. Se levantó, apresurada

¡Me han quitado a Ciruela! Tenemos que recuperarle... ¿Y si le han hecho algo?

De vez en cuando dirigía miradas furtivas a Jacob, esperando que hiciese algo, pero los minutos pasaban lentamente. Entonces unos pasos sonaron por el pasillo. Arys se levantó casi impulsada por un resorte y se agarró a los barrotes de la puerta.
Un guardia entró en escena. Era alto, barrigudo, y de brazos musculados. Tenía una impresionante cicatriz que le cruzaba el rostro, desde la frente hasta la mejilla, pasando por uno de sus ojos, que era blanco, como una perla.
Vestía una cofia de cota de malla, y el uniforme de la guardia, además de llevar una alabarda y un sable en la vaina del cinturón. En la otra mano llevaba un enorme manojo de llaves. Sin apenas mirarlos, se puso frente a la celda de la chica, y la dió un empujón para apartarla de la puerta. Arys calló de culo en el suelo y se puso en pie rápidamente. El soldado hizo tronar su voz.

No te acerques a la puerta si no quieres que te raje ese bonito cuello, niña.

Mirando de reojo la siniestra hoja de la alabarda, Arys se echó hacia atrás lo mas que pudo, y luego miró a Jacob, implorándole ayuda en silencio. El carcelero entró en su celda y, tras ponerla los grilletes, la condujo al pasillo.
Volver arriba Ir abajo
J. Aarons
El Gran Lobo
avatar

Cantidad de envíos : 211
Edad : 23
Localización : donde pueda cazar
Fecha de inscripción : 16/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
589/1000  (589/1000)
Coronas: 500

MensajeTema: Re: Altercados [privada]   Lun Ene 24, 2011 1:29 am

Jacob vio como Arys se apartaba, dirigiéndose a la oscuridad y desapareciendo de su pésimo radio de visión. El joven ante aquello se limitó en apoyarse en la pared y en el muro de barrotes, sentado, y pensando en que hacer, hasta que escuchó a la joven hablar, y sin variar la postura le respondió.

-Oh, claro, yo me marcho y tu te quedas sola ¿no? claro, te pondrías contentísima al ver que e huido cobardemente de unos estúpidos humanos que no saben diferenciar un robo de un atentado contra la paz de la población, seria muy amable por mi parte ceder mientras a ti te apresaban injustamente ¿no? pues que sepas que no soy así.

Tras unos instantes de silencio, paz y calma... la voz de Arys volvió a cortar el aire, resonado en las paredes hasta los oídos de Jacob, escuchando claramente lo que dijo, suspiró mirando al techo pensativo antes de formular una respuesta adecuada.

-No creo que hayan dañado al animal, Arys ¿que querrían de el? Si coméis murciélagos sois mas raros de lo que pensaba, no son nada nutritivos, la mayoría de los demás animales son mejor comida, así que puedes estar tranquila... además, está en el techo, le puedo oír, creo que cuando abrieron la bolsa para saquearla y revisarla el animalillo se escapó y se subió al techo, obviamente, la pereza ganaría a los guardias y no lo bajaron... típico-Dijo Jacob, apuntando una hipótesis totalmente acertada, pues precisamente eso había pasado.

Los minutos pasaban lentamente, y Jacob seguía pensando una forma de salir de allí, pero nada se le ocurría, lo mejor seria derribar la puerta, pero no durarían mucho, y menos si debía de salir Arys también, el posiblemente pudiese abrirse paso a bocados y conseguir salir de la celda y liberarse de los guardias que acudiesen, pero no quería hacer peligrar la vida de Arys, que era totalmente inocente.
Tras un rato se escucharon pasos, Jacob, sin tener nada que temer, no había echo nada para que el guardia le hiciese algo, además, no solían meterse con hombres que pudiesen defenderse, solamente amenazarlos desde la protección de los barrotes, pero pronto llegó y a por quien fue era a por Arys... Rápidamente se levantó al ver la escena y se acercó todo lo que pudo.

-¡Eh! ¿Y yo? ¿Acaso vas a dejarme aquí? Oh... ya veo... se lleva a la mujer nada mas... ¿acaso no se atreve con migo?
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Altercados [privada]   

Volver arriba Ir abajo
 
Altercados [privada]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Orquesta en la colina [Privada: Daanira Lynella]
» Parches...
» Lazos - Privada
» Tatami ry?ketsu (privada)
» En que Mejorarias el FM

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Gяαη∂єs Esтєραs-
Cambiar a: