FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Sellando un destino

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Lauren Crom Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 420
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
520/2500  (520/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 5:17 pm

Que me hablase de forma tan suplicante hizo que me costase más irme, pero finalmente lo hice porque debía hacerlo, debía hacerlo antes de que me matasen me arrepentiría toda mi vida sino lo hacía. Con determinación miré hacia la puerta y la cerré tras de mí, susurré unas palabras al oído del posadero que nadie mas oyó me miró interrogativo pero yo le miré con autoridad sin evaporando todas sus dudas

Hazlo

Yo por mi parte me dirigí hacia otro lugar más importante dónde a cambio de un saquillo de monedas encontré aquello que buscaba.

(…)

Volví a la habitación para reencontrarme con una enigmática sonrisa en el rostro, todo estaba dispuesto para el momento. Aunque lo que iba a hacer sería de forma oculta y sencilla no de forma gloriosa como debía ser acabaría compensandoselo a su debido tiempo pero para mí no había mejor lugar en el cuál me había unido a mi amado ángel por primera vez.

Cyllan ¿Por qué me quieres?

Era una pregunta sencilla pero cuya respuesta seguramente me cambiaría por dentro, el tono de voz era dulce parecía completamente ajeno a que hora la persona más buscada en este condado y que probablemente se ofrecía una jugosa recompensa por mi hermosa cabeza.

Yo te quiero, porque eres la primera mujer que me ha amado en toda su vida. Tu me quieres y me aceptas tal como soy, sabes que soy un asesino despiadado y aún así no dudaste en entregarte en cuerpo y alma a mí, ¿cómo no podría quererte?, eres el único ser de este mundo capaz de complementarme yo soy negro , tu blanca, yo soy malo tu buena, yo soy tosco tu eres hermosa, yo soy malvado tu eres bondadosa, soy un demonio tu un ángel. No creo que nos parezcamos en muchas cosas, físicamente somos opuestos pero por dentro me siento más unido a ti que a otra cosa, sé que no podría vivir en un mundo en el que tu no existes por eso he decidido que voy a lanzarme a ti porque solo entre tus brazos, solo estando contigo puedo ser feliz.

Así fue como terminé con mis votos, mi mano se deslizó hasta mi bolsillo mientras me inclinaba ante ella y sacaba una sortija de oro, no era de una manufactura especial pero no había nada mejor en un pueblo como éste. Aunque para mí lo realmente importante era la intención de ese momento, este momento era único pero estaba completamente seguro de lo que hacía como nunca en mi vida.

Tal vez no sea el momento pero el gobernador está detrás de la puerta esperando por nosotros, Cyllan, mi ángel, mi amor, mi vida ¿Quieres casarte conmigo?
Volver arriba Ir abajo
Cyllan Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
290/2500  (290/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 5:46 pm

Pasado un tiempo que se me antojó interminable la puerta volvió a abrirse, o aún miraba por la ventana, no lo había visto regresar, pero las lágrimas se habían secado, ahora solo anhelaba en mi el deseo de que volviese, para poder huir con el al otro lado del mundo, donde nadie pudiera darnos alcance.

Me giré cuando escuché la puerta, y el corazón me dio un vuelco al verle entrar, no pude ni quise reprimirme, este pequeño lapso de incertidumbre me había echo pensar muchas cosas y ninguna buena, así que cuando le vi de nuevo ante mi, imponente, alto hermoso, si, hermoso, corrí a refugiarme en sus brazos, apoyando la cabeza en el pecho.

Pero él tenía algo que preguntarme.

¿Por qué me amas? No me dejó contestar, separándome de él apenas unos centímetros y me pregunté a que venía aquella sonrisa tan extraña que cincelaba su rostro. Entonces empezó a hablar, le escuché en silencio, grabando en mi memoria cada palabra, pues la que seguía a la anterior era aún más bella, nadie jamás me había hablado así, nadie me había amado como lo hacía él aquella declaración, se grabó a fuego en mi alma junto con sus ojos rojos, que me acompañarían el resto de mi vida.

Entonces se arrodilló y sacó un anillo, dorado, liso, precioso, me lo ofrecía quería hacer realidad la farsa de aquel matrimonio que habíamos representado el primer día. Quería que fuese su esposa. Decía no ser el momento más adecuado pues un ejercito nos perseguiría, pero si no era ahora ¿Cuándo si no? El momento, era el ideal.

Sonreí.

-Te amo, porque no eres como yo, no eres como nadie que haya conocido jamás, me salvaste dos veces, la primera vez de mi misma y de una vida vacía, una vida ofrecida a los demás, la cual jamás viviría, siempre adivinando el futuro ajeno, sin tener uno propio, tu me ofreciste un futuro. La segunda, incluso antes de aparecer para rescatarme de las garras de la muerte. Tú estabas ahí, en mi mente, dándome fuerzas, queriendo ser un motivo para sobrevivir, para no rendirme y eso fue lo que me ató a la cordura, fuiste tu, tu amor. No me importa seamos el sol y la luna el día y la noche, no me importa que seas un asesino. Tú Lauren Crom, eres mi senda, aquel que me da motivos para seguir caminando. Y pos supuesto, si, deseo ser tu esposa, para toda la eternidad.

Introduje el dedo en el anillo que me ofrecía y tiré de él, para hacerlo levantar y ponerlo a mi altura, para poder besarlo.
Volver arriba Ir abajo
Lauren Crom Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 420
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
520/2500  (520/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 6:09 pm

Esperé expectante, silencioso, sabiendo que aquel era con mucho el momento mas importante de mi vida, ella ocupaba todo mi corazón y no lo ocuparía nadie más. A medida que hablaba mi corazón se iba acelerando cada vez más, bebía de sus palabras esperando ansiante el momento culmen, el momento en que sería definitivamente la Señora Crom, ante mí, los Dioses y todos los seres de este mundo.

Introdujo su mano en la sortija que la traje y me atrajo hacia ella, hacia sus suaves y dulces labios, la besé con pasión no cabiendo en mí de gozo, íbamos a casarnos, a casarnos y a estar juntos para siempre. Seas cuales fuesen las adversidades sabía que viviríamos y moriríamos juntos desde ese instante, como marido y mujer, para siempre ella y yo.

Finalmente me separé de ella, y me dirigí a abrir la puerta, entró un hombre calvo con un generoso bigote y buen porte que era el gobernador de la ciudad, detrás de él el posadero, su esposa y su hija que serían los testigos de este bien hallado evento, testigos de nuestra unión eterna, saqué mi sortija de plata y la puse en la mano de Cyllan para que me la pusiese en el momento oportuno, era una sortija oscura como yo, ideal para el momento. Tomé su mano con cariño mirándola con pasión a los ojos cuando me volví hacia el gobernador haciendo una seña con la cabeza para que empezase la ceremonia.

El gobernador tragó saliva y se situó en medio de ellos a unos pasos de distancia, se aclaró la voz y comenzó a hablar con voz potente y segura dando comienzo a la ceremonia de la boda, era demasiado precipitada para mi gusto pero quién sabe que pasaría el día de mañana, lo que me importaba era casarme con ella.

Estamos aquí reunidos para unir en santo matrimonio a Lauren Crom y Cyllan Annasan, antes de comenzar si alguien tiene que decir que se oponga a esta unión que hable ahora o calle siempre

Esperamos unos segundos, era plenamente consciente que si alguien abría la boca en ese instante le degollaría con mi cuchillo psíquico sin dudar siquiera, era plenamente consciente de ello pues tenía la urgente necesidad de casarme con ella, de que el apellido Crom pasase a su nombre. El gobernador fue entonces cuando soltó una perorata de unos diez minutos, le había dicho que abreviase de antemano pero aún así eran necesarios ciertos preámbulos mínimos hasta llegar al momento crucial en el cuál el gobernador me miró con intensidad y pronunció las palabras.

Lauren Crom, ¿Quieres a Cyllan Annasan como futura esposa, para amarla durante toda la eternidad, tanto en la salud como en la enfermedad, tanto en lo bueno como en lo malo, hasta que la muerte os separe?

Tragué saliva, no porque dudase, sino por lo nervioso que me sentía , más aún que hace unas horas cuando hacía el amor por primera vez con ella, estaba seguro de lo que iba a decir pero todavía no lograba asimilar que hubiese llegado a amar a alguien hasta tal punto de casarme con ella.

Si quiero

No dudé porque era la verdad más sincera de toda mi vida, si quería. Pero tenía claro una cosa , la muerte no nos separaría, encontraría la forma de alargar su vida humana, sabía que podía hacerlo aunque el precio de esto fuese mi mismísima alma no dejaría que Cyllan me abandonase, moriría yo primero.

Cyllan Annasan, ¿Quieres a Lauren Crom como futuro esposo, para amarlo durante toda la eternidad, tanto en la salud como en la enfermedad, tanto en lo bueno como en lo malo, hasta que la muerte os separe?
Volver arriba Ir abajo
Cyllan Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
290/2500  (290/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 6:23 pm

Y en este momento de no saber que ocurriría el día siguiente era en el que no podía estar más segura del paso que daba. No importaba huir eternamente, no tener donde dormir ni que comer, ni importaba que nuestro destino estubiese estigmatizado por la oscuridad o la tiniebla, siempre habría un rayo de luz para nosotros y era nuestro amor. Una mor puro como pocas personas llegaban a conocer, pleno, de dos personas que acaban de conocerse, dos personas que no querían pasar un día más sin el otro.

Lauren se separó de mi, solo un instante, para abrir la puerta, por la que entró un tropel de gente, el tabernero, su esposa, y un hombre al que no había visto jamás, al parecer la ausencia de mi amado no había sido para otra cosa que preparar todo para nuestra unión.

Lauren buscó algo entre sus bolsillos, otro anillo plateado, oscuro como él mismo, sonreí un instante, antes de que comenzase la ceremonia y me acerqué al hatillo que me había traído antes la tabernera, rebusqué entre mis pertenencias, hasta que lo encontré, era un anillo de oro blanco con una extraña gema en su centro, transparente y ovalada, había pertenecido a mi padre y era de las pocas posesiones que tenía de ellos de antes de su muerte, antes de que mi tío me llevase con él, lo había recogido y guardado, no volviéndolo a sacar de su cajas hasta ahora. Momento para dárselo a mi amado en el momento oportuno.

Los votos comenzaron, con los dueños del local como testigos, me casaba en la habitación de una taberna, no era la boda de princesas que toda mujer soñase, pero yo jamás había soñado con casarme ni con encontrar a mi alma gemela, por lo cual era perfecto, no importaba el lugar, ni los invitados, solo el y yo.

Él asintió cuando le preguntaron y mi rostro irradió felicidad.

-Cyllan Annasan, ¿Quieres a Lauren Crom como futuro esposo, para amarlo durante toda la eternidad, tanto en la salud como en la enfermedad, tanto en lo bueno como en lo malo, hasta que la muerte os separe?

- Si, quiero, por siempre.

Mi voz era suave, dulce, armoniosa, acompañando a lo que sentía, intercambiamos los anillos, deslizando el mio en el dedo anular de mi esposo sellando el pacto.

- Bien, para acabar y dado que ambos pertenecéis a razas diferentes, haremos que la unión sea beneplácito de todos los Dioses para que ellos consientan. Por favor.

El gobernador extendió su mano en dirección al tabernero, el cual le entregó una pequeña daga y una pañuelo, asiéndonos por las manos, nos dio la vuelta a las derechas e hizo una pequeña incisión en nuestras muñecas, para unirlas después por el corte y anudar el pañuelo al rededor, nuestras sangres se entremezclaron formando solo una.

- Repetid conmigo por favor.

Eres sangre de mi sangre y huesos de mis huesos
te doy mi cuerpo para que los dos seamos uno
te doy mi espiritu para que los dos seamos uno.


Y así lo hice, repetí aquellas palabras que me convertían en la señora Crom.

- Y así, con los presentes y bajo la mirada de los Dioses yo os uno para toda la eternidad, sellad vuestro amor con un beso.

Sonreí, acercándome a mi ahora esposo con las muñecas aún atadas, besándolo. Ahora era más suya que nunca.
Volver arriba Ir abajo
Lauren Crom Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 420
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
520/2500  (520/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 6:34 pm

Al oír el si quiero el corazón me dio un vuelco, últimamente mi corazón sufría demasiado vuelcos por su causa pero no me desagradaba en absoluto, nuestro destino estaba sellado juntos para toda la eternidad pues tenía la intención de preservar la vida de Cyllan lo máximo posible.

El tabernero entonces le entregó el cuchillo y el pañuelo al gobernador para completar nuestra unión a los ojos de todos los dioses que nos observaban desde lo alto, tomó las muñecas e hice una incisión superficial en ambos la sangre manó pero ningún quejido salió de nuestras bocas, unimos nuestras muñecas y el gobernador anudó un pañuelo alrededor mezclando nuestras sangres se combinaron formando una sola mejor, completa. Comenzó a entonar un cántico y yo repetí las palabras simultáneamente con Cyllan mientras notaba como nuestros corazones se unían igual que nuestra sangre.


- Y así, con los presentes y bajo la mirada de los Dioses yo os uno para toda la eternidad, sellad vuestro amor con un beso.

Eso hice, sin desanudar nuestra unión del pañuelo la besé con dulzura, amor y pasión en un mismo acto, juntos para siempre, nada nos separaría nunca pues lo que sentía estaba arraigado en lo más profundo de mi ser, ambos sabíamos que aquella era la hora de los anillos, la hora de comprometernos definitivamente.

Cogí el anillo que ella me tendió cuando le dí el mío y lo deslicé sobre su dedo anular suavemente, ella hizo lo mismo con mi anillo oscuro plateado, completando el enlace completamente, el gobernador trajo los documentos oficiales de nuestra boda para que firmásemos ambos y nuestro compromiso fuese completamente oficial.

Finalmente liberamos el pañuelo que nos unía a ambos para que dejásemos estampadas nuestras firmas con rapidez pues no había tiempo que perder, metí la mano entre mis ropas y saqué un ramillete de rosas blancas, arranqué con la mano la cabeza de una de las flores y se la coloqué a Cyllan en la oreja mientras le entregaba el ramillete para que lo lanzase a los escasos invitados de la boda.

La cogí en brazos y me la llevé de allí, el tabernero me abrió la puerta con rapidez pues estaba dispuesto a derribar la puerta de una patada antes de bajar al ángel de mis fuertes brazos, ya sabía dónde la llevaría aquello no sería una luna de miel con un viaje fantástico simplemente la llevaría a un lugar especial para ella y para mí. El lugar dónde había empezado a descubrir que sentía algo más que una deuda de vida hacia ella.

Finalmente llegamos al río dónde los guardias habían apresado a Cyllan, la había llevado en todo momento en mis brazos y el cansancio no me asoló en ningún momento para mí mi amada albina era como liviana como una flor sentía que podría cargar con ella toda la vida, no pesaba para mí la herida de mi muñeca no la sentía me sentía en una especie de nube de éxtasis desde que nos casamos. Me acerqué al río dónde había visto las piedras envueltas en un paño ensangrentado cuando se me ocurrió una malvada idea.

Feliz aniversario amor mío

Sonreí con cariño y la besé con suavidad, olvidándome de todo por un instante excepto de mi intención. Me acerqué al borde del río y la dejé caer en él mientras una ligera carcajada de felicidad salía de mis labios.
Volver arriba Ir abajo
Cyllan Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
290/2500  (290/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 7:09 pm

Marido y mujer ante la vista de todos los Dioses. Aún no me lo podía creer, pero cuando nuestros labios se sellaron, con él se formalizó nuestro compromiso. Lauren sacó un ramillete de flores y colocó una detrás de mi oreja, sonreí al sentir su roce amable con una caricia sutil y hermosa y después lancé mi ramo, callendo sobre la muchacha hija de nuestros testigos.

Me cogió en brazos sacándome de la habitación, yo rodeé su cuello con los brazos, no sabía a donde me llevaba, pero eso era lo de menos, por mí podía ser el fin del mundo, que no importaba, nada importaba, solo estar junto a él. Besé con cariño su cuello, aspirando su aroma, memorizándolo, un olor fuerte y dulce, como el mismo, cuando le conocí, no hubiera imaginado que la unión entre nosotros podría ser tan fuerte. Aun le veía tendido en mi tienda, inconsciente, malherido, sus primeras palabras, llamándome ángel, mi primer asesinato, él pidiéndome que no le acompañase. ¿Y si no lo hubiera echo? No importaba, esa había sido la mejor decisión que había tomado en mi vida.

Llegamos al claro del lago donde me habían secuestrado, y un escalofrío recorrió mi espalda, recordando lo apacible que me encontraba antes, sabiendo que este sitio había marcado un antes y un después en mi historia. Pero sus brazos al rededor de mi cuerpo de daban seguridad, haciendo que todo aquello se borrase rápido de mi mente.

Feliz aniversario amor mío

Dijo antes de besarme con dulzura ¿Aniversario? Bueno, el próximo año podría decirse algo así, sin embargo, no dije nada y le devolví el beso, antes de sentir como el vacío se cernía bajo y mi cuerpo y caía, escuché sus carcajadas antes de que el agua me cubriese la cabeza.

Salí a la superficie escupiendo agua, no me había esperado esto, el agua estaba congelada y mi vestido se pegaba a mi cuerpo marcando sus formas, el cabello, desordenado caía en cascada chorreante a mi espalda, apoyé las manos en las caderas y le miré con el ceño fruncido, fingiendo un enfado que no sentía. Pero antes de que él hiciese o dejase de hacer nada, me impulsé hacia adelante aferrándole por la parte trasera de la rodilla para hacerle caer al agua.

- ¡Ven aquí!- dije entre risas al tiempo que intentaba mantenerlo un rato debajo haciéndole una aguadilla. Las risas resonaban por entre los árboles que nos rodeaban. Una pareja feliz haciendo juego acuáticos en un valle solitario y escondido.
Volver arriba Ir abajo
Lauren Crom Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 420
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
520/2500  (520/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 7:17 pm

Sonreí al verla salir del agua, en un principio me había preocupado que se hubiese podido golpear la cabeza con alguna piedra del suelo o algo por el estilo pero habría sido muy mala suerte si hubiese ocurrido algo así, salió escupiendo agua evidentemente sorprendida, también me había sorprendido que fuese capaz de haber hecho algo así pero deseaba empezar a pasar buenos momentos con ella, teníamos toda la vida por delante y había que aprovecharla.

¡Ven aquí!

Dijo justo después de aferrarme las piernas, sabía que intentaría tomar su propia venganza pero me dejé llevar cayendo en el río, lo que me sorprendió fue que después me aferró de la cabeza y me hundió por completo bajo el agua, estaba fría y el frío no era algo que me agradase pero por ella estaba dispuesta a soportarlo, aparté sus manos y salí a la superficie con el cabello revuelto y una sonrisa.

Eres mala

Susurré mientras acercaba mi húmedo rostro al suyo y la besaba con suavidad, mi mano se deslizó por su mejilla acariciándola con inusitado cariño. Sus labios sobre los míos era una sensación plena, sentía como algo se me revolvía por dentro sin cesar, debía ser por el intenso amor que sentía hacia ella.

Asesino de ojos rojos , quedas detenido

Fue una vez suave pero potente, me habían encontrado, miré hacia el autor de tal amenaza mientras desenfundaba mi espada en un acto reflejo, ante mí se divisaban un hombre con una túnica gris y una vara blanca que me miraba con un gesto de asco escoltado por cinco hombres de impolutas armaduras. Salí del río con la espada en alto y uno de los hombres se abalanzó sobre mí intentando desarmarme pero ese fue su error, no buscó mis órganos vitales y tras darnos un par de estocadas mi espada encontró un hueco en su armadura y traspasó su carne, después en un acto reflejo decapité su cabeza.

Sus compañeros no se movieron en ningún instante como si hubiesen estado evaluándome todo el rato, el hombre de túnica gris me apuntó con su varita con rudeza.

Asesino de ojos rojos, en nombre de los distintos reinos de Espheria, quedas arrestado

Un haz de luz blanco manó de su vara e impactó contra mi pecho, ¡MAGIA BLANCA!, no atravesó mi ropa pero impactó sobre mí derribándome al suelo, sentía como me quemaba por dentro, abrí mi ropa para ver mi pecho y efectivamente se encontraba en carne viva.

¡Cyllan huye!

No podía hacer nada contra él, mi único consuelo sería que mi amada estuviese a salvo, la magia blanca era mi debilidad, no sabía que podía hacer contra ella. Me sorprendió que me hallasen tan rápido, me sentía claramente mal. Ella tenía razón tendríamos que habernos ido, pero ahora pagaría caro el no haberla hecho caso.
Volver arriba Ir abajo
Cyllan Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
290/2500  (290/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 7:22 pm

Ahora la carcajada era la mía cuando salió a la superficie, me reía tanto que incluso me dolía el estómago, pero acalló mis carcajadas con sus labios y simplemente me dejé vencer por el sentimiento que era más fuerte que todo lo demás, Abracé su cintura, atrayéndolo hacia mí, nuestras ropas mojadas y pegadas al cuerpo hacían que las pieles se erizasen pero también que diese una sensación de desnudez. Suspiré entre sus brazos. Así que esto era la felicidad. Nada podía arrebatárnoslo.

O al menos eso pensaba hasta que una voz áspera rompió la magia del lugar.

Asesino de ojos rojos, quedas detenido.

Apenas me separé de él cuando escuché esas palabras, una comitiva de hombres bien armados nos esperaban en la orilla del lago, pero de entre ellos, hubo un hombre que me llamó poderosamente la atención, vestía una limpia túnica gris que le cubría desde los hombros hasta los pies, de abombadas mangas en los puños, que caían en cascada a sus costados. Un mago. ¿Porque venía un mago a detenerle? No lo podía entender.

A no ser que... no viniesen a detenerle por el asesinato del emperador.

Lauren reaccionó rápidamente saliendo veloz del lago al tiempo que desenfundaba su espada, incluso llegó a matar a uno de ellos sin apenas parpadear. Por un instante, pensé que podríamos salir de esta, pero me mantuve en el agua, para que no me apresaran, para que no me pudieran utilizar contra Lauren, siendo consciente de que yo, era una debilidad para él, de que si intentaban hacerme algo, él dejaría sus armas para que lo redujeran. No podía darles esa ventaja.

Pero yo, no era el único punto en contra de el lord oscuro, el mago de túnica gris tenía algo más que argumentar, contra la magia blanca, los de su raza, no tenían mucho que hacer y así lo demostró, con unas pocas palabras, con un pequeño gesto y un haz de luz derribó a mi amado haciendo que soltase su arma.

- Huye.- decía.

Negué con la cabeza sin articular palabra, no podía dejarlo él me había salvado, me tocaba por tanto a mi ahora salvarle a él. La espada de Lauren había caído cerca del agua, donde me encontraba yo, así que sigilosamente me acerqué a ella asiéndola, era pesada y necesitaba ambas manos para sujetarla e izarla, salí del agua y me aproximé al mago.

-¡Déjale!- grité furiosa.- ¡Morirás ahora mismo si no lo haces!

Un agarrón en la parte trasera de mi cabello y me alzaron del suelo separándome bruscamente del objetivo.

- No empeores las cosas chiquilla.- Era uno de los guardas el que hablaba.- El, ha decidido que te perdona la vida, no tienes por qué morir, déjalo estar y vivirás para contarlo. Perdóname por lo que voy a hacer, pero es más por tu bien.

Dicho esto, me arrebató el arma de las manos y me golpeó con el pomo en la sién, con un golpe bastante fuerte, como para sumirme en la penumbra y caer inconsciente al suelo.
Volver arriba Ir abajo
Lauren Crom Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 420
Edad : 31
Fecha de inscripción : 21/01/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
520/2500  (520/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 7:24 pm

¡Que cruel era la vida!. Hace unos cinco minutos disfrutaba de los momentos felices de mi vida, y ahora estaba aquí en una soledad abrumadora. Sabía que Cyllan no me abandonaría, sabía que me ayudaría a pesar de todo porque nos queríamos, no podíamos estar el uno sin él otro, ella era mi alma gemela y no podía abandonarla por nada del mundo.

Observé como así mi pesada espada con ambas manos buscando con la mirada al mago, mi pecho ardía en carne viva y me incorporaba lentamente. Pues hacía falta algo más que un rayo para derribarme.

-¡Déjale! Morirás ahora mismo si no lo haces!

El mago soltó una falsa carcajada evidentemente divertido por las amenazas de la muchacha, no levantó su vara contra ella pues uno de sus lacayos arrebató su arma con facilidad , le susurró unas palabras al oído que no pude escuchar antes de golpearla con el pomo de la espada en la cabeza dejándola inconsciente. La furia me hizo moverme y me levanté generando un cuchillo psíquico en cada mano hacia el mago pero este inclinó la cabeza pesadamente viéndome venir.

No seas tozudo

Apuntó con su vara a mi cuerpo y susurró de nuevo unas palabras, esta vez de ella surgió un relámpago blanco que electrocutó todo mi cuerpo, grité entonces de dolor , de frustración al notar como iba cayendo al suelo de nuevo más débil que nunca, el mago se cebaba disfrutando de mi tortura sin detener los rayos hasta que uno de sus guardias le tocó el hombro, este recuperó el control y paró. Mientras estaba tumbado en el suelo una lágrima abandonó mis ojos, había perdido de nuevo. Una vez más me tocaba abandonar a mi amada.

Llevad a la mujer al pabellón de las prostitutas, seguramente haya gente con suficiente mal gusto como para pagar algo por el calor de su cuerpo

Oír eso hizo que me intentase incorporar pero el mago se acercó a mí y con un golpe de vara en mi sien me dejó completamente inconsciente , me vengaría, haría todo lo posible para hacerlo.

¿Qué pabellón de prostitutas?

Preguntó el guardia confundido, no se esperaba oír algo así.

Solo quería hacerle sufrir más, el mató a mi maestro. Nunca me había caído demasiado bien pero le sometió a unas torturas realmente horrorosas, no sé porqué lo hizo pero no lo merecía ahora tomaré mi venganza personal contra él por su osadía. Dejad aquí tirada a la albina , no creo que logre encontrarnos allá donde vamos. Tomad al Lord Oscuro y vayámonos de aquí

Ordenó con voz seca, el guardia tomó el cuerpo y los tres hombres se perdieron en el horizonte dejando atrás el cadáver de su compañero.
Volver arriba Ir abajo
Cyllan Anassan

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 09/03/2009

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
290/2500  (290/2500)
Coronas: 400

MensajeTema: Re: Sellando un destino   Mar Abr 20, 2010 7:25 pm

Desperté, un dolor de cabeza lacerante me hacía compañía con el cantar de los animales nocturnos, hacía frío y apenas se me habían secado las ropas. Me incorporé observando a mi alrededor, pero ahí, no había nada, tan solo un montón de huellas, decidí seguirlas, tenía que encontrar a Lauren, pero éstas desaparecían abruptamente cuando salía del claro y no había forma de seguir, de buscar, de encontrar.

Probablemente habían echo algún tipo de magia para transportarse, no lo sabía, pero de la misma manera que habían aparecido sin hacerse notar, habían echo lo propio para desaparecer, conscientes de que yo no les podría seguir.

Pero había algo con lo que no contaban, el poder de adivinación, mis piedras, lo encontraría, aunque me llevase la vida en el intento. Lo encontraría. Lauren Crom, mi esposo, mi amante, mi compañero, mi alma gemela. Le encontraría.

Y así, decidida, tomé rumbo a la taberna, prepararía mis piedras y buscaría el lugar, solo hay tres cosas de las que estaba completamente segura.

Primera: No hay vida que importe si no tienes a tu lado al ser amado.
Segunda: Lauren Crom es ese ser que anhelo.
Tercera: Tengo que encontrarlo, haciendo lo que sea para ello.


FIN DE LA PRIMERA PARTE
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sellando un destino   

Volver arriba Ir abajo
 
Sellando un destino
Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» Destino de Bielsa (Real Sociedad)
» Puerta 3, Pasillo 6c, destino: TRIUNFAR.
» Caminando por las calles: sin destino ni motivo
» El destino de un heroe
» aqui empieza mi destino

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Cσmαяcαs ∂e Noah-
Cambiar a: