FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Un viento de halcones

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Un viento de halcones   Miér Abr 14, 2010 12:59 am

Lorein Shanelle es una mujer ocupada...

Ocupada y distraida, y una silueta oscura que no llamo su atención por alguna razón, choco su hombro con ella , antes de que se diese cuenta, con manos de terciopelo puso en su mano un pergamino, cuando se has volteado a buscar a la silueta, esta ya no está, el pergamino esta escrito en runico, las palabras son muy faciles de leer por alguna razon

Te hemos estado observando.

Sabemos de tus pasos. sabemos de tu simpatia con la causas nobles.

Esta es la mas noble de todas

Somos los iliminados. Nosotros somos el inicio y el fin

Para salvar el mundo, primero debe crearse un nuevo orden. nosotros podemos ayudarte.

Te esperaremos hasta el ocaso

Usa el pergamino para encontrarnos

No faltes


Por el reverso del pergamino hay un mapa con una señalización, un mapa bastante bien detallado. Sólo hace falta seguir el camino"


***/*/*//*

La tarde consumio su luego fatuo

Sin carne, sin pecado, sin quizas

La noche se agabillaba como un ave... apunto de emigar...bajo aquel muelle abandonado.
Una niebla muy espesa comenzaba a extenderse a través de aquel campo, esparciéndose entre los árboles. La madera podrida y el tiempo se habían encargado de encerrar aquel muelle en el olvido dentro de la mente de cualquier ser viviente, no estaban precisamente en alguna parte del mapa, aquel lugar era tan viejo y tan inútil, que hasta las ratas lo habían borrado de sus mapas.

Los maderos que formaban lo que quedaba de puente presentaban musgo, deterioro por la acción del mar y algunos agujeros, pero eran seguros para caminar. Aun así, el muelle entero, más el constante ambiente de misterio que había en los árboles alrededor, parecían ser todo junto una advertencia, aun así, eso no parecia importarle al barco que estaba en el muelle, aguardando.
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Miér Abr 14, 2010 1:21 am

La gente empujaba, corría y gritaba alegre por aquellas malditas calles cuesta arriba. Yo no podía más, los chillidos de los críos correteando por allí martilleaban mi cabeza y más de una vez me giré a punto de estampar un puñetazo en la boca de uno de ellos... tenían suerte esos mocosos de que respirar hondo diese efecto. No sabía por qué narices corría todo el mundo tan alegre, ¿qué tenía el día de especial? Para mi un dolor de cabeza inmenso, eso sí era espe... bueno no, no en mi vida ociosa.

Pero aquel día no lo era, o no debía de serlo, esperaba encontrar un trabajo provisional en alguna de las casas burguesas de esa ciudad, que si un anillo perdido, una maldición, un hijo muerto, ¡es que los burgueses no dejaban de hacer cosas! Siempre había trabajo para un mercenario donde abundaba la clase media y alta.

Et voilá, me encontraba a escasos metros del barrio rico de la ciudad cuando alguien me empujó por el lado. Levanté la mano dispuesta a estamparla sobre una nuca pero no sabía quién había sido, se había marchado en un segundo como si nadie hubiese estado allí. Pestañeé dos veces, ¿sería efecto secundario del alcohol? Al bajar la mano me di cuenta de que sostenía un pergamino, y en él unas instrucciones

Uuh parece que vamos a jugar a los detectives- mascullé con media sonrisa burlona.

Guardé el pergamino en mi bota una vez memorizado el trayecto y me alejé del centro de la ciudad y de sus opulencias para marchar campo através, donde a nadie le interesaba ir. Ah, ya no corrían tanto, ¿verdad, malditos gusanos? Esos humanos, siempre corriendo como si fuesen hormigas, ¡bah!

Un senderillo era lo único que continuaba al último callejón empedrado. Parecía que a partir de determinado momento se habían quedado sin dinero para hacer bonita la ciudad, aquí solo los cerdos y bandidos transitaban las afueras. Por suerte para ellos no encontré ninguno en mi camino, o alguien habría acabado con una mano menos...

Llegó un momento en que no había ya ni sendero, tendría que cruzar por entre los árboles, y para ello lo más incomodo que había eran las alas de mis costados. Pero por narices logré atravesar la arboleda sin quitármelas, valía más la cabezonería que la lógica en días grises como aquel. Cuando por fin se apartó un poco el follaje me recibió una imagen deprimente.

Cuatro planchas o poco más hacían de muelle, y sólo un barco esperaba para zarpar. Me tragué las carcajadas, ¿Qué demonios era aquello? ¿una función de circo? Resultaba ridícula la escena, a lo mejor el capitán de ese barco creería que estaba en una ciudad portuaria o algo así, ni siquiera el comercio de la ciudad que acababa de dejar era fructuoso como para deberse a la marina.

Me acerqué con andares vacilantes mirando al barco y comprobé el mapa dos o tres veces para asegurarme de que no me había equivocado... No, por desgracia no. Agarré lo que ahora era un amasijo arrugado de palabras y se lo enseñé a un tipo que había allí, la gracia de que solo hubiese un barco es que no podía equivocarme de tripulación.

¿Esto qué es?- le pregunté curiosa por saber su respuesta, entre reproche y diversión.
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Miér Abr 14, 2010 8:52 am

El sujeto vio el pergamino que le enseño la joven de medias negras luego se le quedo viendo fijamente a ella con cara indolente como reprochándole silenciosamente su ignorancia luego regreso su vista al barco, ignorando a la alas de murciélago vilmente, miraba fijamente al barco como esperando algo

La madera era oscura, muy oscura, las velas eran apenas unos harapos mal cuidados, pero aun así, desde lejos, el barco imponía.


La gruesa y robusta rampa para abordar al barco calló sobre el puente estrepitosamente, levantando polvo y algunas astillas por aquí y por
allá.


El marinero subió por la rampa como un pulso frenéticamente regular, casi al borde de la locura, un hombre descendió por la rampa


No parecía en lo absoluto un marinero, de hecho, más que eso, parecía un personaje político de relevancia, como un embajador de una tierra perdida hacía ya tanto tiempo.


Su rostro estaba dañado por el tiempo, no sólo por las numerosas arrugas que lo surcaban, si no también por enormes y grandes cicatrices. La más visible viajaba desde el mentón a la nariz y luego se dividía para acabar sobre las mejillas, marcando el contorno de sus huesos que eran visibles quizá por la mala alimentación. Su cabeza estaba protegida por un casco que recubría sólo la parte superior, y por uno de los costados podía apreciarse la piel destrozada y la carne de sus heridas al vivo. Vestía de forma extravagante, con un traje muy formal, de cuello alto, casi completamente negro.


Pero sin duda, lo que más imponía de su imagen, eran sus vívidos ojos rojos como la sangre. Estos, ausentes de toda clase de sentimientos, más bien como un ser que esta ligado a la voluntad de otro y no tiene una propia, se clavaron en los acuamarina ojos de la lady oscura


Bienvenida, por favor, el pergamino - dijo extendiéndolo hacia él una mano casi en los huesos y sumamente desgastada por el tiempo
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Miér Abr 14, 2010 5:18 pm

Me quedé mirandolo de arriba abajo un par de veces mientras mi pie tapeaba la madera podrida en un ritmo acelerado e impaciente. Coloqué una mano en mi cadera y arqueé una ceja mirando su pasotismo.

Lo siento pero aún no se entender el dialecto sordomudo, tal vez si te doy un puñetazo nos entenda...

No me dejaron terminar, un estrepitoso golpe tras mi espalda acalló la última silaba haciendo que me diese la vuelta algo molesta, odiaba que me interrumpiesen... Cuando volteé vi la pasarela para subir, y por ésta se largó el mudo como si solo fuese un obeso trompo girando sobre sí mismo. Ladré una risa seca y me crucé de brazos viéndolo marchar.

Eso, huye, no tienes lo que hay que tener para aguantar una paliza...-mascullé entre dientes.

A esto apareció un nuevo personaje con aspecto más prometedor, aunque terriblemente repugnante. Estaba en los huesos y ¡parecía que su piel se podría! No me hubiese extrañado ver un gusano rondando su cara. Se me revolvió el estómago solo de verle, pero me tuve que callar y acercarle el pergamino ya que al parecer era el encargado de recibirme.

Bienvenida, por favor, el pergamino - dijo extendiéndolo hacia él una mano casi en los huesos y sumamente desgastada por el tiempo[/quote]

Oiga... no es por ser borde, pero seguro que esta chatarra se mueve?- no pude evitar preguntar mientras miraba los harapos que tenía el barco como velas al tiempo que le dejaba agarrar el pergamino.

Si la embarcación se encontraba en el mismo estado que aquel tipo lo llevaba realmente crudo...
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Jue Abr 15, 2010 11:07 pm

Oiga... no es por ser borde, pero seguro que esta chatarra se mueve?-


Pregunto la joven con un tono de pelmaza al tiempo que entregaba el pergamino. El recibidor permanecía impasible con su silueta endeble bajo los raquíticos rayos de luna que bajan parsimoniosamente por su toga permaneció en un silencio enmudecido y su cara no mostro atisbo
alguno de emoción hasta que por fin cedió un poco indecisa y lo entrego a
aquella escuálida figura que parecía rata mal alimentada, sonrió de forma cínica y macabra


Anfitrion: Desde luego que se mueve ya lo vera pero por favor pase disfrute su estadía en el Blood Mary


Se hizo a un lado para dejarla pasar un marinero esperaba allí, estaba cubierto con un manto negro, un encapuchado, nada de su cuerpo se
veía. En silencio, recibió a la joven de cabello acuamarino y de medias negras en la rampa no sin antes acariciarla con la mirada y la guió al interior del barco. Mientras el anciano retomaba su lugar, la rampa tembló ante los pasos de la joven alada y el marinero, hasta que estuvieron ambos por fin en cubierta.


La cubierta del Blood Mary no distaba de la de un barco normal, excepto quizá por una cosa: En la popa había un mástil especial, un mástil curvo, y desde él colgaban algunos cuerpos muertos, uno de los cuales parecía, aun se movía. Toda la tripulación estaba cubierta con mantos, y en el centro
del barco, había una silueta, una silueta más grande también cubierta por un manto,
inmóvil, como una estatua.


Los marineros iban de un lado a otro arreglando el barco, seguramente para zarpar, mientras el marinero que conducía a la bienhechora la hizo entrar por una pequeña puerta de madera al interior del barco, lo llevó por un par de pasillos hasta que quedó frente a una puerta de caoba fino tallada a mano. Abrió y la invitó a pasar.


Marino: El anfitrión llegará pronto -


Le dijo antes de cerrar la puerta con la joven adentro. La sala estaba ricamente amoblada, el dueño del barco, tenía gustos finos, saltaba a la vista por la hermosa alfombra de piel natural en el suelo y los numerosos cuadros en las paredes. Había una mesa al centro, a la luz de unas antorchas que había desparramadas por aquí y por allá, donde se habían dispuesto numerosas sillas, y frente a cada una, una copa con vino. Sólo restaba esperar
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Sáb Abr 17, 2010 1:07 am

Miré no muy confiada al tipo putrefacto y subí por la pasarela dispuesta a entrar de una vez por todas en... ¿como había dicho que se llamaba? Ah sí, el Bloody Mary. Un nombre tan grotesto para tan poca cosa de embarcación me hizo gracia, una risita impertinente se escapó entre mis dientes mientras subía a cubierta.

Allí había varios hombres, todos con atuendos negros que no se dejaban ver, arqueé una ceja apoyando las manos en las caderas. Parecían una secta o bien vampiros, ninguna de las dos opciones me preocupaba pero no me hacía gracia el hecho de tener que pasar tiempo con gente tan rara en alta mar.

Cuando miré hacia las velas, descubrí un nuevo regalo a la vista; en un mástil curvo colgaban algunos cuerpos ahorcados con una soga a su cuello. Apreté los labios y miré con fijeza uno de ellos, me había parecido que aún se movía... Cuando por fin me di la vuelta, alcé las cejas y dejé ir un resoplido.

Y a mí me preocupaban las velas...- mascullé con escepticismo.

Era un barco simple, o demasiado seco, el caso era que nada de él se dejaba ver, ni siquiera su tripulación y era algo con lo que tendría que lidiar todo el camino, con lo que a mí me gustaba husmear rincones y preguntar a la gente, algo me decía que iba a ser un viaje largo y aburrido.

El encapuchado que me guiaba me hizo entrar en el interior del barco, y allí me guió por algunos pasillos hasta que llegué a un camarote bien amueblado. Tras unas palabras me dejó allí sola y comencé a pasearme curioseando.

Era una sala refinada, una tupida alfombra cubría el suelo y amortiguaba el ruido de mis tacones. Tanto los tapices como los muebles destacaba un buen gusto burgués y me hacían replantearme el trayecto, tal vez sí fuese entretenido...

En el centro había una mesa iluminada con luz tenue y cada asiento tenía frente a sí una copa de vino. Me acerqué con un gesto de aprobación y me senté en una de las sillas sin esperar a recibir permiso. Agarré la copa entre mis dedos y le di un par de vueltas viendo el vino arremolinado en su interior. Parecía de buena cosecha, así que me lo llevé a los labios mientras esperaba a mi anfitrión...
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Sáb Abr 17, 2010 6:20 am

En eso entro al camarote el que pareciera el capitán Mordar era un hombretón moreno, de un metro ochenta de altura, robusto como un roble y fuerte como un toro, sus cabellera negra formaban rulos al caer, con una barba espesa y vivarachos ojos negro , aunque su rostro y su piel se ve curtida por el sol

Una enorme capa de piel de lobo envolvía su cuerpo, abriéndose alrededor de su pecho que estaba descubierto

Se acerco a nuestra protagonista de medias negras y le hizo una reverencia.... se quedo un poco sorprendido al ver que la joven ya se había despachado por si misma sin que nadie se lo ofreciera

Mordor: Buenos días señorita permitame presentarme soy el capitan Mordor yo la llevare con los Iluminados en un momento estaré con usted, me alegra ver que ya se puso usted cómoda, permítame unos segundos en unos momentos estaré con usted

El capitán se sentó en la barra y se sirvió algo de Ron saco un libro forrado con cuero manchado de salitre. Mojo una larga pluma negra en un poco de tinta y con trazos ligeros y rápidos Dibujo unas líneas delgadas como patas de arañas

Luego desenrollo un largo pergamino, con algunas cartografías. de algunas costas de Utopía , asi como anotaciones en los principales puertos Port Avalon, la ciudad de las fuentes y algunas costas de Montclaire

Tras examinar y garabatear... durante un largo rato el mapa abrió la ventanilla del camarote y gritó

Mordor: Doce grados a babor.

El contramaestre obedeció y el barco dio su giro, satisfecho el capitán se volteo hacia su acuamarina invitada...

Mordor: ¿Prefiero conversar aqui? o ¿Le gustaría salir a tomar algo de brisa marina…?
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Sáb Abr 17, 2010 7:38 pm

Empezaba a aburrirme, le daba vueltas y mas vueltas a la copa de vino hundiéndome cada vez más en el asiento, cuando por fin la puerta sonó. Acomodé un brazo sobre el respaldo para girarme, en la mano contraria sostenía la copa con el vino aún agitado en su interior.

Ante mí apareció un fortachón moreno de piel y melena que parecía un león tropical salido de la selva. Tenía el pecho al descubierto, entreocultando tras una capa de piel un cuerpo de infarto al que me quedé mirando con el mismo descaro con el que había tomado posesión de ese asiento. Sonreí de medio lado y entonces le miré al rostro regocijándome de su buen ver.

Mordor: Buenos días señorita permitame presentarme soy el capitan Mordor yo la llevare con los Iluminados en un momento estaré con usted, me alegra ver que ya se puso usted cómoda, permítame unos segundos en unos momentos estaré con usted

No te preocupes, yo te esperaré aquí...- “observándote” concluyó mi mente con malicia.

Le seguí con la mirada mientras atendía sus quehaceres. Apoyé el codo en la mesa y sobre la mano mi mentón, acomodada para el espectáculo. Me mordía el dedo meñique para esconder la malévola sonrisilla que estaba empezando a formarse entre mis labios, aquel tipo era muy interesante, por fin el viaje iba a tener entretenimiento.

Se le veía tan concentrado en sus anotaciones que mi vena insolente salió a flote. Dejé la copa sobre la mesa, mojé el dedo corazón en el vino con lentitud y empecé a repasar el borde del recipiente con el dedo mojado. Tras unos cuantos círculos, el cristal emitió un zumbido grave e imposible de evadir, hasta a mi se me estaba incrustando en los tímpanos, pero no me importaba con tal de que alzase la cabeza para mirarme.

No lo hizo, y dejé de mover el dedo disipando el sonido en un instante. Fruncí el ceño escuchándole gritar órdenes, ¿es que era un mueble más? ¡Menudo anfitrión! Me llevé el vino a los labios y lo degusté mientras esperaba a que estuviese menos ocupado.

Mordor: ¿Prefiero conversar aqui? o ¿Le gustaría salir a tomar algo de brisa marina…?

Sonreí con perversión y miré el contenido de mi vaso haciéndome la desinteresada.

Donde más te guste...- murmuré con voz aterciopelada. Me puse en pie para quedar a la misma altura y me apoyé contra la mesa en actitud desenfadada
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Dom Abr 18, 2010 2:19 am

Al principio como que no le hizo caso, como que estaba mas interesada en el contenido de su copa que en el, pero luego su tono cambio mostrando cierto interés y pooniendose frente a el Mordor sonrió con malicia

Mordor: En ese caso salgamos la noche afuera es preciosa.. .la brisa marina exquisita y el firmamento esta lleno de estrellas, no hay ni una nube en el cielo, y la luna espléndida alumbra en todo su apogeo

Le ofreció gallardamente su brazo y la llevo a cubierta

Como bien dijo el firmamento lucia esplendoroso, y el tal Mordor se mostraba particular y peculiarmente coqueto con la con la alada heroína, mirándola fijamente en sus ojos verde- azules, perdiéndose en ellos, cautivado en su embrujo visiblemente, le dio un trago a su copa...

Mordor: Tengo dos vicios, el ron y las mujeres de ojos bonitos…


Dijo pícaramente, mientras su clásica sonrisa gallarda se dibujaba en su rostro, las miradas de ambos hacian una elocuente conversación

El cielo estaba despejado claro, la noche era preciosa, pero de la nada y de forma casi inmediata unas gigantescas nubes negras, invadieron el firmamento sonaron unos terribles truenos, un blanco cegador inundaba el cielo y una tremenda tormenta se desato en cuestión de segundos, Un iracundo Poseidón desataba una terrible borrasca, sobre aquel barco

El agua corría por la cubierta y se colaba por las rendijas; las olas trepaban por el barco y lo golpeaban, haciendo que se moviera violentamente. Algunos marineros habían ciado al agua

El temor de ser tragados por el mar hizo que Mordor regresara nuevamente a sus cabales

Mordar: El contramaestre ha caído al agua!!!. Ve hacia el timón y gíralo estribor es decir gíralo todo hacia la derecha-...

Le señalo cual era el timón, menospreciar las conocimientos de los demás era uno de los pésimos habitos del león marino

No pudo confirmar si la chica entendió o quiso hacerlo Prioridad era ayudarle a los marinos recoger las velas, así que apelo a su juicio y tuteló sus escuelas en ellas, mas el trabajo se les estaba complicando, pues las rachas de viento y agua eran constantes, y les costaba mantenerse en pie....
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Dom Abr 18, 2010 10:13 am

Sin disipar mi sonrisa, me agarré de su enorme brazo para salir al exterior. Según su respuesta pude apreciar que se trataba de todo un galán, sería una velada interesante si todo seguía en este acorde de coqueteo.

Tenía razón, la noche estaba preciosa, las estrellas parecían farolas sobre nosotros, pero nunca fui muy dada a observar el firmamento, no cuando lo interesante lo tenía justo frente a mí. Tampoco él parecía interesado en contemplar el cielo, me miraba con una sonrisa de truán que me estaba sacando la sonrisa con facilidad. Con suerte aquella noche no dormía sola, todo se vería...

Miraba a Mordar con ojos vivaces, lo mío no era la discreción, entre mi sonrisa y mi mirar le estaba dejando clara mi invitación al coqueteo, aunque no era necesario, él me seguía por propia voluntad devolviéndome miradas insinuantes e intensas.

Mordor: Tengo dos vicios, el ron y las mujeres de ojos bonitos…

Me reí con una carcajada suave y tintineante, su sonrisa de Don Juan invitaba a la respuesta, me incliné hacia él mirando su copa y después sus labios para terminar subiendo hacia sus ojos.

Pues parece que estás servido de ron... - murmuré en una cautelosa insinuación.

Pero las estrellas y la luna se cubrieron justo cuando empezaba a cuajar el ambiente. El cielo tronó y miré la enorme nube negra que se extendía sobre el barco, descargando una tormenta que, nunca mejor dicho, pretendía aguarme la fiesta.

El barco comenzó a oscilar de un lado a otro, todos los marineros corrían ajetreados. Me agarré al balaustre cuando los movimientos se hicieron tan bruscos que era apenas posible mantenerse en pie. Debido al zozobre, el agua entraba en cubierta empapando el suelo y haciendo resbalar a muchos.

Mordar pareció reaccionar y despertó de su trance de mujeriego. Salió corriendo mientras me explicaba casi con manzanas lo que debía hacer. Puse los ojos en blanco y miré en busca del timón; se hallaba al otro lado del barco y había pocas posibilidades de llegar sana y salva. Bufé mirando cómo el capitán se alejaba y me agarré un poco más a mi sujeción.

Pues yo tengo dos vicios, dejar que otros hagan el trabajo y sobrevivir-mascullé con apatía.

Bien podía hacerlo... los barriles y otros objetos rodaban de un lado a otro y sólo los mástiles parecían puntos seguros a los que aferrarse. Corrí por la cubierta esperando no caer. El equilibrio no era precisamente lo mío, estaba muy lejos de ser un felino, pero me iba apoyando en puntos seguros hasta que con un último resbalón alcancé el timón.

Ahora quedaba el siguiente paso, y era conseguir que se moviese. Muy confiada de mí quise moverlo simplemente agarrando sus mangos hacia la derecha, pero la rueda no me hizo caso, no tenía fuerza suficiente. Me puse de lado respecto al timón y agarré de nuevo sus mangos dejándome caer por el lado derecho, parecía que empezaba a funcionar, la rueda se giraba poco a poco...

Miré a mi alrededor en busca de Mordar, pero no lo veía, había tanta confusión que se veía muy difícil el salir de allí...
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Dom Abr 18, 2010 6:40 pm

El marinero segui amarando las velas volteo hacia a Lorein a ver si habia logrado lo que le encomendo, una vez que logro girar el barco en dirrecion contraria al oj ode la tormenta, le grito con todas sus fuerzas para dejarse ori atraves de la tormenta

Mordar: ¡Por favor sube al asta mayor y dime que ves!
Después de esto el corría bajo la tormenta hacia el camarote buscando sus cartas de navegación y su brújula pero “algo ” impacto el barco zarandeándolos violentamente.

Lo único que pudo hacer el platino fue cubrirse con los brazos, cuando la primera ola lo golpeo...

Todo su cuerpo daba vueltas, no podía hacer nada contra aquella fuerza, notó cómo la sangre brotaba de su cabeza al chocar contra la cubierta, cómo algunas de sus costillas se partían al ser arrastrado e impactar contra la barandilla, luego una ola lo tiro del barco y sintió el frío mar tragárselo hasta sus profundidades

No se movía, no podía accionar sus piernas y nadar hasta la superficie, no podía mover los brazos Lo único que podía hacer era mirar cómo se hundía en el vasto océano, cómo la negrura del fondo se confundía con él y las luces de los rayos de luna dejaban de ser visibles.

Resulto que la "isla" no era una isla sino que era algo que solía confundirse con una isla y a siete metros del barco emergía uno de sus gigantesco tentáculos
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Lun Abr 19, 2010 3:14 pm

Miré entre la tormenta, era muy complicado distinguir cualquier objeto, todo volaba, se cubría tras las enormes olas como cerros y se perdía en la inmensidad del mar. Solo quedaban algunos marineros en pie y corrían de un lado a otro despavoridos. Parecía que no estaban muy acostumbrados a las adversidades del mar.

Y se hacen llamar marineros...- mascullé con escepticismo.

En esto escuché el potente grito de Mordar con nuevas instrucciones. Alcé el rostro tratando de identificar de dónde procedía su voz, pero la furia de los truenos me confundía y los relámpagos destellaban aquí y allá cegándome. Pero había escuchado la orden, subir al asta mayor y... un momento. Miré hacia arriba viendo el mástil cuan largo era. ¿De verdad quería que subiera ahí? A lo mejor se creía que mis alas eran de verdad o algo.

Saqué mis dagas pretendiendo escalar con ellas. Me parecía una locura, en fin, subir al punto más alto en plena tormenta era tener ganas de ser chamuscada, pero algo querría aquel marinero.

Cuando clavé mi segundo cuchillo en la gruesa viga de madera, algo chocó contra el barco y caí sobre la resbaladiza cubierta deslizándome por la madera como si fuese una pastilla de jabón. No sabía qué había podido ser, pero no me gustaba en absoluto la fuerza que tenía... Vi una enorme ola sobre la proa del barco alzándose como un alud. Y ahí me di cuenta de dónde estaba el capitán.

La ola rompió y se llevó consigo todo lo que podían arrastrar sus aguas encabritadas, inclusive parte de la balaustrada de la cubierta. Vi uno de los brazos de Mordar salir sobre la espuma del oleaje justo antes de caer por la borda con todo lo que arrastraba la corriente.

¡Mordar!

Saqué de ahí las dagas como pude y corrí entre tumbos y resbalones hacia ese lado del barco, ya no tenía sentido que subiese al palo mayor, miré al profundo mar buscando algún rastro del fornido capitán, pero entre la agitación de las aguas y lo vasto de la superficie, la noche oscura y la tormenta de luces y sombras, no podía distinguir nada...

Algo sí pude distinguir. Mas allá, un enorme tentáculo surgió de entre las aguas alzándose sobre el barco imponente. Me quedé paralizada mirándolo y tardé en reaccionar.

Joder joder joder... ¿¡qué narices es eso!?

Tenía que hacer algo. Corrí hacia el timón tratando de volver a moverlo para virar y salir de allí con lo que quedaba de barco... era una estupidez, pero a veces la supervivencia te obliga a intentar cosas estúpidas...
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Lun Abr 19, 2010 9:31 pm

La alada joven corrió al timón intentado huir de la gigantesca bestia pero fue inútil
El gigantesco calamar uso uno de sus tentáculos para partir el barco en dos como si fuerse un mondadientes con sus apéndices

El cuerpo de Lorein fue prisionero de los caprichos de la fuerza del mar luego de que el barco fuese destruido una violenta ola golpeo a la lady oscura…

A la mañana siguiente, La lady oscura se desperto aferrada inconciente a u ntalbon en medio del desierto marino, sin vista de nada ni ni nadie mas que toneladas y toneladas de agua salada a su alrededor, paso un buen rato hasta que un cuervo se poso en el tablon al que estaba aferrada morrigan.

La observo con su sagaz vista, que transmitía una sabiduria muy superior a la que podria poseer cualquier animal. Con sus patas fue dando pequeños y cortos pasos hasta llegar encima de la mujer. Picoteo el carnoso brazo de Morrigan como si intentara comprobar si estaba viva o muerta, si se podía comer. Dejo escapar un graznido cuando comprobo que la lady oscura aun respiraba. Se quedo alli, atuzandose las plumas, como si tuviera todo el tiempo del mundo para que sucediera lo que tuviera que suceder.

Por su parte un gran barco se acercó con rapidez, impulsado por las velas mientras los remeros apartaban los tablones asegurando que hubiera un paso adecuado para el barco.

Cuando estaban ya cerca de donde el cuervo habia graznado por ultima vez. Palmeo suavemente el hombro de dos de sus hombres que rápidamente se levantaron dejando los remos atrás. Eran fuertes y corpulentos, rayando la desproporción esos brazos que habían manejado los remos durante muchas estaciones eran mas gruesos que los de un herrero, sus torsos estaban bronceados por muchas horas al sol y emblanquecidos por una capa de sal de mar. Se cubrían con pieles de foca y prendas de guata, ambos iban descalzos. Tras quitarse tantas pieles como les fue posible se pasaron unas gruesas sogas alrededor de la cintura, que tomaron con manos expertas otros de los lobos de mar de la tripulación. Luego ambos hombres se lanzaron al agua hundiéndose con un sonoro zambullido que interrumpió la quietud que envolvía el barco.

El cuervo alzo el vuelo. Graznando, llamando a sus compañeros de bandada con un funesto sonido que solamente podía significar la muerte de aquellos que estaban debajo de el. Su reclamo se vio interrumpido cuando dos fornidos hombres llegaron hasta la lady oscura...
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Mar Abr 20, 2010 12:02 am

Sentí un pinchazo en el brazo, y empecé a abrir los ojos muy lentamente... La cabeza me daba vueltas, tenía esa sensación de inestabilidad que uno tiene al dormir después de todo un día de playa, pero no era una sensación, era real. Tal como empezaba a despertar, me di cuenta de dónde estaba; el mar, y el mar, y el mar... y un pajarraco. Moví el brazo para apartarlo de mí, y se posó algo mas allá acicalándose las plumas.

No sabía qué hacía allí... me recordaba a aquella irrepetible noche de celebración en la que desperté en la alacena de una tienda de ropa, ¡qué cosas! Pero esta vez tenía explicación, y me hallaba tumbada justo sobre ella. Había una plancha de madera rota por ambos lados, y entonces comencé a recordar: La carta, el barco, Mordar, la tormenta...

Miré a todos lados en busca de algún indicio de que alguien más hubiese sobrevivido, pero solo el már correspondió al mirar de mis ojos azules. Con un suspiro resignado, me dejé caer de nuevo sobre la tabla. En fin, sólo me quedaba esperar...

Cuando estaba a punto de volver a cerrar los ojos, un barco bastante más imponente que el Bloody Mary se acercó por el horizonte, con unos potentes remos que golpeaban el agua haciendo a un lado los restos del naufragio. Me imaginé que sería un barco comerciante, o tal vez de guerra... Me giré para mirarlo algo cegada por el sol. El pájaro que me había despertado salió volando espantado, y le miré con el ceño fruncido alejándose en el cielo.

Eso, huye antes de que te coma- murmuré regresando mi atención a la embarcación.

El navío se detuvo y se hizo el silencio a la redonda. No sabía qué estarían haciendo ahí arriba, tal vez me hubiesen divisado, o quisieran descansar. Cuando vi a dos hombres saltar por la borda, me incorporé despertando de una vez por todas. Nadaban con mucha potencia hacia mí, cortaban el agua a cada brazada, ¿serían guerreros? No tenía ni idea pero sin saber por qué, aquello no me gustaba.

Cuando estuvieron junto a mi, levanté una mano mirándoles de reojo no muy segura de lo que fuesen a hacer. Pero entonces el pajarraco calló, y sentí que la sangre se helaba en mis venas como si hubiese caído un mal augurio.
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Mar Abr 20, 2010 11:53 pm

Sin hacer ninguna pregunta uno la agarro por la cintura y otro le toma las muñecas y ambos volvieron a nadar hacia el barco. Al llegar a su base entre los dos tomaron a la lady oscura y desde arriba con rítmicos tirones los izaron a los tres.

En la superficie del barco no se movía nadie. Esperando unas ordenes que no parecían llegar mientras el viento enfriaba los cuerpos mojados de los que hasta hace un momento estaban en el agua. Entonces el que parecía el capitan se movió.

Un joven robusto, de nariz recta y ojos penetrantes como los de un águila contemplaba a la chica Se llamaba Arudj. Pero como nadie podía pronunciar un nombre tan difícil, le decian Barbaroja tenia, un enorme papagayo reposaba en su hombro el cual al parecer hablaba por el

Papagayo: Aggg aahh Buena pesca. Amarradla, desarmarla y secarla. Luego calzarle las botas. Guaccc

Los marineros se movieron siguiendo las ordenes del ave parlante. Le acercaron un cabo y le afianzaron un recio nudo corredero alrededor de sus muñecas. El nudo no era muy fuerte, pero podría apretarse aun mas. Luego con dureza y eficiencia manos habiles examinaron sus pocas ropas en búsqueda de cualquier arma oculta, pasando sus manos mas alla de donde deberían. Luego la secaron, restregándola con fuerza unas toallas de lino hasta que quedo completamente seca. Por ultimo tomaron sus botas y introdujeron en la suela de cada una de ellas una moneda de hierro gravada y se las volvieron a poner.

Miraron a su capitán y tras una afirmación de este, un graznido del ave y volvieron a sus tareas normales. Pronto el barco comenzó a moverse rumbo a un lugar desconocido. El animal se movió hasta el hombro de ella y comenzó a acariciar su cabello con su pico, con mucha suavidad.

Papagayo: Guaac Siguenos. Guacc
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Miér Abr 21, 2010 12:58 pm

Llegaron los dos fornidos marineros y me agarraron sin mucho miramiento. Lo cierto es que estaba demasiado mareada para poner resistencia, y con esos brazos, ¿de qué narices habría servido? Me dejé llevar por el agua hasta que llegamos junto al casco del barco.

Allí empezamos a elevarnos, no había caído en las cuerdas que rodeaban las cinturas de ambos fortachones. En cuanto llegamos a cubierta, me encontré en el ojo de atención de un montón de tiparrones igualmente musculados que no se movían de sus posiciones. Arqueé una ceja llevándome una mano a la cadera hacia mi espada, pero entonces un hombre algo más estrecho de espalda se adelantó.

No era de mal ver, parecía demasiado joven para estar al mando, y miraba con poco interés lo que veía. A su hombro un pajarraco enorme me miraba con más atención que su amo. Graznó y di un paso atrás algo molesta, no me gustaban demasiado las aves... Y entonces el pájaro habló, a lo que alcé las cejas sorprendida.

Pero aún más alucinante era que todos aquellos marineros de desmedida proporción le hiciesen caso al de las plumas. Se acercaron como un enjambre de abejas a mí, me ataron las manos juntas y me cachearon en busca de armas. Fruncí el ceño al notar manos donde ni siquiera podría haber armas, chasqueé la lengua y gruñí.

Por ahí no se os ha perdido nada- advertí

Después de despojarme de mis preciosidades, me secaron con brutalidad refregándome con unas toallas hasta que quedé completamente seca. Incluso me ardía la piel de la fricción, pero no le hice demasiado caso.

Con un nuevo berrido del loro ese, todos volvieron a sus tareas dejándome allí tal y como había subido, con el pequeño detalle de estar maniatada. Miré al hombre y su pájaro y entonces éste revoloteó hasta llegar a mi hombro. Le miré de reojo y noté cómo me acariciaba el pelo. Puse cara de asco sin poder evitar mi repulsión

Ajj...

Me indicó que les siguiese, así que eso hice ¿para qué me iba a quedar allí?

Me pregunté qué haría ese barco allí, si era comerciante o pirata.. no había visto ninguna bandera así que no podía deducir de qué nacionalidad era. Sus hombres estaban bien ejercitados, no creía que fuese un buque crucero precisamente, me daba la curiosidad saber de dónde salían tantos tipos cuadrados, y dónde podía encontrar ese sitio... sonreí para mí misma esperando a que comenzase la acción de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Jue Abr 22, 2010 1:44 am

Barbaroja comenzó a caminar con la maniatada lady oscura a sus espaldas llegaron hasta el castillo de popa, durante el trayecto los forzudos y bronceados marineros n odejaban de verla, una vez que llegaron ahí

El aroma a sal sangre y ron n ose hizo esperar, el capitán se sirvió un trago de ron
Mientras veía las actividades de los marineros

El hombre deposito las armas que los marineros le habían confiscados a Morrigan juntos con sus medias negras y sus alas de murciélago, en un arca, asegurándose de que la lady oscura lo viera, y luego guardo la llave alrededor de su cuello.

Tras apurar el trago de un sorbo y le dio una mirada lujuriosa a la mujer sin sus medias y con el puro corse y sus piernas desnudas enfundada en esas botas se veia fabulosa no
obstante como si el barbado carmesí solo fuese un títere el animal volvió a hablar

Papagayo: aghhh tienes permiso de hablar con ella barbaroja...

El barbado asintió y dijo con voz tranquila

Adjud: Al capital le caes bien, pero el que estes, en medio de la nada debe significar que eres de mala suerte y corro peligro al estar en el mismo barco que tu, el que te hayamoos encontrado a mitad del mar es señal de que no debes volver a embarcarte nunca más. Debes tomar esto como una señal clara e irrefutable de que las mujeres son de mala suerte en los barcos de todos modos seguro daran una buena tajada de dinero por ti en el mercado de escalvos, pero dinos ¿Cual es tu historia?
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Jue Abr 22, 2010 6:45 pm

No hizo tampoco demasiado, parecía que me quería provocar, y lo estaba consiguiendo. Miré con impaciencia cómo encerraba mis cosas y guardaba la llave... me dieron ganas de quitársela manotazo limpio, pero no había pasado por alto que todas la miradas de los hombres estaban puestas en mi, aunque por motivos muy diferentes a la seguridad de su capitán. Pobres, no les podía culpar debían de llevar meses allí metidos con la única compañía que los otros marineros y sus propias manos...

Allí olía de muerte, casi se me hacía imposible desarrugar la nariz y para mi mala suerte no es que corriese mucho aire como para sacar de allí esa pestilencia a macho mezclada con la pudredumbre de la vida marítima. Como si buscase acentuar el aroma a alcohol, el que suponía que era el capitán se sirvió una copa y me miró.

Conocía ese mirar, me miraría de arriba abajo y examinaría cada ápice de mí. No era algo extraño en mi día a día, la gente solía hacerlo continuamente, sobre todo cuando llevaba encima mis alas. Pero ahora sólo tenía el corsé de cuero negro para cubrir mi torso, contrastando con la pálida piel de mis piernas antes cubiertas por las medias, los brazos y una sugerente insinuación hacia mi busto. Pude ver en su seriedad que quería seguir paseando la mirada pero el pajarraco le interrumpió con una frase que me hizo arquear una ceja interiormente atónita.

Es decir, ¿que un ave de lengua larga mandaba sobre un hombre de tan buenas facultades como éste? Acaso se había vuelto loco el mundo o qué. Necesitaba... cerré los ojos y negué con la cabeza sin poder creérmelo. Necesitaba permiso de su loro de compañía para hablar. No tenía palabras siquiera... La risa, la mala carcajada despectiva que tantas veces me traicionaba estaba asomándose lentamente por mi garganta, amenazando con meterme en un problema más.

Me cubrí la boca mirando al suelo mientras el tipo de la barba hablaba. Era difícil no responderle con alguna mala broma acerca de su periquito, pero en fin, supuse que no me encontraba en la privilegiada situación de hacer chistes con mis salvadores... ¿o debía decir captores?

Adjud: Al capital le caes bien, pero el que estes, en medio de la nada debe significar que eres de mala suerte y corro peligro al estar en el mismo barco que tu, el que te hayamoos encontrado a mitad del mar es señal de que no debes volver a embarcarte nunca más. Debes tomar esto como una señal clara e irrefutable de que las mujeres son de mala suerte en los barcos de todos modos seguro daran una buena tajada de dinero por ti en el mercado de escalvos, pero dinos ¿Cual es tu historia?

¿Al capitán? ¿El pájaro era el capitán? La cosa se hacía cada vez más absurda, pero eso no era lo que ahora me importaba. Dejando a un lado las bromas, me percaté de sus palabras, evidentemente mi presencia no era grata allí, así que debía de comportarme si no quería acabar de nuevo en una tabla a la deriva, o peor aún...

Ya había escuchado ese viejo cuento marinero- señalé cruzándome de brazos desafiante. Si tenía tan claro su plan respecto a mí, para qué quería saber mi historia. Fruncí el ceño y miré al ave antes de regresar la mirada al barbudo pelirrojo- Mi barco fue atacado por un monstruo marino, ¿pero qué importa mi historia?
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Vie Abr 23, 2010 1:21 am

Barba roja enarco la ceja ante la desafiante respuesta

Barba Roja: Ordenaría inmediatamente que te tiraran por la borda pero seria un desperdicio ademas de que te necesitamos

De todos modos la libertad solo existe en el país de los sueños, de todos modos harás lo que te digamos sino quieres que te amarremos el mástil para que toda la tripulación te use como vagina publica, iras con Hook a explorar unas catacumbas...

Terminado de hablar el papagayo ordeno

Perico: Aggg aghh, enciérrenla hasta que lleguemos a la isla aggggg

Uno de los forzudos marineros tomo a Lorein por la fuerza y se la hecho al hombro como si nada durante el trayecto no desaprovecho la ocasión para nalguearla, para luego arrojarla como costal y encerrarla en el rastro del barco, que era un cuarto llenos de paja lleno de con codornices, faisanes gallinas y un oque otro cerdo

El trayecto corto y sin muchas dificultades entraron a unas isla de de difícil acceso, pues exceptuando las primeras horas de la tarde el mar solia estar embravecido.

Una vez que embarcaron se oyo la voz del perico

Papagayo: Agg Ve por la piernas de gallina desnutrida aggg

Hook: Si mi capitan.

Hook era uno de los miembros de la tripulación que n oera ni músculo ni sombrado su figura era lánguida Su pelo era negro como la noche y ondeaba en un fantasmal viento. Sus ojos era azul cristalino.

Sin decir nada entro a la bodega y la giro para desatarle las muñecas luego le hizo la seña de que lo siguiera hacia uno de los botes

Al poco el bote hace tierra en una playa, el marinero adentro un poco el bote para asegurarse de que no se lo lleve la corriente y tras crubirlo con unas hojas de palmera que había por alli le hizo una seña a Morrigan para que lo siguiera

No transcurre mucho rato hasta que encuentran lo que parecía una entrada a una gruta. En la entrada hay glifos probablemente de una antigua cultura, quizás fuera un templo hace muchísimos años la cueva emana bastante poder. En la primera sala se podían observar restos de pilones de piedras apilados por alguien, aunque hay muchas telarañas. Encendió una tea para tener algo de luz y avanzar por un estrecho pasillo en la gruta.

Hook: Soy hook por cierto...
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Vie Abr 23, 2010 7:07 pm

Apreté los puños anudados y apoyé mi peso en una pierna. Puede que estuviese en su barco pero aquel barbudo títere del pajarraco no me estaba haciendo gracia alguna. Su amenaza me hizo sonreír pero antes de que pudiese responder, el ave en su hombro habló y uno de los mastodontes que tenía por tripulación me agarró.

Le gruñí cuando me nalgueó y le clavé las uñas en la espalda en respuesta.

¿Sabes? Mi pie está a punto para darte una buena patada en un sitio que no volverías a sentir...- comenté entre dientes.

Pero el tipo ese hizo oídos sordos, tan solo me soltó en lo que parecía una especie de establo preparado para todos los animales que llevaban. ¿Y para qué demonios iban con una granja a cuestas? Me alejé de los bichos y me acomodé contra una pared mascullando algunos improperios contra todo lo que me estaba pasando.

No duró mucho el tiempo que estuve allí dentro, empezaba a mirar las gallinas como posible entretenimiento cuando escuché las botas de alguien llegar. Se trataba de un hombre mas bien poca cosa, nada que ver con los fornidos fortachones de ahí afuera. Me giré y le miré sobre mi hombro mientras me quitaba las ataduras.

Parecía mas tranquilo que el prepotente de su capitán, y no es que tuviese mucha expresión en su rostro así que supuse que para lo que me sacaba no era ni bueno ni malo, tan solo me quedaba esperar...

Me subieron a un bote junto al hombre que me había liberado. Al mirar a la lejanía vi una playa solitaria, de arena blanca y aspecto deshabitado. ¿Me iban a soltar allí? Me acomodé en uno de los lados del bote mientras el marinero remaba hacia la costa bajo mi atenta mirada, si tenía que vérmelas con él, debía de estudiar sus puntos débiles... parecía que no estaba acostumbrado a remar, de ahí que sus brazos fuesen poco más que dos palillos.

Cuando llegamos, se cercioró de que el bote quedaba bien encallado y entonces me hizo seguirle. Con un bufido, bajé de la embarcación y le seguí por la arena atusándome el pelo para alisarlo de nuevo. Caminamos en silencio, no parecía un tipo muy hablador y yo no tenía demasiadas ganas de darle conversación, después de todo era uno de los que me iban a dar el día con aquello de la captura.

Pronto llegamos a una cueva. El agua caía del techo, todo estaba húmedo y no veía absolutamente nada. Me acerqué a la espalda del hombre y apoyé una mano en su hombro buscando un punto de apoyo para guiarme. Al parecer era algo parecido a unas ruinas o algo así, entramos en una sala que me dejaban clara la antigüedad de aquel sitio, las telarañas debían de formar una ciudad entera y todo estaba recubierto por una fina capa de polvo que había llegado allí incluso contra la humedad.

El llamado Hook abrió la boca alertándome, me había olvidado de él. Después de mirarle de arriba abajo volví la mirada al frente.

Yo soy Lorein, aunque prefiero que me llamen Morrigan- repliqué mirando dónde ponía los pies.

Todo aquello me daba mala espina. Para ser un edificio o templo derruido, había demasiado orden en el caos, como si alguien hubiese estado cuidando de ese sitio...
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Vie Abr 23, 2010 11:55 pm

Hook: De Acuerdo entocnes.. Morrigan. Pense que me ibas a pregutnar que venimos hacer aquí pero al parecer n ote interesa mucho. El antiguo rey de la civilización perdida de esta isla fue un hechicero poderoso, así que decidimos que sería buena idea adentrarnos en su tumba para ello.

Poco a poco comenzaron a descender por aquel húmedo túnel en el lugar se respiraba un ambiente extraño y el aire estaba enrarecido, tan viejo como las mismas montañas, había unos esqueletos clavados con lanzas en las paredes y unas pilastras profusamente labradas sostenían aquella cóncava catacumbas labrada en piedra

Habia una inmensa roca que les taponaba la entrada, el contramestre Hook comenzó a acariciarla como si se tratase de una amante hasta que por fin dio con una protuberancia que pudo mover, la roca comenzó a moverse haciendo un ruido espantoso el conocido chirrido de el metal deslizándose suntuosamente por el peñón, abriéndoles paso a la siguiente galería..

Al final del pasillo una joven esta peleando contra dos zombies. Era una mujer de larga cabellera rubia recogida en un moño, era una chica menuda con una mochila de madera a sus espaldas

La imagen era bastante aberrante. Pues todo parecía completamente fuera de lugar. La joven atizaba a los zombies con un baston. Estos van semidesnudos y llevan pantalones anchos uno tenia un alfanje clavado en el pecho, de parte a parte y el otro no tenia cabeza. Desde luego eso era magia negra.

Los zombies eran lento y no parecían dispuestos a evitar los golpes aunque lo veían venir.
Los golpeaba pero volvían a levantarse, Los golpeaba de nuevo y volvían a tambalearse y a caerse de espaldas torpemente, pero se levantan como si nada de nuevo otra vez…
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Dom Abr 25, 2010 11:36 pm

Sonreí con cierto escepticismo a su comentario. Escuché la historia del rey aunque no le encontré mucho sentido y después decidí omitir comentarios con un único sonido de asentimiento.

Habría preguntado de haber tenido otra opción a venir- repliqué mirando por dónde iba.

La gruta iba perdiendo cada vez más aspecto de cueva perdida y se iba transformando en un templo escondido de miradas indeseadas. Las rocas hablaban de hacía muchos siglos, y aquellos pilares tallados parecían de leyenda. No me solían entusiasmar ese tipo de cosas, pero debía reconocer que mi estómago sentía hasta cierto punto que las palabras del marinero eran ciertas.

Continuamos descendiendo, la temperatura bajaba con nosotros también, y el aire se iba humedeciendo hasta ser difícilmente respirable. En el trayecto, vi algunos motivos decorativos muy exóticos como un par de esqueletos anclados a la pared, atravesados por sendas lanzas. Arqueé una ceja y me pegué un poco más al pirata... No quería saber quién le había dado semejante muerte, pero deseaba que no fuese alguna especie de guardián ni nada por el estilo.

Y de repente una roca nos cerró el paso. Suspiré y aproveché para descansar un poco los pies recostándome contra una de las paredes, al parecer mi escuálido amigo creía que tenía más fuerza que yo, así que se adelantó a buscarle las cosquillas a la roca.. le observé interrogante.

¿Qué se supone que haces?

Un chirrido horrible me respondió a la pregunta, haciendo que cubriese mis oídos con ambas manos para evitar quedarme sorda. Toda la cabeza me retumbaba, hasta que finalmente cesó, y pude comprobar que la roca se había hecho a un lado para darnos paso a un nuevo túnel por el que seguir descendiendo.

Fui escuchando un sonido reconocible... algo largo y consistente surcaba el aire a gran velocidad, provocando que el aire cortado sonara. Golpes, jadeos.. un combate. Aceleré un poco el paso para encontrarme con una escena extraña, muy extraña. Una chica no mucho más grande que yo luchaba con un par de... ¿qué demonios era eso? Dos seres que no dejaban de atacarla a pesar que ella, con maestría, les iba desbaratando el cuerpo poco a poco.

No lo pensé demasiado, miré a Hook y agarré la tea que llevaba

Sé caballero y ayudemos a la señorita

Esperando a que me cediese la antorcha, me adelantaría aprovechando el entretenimiento de los dos seres para tratar de prenderles fuego y terminar así con el sufrimiento de la rubia.
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Lun Abr 26, 2010 4:56 am

El larguirucho capitan asintió, cuando esta le arrebata bruscamente la tea,y se dispuso a quemar a un ode los seres nigromantes, Hook sacó un alfanje y se lo clava en el pecho que y le derriba de una patada arrancándole el alfanje del pecho. Una vez el zombie estaba en el suelo intentaba levantarse. Pero no fue lo suficientemente rápido y el alfanje volvió a atavesar su pecho manteniendo lo fijamente clavado al suelo.

En tanto en cuanto el fuego de Morrigan toca al primer zombie y este deja de moverse. Toda chispa vital que hubiera en el desaparece para luego ser quemado con las llamas…
La joven se queda impresionada al ver como las tornas se habían girado tan abruptamente a su favor.

La maniobras de los dos extranjeros desconocidos fueron rápidas y eficaces una vez que las llamas consumieron a ambos zombies suspiro ligeramente aliviada.. Mientras el larguirucho capitán sacudió un poco la negra casaca y envaino la larga espada, luego los saludo con una ligera inclinación en la cabeza

Miriya: Muchas gracias forasteros.. -Ho-hola... Yo soy Mirira. No se me da muy bien tratar con desconocidos, pero ustedes acaban de salvarme la vida.Me han sacado de un buen aprieto...

Hook: Encantado, veo que profanar tumbas en islas es un negocio concurrido hoy en dia, por la forma de tu bastón puedo deducir que eres una maga.. ¿No es asi?

La chica pareció dudar en su respuesta, veía fijamente al capitán y luego dirigía su mirada hacia Lorein algo extrañada y eso que sus alas de murciélago se habían quedado a bordo del barco

Miriya: Eh... Si... Soy bruja...una muy mala por cierto Aunque apenas tengo experiencia...Y además soy torpe, despistada y cabeza-hueca.-

Hook: Bueno ciertamente es raro una bruja atacando a los zombies con su bastón en vez de con magia. Por lo que respecta a nuestros amigos...- dijo pateando el zombie chamuscado que esta en el suelo.- Las armas normales no les hacen mucho daño, aunque no dejan de ser efectivas... si lo reduces a trocitos seguirá eternamente vivo, pero no podrá hacerte daño, claro que atacar a su alma es mucho mas efectivo.

La joven bruja asintio agachando la cabeza La bruja recojio el alfanje del cuerpo putrefacto en llamas . Estaba oxidado asi que no serviria como arma, Examino los bolsillos de su sucio y maloliente pantalon. En ellos encuentro unas antiguas monedas

-Hook: Esas monedas son de hace casi cien años. Es parte del tesoro que nosotros estamos buscando

Miriya: No se preocupen, yo no busco tesoros Estoy buscando la tumba del rey para conseguir un ingrediente, así que nos podemos ayudar mutuamente...

Dijo al tiempo que entregaba las monedas a Hook avanzando por el pasillo en el que me encontró al zombie, y del cual tuvo que retroceder.

Decidido a formar equipo con la bruja el escuálido marino le hace una señal a morrigan y comienzan a bajar por la gruta, despacio, expectantes la aparición de más zombies. Sin saber de donde iban a salir, por donde iban a aparecer.

Entraron en una nueva sala después de serpentear entre los túneles, cruzaron sin hacer ruido la habitación y abrieron una puerta que chirrió, señal de que llevaba tiempo sin usarse. Pasaron con cuidado, no hay luz. La tea encendida no servia para alumbrar toda la habitación, ya que era más grande que las demás por las que habían pasado. Para poder ver bien tuvieron que avanzar por el cuarto y aun así quedaban rincones oscuros y sitios que no se veían por el "mobiliario" del cuarto: Algunos muebles gastados, comidos por el tiempo, algún que otro cofre con algunas monedas, alguno que otro mapa todos raídos e indescifrables.. también había trozos de piedra de la mampostería de las paredes

Cerca de los tres exploradores se escucho un ruido, como si algo hubiera caido al suelo. En el fondo de la sala algo se arrastraba, o al menos sonaba como si algo o alguien se arrastrase. Si habia alguien en esa sala, seguramente no será alguien vivo..

Hook levanto la antorcha y vio en la pared marchas de sangre, en concreto, las huellas de unos dedos que se escurrían. Parece que un zombie venia por ellos pero no aguanto su peso, pues le faltaba una pierna y la mitad de otra, cortada como está por la rodilla, se arrastraba hacia ellos con la mirada vacía, pero con una determinación para conseguir lo único que su cerebro le pedía. Comida. Sangre.
Volver arriba Ir abajo
Lorein Shanelle
Sexy Sátira
avatar

Cantidad de envíos : 247
Fecha de inscripción : 17/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
450/2500  (450/2500)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Mar Abr 27, 2010 8:40 pm

Vi cómo mi acto reflejo había funcionado, los fiambres dejaban de moverse y uno de ellos acabó más chamuscado de lo que esperaba, perfecto. Le devolví la antorcha a Hook y me crucé de brazos volviendo a mi parsimonia habitual. Aproveché que los dos se enzarzaban en una conversación para mirarla de arriba abajo sin ningún tipo de reparo.

Era un poco estúpida por adentrarse ella sola en una caverna maldita a sabiendas de que era inútil con sus poderes, pero a pesar de ello al pirata le había caído bien y ambos mantenían una interesada conversación sobre los propósitos de cada uno.

Se me olvidaron las tazas de té...- murmuré con sarcasmo arrastrando un poco el pie por el suelo aburrida.

Esperé a que dejasen de hablar para seguirles, al parecer habían decido continuar juntos, y por desgracia eso me incluía a mí. Caminamos durante un rato, todo estaba en silencio y los corredores se sucedían aquí y allá de forma casi monótona, mientras yo pensaba que cada vez tenía menos oportunidades de dar media vuelta y salir de allí.

Entramos en una sala grande, la antorcha iluminaba poco más que nuestros cuerpos, pero podíamos ver algunos efectos de la cámara; había cofres con monedas que brillaban dañadas por la luz de las llamas, las miré sonriente y le di un codazo a Hook.

¿no es ese tu tesoro?

Avanzamos con mas lentitud, era difícil saber lo que estabamos pisando con aquella oscuridad, pero de pronto sonó algo en una pared cercana. Al girar hacia allí el foco, una mancha de sangre en la pared nos hizo darnos cuenta del no muerto que se arrastraba en nuestra dirección sediento de nuestra vitalidad.

Qué asco...

Con un suspiro, saqué una de mis hachas y miré a la criatura asegurándome que no pudiese atraparme. Tiré con todas mis fuerzas el hacha buscando clavarla en su cuerpo y así afianzarlo al suelo, como había hecho momentos atrás el marinero
Volver arriba Ir abajo
Halcon Lunar

avatar

Cantidad de envíos : 50
Fecha de inscripción : 13/04/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
10/2500  (10/2500)
Coronas: 300

MensajeTema: Re: Un viento de halcones   Miér Abr 28, 2010 8:04 am

Al marinero le sorprendía la increíble confianza que se tomaba la lady oscura del cabello verde-azulado cuando su codo se enterró en sus costados... al parecer la lady se tomaba todo de forma muy alivianada

Al encontrarse a la criatura ella fue la primera en reaccionar... con una fuerza tremenda destrozo a la criatura con su hacha el capitán se impresiono al ver ese movimiento, pensaba que solo era una chica linda que se había metido en un embrollo, no sospechaba que fuese tan buena guerrera

Nada mas ocurrio en esa habitación asi que entraron a otra en una de las paredes laterales se podia ver un gran mapa que cubría toda su superficie. Parecía ser un mapa de todas las islas de alrededor. Estaban dibujadas perfectamente y el tiempo había sido con este mapa más generoso.

Hook: Sea de quien sea ese mapa es bueno, hay islas que no conozco. Lastima, si tuviera una semana copiaria este mapa, punto por punto. Se perderán tantos conocimientos, tantos tesoros. Un momento... Quien sabe... quizas daria resultado... una base aqui. Un cuartel. Una cala. Claro que primero habría que solucionar el problema de los zombies..

En esa habitación no había nadie y todo estaba en silencio ahí, aunque se oían ruidos por debajo de los tres avenureros. Parecía que por allá abajo había más movimiento.

En una zona de la habitación el suelo se habia hundido y está todo en la habitación de abajo. Era un hueco bastante grande el que había dejado. Al lado del agujero había una puerta, y detrás de esta unas escaleras que llevaban a la habitación que se veía desde el agujero.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un viento de halcones   

Volver arriba Ir abajo
 
Un viento de halcones
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» [Prólogo] Contra viento y marea.
» Colores en el viento [Wataru y Jeannie]
» Viento Salvaje
» Rol: el Nombre del Viento {Élite}
» [El precio de la libertad] Nash vs Katsu

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Cσmαяcαs ∂e Noah-
Cambiar a: