FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Santa Inquisición: Selección Natural

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Leviatan

avatar

Cantidad de envíos : 363
Edad : 31
Fecha de inscripción : 03/04/2008

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
440/2500  (440/2500)
Coronas: 1450

MensajeTema: Re: Santa Inquisición: Selección Natural   Dom Dic 12, 2010 5:38 am

La historia de aquellos aventureros estaba por finalizar, sin embargo el desenlace aún no estaba claro. En tan pocos segundos habían pasado tantas cosas, las circunstancias habían cambiado de sobremanera de un instante a otro. El destino parecía jugar alegremente con los dados, agitándolos de arriba abajo, deleitándose con el preámbulo de su último lanzamiento.

El segundo proyectil cortó el aire con gran fuerza hasta impactar en el suelo perdiendo su potencial letalidad. El arquero había fallado y había perdido a su objetivo de vista, Luzbel al saltar hacia los bultos al mismo tiempo se había cubierto con ellos. El vigía chistó los dientes, ¿quién era el? ¿qué estaba pasando?, era demasiada casualidad, en aquel pobre y aburrido fuerte rara vez pasaba algo, y en menos de 2 horas un incendio había amenazado su estructura y un asesino se había infiltrado cual humedad a través de sus paredes. El hombre daba la voz de alerta pero pocos atendían, aún el fuego y los gritos caóticos buscando coordinación opacaban cualquier otro sonido.

El arquero comenzaba a caer presa de la desesperación, en ese momento decidió ir a avisar directamente al inquisidor y su guardia. Como quién cavila su plan observó el camino que debía tomar, y al finalizar, al observar su estación final la vió y se petrificó. Dos individuos mas habían irrumpido el fuerte, se enfrascaban en una lucha cuerpo a cuerpo con la guardia del inquisidor. Cuando sus ojos se posaron sobre aquella bella, pero poderosa mujer pudo observar el hermoso color carmesí de la sangre saltar cual volcán en erupción.

Jora había logrado su objetivo, el guardia al cual había atacado poco tuvo que hacer, apenas y escuchó sus pasos cuando era tarde. Al girarse sobre si mismo la amazona estaba ya sobre el. Intentó reaccionar propinando un sablazo horizontal, sin embargo en el último momento ella desapareció, era pequeña por tanto no hubo mayor problema para esquivar ese tipo de golpe. El hacha se impactó en primera instancia en la armadura del hombre, que de poco sirvió pues el golpe era fuerte, impactando justo en las rodillas resquebrajó la armadura y se clavo cruelmente en la carne. De un segundo a otro ese hombre había perdido la pierna. Un grito de agonía lo acompañó en su desplome.

Leviatan, apenas al observar el movimiento de la rubia, y como quien da por sentado el resultado de una acción se giró y derribo la puerta impactandola con el hombro sobre la marcha. El guardia embestido segundos antes se puso de pie para tratar de seguirle, sin embargo el grito desgarrador de su compañero llamó su atención. Empuño fieramente su Claymore y lanzó un golpe transervar descendente a su enemiga la cual se encontraba aún agachada.

Un golpe singular se abrió paso a través del aire para llegar a los oidos de Jora, una flecha se había clavado sobre la duela a apróximadamente a 3 metros de ella. Otra más se clavaba en la pared del edificio donde recidía el inquisidor. El arquero trataba de asesinarla a distancia, sin embargo su pulso temblaba, era la primera vez que estaba frente a una situación así, acababa de ver como un hombre perdía su pierna, el sudor recorría cada parte de su cuerpo helándolo de una desagradable manera.

Luzbel desde abajo podría observar como el arquero paso de el cambiando su objetivo, podía esconderse si así lod eseaba, sin embargo no había que realizar un cálculo demasiado complicado para averiguar quién era el nuevo objetivo del arquero.
Volver arriba Ir abajo
Luzbel Van Der Valls

avatar

Cantidad de envíos : 190
Fecha de inscripción : 19/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
1220/2500  (1220/2500)
Coronas: 715

MensajeTema: Re: Santa Inquisición: Selección Natural   Dom Dic 12, 2010 8:54 am

Las tornas seguían cambiando de dirección, iban y venian caprichosas, la diosa fortuna a veces me sonreía y a veces me daba la espalda y en una de esas habia salido herido, no podía quejarme tomando en cuenta la suicida de la ofensiva en la que me había involucrado

Habia logrado ocultarme y perder a ese arquero y en la abadía la presencia de phobos y el fuego seguían dando sus frutos, pero era obvio que no seria suficiente, ese arquero no se quedaría de brazos cruzados y era mi misión ser una distracción y sabia que si no lo hacia bien correría en peligro la misión y por ende a Jora

Impulsado por aquel pensamiento me decidí a desclavarse la flecha, no era una herida mortal y la flecha no era muy larga, posiblemente guardando proporción con la estatura del arquero; pero si me mantenía inmóvil el brazo y ademas había usado todo mi poder mental en crear esos obeliscos, no creía tener tal concentración para poder quitármela; pero sabia que si se la dejaba se le infectaría, y ademas la idea de que Jora estuviese en peligro me produjo una severa y aguda angustia

Mire la saeta con un mirar atormentado, entre mas me lo pensaba, mas crecía mi ansiedad así que decidí sin mas preámbulos y con un brusco y estoico movimiento…

Agggggggggggggggggggggggg


Maldición, sabia que no debía gritar, podría haber previsto a alguien de mi posición, pero dolía demasiado, me retorcía como un saltimbanqui por el secular dolor, no era posible, no me imaginé que doliera tanto, era casi una sensación desconocida a esos niveles, luego el hormigueo, me paralizó esperando que cesara la irradiación tormentosa que se aguzaba que abarcaba todo el hombro y parte del pecho que escoriaba y ulceraba…pasaron unos minutos y pude superar la crisis, y la angustìa se habia tornado en rabia, tome la flecha ensangrentada, con la firme determinación de meterle esa misma saeta a mu agresor halla donde en esas areas donde no suele dar el sol

Me asome por uno de los bultos pero me di cuenta que ya no estaba, ¿Estaría oculto? No ya no estaba, no entendía como se había movido de ahí. Quizás había una escalera del otro lado., seguramente iba por munición y alertar a los demás, debía de adelantarme e interceptarlo o me echaría todo a perder la distracción