FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Lagrimas de la noche[privada]

Ir abajo 
AutorMensaje
Renard
Príncipe Carmesí
avatar

Cantidad de envíos : 569
Edad : 28
Localización : en tus pensamientos luego en tu cuello!!
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
460/4000  (460/4000)
Coronas: 110

MensajeTema: Lagrimas de la noche[privada]   Dom Ago 01, 2010 10:45 pm

Sentado en su mas espectacular trono, de una taberna, con una jarra de cerveza en su mesa, se dedicaba a observar la jarra sin ninguna acción, solo le miraba.
La mecerá una bella humano de los 1,67 mtrs, ojos verdes, y un cabello rojizo bastante hermoso, se le acerco y le dedico una sonrisa bastante coqueta, este le devuelve la mirada muy abiertamente, y le entrega una nota a ella," te espero en las afuera de la taberna...Renard".
La dama sin dudarlo siguió a Renard a las afuera de taberna, se dirigió hacia un callejón en cual había poca iluminación. Le toma la mano muy suavemente, le acaricio la mejilla, poco a poco la dama se iba entregando a los brazos y embrujo de Renard. Una vez completamente atraída por la magia de la apariencia de Renard, este le besa los labios, y lentamente baja su labios besando la mejilla hasta llegar a su cuello, abrió lentamente su boca, luego introduce sus colmillos en el cuello de ella, succionando su sangre en una fiesta de placer y dolor, no le dejo una sola gota de sangre bebió toda, fue un manjar la sangre de dicha dama. Con mucho cuidado apoya el cuerpo de la dama en suelo, limpiando el cuello de ella, y su boca sin dejar rastro alguno de sangre.

Al volver a la taberna el cantinero, el cual era un enano bastante viejo, preguntaba por la mecerá, sin obtener respuesta alguna. Al pasar varios minutos, se le acerca el cantinero y le entrega un sobre, dijo este que una persona bastante misteriosa le entrego esto.
Renard luego que el cantinero se retirase abrió el sospechoso sobre, era una carta, se dispuso a leerla
Las estrechas y mugrientas callejuelas parisinas giran, se retuercen y corcovean constantemente, como una vieja sierpe replegada sobre si misma, sin ningún orden aparente. A pesar de ello os abrís paso de forma decisiva entre este mundo de lodo y orín hasta alcanzar a ver a los refulgentes de la madre luna sobre las tranquilas aguas y el viejo puente que cruza que las cruza adentrándose en la lujosa capital de Gαя σg Nα∂яαk.
Tras atravesar ese puente, llegáis a la enorme plaza onde habéis sido convocados. el suelo de la plaza esta adoquinado y resulta especialmente resbaladizo tras la fina llovizna que ha estado cayendo sobre la ciudad oscura en los últimos días con pertinaz insistencia.


Rezo, imponente, el esqueleto de lo que ha de ser la mayor catedral de toda Gαя σg Nα∂яαk, la basílica de la ciudad oscura, se erige ominosa rodeada de andamios y aparejos de obstrucción.
No menos piafando y coceando, exhalando aire caliente para sus belfas para evitar el frió húmedo de esta noche. mas estoicos que sus monturas, un caballero os mira desde la profundidad de su yelmo adornados con blasones normandos.

Volver arriba Ir abajo
Amadeus Maestre

avatar

Cantidad de envíos : 91
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Dom Ago 01, 2010 11:28 pm

Meditando en una de sus catedrales mas favoritas, pasaba en tiempo, no le gustaba beber ni nada por el estilo, era un pecado, y eso seria imperdonable para su Dioses, llebaba mas de 400 años sirviendo a sus Dioses y nada ni nadie ha conseguido llevarlo por el mal camino.
Luego de unas horas, decide ir donde se econtraba alojando una posada muy agradable. Al entrar la humana que atendia la posado, le dice:
Padre, ha llegado una carta para usted padre, Respodio de enseguida
Gracias hija, que los Dioses te guien en tu camiino

Luego abrio la carta la cual decia
Las estrechas y mugrientas callejuelas parisinas giran, se retuercen y corcovean constantemente, como una vieja sierpe replegada sobre si misma, sin ningún orden aparente. A pesar de ello os abrís paso de forma decisiva entre este mundo de lodo y orín hasta alcanzar a ver a los refulgentes de la madre luna sobre las tranquilas aguas y el viejo puente que cruza que las cruza adentrándose en la lujosa capital de Gαя σg Nα∂яαk.
Tras atravesar ese puente, llegáis a la enorme plaza onde habéis sido convocados. el suelo de la plaza esta adoquinado y resulta especialmente resbaladizo tras la fina llovizna que ha estado cayendo sobre la ciudad oscura en los últimos días con pertinaz insistencia.


Tomo sus pertenecias y se dirigio hacia la ciudad oscura, lo primero que descubre fue la enorme catedral, sin dudarlo un segundo se dirigio hacia la catedral, se llamaba Rezo, se dispuso a orar a sus Dioses, cuando una joven bastante hermosa se le acerca, diciendo
Padre, deseo sus sabios consejos para poder seguir adelante con mi pobre y triste vida.
Le toma de la mano y la dirige a afuera de la catedral, en un lugar bastante oscuro y sin ninguna presencia de vida.
Bueno en este lugra es mas seguro, tienes que seguir a tus instintos mas ocultos, ser amante de los Dioses, ser el cuerpo perfecto para adorar a tales semejantes seres divinos, un objeto para adorar, pedazo de carne para los dioses y te encontraras la divinidad perfecta, La mujer se queda muy atenta a lo dicho por el Profeta,
Y como puedo hacer eso padre

Solo relajate y deja el resto para mi... Se le aceca bastante, sus ojos cambiaron de color repentinamente, luego le abrazo colocando sus labios en la mejilla de la mmujer.
Yo soy, el profeta, el representante de los Dioses en la Tierra, he existido desde hace mas de 400 años y para llegar a los Dioses es atravez de mi... Luego clava sus colmillos en el cuello de ella, la cual no oposu resistencia alguna, desangrando a la mujer por completo, Se limpio sus labios y pronuncio
Dieu

Se dirige hacia la plaza de la ciudad en un caballo, se encuentra con otro ser, su aroma le indico enseguida ser un vampiro, era bastante menor, se notaba que llebaba unos 100 años de vampiro, un recien nacido, penso El profeta.
Buenas hijo, he venido por la carta, soy el Padre Amadeus
sonriendole
Volver arriba Ir abajo
Renard
Príncipe Carmesí
avatar

Cantidad de envíos : 569
Edad : 28
Localización : en tus pensamientos luego en tu cuello!!
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
460/4000  (460/4000)
Coronas: 110

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Lun Ago 02, 2010 12:05 am

Renard monto en un corcel de color blanco, bastante llamativo. Al ver llegar a otro ser, el cual se presenta enseguida, y dice Buenas hijo, he venido por la carta, soy el Padre Amadeus.
Se limito a decir, su nombre
Renard el Mefisto, ahora necesito que me sigas

Los dos caballeros nocturnos tras media hora de cabalgar sin mediar palabra alguna, por fin parecen desviarse del camino principal que conduce hacia el norte, hasta la ciudad de Lille y la ciudad de los flamencos. Espoleando el flanco izquierdo de su corcel, el jinete normando que encabeza la comitiva consigue que su rocín clavo los cascos en la mojada arcilla y tome en pequeño derrotero que se aleja del camino entre frondosos olmos.
Bajo estos frondosos arboles los tímidos rayos de Phobos ni Deòir, no llegan a iluminarlos, por lo que la oscuridad es total y aberrante. A pesar de ello vuestro guía no vacila un solo instante a la hora de conduciros; y no reduce en ningún momento la velocidad pese a la estrechez del sendero. Los únicos ruidos que os rodeaban son el de los cacos de vuestros caballos amortiguados contra la hojarasca, el resollar de los corceles el rápido huir de los animales ante vuestros pasos.
Tras cinco minutos de interminable cabalgata, por fin el bosque se abre en una amplia ensenada de alta hierba inundada por el olor de tomillo fresco. En el centro del claro ligeramente elevado del resto alza una amplia mansión solariega.
Ésta os llama la atención por su escasa defensabilidad. No dispone de murallas, ni fosos ni verjas, sus paredes no son si tan siquiera de piedra sin no es mas cómodo trabajo de adobe. sin embargo la enorme mansión encalada se erige allá en medio orgullosa, como si nada le pudiera hacer daño, como si los altos olmos que la rodeaban pudieran defenderla por ellos mismo mismos.
Un simple y añejo naranjo de viejas ramas acompañaba a la mansión en su ensenada. A él se les acercan vuestros acompañantes, y allí tras desmontar anudan las riendas de sus corceles previo a encaminarse hacia la entrada de la mansión
Volver arriba Ir abajo
Amadeus Maestre

avatar

Cantidad de envíos : 91
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Lun Ago 02, 2010 12:50 am

Se dirigieron a la puerta principal y Amadeus, llamó a la aldada de la puerta principal de la mansión. Raudamente acudió a abrirles un hombre muy alto y enjuto vestido con el atuendo indicado para el servicio.
Buenas, hemos venido por la carta, deseamos hablar con Nicholas
El serviente les abre de par en par la puerta principal, les guia hasta una puerta y luego bajan a travez de un subterraneo.

Los clautrafobicos pasadizos y pericuetos al fin os habren paso a una sala amplia lujosa profusamenente decorada e iluminada a la luz de centanres velas. La estancia, abovedada muestran frescos y estatuas que recuerdan culturas del Adreatico con gran pronfusion de representacion del hombre cabeza con cabeza de toro. Un enorme tapiz cubre la pared del fondo. En el se representa el trajico final del vuelo Icario en el centro una mesa donde esperaba Nicholas, esplendido en su belleza, de grandes ojos pardos y pelo negro de largo y recogido en una cola de caballo, sus vestidos son de ultima moda, combinano sabiamente los rojas y negros.

Las sombras creadas por las velas, bailaban vacilantes e torno de su rostro, haciendo su semblante dificil de leer. A pesar de ello la límpida sonrisa que os dedica al ofreceros asientos es de inconfundible cordialidad
Volver arriba Ir abajo
Renard
Príncipe Carmesí
avatar

Cantidad de envíos : 569
Edad : 28
Localización : en tus pensamientos luego en tu cuello!!
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
460/4000  (460/4000)
Coronas: 110

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Lun Ago 02, 2010 1:21 am

Se les agradece su oportuna asistencia, es mas bien bastante efectivo poder constar con tal guerreros, de la alta clase como vosotros, muy buenos para cumplir con sus deberes, os agradezco su presencia mis queridos invitados, he depositado bastante confianza en vosotros al traeros a mi mansión.
Os puedo ofreceros alguna refrigerio?
, A Lo que Renard respondió que no solo bastaba con su presencia, y ya había bebido algo de su preciado liquido carmesí, lo mismo dijo el profeta Amadeus.

Bueno el motivo de estar acá citados es que os tengo una misión, debéis ir a la ciudad oscura, una vez allí dentro debéis ser emisarios en nombre del Duque de Haunteville y por extensión de los Ventru normandos. Allí deberán encontrarse un lord Hardestah, un antiguo Patricio y el señor Ventru, y presentares los respetos y el voto de vasalles de sus compañeros que van a iniciar una empresa.
La empresa no es otra cosa que la extensión de Ventru hacia el este.
Bueno dicho lo anterior le os pido que se marchasen enseguida, ya que desde que os corren los comentarios, muchos han deseado hacer trato, y si llegases primeros sera todo perfecto.

Luego los acompaña a la salida.

Renard escuchado todo lo dicho por este, tomo rápidamente su caballo e indico a Amadeus para que este se apresurase y así poder llegar velozmente a la ciudad oscura.
El camino hacia la ciudad, fue bastante abrupto, debido a los cambios climáticos.

Volver arriba Ir abajo
Wilcox Demauj

avatar

Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Lun Ago 16, 2010 8:31 am

Bajo la tenue luz de las estrellas, que quedaban eclipsadas por la resplandeciente luna que se alzaba majestuosa en el cielo ahora que su hermano el astro rey del día se encontraba en su letargo. Y bajo esa tenue luz proyectada por los astros y por la luna callejeando por la oscuridad se hallaba una figura delgada, cubierta en su totalidad por una capa de color negro con una capucha que le ocultaba el rostro, un rostro de piel pálida semejante al de los hijos de la noche, a la espalda llevaba un gran bulto, parecía que portase un gran mochila consigo, que acarrease un gran peso; Nada más lejos de la realidad mas se trataba de alas. Alas de plumas negras que ahora no podía usar para moverse por los oscuros cielos por culpa de la debilidad de su raza ante la soberanía de la oscuridad en la noche


“Esto si que es una maldición y no el color de mis alas” se decía interiormente la figura, como si quisiera saciar algún demonio personal consigo mismo, era un icario obviamente, parecía querer plantarle cara a los propios dioses que le habían maldecido con tal defecto de no poder volar en su tan apreciada oscuridad.

De tanto callejear y de pura casualidad acabó en una plazoleta bastante amplia donde se erguía poderosa una catedral, la mayor de toda la ciudad, de ella sale un aire caliente que parece llamar al icario. Optó por acercarse un poco mas notó que el aire húmedo de la plazoleta se había posado en el suelo pues casi cae de espaldas al suelo por culpa de un resbalón. Paró unos segundos a tomar aire cálido que salia de la catedral, cuya llamada tenia cada vez más influencia sobre el ser alado, pero entonces reparó -¿Que demonios iba a pintar yo el una catedral?-Dijo en un tono apenas audible. Siguió su camino por la plaza con la vista puesta en sus zapatos pues quería saber donde pisaba para dar un traspié y acabaren el suelo sin ser deseado cuando encontró un obstáculo en su camino, algo completamente inesperado y aproximadamente de su estatura.


Entrechocaron sus manos dejando que el ser oculto en la capa palideciera aun más, si cabía la posibilidad, se había chocado contra un vampiro, un hijo de la noche, los veneraba como a seres superiores, ellos eran quienes habían dominado la nigromancia antes que otras razas.
Se apresuró en dar una rauda y cortes disculpa y apoyándose sobre una rodilla, bajo el rostro, no era digno de mirar a la cara de un ser superior como un vampiro y pronunció unas palabras en un tono suficientemente alto como para que su idolatrado interlocutor le escuchaba-Perdonad la vida de esta rata miserable hijo de la noche. No era mi intención ensuciar su maravillosa presencia con mi humilde figura-
Los movimientos de brazos que hizo debieron de bastar para descolgar su holgada capa, pues sus alas quedaron a la vista vampiro, mostrándole así que pertenecía a una raza inferior a él

-Permitirme redimir mi error, ¿Hay algo que un servidor, Wilcox Demauj, pueda hacer para compensar su ofensa?-Añadió en un tono algo mas inseguro sin cambiar su postura de inclinación y de sumisión ante aquel ser, arrancado de las entrañas del mal. Aun sentía el frió en su mano izquierda, era la misma frialdad que desprendía un cadáver, por eso reconoció rápidamente su raza, pocas razas gozan de no tener temperatura corporal propia
Volver arriba Ir abajo
Saintus

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 28/07/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Miér Ago 18, 2010 2:22 am

Me encontraba en la posada donde habitaba por el momento, de mi se sabe poco allí ya que solo me encargaba de pagar y dado mi alto grado de timidez, no me comunicaba con nadie, por lo menos no de allí de la posada, estaba en mi cama postrado, en todo el día no me había levantado, cerraba los ojos una y otra ves para tratar de conciliar el sueño pero ni asi, el contar ovejas tampoco me ayudaba, y tomar café no era muy propio para tomarlo un elfo.

Me levanté sudando, colocándome sobre el borde de la cama, para vestirme y salir un momento a despejar la mente. Luego de ducharme, me coloqué mi túnica blanca y tomé mis cosas, mi caballo y halcón que siempre me acompañaban estaban en el establo de la posada. Bajé inmediatamente para dar un paseo, pero hacia mucho frió, asi que una ves mas subí a mi cuarto en busca de una manta o algo para resguardarme del frío, habiendo encontrado una manta y una capucha, me coloqué ambas, a la ves que bajaba en busca de Puffy, mi caballo, acaricié su lomo e inmediatamente me monté sobre el. Luffy, mi fiel halcón no se hiso esperar, se colocó sobre mi hombro a la ves que picaba mis puntiagudas orejas, pues este sabia que no me gustaba mostrarlas, inmediatamente me tapé con la capucha a la ves que comenzaba a cabalgar.

Mientras cabalgaba, mantenia la boca cerrada, mi largo cabello se agitaba con el porvenir del viento, a la ves que mi halcón no hacia ningun tipo de movimiento, llevaba conmigo, mi espada, baculo, arco y flechas... Mientras cabalgaba me vino algo a la mente, que no dude en hacerlo, empuñe el arco y apunte hacia el cielo, templando el arco, haciendo que Luffy el halcon saliera en busca de la flecha, y así fue, el halcón busco la flecha y en pocos minutos ya habia vuelto. Muy bien, imagino que servirás de mucho, al no contar con tantas flechas.. Lero, lero .. Enseguida logré ver un lago a nuestro costado.. Con un brusco movimiento hice a mi caballo parar para que bebiese agua.

Bajando de este, vi mi reflejo en el lago, a la ves que pude contemplar aquella luz tenue proveniente de la luna y el esplendor de las estrellas brillas, mientras que cruzado de brazos esperaba que mi caballo saciara su sed, para partir una ves mas hacia un lugar donde habrian mas personas, la soledad ya agoviaba mi ser, no podía ser mas timido.. La verdad me sentia muy mal por eso, hasta comprar el bollo de pan me daba pena.

Luego de un rato llegamos a una plazoleta que estaba casi sola, el unico lugar donde me podia sentar era cerca a un icario y dos personas que parecian ser humanas, pero su holor no era como el de tal persona .. Simplemente me senté un poco alejado y espere a ver que ocurria.
Volver arriba Ir abajo
Renard
Príncipe Carmesí
avatar

Cantidad de envíos : 569
Edad : 28
Localización : en tus pensamientos luego en tu cuello!!
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
460/4000  (460/4000)
Coronas: 110

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Lun Ago 23, 2010 12:41 am

Al estar en la plazoleta junto con Amadeus, este sin decir nada coge su caballo y emprende la marcha decidió abandonar la misión, tenía mejores cosas que hacer, sin mas ni una sola palabra emprendió su marcha en dirección desconocida.

Renard estaba parado en la plaza, la noche era tibia, la luna alumbraba con mucho esplendor, había bastante movimiento en la noche.
Un Icario iba paseando por la ciudad Renard noto su presencia enseguida iba directo hacia y sin más chocó contra Renard, este comenzó a disculparse de manera inmediata diciendo:
Perdonad la vida de esta rata miserable hijo de la noche. No era mi intención ensuciar su maravillosa presencia con mi humilde figura-
Renard lanza una mirada hacia el Icario, mirando con bastante interes sus alas, luego este retoma la palabra
Permitirme redimir mi error, ¿Hay algo que un servidor, Wilcox Demauj, pueda hacer para compensar su ofensa?-
Renard tomo la palabra con un tono muy serio.
Perdonarte la vida?, eres un ser con baja moral, eso no es bueno pequeño, esta bien un error lo comete cualquiera, pero el cometer un error te puede costar la vida pequeño, pero sabéis hoy será tu día de suerte.luego da una pequeña carcajada Si sabes, puedes hacer algo, en cual aprenderás mucho... Pero para ello debéis demostrar que tan preparado estas, aceptarías que Renard El mefisto sea tu mentor, no deseo transformaros en vampiros, si no que aprendas de un viejo Zorro...
Luego le miró a los ojos directamente, como si estuviese trasmitiendo con su mirada el temor de una victima en las manos de Renard.

Saintus observó todo lo sucedido, como el vampiro se iba muy velozmente de la plazoleta, luego el encuentro entre el icario y el vampiro.
Pero algo andaba mal, su instinto le indico que algo extraño sucedía en aquella ciudad, era una presencia maligna, no estaba seguro si era el vampiro o era mas bien otra persona, pero de lo que si estaba seguro que se trataba de algo fuerte.
Volver arriba Ir abajo
Saintus

avatar

Cantidad de envíos : 127
Fecha de inscripción : 28/07/2009

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Miér Ago 25, 2010 10:05 pm

Quede atónito cuando de repente aquel ser de alas grandes chocó con el chico de presencia rara, parecía humano, pero algo me indicaba que era mas que eso.. Escuché todas y cada una de las palabras de aquellos chicos mientras sonreía.. Pero llegaban al extremo " Perdonarse la vida, acaso pensaba matarle solo por un choque , y si, un error lo comete cualquiera " Enseguida me paré y cai al suelo, para levantar la voz. Ups, cometí un error.. ¿ Acaso me matarás ? ~ Hace un rato un chico había emprendido viaje sobre su caballo, hacia una dirección desconocida.

Hice una pausa corta, mientras veía al sujeto, y mi halcón se sentía un poco agitado.. Di un salto, cayendo sobre la montura de mi caballo, a la ves que sonreía hacia los chicos... No pude evitar oír aquello de un zorro viejo entrenar, a lo que acerqué mi caballo al raro ser de alas y al disque-humano. ¿ Podrías entrenarme a mi también ? - Pregunté esbozando una sonrisa, mientras el halcón seguía agitado, y el caballo comenzaba a relinchar mientras daba vueltas en circulos. -- Sooo.. Sooo-- Dije tratando de calmarlo, mientras sentía una rara presencia alrededor de mi cuerpo.
Volver arriba Ir abajo
Renard
Príncipe Carmesí
avatar

Cantidad de envíos : 569
Edad : 28
Localización : en tus pensamientos luego en tu cuello!!
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
460/4000  (460/4000)
Coronas: 110

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Vie Ago 27, 2010 2:28 am

Amadeus seguía su avance pero algo le hizo volver, giro su caballo y se dirigió de nuevo hacia Renard, al llegar se encontró con Renard y dos elfos, no le importo los elfo, se bajo de su caballo e inmediatamente ataco a Renard sin ningún motivo.
Renard dejo hablar con los elfos para lograr esquivar el ataque del vampiro
Te has vuelto loco Prefunto Renard pero este no decía ni una sola palabra, Renard saco su Danzante y su Corazón Helado y respondió el ataque de Amadeus, los ataques iban y venían.
Renard ya estaba bastante enojado, dio un rugido bastante feroz y mirandole a los ojos utilizo su Serpentis, Amadeus quedo inmovil al ver tan raros ojos, pero quedo en un trance bastante hermoso, soñaba con sus Dioses.
Renard sin más dio un corte en cruz en cuello de este, degollandole de inmediato, cayendo la cabeza aún lado de Saintus.
Descanzad en paz hermano, la edad realmente afecta a la cordura.

alejando lentamente del lugar, Sanitus al ver el actuar de Renard y la frialdad de su actuar quedo impresionado y repitió sus palabras las que ya había dicho antes, pero debido a la interrupción del vampiro Renard no logro responder.
¿ Podrías entrenarme a mi también ? - Dijo este, a lo cual Renard se le acerco bastante mientras limpiaba sus espadas
Deseas ser una criatura de mal, alguien quien no tiene sentimiento alguno, solo el destino lo guía, deseas ser un Mefisto?... Pues si lo deseas con anhelo seras bienvenido.

mientras tanto Beleg se había quedado paralizado al ver el actuar de Renard, a lo cual no dijo una sola palabra, ni un solo gesto.
Volver arriba Ir abajo
Wilcox Demauj

avatar

Cantidad de envíos : 27
Fecha de inscripción : 08/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Mar Sep 07, 2010 4:41 am

Wilcox recibió con ciertos ánimos las palabras del vampiro. Le ofrecía la oportunidad de serle de utilidad, algo que aquel icario le parecía sin lugar a dudas una oportunidad única de prender de una raza superior.

A los elfos recién llegados apenas les prestó una rauda mirada para reconocer rápidamente a aquella raza de orejas puntiagudas que solía congeniar bien con la suya propia; pero ya fuera por suerte o por desgracia para aquellos elfos de piel clara Wilcox tan solo hablaba con elfos oscuros conocedores de magias oscuras y poderes ocultos. A sus “hermanos” de la superficie los consideraba un tanto ineptos por no aceptar las artes oscuras.

Pronto su atención volvió a centrarse en el vampiro cuando una segunda figura se aproximo montada en un corcel de color blanco.
Esta segunda figura se abalanzó sobre el vampiro con una increíble celeridad, tal que los ojos de Wilcox apenas pudieron distinguir sus movimientos.

Dio comienzo una encarnizada pelea entre lo que parecían ser dos vampiros, no tenía pensado intervenir de ningún modo, no le apetecía para nada acabar siendo el plato principal de uno de aquellos dos seres por inmiscuirse en asuntos que no lo concernían.

El vampiro con el que él había tenido una conversación puso fin a la contienda seccionando en cuello de su semejante y dejando que el seco sonido de la cabeza despegada del cuerpo fuera lo que rompiera aquel tenso silencio que duró algunos segundos hasta que el propio vampiro rompió el silenció con su voz para ofrecerle al elfo que fuera su pupilo.

El icario no se sorprendió ante el acto de frialdad cometido por Renard. Pues él mismo había hecho algo parecido con su familia, más los había masacrado y cuando aquellas imágenes de sangre y vísceras pasaron por su cabeza una siniestra sonrisa ocupó su rostro ya bastante taciturno de por si y con ese mismo rostro de psicópata empedernido se dirigió al vampiro.

-¿Puedo se yo vuestro aprendiz? Puedo ayudaros más de lo que podáis imaginar. A diferencia de vos yo puedo salir durante el día. Es decir contaríais con un vasallo diurno.-
Volver arriba Ir abajo
Renard
Príncipe Carmesí
avatar

Cantidad de envíos : 569
Edad : 28
Localización : en tus pensamientos luego en tu cuello!!
Fecha de inscripción : 23/03/2010

Hoja de personaje
Nivel: 3
Experiencia:
460/4000  (460/4000)
Coronas: 110

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Jue Sep 09, 2010 6:53 am

Limpio muy lentamente su espada, mientras caminaba hacia Wilcox, para la sorpresa del Icario y Renard, el elfo que presenciaba el acto quedo paralizado al ver el actuar de Renard, a menos de 2 metros del cadáver del vampiro estaba el elfo montado en su caballo, la presencia que sentía el elfo comenzó a molestar cada vez más al pasar un tiempo el caballo se paro sobre sus patas traseras levantándose demasiado, debido a la altura y que se encontraba paralizado por lo hecho por Renard el elfo cae del caballo muy violentamente, al instante llamo la atención del icario y de Renard.


Wilcox le respondía a Renard
-¿Puedo se yo vuestro aprendiz? Puedo ayudaros más de lo que podáis imaginar. A diferencia de vos yo puedo salir durante el día. Es decir contaríais con un vasallo diurno.-
A lo que Renard sonrió de inmediato, y se acerco bastante al icario
Deseas realmente aprender de mi?, pues si eso deseas lo harás. Desde ahora estas aprueba si deseas ser el mejor, debes actuar como el mejor y pensar como el mejor.
Tu primera misión, en una posada se encuentra unos humanos llamados Lord Hardestah, un antiguo Patricio y el señor Ventru, debes acabar con Ventru pero ten mucho cuidado que es un tipo fuerte y muy veloz, del otro tipo me encargo yo.

Dijo Renard con voz muy fuerte y violenta.

El elfo continuaba sin hablar, sin moverse ni nada por el estilo. Desde la catedral se comenzó a ver una pequeña sombra acercarse muy lentamente hacia donde se encontraba el Elfo, lo único que se lograba reflejar era un brillo, tal vez era una espada o algún tipo de arma, la cual llevaba en su mano.
Renard y Wilcox su aprendiz se percataron de dicha presencia pues era demasiado sospechoso para ser alguien común y corriente, y más aun si llevaba un arma en sus manos.
Al pasar unos minutos el misterioso sujeto llego donde se encontraban reunidos, lo primero que observo fue el cadáver del vampiro, luego alzo la vista y sin ninguna expresión en su rostro alzo la voz
¿Quien ha sido el que dejo el cadáver en plena plaza?

Renard sin titubear respondió con voz franca
Yo, deseas quedar como ese tipo?, al parecer eso deseas tienes 5 tiempos para que saques tu asquerosa presencia de mi vista… 4, 3 …

El desconocido en un acto muy veloz saco dos espadas, a la vez Renard desenfundo tan solo Corazón helado, el elfo por fin reaccionó y le apunto con su arco. Renard a percatarse del elfo, tomo la palabra
Este tipo será tu prueba matadle y serás digno de mis enseñanzas
Luego guardo su espada y retrocedió unos pasos junto a Wilcox.

El elfo disparo una flecha hacia el objetivo, logro darle con la flecha pero este cargo contra él, no le importo la flecha en su hombro, le dio un corte oblicuó, pero el elfo era veloz, no le hizo daño, pero al darse cuenta el arco del elfo estaba roto, fue muy veloz el corte, dañarle no era su objetivo si no era el arco. El elfo desarmado tomo su espada y se abalanzo sobre el desconocido pero este era muy bueno en la espada y en un par de segundos desarmo por completo al elfo. Luego le dio un corte en el brazo izquierdo y guarda su espada
Bueno la batalla a terminado, mi espada contiene un poderoso veneno en un par de minutos tu muerte será inminente, desde ahora tendrás un verdadero sufrimiento
Luego de unos segundo el brazo izquierdo del elfo se colocó de un color negro para luego caer al suelo, el dolor era insoportable, su respiración le era casi imposible, una agonía tremenda. Renard se acerco al elfo desenfundo su espada y la clavo muy rápidamente en su corazón para darle una muerte sin tanto sufrimiento.

Renard saco su otra espada, sus ojos se volvieron carmesí, lentamente pasaban a una combinación de colores para finalmente llegar a ser como los de una serpiente, caminó hacia el desconocido mirándole a los ojos, activo su Serpentis, el desconocido cayo muy fácil en la habilidad de Renard ya que esta era muy potente, el desconocido quede inmóvil y cayo en un trance, Renard sin ningún remordimiento le mordió brutalmente el cuello desgarrándolo y bebiendo su sangre hasta provocarle la muerte.
Volver arriba Ir abajo
Kurato

avatar

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 11/10/2008

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
330/1000  (330/1000)
Coronas: 165

MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   Jue Sep 30, 2010 11:13 pm

Algunas estrellas caían leves y brillantes desde la oscura cúpula del cielo, las que se mantenían en su lugar, brillaban dando un gran toque de belleza al cielo, Denoir seguía en su trono como la gran belleza de las noches, ocultando tras su eterna y resplandeciente blancura a su a menudo ignorada pero muy importante compañera en el ciclo por los cielos, Phobos la luna verde, menos bella pero aun más influyente sobre ciertas razas de Utopía.

En el aire se respiraba un aroma a paz que haría las delicias de cuantos pacifistas hubiesen podido contemplar la escena, el único olor que se podía percibir era el fresco aroma de la hierva y las demás plantas, pequeños mamíferos, tales como ratones de campo, ardillas o conejos brincaban y trepaban alegremente por la tierra musgosa y los numerosos, altos y solemnes árboles que seguían impasibles el ritmo de la vida de todos los seres vivos que pasaban cerca de ellos, viviendo una vida más movida y peligrosa, además de mucho más corta en la mayor parte de los casos.

La vida de cuantos seres ay moraban era en su mayor parte tranquila y pacifica, incluso a pesar de serpientes, aves rapaces nocturnas y otros predadores, todos vivían en un hermoso y respetable equilibrio en el que todos vivían felices y sanos, salvo las presas en el momento de su muerte,.

Sobre una ligera colina se podía observar una gran ciudad, con una destacable catedral, dirigiéndose a ella se encontraba cierto reptil, la atmosfera de paz le rodeaba…haciendo que se sintiera con ganas de matar a alguien, avanzaba este raro y rojo ser a paso ligero, sin pararse, sin tiempo ni ganas de contemplar tan apreciable belleza que le rodeaba, el reptil se hacia llamar Kurato, siempre olvidándose de sus apellidos y de cualquier relación que hubiese tenido con su pasada tribu, solo recordaba una cosa de ese momento, el chaman, tenia que encontrar el que lo curo y hacerle pagar por ello, contra el que le corrompió su conciencia y tranquilidad, contra el que curo de una muerte segura a aquel maltito ser que le impidió vivir en paz el resto de los días de su vida, para vengarse contra el, por eso se movía por el mundo.

Ya se encontraba en la cima de esa colina, sintiendo en sus pies desnudos y en sus garras negras la hierva doblándose ante su peso, se encamino colina abajo para entrar por las grandes puertas de la ciudad, en un momento todo cambio, el suave olor a hierva de el campo abierto o los bosques fue sustituido por una peste inmunda , olores indescriptibles , variados y en parte de naturaleza tal que no eran buenos de oler, la hierva cediendo ante el peo del escamoso, fue sustituido por el suelo frío, inerte y sucio de una ciudad, las vistas, de verde infinito salpicado por el marrón de los troncos de los árboles, los vivos colores de las flores y animales que pululaban por ay, por edificios grises , marrones y negros que poco desprendían del aroma de la vida, solo la catedral presentaba un espectáculo digo a compararse con el bosque, Kurato no se paraba un misero momento a contemplar el entorno, se haberlo echo le hubiese quedado claro que preferiría vivir en una casa en el bosque que en una ciudad tal cuando acabase su venganza, pero antes de ello, tendría que encontrar a cierto raptor.

Cruzando calles yt callejuelas, callejones sin salida que le obligaron a dar media vuelta, pequeñas plazas y pasar delante de edificios muy variopintos, llego inevitablemente a la plaza de la ciudad, la catedral la adornaba, siendo casi lo único destacable en esa ciudad, en esa plaza, se encontró a un vampiro en medio de la alimentación y a un elfo muerto, dirigió una miradas a los presentes antes de decirle al vampiro cuando hubo acabado su comida pues no le quería interrumpir en su comida, era más fácil que te respondiesen si no les dejabas con el estomago vacía al preguntarle,-caminante de la noche, uno de los tuyos que se puede alimentar tan tranquilamente en medio de una plaza tan tranquilo como estas tu seguramente debe de enterarse de lo que sucede y quien pasa por aquí, o me interesan tus asuntos, sin embargo, estoy buscando a alguien, ¿has visto u oído que alguien grande cubierto por una capa blanca pasase por aquí? o en su defecto, ¿has visto a un raptor de escamas tan plateadas como el hielo de las montañas, con rayas azules como el mar, garras grandes y azules de colores celestes y una prominente cresta azul-verdosa en su cabeza? lo estoy buscando-

Ojos tranquilos con la mirada quieta y fija, serpiente enrollada en el cuello dormitando pero en posición de agarrarse fuertemente si se empezaba a mover bruscamente, brazos estirados y con las manos cerca de las empuñaduras de las espadas por si hacían fata cogerlas con un rápido movimiento de dedos, dedos estirados y separados con las negras y cortantes garras rozando el suelo, cola plana, larga e inquieta moviéndose de un lado a oro continuamente, cresta roja y morada centelleante ante las luces de los fuegos que habían para alumbra la negra noche, esperaba el reptil la respuesta del vampiro, sin conocer el que sabia más de el raptor de lo que podía pensar Kurato.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Lagrimas de la noche[privada]   

Volver arriba Ir abajo
 
Lagrimas de la noche[privada]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historias de la noche
» [Prologo] Pensamientos de una noche de luna
» [Prólogo] La diversión de la noche
» Buenos días por la noche.
» [Prólogo] Noche de locos.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Yαя Nα∂яαk-
Cambiar a: