FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Flechas de luz

Ir abajo 
AutorMensaje
Zissum

avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 11/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Flechas de luz   Jue Ago 12, 2010 7:55 am

El durmiente szvit no era consciente del peligro que corría. Incluso habiendo trepado a un árbol peculiarmente frondoso, la cazadora que llevaba varios días siguiéndole el rastro le había encontrado, y había esperado pacientemente el momento para atacar, observando cada uno de sus movimientos y estableciendo patrones para saber cuando pillarle desprevenido e indefenso. Y ese momento había llegado.

La mañana llegaba a su fin, apenas quedaba una hora para que el astro rey se ocultase en el horizonte. Zissum dormía en ese momento del día, y la cazadora trepó sigilosamente el árbol en el que se encontraba, dispuesta a rebanarle el pescuezo mientras descansaba. Era bien sabido que la mercancía debía resultar lo menos dañada posible, y esa era la forma mas pulcra. Pero todo salió mal para ella, pues no tuvo en cuenta el factor azar.
El naga se removió en sueños, y la casualidad (o la mano del escritor mejor dicho) quiso que la cola del joven se soltase un poco de la rama en la que estaba aferrado, y tocase a la cazadora. Inmediatamente este contacto alertó al chico, pero entre que era de día, la confusión de despertarse de forma brusca, y la sorpresa de ver a una mujer con un puñal en la mano, hicieron que este se removiese torpemente y se cayese del árbol

La caida fué breve, y el aterrizaje... bueno, Zissum aterrizó en un matojo de zarzas. El vegetal, que le salvó de partirse el espinazo contra el suelo, se enmarañó al instante en todos y cada uno de los recovecos que había en su cuerpo. Mientras la cazadora bajaba grácilmente del árbol, el szvit salió como pudo del matorral. Su cola no había resultado dañada, pero su torso, brazos y rostro estaban salpicados de multitud de pequeños cortes que sangraban continuamente.
Rápidamente cogió su kusari gama, que llevaba prendida de la cadera, y desenrolló la cadena del mango, para girarla de forma amenazante mientras miraba a su rival, que llevaba un pequeño sable curvado de aspecto bonito. Antes de que la mujer pudiese hacer nada, Zissum la desarmó valiéndose de la cadena de su arma, y con una sonrisa triunfal, lanzó de nuevo la cadena para atraparla. Pero la cadena golpeó contra un árbol, y el pequeño peso que había al final del arma se quedó clavado firmemente en la madera.

Siseando de frustración, se llevó la mano a la espalda, en busca de su espada, y sus dedos se cerraron sobre el aire. Desesperado, tanteó en busca de la empuñadura, entonces recordó algo. Su vista se dirigió a la rama de la que se había caido. Un poco mas arriba del nacimiento, estaba su arma clavada.
La cazadora, que no había perdido el tiempo, había sacado un arco, y ya había cargado una flecha. El szvit se libró por los pelos, echándose cuerpo a tierra. Rápidamente, se puso a cubierto valiéndose del árbol que le había servido de cama. Frotándose las sienes, trató de desperezarse, pero el sol, que le daba justo en los ojos... le desconcentraba... le hacía daño. Odiaba el sol. ¡Su arco quizás! Si, con el podría eliminar la amenaza pero... también estaba en el árbol...

Fué entonces cuando escuchó un chisporroteo tras el árbol. Se asomó para ver que ocurría, y pudo ver que la cazadora sostenía cuatro flechas, todas cogidas con la misma mano por la punta, y recitaba algo en voz muy baja y muy rápida. Las saetas se fueron tornando de un color blanco azulado, y cuando la chica las soltó, estas se quedaron flotando a su espalda.
Zissum decidió que huir era tontería, de modo que cogió su cuchillo, aquel que siempre estaba prendido de su pecho, y se pegó al suelo panza abajo lo mas que pudo. Con suerte podría cortarle un tobillo y huir...
La humana le vió venir, esquivando grácilmente su torpe ataque dando un pequeño salto hacia atrás, y disparó la flecha que tenía cargada en el arco. El crepitante proyectil atravesó la carne de su espalda como si fuese humo, no le hizo daño, pero Zissum notó como todos y cada uno de sus músculos se paralizaban. Furioso, consiguió dar algún que otro latigazo, tratando de liberarse. Un segundo flechazo en el dorso de la cola le hizo quedarse completamente inmóvil.

Cuando la cazadora le cogió del pelo para alzarle el rostro y deslizar el puñal bajo su barbilla, el naga emitió una especie de bufido mezclado con un siseo, abriendo mucho la boca y enseñándole los colmillos

Foto de la cazadora:
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Natashia La Port
Dualidad Femenina
avatar

Cantidad de envíos : 434
Edad : 29
Localización : Cantando por ahi ^w^
Fecha de inscripción : 04/06/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
664/2500  (664/2500)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Flechas de luz   Vie Ago 13, 2010 7:27 am



Me había colocado el abrigo firme, las botas altas de nieve y la sonrisa muy en alto. Con la espada enfundada, avanzaba por aquellos arboles helidos, cuya nieve cubría parte de las copas y a veces el suelo, siguiendo los senderos con huellas de pequeños jabalíes que correteaban seguro buscando n refugio. Era el primer día de mi viaje, ¿Qué hacia ahí? Ni yo misma lo sabía. El destino me llevo por distintos caminos y viajes, cayendo en ese lugar. Ahora maldecía un poco al frio, aunque sacaba provecho de la hermosa vista que se alzaba ante mí.

“Tu mirada de ángel brilla con fulgor… tus miedos no la empañaran…”-

Di un par de giros, llevándome algo de nieve, marcando mis huellas con diversión. Si, solo yo, Roxanne Megpoid podía estar tan alegre después de haber pasado por tanto. Mire al cielo, el día comenzaba a desaparecer y pronto haría mas frio del que ya hacia. Así que, era hora de movilizarme más y buscar algún refugio, si los mapas estaban correctos…

Saque el mapa observándolo al derecho y al revés. Bueno, ni siquiera podía distinguir un lado de otro, estaba algo perdida y es que, mi sentido de la orientación nunca había sido muy bueno. Todo hubiera seguido “normal” es decir, yo perdida, habría quedado dormida en algún túnel secreto o algo así o me habría congelado en medio de un bosque. Pero algo me detuvo y fueron las pisadas que se marcaban de alguien que no era yo.

No muy grandes, casi de mi misma talla y en dirección un tanto fuera del sendero. Me pareció curioso que hubiera alguien que se atreviera a irse hacia su quizá propia muerte… ¿y si estaba perdido? ¿Herido? Si necesitaba ayuda…?
Decidida inicie el camino siguiendo aquellas huellas. No hizo falta nada más que escuchar el alboroto de algo que caía, una especie de arrastre y una lucha. Vi lo luminoso de las flechas desde lejos y me eche a correr hacia allá, sacando la espada. Para estos momentos, la valentía había crecido un poco en mi, y estaba dispuesta a ayudar a quien sea que estuviera en problemas. Vi aquella cola que se removía entre los arbustos y luego aquel hombre que surgía herido. ¡Una serpiente de gran tamaño se lo comía… seguro la joven le ayudaba!

Empuñando la espada, me quede paralizada al ver lo que en realidad sucedía. Era un hombre… con cola. Nunca había visto algo así, jamás y, estaba sorprendida. Habría quedado ahí, seria y silenciosa con la sorpresa de la creatura de no ser por las flechas luminosas que se clavaban en la espalda de ese ser, y luego en la cola, paralizándolo. ¡Oye! ¿Que se creía esa tipa? La reconocí como cazadora. Eso tenía que ser, la creatura estaba herida y gruñía molesto, tenia un torso apuesto, aunque la cola daba miedo.

Aun así, nada daba derecho a esa mujer de lastimarlo, o de querer… ¡CORTARLE LA GARGANTA! Alarmada, avance hasta quedar detrás de ella, sigilosamente, empuñe la espada colocando el filo sobre su cuello, no era mas alta que yo, lo que me dio ventaja. En una voz seria y fría le dije

-suelta esa daga… el que sea diferente no te da derecho de lastimarlo-

Lo observe curiosa, ¿Qué raza era? ¿Hablaba humano? Luego averiguaría eso, por lo pronto, hacer que la loca lo dejara en paz. Muchas veces había yo sentido el rechazo de otros y, era algo realmente muy feo, las burlas y las pedradas por parte de los niños… no, no toleraba esa clase de agresiones a otras razas, a mi parecer eran actos viles y crueles.


Volver arriba Ir abajo
Zissum

avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 11/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Flechas de luz   Mar Ago 17, 2010 6:58 pm

La cazadora entornó los ojos cuando sintió el acero rozando su cuello. Con un movimiento rápido, dió un codazo hacia atrás, y antes de que la chica pudiese recuperarse, dió un grácil salto hacia atrás y los observó a ambos con hostilidad. Chasqueó los dedos, y las flechas que ensartaban el cuerpo del szvit se desvanecieron en polvo que se recompuso adoptando de nuevo la forma de las saetas tras su espalda. De un salto, se perdió entre la maleza.

El naga abrió los ojos débilmente, aún molesto por la tenue luz que lograba filtrarse entre la maraña vegetal. Se incorporó como pudo, mirando con desconfianza a la chica que había ahuyentado a la cazadora, y sin soltar la daga, retrocedió un poco, alzando los labios y mostrándole los colmillos, aunque no buscaba amenazar, solo advertir que no se acercase a el.

Aléjate sser de ssuperficie...

Se mantuvo tenso unos minutos, pero al ver que la chica no hacía ningun movimiento, fué hacia el árbol donde se había trabado su kusari, y tiró con fuerza de la cadena, librando el arma de la madera. Dió varias vueltas a su cintura con el arma, y luego hizo una especie de nudo, quedando el arma sujeta a el. Sin dejar de mirar a la muchacha, subió a el árbol donde había dormido, y recogió sus pertenencias.

Se mantuvo sobre la rama durante casi media hora, esperando a que se hiciese de noche, pero sin dormirse. Durante todo el tiempo no dejó de mirar a la chica con los ojos entrecerrados.
Volver arriba Ir abajo
Natashia La Port
Dualidad Femenina
avatar

Cantidad de envíos : 434
Edad : 29
Localización : Cantando por ahi ^w^
Fecha de inscripción : 04/06/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
664/2500  (664/2500)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Flechas de luz   Dom Ago 22, 2010 2:27 am

Victoria para la sagacidad de la humana. La cazadora le dio un codazo en las costillas, obligándole a soltarla mientras se llevaba las manos a esa zona, soltando la espada. Antes de que Roxanne pudiera reaccionar, las flechas se desvanecieron y se perdió entre la maleza.

La creatura la miro, Roxanne jamás había visto a un ser como ese, ladeo la cabeza curiosa, preguntándose que clase de creatura ella. Sostenía la daga con intenciones de defenderse y siseo, diciéndole que se alejara. Le llamo “ser de superficie” cosa que ella no entendió. Roxanne miro al cielo, arqueando una ceja.

-¡oye! En primer lugar, no soy icaria… soy de la tierra… no de la superficie…-

Recogió su espada, con suavidad, procurando no asustarlo más. La guardo en si cinturón, observando como arrancaba su arma de un árbol. Vaya, si que era algo raro, eso tampoco lo había visto. Subió el árbol de nuevo, recogiendo sus pertenencias. No se movió más, era como si esperara a que Roxanne se fuera… o algo así. Ella no comprendía el asunto, llevándose las manos a la cadera, dijo con una voz suave.

-Escucha… yo… deberías cuidarte esos rasguños que te hiciste con la tipa esa… pero… bueno. Creo que lo mejor es que me marche ¿no?-

No quería importunarlo y no parecía cómodo con su estancia ahí. La chica se dio la media vuelta, mirando hacia todos lados. Se llevo el dedo índice a los labios, pensando. El clima se tornaba mas helado, al punto que le dio un escalofrió. Subió su capucha, dando un paso. La noche había caído ya… estaba confundida.

-tengo… ¿donde…era?-

Roxanne se dio cuenta de que estaba perdida. Guiándose por el ayudar al desconocido ser que ahora se encontraba sobre la rama, se introdujo en el bosque, desviándose el posible sendero. El pensar en todos los animales que habrían ahí y podría lastimarla… o peor aun, los asaltantes, secuestradores y demás. Suspiro, girándose.

-disculpa… tu… mi nombre es Roxanne. La verdad es que… estoy perdida y no se a donde ir. ¿Podrías ayudarme? Yo… prometo no hacerte daño… y…-


Se sintió estúpida. El probablemente no querría ayudar a alguien como ella. Una leve brisa le quito la capucha de nuevo, dejando ver su rostro. Las mejillas rojas por el frio, su nariz del mismo color, dio un estornudo, levantando la vista clavando los ojos verdes en el Svitz. Ladeo la cabeza, sus cabellos se agitaban revueltos por la brisa nocturna.

-escuche… yo.. Pagare. Tengo algo de dinero y… no quiero… morir de frio aquí…-

Junto las palmas de sus manos, mirando a todos lados, mordiéndose el labio inferior, sintiéndose mas perdida que nunca.
Volver arriba Ir abajo
Zissum

avatar

Cantidad de envíos : 19
Fecha de inscripción : 11/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: Flechas de luz   Miér Sep 01, 2010 7:24 am

El sol terminó de ponerse, pero Zissum no bajó del árbol, esperando a que ella se fuese, pues parecía tener la intención. Cuando se dió la vuelta para irse, el naga bajó de una extraña forma, cabeza abajo como las ardillas, trazándo una espiral descendente alrededor del tronco del árbol. Se aseguró de que todas sus pertenencias estaban con el antes de partir para buscar algo de comer, cuando vió que la muchacha seguía ahí, y encima le miraba con un deje de súplica. Siseó, frustrado, y se dispuso a darse la vuelta para irse en dirección opuesta. Se detuvo cuando la escuchó decir su nombre y giró la cintura para mirarla.

No problema de yo...

Se dió la vuelta de nuevo, y avanzó unos metros, pero se detuvo al oir los pasos de ella tras el. Se dió la vuelta, molesto, pero no enfadado. Sus ojos destelleaban, algo hostiles, pero tambien curiosos. Fué hacia la chica, alzándo su cuerpo para superarla en altura, y puso su frente contra la de ella, mirándola. Habló lentamente.

Yo ssolo... yo quiero, tu dejarme

Cuando se echó hacia atrás y pudo apreciar el estado de la muchacha, su rostro se suavizó. Podría casi decirse que una fugaz sonrisa pasó por su rostro. Algo indeciso, movió la cola a uno y otro lado, mientras pensaba.
Decía que no quería hacerle daño, pero el Szvit había aprendido a no fiarse de las criaturas de superficie. Sin embargo, no parecía como los demás... todavía no le había hecho nada malo, y si hubiese querido, podría haberlo hecho teniéndole inmovilizado.

Bien... sseguirme... pero no trampass o yo enfadado

Con gesto resuelto, el naga se dió la vuelta y se fué hacia un riachuelo que había visto la noche anterior, con intención de calmar su sed. Desconocía las necesidades de su seguidora, pero tampoco le importaban en exceso. Mientras se deslizaba por el suave suelo del bosque, silencioso como una sombra, se dió la vuelta para hablar con la chica, y al ver que esta le seguía a duras penas, se detuvo.

Tu... fuera de bossque... yo... muesstro, pero antess... agua

Sin cerciorarse de si le había entendido, siguió su camino, quizás algo mas rápido de lo normal, con algo de suerte, la chica se perdería otra vez y le dejaría en paz...
Volver arriba Ir abajo
Natashia La Port
Dualidad Femenina
avatar

Cantidad de envíos : 434
Edad : 29
Localización : Cantando por ahi ^w^
Fecha de inscripción : 04/06/2010

Hoja de personaje
Nivel: 2
Experiencia:
664/2500  (664/2500)
Coronas: 0

MensajeTema: Re: Flechas de luz   Sáb Sep 04, 2010 6:36 pm

Zissum bajo de aquel árbol, aunque no deseaba molestarle, el Svitz era su única ayuda. Lo observo bajar de forma extraña, cabeza abajo. Roxanne ladeo la cabeza, observándole . Su cola se enredaba alrededor del tronco, resbalando con suavidad. Para suerte de la joven humana, el desconocido le ayudaría. Roxanne sonrió, encantada, dijo algo como “no problema de yo”. Supuso que quería decir que la llevaría, o que el no tenia problemas… o algo así.

-no sabes cuanto te lo agradezco-

Dijo en un tono de voz amable, mientras le observaba como se daba la vuelta. La chica comenzó a seguirle, girándose el una vez para comprobar que le seguía (o eso supuso ella). Sus ojos se mostraron algo hostiles ante Roxanne y la chica pensó si no seria mejor idea perderse unos días en el bosque, era obvio que molestaba. Bajo la mirada unos segundos y suspiro, para cuando levanto el rostro, se encontró con la frente del Svitz, que le miraba fijamente. La joven humana se sonrojo, algo asustada.

El dijo algo como que quería que le dejara, Roxa se mordió el labio inferior, si se alejaba de el podría terminar muerta de frio o devorada. Trago saliva, sin saber muy bien que contestar, abrio la boca en un ademan de decir algo, sin embargo, al notar la expresión un tanto suavizada del chico, se sintió menos amenazada y rechazada.

Al final, la creatura le dijo que le siguiera, a lo que ella respondió con una gran sonrisa. Pidió que no hubiera trampas, y Roxanne asintió energéticamente, acomodándose el cabello.

-Claro que no, ninguna trampa, lo prometo-


Se dio la media vuelta, yendo hacia un riachuelo, la peli verde se quedo sorprendida, el paisaje eran muy hermoso. Ya sabia porque al ser le gustaba estar ahí… por cierto, ¿Qué raza seria? Hablaba y se daba a entender como un humano (con bastantes errores) pero lucia como serpiente. Ella jamás había visto a algo así. De pronto, hablo, Roxanne apenas le entendió debido a su acento. El bebió algo de agua y ella hizo lo mismo, moría de sed.

Se agacho, sin bajar la cabeza, tomaba agua con la mano ligeramente curveada, tomaba y miraba alrededor. Era algo que había aprendido con el paso del tiempo, nunca estar desprevenida.

De pronto, el Naga retomo su camino, aunque mas rápido. Roxanne cruzo el riachuelo, tropezando y mojando su vestido, mas no quería perderle el ritmo. Avanzo lo mas rápido que podía, una ramilla hirió su rostro al pasar junto a ella. La chica se llevo la palma de la mano a la mejilla, sintiendo el leve hilillo de sangre.

-rayos…-

Murmuro, sin embargo no dijo nada más. Carraspeo, tratando de entablar alguna platica o algo así, quizá la creatura si se interesaba en ella andaría mas lento, se sentía avergonzada de pedirle que parara, o que no fuera tan rápido, así que al final pregunto.

-Tienes una piel muy bonita… ¿Qué raza eres?-
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Flechas de luz   

Volver arriba Ir abajo
 
Flechas de luz
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [Prologo] Polvora,balas y flechas
» Mika, cazador de sueños, presa de pesadillas
» La Guarida del Gusano.
» Armas Haku
» Jugando al gato y al ratón en casa del perro.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Bσsqυє Eтєяησ-
Cambiar a: