FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 El precio de la belleza

Ir abajo 
AutorMensaje
Xandro

avatar

Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 21/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: El precio de la belleza    Dom Ago 22, 2010 7:58 pm



Acastra, una pequeña aldea mercante donde se comercia con articulos de dudoza procedencia, se encuentra en un estado crítico debido a una serie de desapariciones que involucran solamente a las mujeres del lugar siendo once desaparecidas hasta el momento.

La aldea tiene alrededor de cincuenta habitantes establecidos quienes mantienen vidas honestas y prestan servicio a los viajeros que en su mayoría son mercaderes que solo llegan al lugar para comerciar artículos clandestínamente por unas temporadas. Se encuentra establecida en un claro del bosque más grande de las estepas, siendo un pequeño camino a través del mismo el único acceso al lugar, el cual es un trámite peligroso para los mercaderes y los viajeros desprevenidos quienes llegan a ser víctimas de emboscadas organizadas por un grupo de ladrones desconocidos.
La seguridad en Acastra esta en manos de mercenarios contratados y algunos veteranos retirados quienes encontraron en Acastra un lugar tranquilo donde pasar sus últimos días de vida y ayudar a la gente manteniendo el orden.

Las desapariciones comenzaron una semana atrás, cuando fué raptada Lynda Hogarth, hija de Rudolf Hogarth, el mercader más prominente de Acastra.
Todos, incluído Rudolf, pensaron que se trataría de un secuestro organizado por su competencia para extorcionar al mercader, sin embargo la noche siguiente desapareció la joven mujer de uno de los aldeanos y Rita Lancier, una joven contrabandista quien era conocida por su belleza y sus habilidades de combate lo cual le ganaron el apodo de "La flor furtiva".

Las mujeres continuaron desapareciendo y la preocupación abrumó a las restantes y aquellos hombres que temían por el destino de sus seres queridos y/o las mujeres en su inventario.
Todo parecía indicar que aquella aldea no era segura para nadie más y víctimas de la desesperación comenzaron las disputas y las sospechas entre los mismos habitantes quienes no podían simplemente abandonar la aldea pues las emboscadas de ladrones están a la orden del día en la zona, dejando a Acastra en un estado crítico de angustia e impotencia.

Por otro lado, viajeros y mercenarios de Algaria han escuchado los rumores sobre los sucesos en Acastra y muchos han partido hacia la aldea con distintos propósitos en mente: unos viajan con el fin de ayudar a esta gente en dificultades, otros llevan especial interés sobre las mercancías que en esta aldea se pueden encontrar y otros van con la esperanza de encontrar algo con lo que puedan ponerse a prueba a sí mismos... y sacar alguna ganancia de todo esto.

La noche es más oscura de lo habitual entre los grandes árboles rodeando la aldea y sin una luz que dé esperanza a esta gente que lucha por sobrevivir el destino de Acastra pende de un hilo y, a la vez, el destino de las mujeres en las aldeas más cercanas...
Volver arriba Ir abajo
Xandro

avatar

Cantidad de envíos : 21
Fecha de inscripción : 21/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El precio de la belleza    Dom Ago 22, 2010 10:10 pm

Ha pasado una semana desde el incidente con esa Hada traicionera; el Kittan, quién no dejó de tener remordimientos por lo que su propia ineptitud le había ocacionado a la joven mujer, ahora se encontraba a algunos kilómetros lejos del lugar y adentrandoce en el bosque nueva mente, decepcionado por su propia debilidad a pesar del árduo entrenamiento al que se había sometido durante todo un año desde su derrota con su némesis.

¡Ya es suficiente!... lo que suceda con esa mujer no es de mi incumbencia. Además no hay nada que pueda hacer, ya han pasado demasiados dias. Seguramente ella ya....

Cerca de su campamento provicional, al otro lado del sendero de arboles que le separaban del camino principal, un par de voces agitadas llamaron la atención del joven felino el cual no dudó en hechar un ojo.
Se trataba de una pareja de avanzada edad. El hombre empujaba una carretilla saturada de pertenencias mientras que la mujer mostraba un gesto de dolor y tristeza a la vez que le reclamaba al hombre sobre su hija la cual, al parecer, había desaparecido durante su estadía en una aldea cercana.


¿Como puedes irte tan tranquilo sabiendo que han secuestrado a nuestra hija? ¿Que clase de hombre eres?
¡Entiende que no hay nada que podamos hacer ahora, mas que buscar ayuda en otro lugar!
¿Pero que haremos si ya no volvemos a ver a nuestra pequeña.. acaso no te preocupa?
Si no me preocupara no me habría atrevido a salir de Acastra con tantos asaltos en sus alrededores... pero esa aldea ya no era un lugar seguro para nosotros, sobre todo para tí

Tras escuchar la convercación, Xandro no pudo evitar relacionar la desaparición de la hija de las personas frente a él con el secuestro en el que se vió involucrado una semana atrás, pero cuando se disponía a alejarse del lugar el grito de la mujer hizo que regresara a inspeccionar el lugar.
A la pareja la estaban asaltando. Fueron rodeados por tres sujetos harapientos los cuales seguramente esperaban el momento justo para emboscarlos.

je-je .. bueno supongo que sabe como es esto. Mantienen la boca cerrada en lo que hacemos una revisión de rutina y si no pasa nada malo los dejaremos ir...
Maldito bastardo..
Cuida esa boca anciano o quien lo pagará será la vieja

Los bandidos saquearon la carretilla de la pareja pero solo lograron encontrar algunas monedas y nada mas que les fuese de interés. El Kittan sabía que eso terminaría en la muerte de la pobre pareja y simplemente no podía dejar las cosas así.
Sacó ambas dagas que mantenía guardadas en sus botas y esperó el momento mas apropiado para realizar su ataque.

Esto es una mierda.. solo traen 5 Escudos.. eso no alcanza ni para el licor de esta noche... Les haré un favor y los liberaré de esta vida tan miserable que llevan..

El lider, decepcionado por el pobre botín del que se había pocesionado, le dió la señal a sus secuaces para poner de rodillas a la pareja que ya se había resignado a morir faltos de la fuerza para librar su destino.
Justo en ese momento, el Kittan realizó un ataque certero a los dos bandidos cercanos a la pareja lanzando sus dagas justo en las gargantas de los ladrones mientras que de un solo movimiento desarmó al sorprendido lider haciendo uso de su látigo


Tu eres el único que lleva una vida miserable, y si no quieres compartir el mismo destino que tus secuaces mejor vete ahora mismo.. detesto tener que matar tan temprano por la mañana...

Víctima del miedo, el deshabrido ladrón se adentró en el bosque y desapareció rapidamente de la vista del Kittan y la aliviada pareja


¿Estan bien?
Si.. muchas gracias joven
Eres bastante capáz para ser tan joven, te debemos la vida.
Ustedes no me deben nada, esto lo hice simplemente porque detesto a los que se aprobechan de los débiles.. fué por voluntad propia
Aún así es gracias a tí que seguimos con vida, pero lamentablemente no tenemos nada de valor como para recompensarte
Si me quieren recompensar simplemente expliquenme que pasa en esa aldea llamada Acastra, escuche algo acerca de desapariciones misteriosas...
La aldea esta a unos cuantos kilómetros al norte de aqui, adentrandose un poco en el bosque. Nosotros llevabamos un par de meses viviendo en ese lugar que nos pareció bastante agradable... pero hace una semana aproximadamente, la hija de un mercader llamado Rudolf desapareció sin dejar nada más que un guardia muerto a causa de un corte en la garganta, por lo que entendí.
Un gesto de angustia se mostró en la cara de Xandro mientras escuchaba las palabras de aquel hombre. Sin duda el primer secuestro del que tanto ha escuchado fué el que él mismo realizó


...y, apartir de ese día se han sucitado más desapariciones ¿cierto?
Así es, once hasta donde yo sé... incluída nuestra hija Elle...
¡Maldita sea! No puedo dejar que esto se quede así.
Gracias por la información, ahora mismo iré a ese lugar y veré que puedo hacer al respecto.

Oye ¡Espera! ... ¡¡¡Salva a nuestra hija!!!

El joven e impaciente Kittan desapareció entre los arboles mientras la voz del hombre se perdía dentro del bromoso bosque. Xandro regresa de vuelta a la aldea que asaltó dias atrás pero esta vez con una sola cosa en mente: Ajustar cuentas.

Spoiler:
 

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Rikimaru Kudo
Ojo de gato
avatar

Cantidad de envíos : 186
Fecha de inscripción : 18/08/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El precio de la belleza    Jue Ago 26, 2010 9:55 pm

La noche ya había caído sobre la ciudad de Algaria, las calles estaban silenciosas y vacías por lo aparente a simple vista pero en un callejón más apartado la tranquilidad era trastocada por dos figuras que parecían librar un pequeño combate.
Una de ellas vestida de negro completamente, prácticamente invisible en ese ambiente de no ser por un pequeño candil que alumbraba tenuemente el lugar. Esta figura combatía con una espada completamente recta y de fina hoja que destellaba cada vez que era alzada, con un filo doble apreciable a primera vista. La segunda figura llevaba las ropas típicas de un soldado raso y una espada mandoble que se podía apreciar a simple vista que le costaba manejar.

El soldado alzó su espada buscando el torso de su rival, pero para su desgracia este dio un rápido movimiento hacía la izquierda dejando que la enorme espada golpease el suelo y quedase hincada en este. Con un raudo movimiento se puso a sus espaldas le tapó la boca con una de sus enguantadas manos y puso la otra en su nuca y con una voz áspera y seca le hizo una pregunta.
-¿A quién le contestas? Voy a destaparte la boca, si gritas o alertas a alguien te parto en cuello ¿Entendido?-
El pobre soldado atemorizado y con las manos de la muerte en su cuello no pudo hacer otra cosa que asentir y responder con un tono de temor en la voz.

-No…No…No se de que me hablas, no contesto ante nadie-

-Bien pues, a nadie le importara que te parta el cuello y mueras aquí mismo-Pronunció el hombre de negro con una voz fría y seca

El portador de la armadura palideció ante aquellas palabras mientras notaba la presión de las manos de su verdugo en su nuca y boca. Pataleó con fuerza y a duras penas consiguió que el hombre aflojara nuevamente sus manos envueltas de guantes negros.
-Por favor, no me mates, hablare hablare-Dijo con un miedo increíble que se le notaba en la voz-No conozco a mi jefe lo juro por los dioses, solo sé que trae las mujeres de una pequeña aldea llamada Acastra, se halla en las grandes estepas, únicamente soy un sirviente, no puedo decirte más-

Rikimaru sonrió de una manera un tanto siniestra y pudo notarse un pequeño destello en su ojo izquierdo, como si aquella información le hubiera gustado en gran cantidad, volvió a tapar la boca del soldado y este cerró los ojos consciente de su destino, de que aquel misterioso hombre no le dejaría escapar simplemente dejo que las frías manos de la muerte la abrazaran cuando Rikimaru partió su cuello produciendo un leve sonido similar al que se escucha cuando se quiebra una pequeña rama y después un golpe seco producido por el cadáver al chocar contra el duro y frio suelo.

El shinobi emprendió el camino hacia la pequeña aldea de Acastra, cosa que le costaría toda la noche de recorrer. Atravesó un espeso bosque hasta encontrarse en mitad de la nada y con un pequeño pueblecito mercante delante suya, lo de que era mercante lo averiguo gracias a que se veían bastantes tenderetes nada más entrar.
Se había enterado días antes de que por allí la zona desaparecían mujeres, una tras otra, y aquel estúpido mercenario disfrazado de soldado había confirmado sus sospechas, ahora estaba en mitad de la aldea buscando a alguien a quien preguntar, llamando bastante la atención por sus ropas un tanto extrañas para el lugar.



Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Salen

avatar

Cantidad de envíos : 70
Fecha de inscripción : 17/05/2010

Hoja de personaje
Nivel:
Experiencia:
0/0  (0/0)
Coronas:

MensajeTema: Re: El precio de la belleza    Dom Ago 29, 2010 11:34 am

El sol estaba en su cenit, e iluminaba las calles de la Ciudad de las Altas murallas con un brillo amarillo plateado, que contrastaba mucho con las murallas y las paredes grises de la laberíntica ciudad. Salen caminaba hecho una furia por las calles, con prisa. Todo aquel que se cruzaba en su camino se apartaba inmediatamente, algunos incluso sufrieron empellones por parte de Salen, que los apartaba de su camino al tiempo que murmuraba "escoria". Solo había una cosa que odiara en ese mundo, y era que no le pagaran lo prometido. Hasta ahora solo dos personas lo habían hecho, y ambas estaban en el fondo del océano, pasto de los tiburones.

Pronto llegó a una puerta de roble sobre la que colgaba el cartel de una posada, "La mujer errante". Salen asintió, satisfecho, y se masajeó la mano izquierda, donde llevaba el protector de mano que alojaba unas garras extraíbles terriblemente largas y afiladas, más grandes que su propia mano. Apoyó la mano derecha en la puerta y cerró ligeramente el puño izquierdo. De un empellón abrió la puerta que se estrelló contra la pared con un sonido estruendoso, crujiendo y quedando colgando sobre los gozones. Dentro el posadero, un hombre flaco y de mirada esquiva se giró con pavor y observo a Salen como si fuese el mismísimo demonio. Los posaderos, eran gordos y afable, ya le dijo su madre que no se fiase de posaderos delgados, solo de posaderas esbeltas, y no con su vida. Salen soltó una risita que sonó un poco gutural y el posadero se encogió.

- ¿Y mi dinero? No creo que a eso tres matones los mandase mi bisabuelo. Por cierto, están colgando en la plaza central. No debieron atacarme por la noche, mucho menos todos de frente y haciendo ruido.

El posadero se estrujó las manos y se las limpió sobre el mandil, mirando a todas partes y retrocediendo poco a poco. Salen cerró el puño izquierdo, activando el mecanismo de sus garras extraíbles. Las garras salieron con un sonido de desenfunde metálico y Salen fue a clavárselas al posadero al cuello.

- ¡¡NOO!! ¡¡Espera!! -Salen detuvo su movimiento, dejando las garras a escasos milímetros de su cuello- No tengo el dinero. Un hombre encapuchado me contrato para que te diese una misión estúpida que te entretuviese, para que, según él, "no te encargases de otros asuntillos". Era un tipo con una capa roja como la sangre.

Solen entrecerró los ojos. Abrió la mano y las garras se guardaron. Unas imágenes fugaces pasaron por su mente. Una figura decapitada a sus pies. Un campamento ardiendo. El corriendo por una explanada con un centenar de figuras con capas rojas tras él. Él a salvo en lo alto de la muralla y el líder de la banda, con una capa carmesí muy larga, agitando el puño desde fuera de la muralla. "Algún día te lo haré pagar. Algún día te mataré. ¡Era mi hijo!"

- ¿Qué asuntillos? Respóndeme, rápido.

Salen se dio cuenta que tenía al posadero agarrado por el cuello de la camisa y su rostro estaba muy cerca del suyo. El posadero tragó saliva y Salen lo miró a los ojos. Solía intimidar a la gente si hacía eso.

- Ehh..... pues.... dijo algo de.... una aldea no muy lejana..... y un secuestro de mujeres..... y de que había una recompensa..... no me mates por favor......

- ¿Cómo se llama a aldea? Dame un nombre, bastardo.

- Eeehhh.... -miró a ambos lados- Acastra -dijo rápidamente. Salen alzó una ceja y le soltó. Retrocedió un paso y asió el mando de su espada-. ¡¡Te lo juro!! ¡¡Te lo juro por lo más sagrado!! ¡Se llamaba Acastra! ¡¡¡No me mates!!!

Salen mantuvo el gesto impasible, y de un solo gesto desenfundó la espada izquierda, que empuñaba con la mano derecha, y le cortó un brazo, para terminar el movimiento cortándole la cabeza. La sangre salpicó el suelo y el cuerpo calló. Un charco de sangre se empezó a formar bajo el cadáver, mientras que la cabeza caía con un golpe seco y rodaba hasta la pata de una mesa. Salen limpió el arma con los restos de una capa roja que estaba metida en su cinturón y enfundo la espada. Salió de la posada dejando la puerta abierta, pues antes la había roto. Cogió un caballo de las caballerizas y salió al paso de la ciudad tras pedir indicaciones.

Una vez supo donde estaba situada emprendió un galope desenfrenado. A ese ritmo no tardaría ni un rato. Los arboles pasaban danzaban frente a sus ojos y el camino casi desaparecía, pero el caballo sabía a dónde iba. Cuando ya se vislumbraba la aldea, un lobo muy grande salió al paso, y el caballo lo tiró de la silla con el frenazo en seco. Tras eso, libre ya de carga, dio media vuelta y emprendió una huída presurosa. Mientras Salen estaba en el suelo el lobo se le acercó y le empezó a lamer las orejas. Awiass siempre era así de cariñoso. Salen se puso en pié y acarició las orejas de Awiass. Tras eso empezó a andar hacia la aldea.

Cuando llegó, avanzó por la calle principal. La noche ya había caído y pasado sin que él lo hubiese notado, y el sol empezaba a asomar por el horizonte. En el centro de la calle había un hombre vestido con ropas negras muy extrañas, un shinobi, que, desde luego, no era autóctono. Quizás venía buscando lo mismo, de modo que se le acercó y le saludó con una mano.

- Buenas, soy Salen. ¿Puedo preguntarte tu nombre?
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El precio de la belleza    

Volver arriba Ir abajo
 
El precio de la belleza
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» [El precio de la libertad] Nash vs Katsu
» Belleza Letal
» [Prologo]La belleza es una gran virtud
» Festival Serie Z. 7 y 8 de Octubre...
» Mundial de Copenhague 2011 (UCI Road World Championships) ITT

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Gяαη∂єs Esтєραs-
Cambiar a: