FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 El Vínculo

Ir abajo 
AutorMensaje
Szish

avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 28
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 09/10/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: El Vínculo    Dom Oct 10, 2010 1:57 pm

Tras varios días caminando por La Jungla, Szish había perdido la noción del tiempo. La espesa vegetación estaba formada por grandes helechos, plantas de amplias hojas verde-azuladas y árboles en los que no se alcanzaba a ver la copa. Algunas lianas colgaban de estos árboles, enredándose al llegar al suelo. Szish cortó una de estas lianas con su daga para obtener el agua de su interior y rellenar su cantimplora.

El ambiente era húmedo, hacía calor y la ropa se quedaba pegada al cuerpo dificultando el movimiento. Una piara de jabalís se alimentaba al otro lado de unos helechos y, pese al hambre que tenía, Szish no se atrevió a molestarlos. Sus grandes colmillos podrían dejarle más que feas cicatrices.
Estaba empezando a llover, y el sonido que producían las gotas de lluvia al chocar con las hojas de la vegetación parecía formar una canción que tintineaba al son de la selva, a la cual se unieron algunos monos aulladores y alguna que otra criatura. Tarareando una música improvisada, Szish siguió caminando. Sus pies descalzos y escamosos se hundían en el fango, pero a él le parecía una sensación muy agradable y, en cierto modo, le recordaba a su antiguo hogar. El rugido de su estómago le hizo volver a la realidad. Se le ocurrió mirar bajo un tronco caído lleno e musgo y líquenes, donde encontró un par de ratas enormes que salieron corriendo nada más verle.

-¡Eh essperad! ¡Tengo hambre!

Se entregó a la persecución de ambos roedores, siguiendo su rastro a través del lodo. Se lanzó de cabeza y logró atrapar a una de ellas, que chillaba al adivinar el destino que la esperaba. Szish se relamió y arrancó la cabeza de la criatura de un mordisco antes de tragársela para evitar que le mordiera la lengua (ya le había pasado en otra ocasión).

Aquel pequeño tentempié había resultado ser un gran problema, y es que Szish había perdido el camino de arcilla que seguía para poder atravesar la jungla. La fuerte lluvia no le iba a dejar continuar, así que decidió buscar un refugio cuanto antes, temiendo una inundación.
Volver arriba Ir abajo
Kreos

avatar

Cantidad de envíos : 78
Fecha de inscripción : 25/09/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Mar Oct 12, 2010 1:42 pm

La Jungla…
…Un entorno hostil para cualquiera que se atreva a entrar en sus profundas entrañas, tanto por su densa vegetación, como por su extensa variedad de fauna carnívora de todos los tipos y colores. La selva de Nyssa estaba constantemente húmeda ya que las lluvias eran habituales en ella. Aparte de dominar un gran terreno, es muy difícil avanzar en ella ya que te hundes constantemente en el suelo embarrado, por no mencionar que hay que estar abriéndose paso con la espada en mano, tanto para defenderse como para cortar los matorrales de hojas verdes-azuladas o las lianas que caen de los árboles de que no tienen fin…

Kreos caminaba por el suelo embarrado de la selva. Por aquel entonces el guerrero ya llevaba unas horas por la selva, y se sentía hambriento, pero no había nada que pudiese obtener fácilmente, ya que toda la ‘’comida’’ estaba agrupada: Había visto unos jabalíes hacía un rato, pero eran demasiados para él solo. No podría con tantos sin recibir una cornada de sus colmillos, así que decidió dejar la búsqueda de comida para más tarde y seguir avanzando.


No muy lejos de la zona donde se encontraban los jabalíes había unas grandes huellas en el suelo de algún animal, pero lo importante es que al parecer avanzaba solo por la jungla, algo que extraño al muchacho, así que decidió que lo mejor sería seguir las huellas del animal, que por la forma y el tamaño de las huellas debía de ser
un reptil o algo parecido.


La lluvia empezó a caer estrepitosamente contra la Jungla, sin tregua alguna, así sería imposible seguir el rastro del animal. Al fin la lluvia caía con demasiada fuerza ya aunque a Kreos le encantaba la lluvia lo mejor sería encontrar algún refugio donde esperar a que la tormenta amainase, pero mientras no tenía prisa por disfrutar de la lluvia. Kreos se tropezó con algo y casi cae al suelo, cuando se giró: una huella reciente del reptil al que había seguido estaba allí por lo que el animal no podía andar lejos, hasta que vislumbro una figura del más grande y musculosa que Kreos se encontraba de espaldas al joven guerrero. Era un enorme raptor, al que había seguido todo este tiempo.
Volver arriba Ir abajo
Connor Navim

avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 03/10/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Mar Oct 12, 2010 9:11 pm

-Oh mierda, quita de ahí bicho-sus palabras se referían a una sanguijuela que se le cayo al brazo hace rato y a la cual tardo bastante rato en darse cuenta de que le estaba chupando la sangre, la agarro y tiro fuerte, separándola de su piel y haciendo que sangre saliese de la herida antes de lanzarla lejos, la sangre que salía atrajo a muchos de los innumerables mosquitos de la selva.

Las numerosas plantas de la selva tanto las que eran venenosas, las de vivas flores, las come insectos, las come personas y los muchos árboles, hacían de ese lugar un sitio en el que cualquiera que se adentrara en el se podía perder muy fácilmente, Connor a cada paso que daba y posaba su pie sobre el fango del suelo lamentaba profundamente la decisión de entrar en esa selva, los árboles le hacían perderse, las lianas le impedían el paso y acababa por cortarlas con su espada, muchas de las criaturas grandes de por ahí querían merendárselo aunque acabasen siendo ellas las merendadas tanto por el como por otras más grandes que preferían comerse a las cosas que atacaban al garou por considerarlas mas grandes, las pequeñas correteaban entre sus botas haciéndole que perdiese el equilibrio y cállese al suelo, manchándose enormemente, otras de esas cosas le chupaban la sangre, como los mosquitos que ahora venían en oleadas como un cansino ejercito de alas vibrantes que e tenia que apartar a grandes manotazos de su cuerpo eso solo por parte de los seres vivos, la humedad del ambiente hacia que se sintiese pesado a cada paso y el calor del lugar no mejoraba las cosas, era en definitiva uno de esos sitios en los que no volverías a entrar a menos que tu vida dependiese de ello.

-¿podía ser peor?-termino por pensar tras que al quitarse una serpiente de la pierna se cayera de espaldas al fango, pingándolo, pero si podía serlo, ya que empezó a llover, las gotas de agua caían alejando a los mosquitos y empapando las ropas y el cuerpo de Connor, dificultándole aun más los movimientos, pero l menos quitándole el fango de encima y también quitándole de encima a los mosquitos que corrían a refugiarse en algún lugar asta que parase la lluvia para que una gota no los aplastase.

La lluvia persistía y si no quería coger alguna clase de enfermedad o al menos dormir mínimamente seco esta noche, debía de buscar donde resguardarse, cuando lo buscaba o al menos los materiales para hacerse uno, se encontró con una extraña vista entre los árboles, un lagarto muy crecidito posiblemente uno de esos que se llamaban raptores frente a un chico caído en el suelo, sin saber si aquella cosa era pacifica o por el contrario un autentico peligro, se llevo la mano a la empuñadura del sable, y salio unos metros por detrás de el raptor, la desenfundo y mantuvo delante de el mientras le decía -¿Quién eres?-.


Última edición por Connor Navim el Jue Oct 14, 2010 9:21 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Szish

avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 28
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 09/10/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Mar Oct 12, 2010 10:04 pm

Szish escuchó un sonido a sus espaldas y lo que parecía un chapoteo de algo de tamaño mediano en el lodo. Al darse la vuelta, descubrió a un humano que había tropezado con una de las traicioneras raíces que surgían del suelo y había caído al barro. Al ver su expresión, dedujo que le preocupaba el hecho de encontrar un reptil humanoide de dos metros en medio de la jungla. Hacía muchos años que no veía un humano tan de cerca, así que no pudo contener su alegría no solo por eso, sino también por encontrar a alguien más en un lugar tan inhóspito y poco adecuado para las presentaciones.

-¿Esstás bien?-preguntó con voz amable, acercándose a él lentamente para no asustarle.- Mi nombre es Szissh.-sonrió, tendiéndole una mano para ayudarle a
levantarse.- No te preocupess, ssolo quiero ayudar.

Una voz a su derecha le hizo sobresaltarse. Un hombre bastante grande como para tratarse de un humano había salido de repente de la espesura y esgrimía su espada contra él con una pose defensiva a la par que amenazante.

-So-ssoy Szisssh.-dijo alzando las manos para dar a entender que no pretendía atacar a nadie.- Sssolo buscaba un ssitio para refugiarme de la lluvia.-explicó.

Los tres viajeros cruzaron sus caminos en aquella tarde de lluvia. Quizás fuese por el destino o por simple casualidad, pero no era momento para contemplaciones, ya que la lluvia empezaba a hacerse más fuerte e incluso las bestias más fieras que les observaban desde la vegetación y que habían fijado en ellos su interés se retiraron al escuchar el tronar de la lluvia impactando contra las plantas y el suelo.

-Ssolo intentaba ayudarle.-indicó mirando al chico en el suelo.- No ess seguro esstar aquí, podría inundarse.

Tragó saliva, incomodado por la presencia de la espada desenvainada. El chico del suelo también llevaba una espada, y bastante grande a decir verdad. Si descubría que tenían algún indicio de luchar contra él, no dudaría en salir corriendo hasta que se le agotase el aire de los pulmones.

En ese preciso momento una de las bestias que habían estado debatiéndose entre atacar a los viajeros o huir con las demás se decidió por la primera opción y saltó a escena muy cerca del hombre con la espada desenvainada, enseñando los dientes y extendiendo sus garras. Se trataba de un descomunal tigre con unos colmillos afilados como navajas que sobresalían de su boca, la cual era lo suficientemente grande como para arrancarle la cabeza de cuajo a un raptor adulto.
Sin dudarlo un instante, Szish agarró la mano del chico para levantarle haciendo uso de su fuerza y le apartó de la colosal criatura.

-¡Sssalgamos de aquí!-gritó al hombre, cuya espada no parecía amedrentar al tigre.

Por el momento, el animal parecía observar la situación mientras movía su larga cola a un lado y a otro. En sus ojos ambarinos se reflejaba su tremenda fiereza y su empapado pelaje anaranjado estaba decorado con rayas negras y algunas cicatrices que sugerían que la bestia había salido victoriosa de más de una pelea a muerte. Sin duda, no era un rival al que subestimar.
Volver arriba Ir abajo
Kreos

avatar

Cantidad de envíos : 78
Fecha de inscripción : 25/09/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Miér Oct 13, 2010 10:36 pm

Ahora la fuerte lluvia caía con intensidad sobre las plantas y los helechos, el suelo era lodo, ya era muy difícil caminar sobre él, pero lo peor de todo fue que con el lio que había en ese momento con el agua embarrándolo todo, Kreos no vio una raíz de árbol y cuando fue a avanzar para observar mejor al reptil tropezó tontamente con esa rama y cayó al suelo de bruces, poniéndose hasta arriba de barro, y lo que era más importante, quedando al descubierto.

El enorme lagarto se giró con una gran sonrisa en su cara, algo que a Kreos no le hizo la menor gracia, ya que si al lagarto le daba por entablar un combate, el humano llevaba las de perder, porque estaba tirado en el suelo y estaba empapado hasta los huesos. Pero el lagarto no busca pelea, ni mucho menos, es más se ofreció a ayudarle algo que a Kreos le vino muy bien.
-Ah…Gracias Szish…- Le dijo, aún algo confundido, añadido a lo que le costaba hablar con gente nueva, parecía que le tenía miedo al raptor, pero no era así él era valiente, un raptor no le asustaba. -…Yo soy Kreos…encantado Szish- Le dijo sonriendo ante el trato del lagarto, claramente sus intenciones no eran malas.

Un hombre salió de entre los sables, portaba un sable en la mano y amenazaba a Szish, este enseguida declaro sus intenciones a los dos que había allí. Al parecer si continuaba lloviendo la selva podía inundarse, trayendo serios problemas. Cuando la cosa parecía estar ya tranquila entre el trio de personas, saltó de entre la maleza un enorme tigre, empapado, exhibiendo sus dientes tan afilados que eran capaces de arrancar cualquier miembro de los allí presentes. Kreos continuaba, para su desgracia en el suelo, pero Szish le levantó con una fuerza sorprendente, Kreos iba a agradecerle al raptor lo que estaba haciendo, cuando este propuso la idea de salir corriendo, Kreos ya estaba encarando al animal, pero puesto que prefería hacer caso al reptil, ya que él había confiado en el guerrero, salió detrás suyo, no sin antes decirle al tigre que estaba decidiendo que hacer.

-Has tenido suerte, pero la próxima vez te las veras conmigo- Le dijo al animal que sería un buen contrincante ya que su cuerpo lo demostraba. Entre los pelajes anaranjados se descubría varias heridas, lo que significaba que había ganado más de una situación difícil.

Kreos se puso en marcha detrás de Szish, pero a Kreos le costaba más moverse por el suelo embarrado que a su compañero, que se movía con gracia en el entorno.
Volver arriba Ir abajo
Connor Navim

avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 03/10/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Jue Oct 14, 2010 10:43 pm


-Un sitio donde refugiarse de la lluvia? creía que tu especie le gustaba mucho el agua, ni que fuese tan malo-pocos instantes después de que terminase sus palabras, unas de las grandes hojas del árbol que estaba sobre ellos cedió ante el incremente del peso del agua, al ser de considerable tamaño fue una respetable cantidad la que le cayo por la cabeza a Connor, empapándole aun mas de lo que estaba antes, -vale, puede ser muy malo-rectificaba mientras escupía la sucia agua manchada por excrementos de aves de la boca, pero aun así por desconfianza pues era muy humano y hasta que aprendiese a controlarse prefería ser así.

El raptor prosiguió con sus palabras explicando que solo pretendía ayudarle y dando la excusa de que se podía inundar, como asintiendo a lo dicho la lluvia empezó a caer con mas fiereza sobre la vida y el suelo de la selva, uniendo todos sus golpes en un rítmico sonido interminable de la tempestad en la que se podía convertir.

Parecía peligroso como todos aquellos seres de escamas, mandíbula y garras de gran tamaño que deambulaban por utopia, no sabia si confiar algo en el, pero por otra parte tanpoco sabia nada sobre aquel chico que se había caído al suelo embarrado de la jungla, aun sosteniendo la espada apuntando a la cabeza de ese reptil que se hacia llamar Szish, vio al caído, parecía ser un humano en buen estado físico, vio con una primera confusión algo cilíndrico sobresaliendo de su espalda, no tardo mucho en comprender que era el mango de una espada, ahí parecía que todos estaban armados, el tipo con su espada, el con la suya y con otra forma esperando salir pero que solo lo aíra en momentos de crisis, el raptor con sus garras y colmillos y el tigre que salto de la espesura hacia ellos también.

Ese gigantesco felino salto ágilmente a la escena bastante cerca de el, el pelaje naranja no solo estaba surcado por muchas rayas negras, también por varias cicatrices señas inconfundibles de peleas pasadas, las garras extendidas en el suelo y unos impresionantes colmillos demasiado grandes para caber dentro de la boca, como puñales de hueso esperaban impacientes su oportunidad para volver a desgarrar carne y matar a alguien.

El raptor propuso echar a correr e intentar escapar de aquel ser, tal y como estaba ahora mismo la situación no parecía mala idea, cuando los otros dos empezaron a correr, el se sumo a ellos, mientras pensaba, -a ver, estoy siendo perseguido por un felino asesino gigante con grandes dientes, estoy corriendo por un suelo embarrado mientras llueve y acompañando a dos desconocidos que podrían ser cualquier clase de personas posiblemente solo faltaría que se me echase encima para que esta situación estuviese lo suficientemente tensa para optar a convertirme en el cánido de mas de dos metros, pero espero no tener que hacerlo-pensaba mientras no paraba de correr.
Volver arriba Ir abajo
Szish

avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 28
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 09/10/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Dom Oct 17, 2010 7:23 pm

Szish se volvió un momento para comprobar que el humano más grande les seguía, pero se arrepintió al ver que el tigre también iba tras ellos, rugiendo con ferocidad y mostrando sus afilados colmillos mientras avanzaba a grandes saltos entre la jungla. Los tres viajeros corrían sin cesar, atravesando la maleza, saltando las rocas y troncos caídos, hundiendo sus pies en el fango. Para el raptor era más sencillo caminar por ese terreno, gracias a sus pies palmeados provistos de garras, pero para los humanos aquello suponía un verdadero infierno. Szish nunca comprendería por qué cubrían sus pies con esas cosas que ellos llamaban “zapatos”.

Por suerte para el grupo, a la bestia felina tampoco le resultaba fácil avanzar. Resbaló un par de veces en el fango, manchando su pelaje y, gracias al peso del pringoso barro, le era más difícil avanzar. Más de una vez cayó al suelo, aunque eso solo parecía incrementar su furia. Tras unos segundos más de carrera, ocurrió algo muy extraño. El gran tigre frenó en seco, como si algo le aterrorizase demasiado como para avanzar. Se quedó inmóvil unos segundos antes de mirar por última vez a sus presas y dar media vuelta con el rabo entre las piernas, desapareciendo entre la espesura.

Al percatarse de esto, los tres viajeros se detuvieron. ¿Qué había provocado tal reacción en un animal tan grande? Szish no tenía un buen presentimiento sobre eso, ya que una de las cosas que había aprendido en el pantano era que, cuando las ratas huyen, solía significar que algo más grande se acerca. Aguzó el oído pero no pudo oír nada, en parte por la torrencial lluvia que aún seguía cayendo y que parecía muy poco propensa a detenerse.

-Creo… que de momento essstamos a… a ssalvo. Al menoss de la besstia.-se aventuró a decir, jadeando.- En… encantado de conocerosss, Kreosss y…-miró al humano más grande.- Creo que todavía no ssse tu nombre.

Quitando que se había perdido en mitad de la selva, Szish estaba relativamente contento de encontrarse junto a dos humanos que no intentaban cortarle la cabeza… al menos, por ahora. Kreos, el más pequeño, parecía el más simpático y su expresión de algún modo tranquilizaba a Szish. Por el contrario, el humano más grande parecía más desconfiado y precavido. Bueno… tampoco podía culparle, seguramente el propio Szish actuaría así en su lugar.
No era un buen momento para detenerse en mitad de la jungla tras haber sido perseguidos por una fiera salvaje, pero después de tal carrera necesitaban recuperar el aliento. Los tres estaban calados hasta los huesos, llenos de barro, y el agua mezclada con el fango ya les cubría hasta los tobillos. Para empeorar las cosas, estaban aún más perdidos que antes y a su alrededor solo se veían árboles caídos, troncos podridos y vegetación hasta donde alcanzaba la vista.

Un olor comenzó a inundar el lugar, abriéndose paso entre la lluvia. Olía a madera quemada, a humo… y ¿a comida? Una luz parecía provenir de entre la espesura, aunque era muy débil y se encontraba estática, titilando entre las verdes hojas de los helechos. Si querían averiguar qué era, deberían acercarse.

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Kreos

avatar

Cantidad de envíos : 78
Fecha de inscripción : 25/09/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Lun Oct 18, 2010 10:25 pm

Los tres tipos que momentos antes intercambiaban datos de que hacía en ese páramo ahora corrían delante de un enorme tigre para intentar que este no se los cargase de un zarpazo, pero la huida se complica más cada vez que había que saltar una piedra, o un tronco podrido, para colmo, el ambiente sin duda era lo mejor: La lluvia hacía que las ropas de Kreos estuviesen mojadas y por ende, pesasen más, a esto sumarle que el barro de la jungla le llegaba por los tobillos no ponía de buen humor a nadie y menos a Kreos que quería haber derrotado a aquella bestia. Pero todo no eran quejas, lo único bueno de la situación es que al tigre también le afectaba la lluvia y el barro: Se había caído un par de veces y tenía la piel anaranjada manchada de grandes porciones de barro, pero caída tras caía el odio y la furia del monstruo aumentaba.

Tras unos instantes que parecieron minutos para Kreos el tigre paró en seco con una derrapada en el barro que casi acaba en caída, pero, para sorpresa del guerrero, el tigre tras para se fue con el rabo entre las piernas, parecía como si le diese miedo algo. -¡Ja! ¿Qué te pasa gatete, te doy miedo? Le grito Kreos, cuando sabía que algo tenía que pasar por esa zona para que el animal se hubiese ido así. Al parecer Szish pensaba lo mismo que Kreos, ya que pareció agudizar sus sentidos, pero con la lluvia que seguía cayendo sin parar sería difícil de adivinar algún sonido.

La parada hacía falta, estaba todos exhaustos después de correr por ese terreno, y más Kreos que su espada gigante que llevaba a la espalda pesaba lo suyo, pero por suerte Kreos había aprendido a ‘’vivir’’ con ella, ya que casi siempre, por no decir que siempre, portaba la enorme espada sus espaldas, y es que le tenía mucho aprecio. El muchacho apoyó las manos sobre sus rodillas y dobló el cuerpo para tomar una bocanada de aire, que después soltó por la boca. Una vez que había recuperado un poco el aliento posó su mirada en Szvit. El lagarto le dirigió una mirada y le habló. Sus palabras todavía eran amables y además parecía curioso por la raza humana.

-Si…eso parece…- Dijo Kreos, jadeando. Le dirigió una especie de sonrisa a Szvit. -Pero creo que…habría que moverse, por si las moscas…- Dijo, entonces dirigió su mirada al otro humano, que era bastante más grande que Kreos y le señalo haciendo un movimiento con la cabeza-…Soy…Kreos- Le dijo, algo dudoso, no sabía mucho del otro hombre, y no parecía tan abierto y curioso como Szvit, aun así no parecía una mala persona, solo habría que conocerlo un poco más. Kreos le dirigió una sonrisa, después al escuchar lo que dijo Szvit y fijarse en el halo de luz. La verdad es que al fijarse un poco en los tipos se veía con claridad que necesitaban un lugar para descansar: Estaban salpicados de barro, calados y agotados, y sí había una cabaña en la que esperar para que pásese la lluvia, pues la verdad merecía la pena. Explico lo que pensaba a los que allí había -Creo que no pasara nada porque nos alojemos allí mientras pasa la tormenta, ¿no?- Miró a los que se encontraban allí, esperando que hacer. Se llevó los brazos a la nuca, cruzándolos por detrás de su cabeza, esperando una respuesta.

Volver arriba Ir abajo
Connor Navim

avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 03/10/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Miér Oct 20, 2010 10:56 pm

Una buena carrera era la que estaban efectuando para huir del gran tigre de sientes imponentes.
El raptor tomo la clara delantera en poco tiempo, mas acostumbrado que el o el humano a correr y también al lodo y fango que salpicaba a cada paso de los cazados manchaba la maleza de su alrededor y las partes mas cercanas al suelo de ellos, antes de ser ligeramente limpiado aun por la incesante lluvia que no hacia sino aumentar su fiereza a cada minuto que pasaba, Connor lo estaba pasando mal para huir, si no temiese a su forma medio lobuna la adoptaría, pues si en lugar de esas botas planas que casi se deslizaban con cada contacto con el frío barro tuviese esos enormes pies peludos con garras mucho más acostumbrados a correr, si en lugar de tener que saltar troncos, apartar las ramas de su camino pudiese directamente destrozarlos cada vez que se cruzaban en su camino las cosas resultarían mucho más fáciles, es más, posiblemente no tendría que huir, siendo un ser medio lobo más grande que el gatito podría probar suerte a eliminarlo, habría echo esto si no fuese por el miedo que le tenia.

Cuando llegaron a cierto punto del bosque tras varias caídas por parte del felino en la que su pelaje se lleno de un tono marrón nada favorecedor, esta se paro en seco, cuando se dio cuenta de esto Connor se paro en seco(aunque estaba lloviendo era solo una expresión) junto con los otros dos, para ver como se daba la vuelta y se iba, cabizbajo, hambriento y dejando una buena sospecha a los tres casi cazados.
Tras con un poco de miedo mirar detrás suyo y comprobar que no había nada peor que el tigre se detuvo pensar, -si detrás nuestro no hay nada por lo que algo así se quisiese detener, ¿por que se ha ido?-por un momento se planteo de que fuese algo invisible, o tal vez es que estaban entrando en el territorio de otro macho y fuesen una especie muy territorial, fuese como fuese ya no había un felino gigante intentando comérselos y eso siempre sonaba bien.

Termino sus rápidas conclusiones cuando la voz siseante del raptor le pregunto su nombre, -me llamo Connor, encantado de conocerte-respondiendo también a la pregunta de Kreos, aunque cuando este le guiño el ojo, no acostumbrado a la mayor parte de los significados de este gesto, solo pudo pensar dos cosas, o quería que se aliase con el para acabar con el raptor o que estaba intentando ligar con el, eso ultimo le produjo un escalofrío.

La ropa empapada se le pegaba a la piel, el pelo empapado por agua sucia picaba y amenazaba con atraer alguna enfermedad, tenia las botas llenas de fango y algo se esta se le colaba a los pies, cuando vio algo a cierta distancia, una pequeña cabaña en medio del bosque, lejos de volverse a preguntar si aquella cabaña o lo que habitaba ay era la causa de que el tigre se hubiese marchado , espero que a los demás también les apeteciese ir ay.
Eso fue lo que ocurrió ante las palabras de Kreos, mientras el agua que caía como un chorro continuo de una rama de un árbol impactaba sobre su cabeza, dándole un aspecto un poco informal y extravagante, mal menos asta que alzo la mirada y les miro con una cara que quitaba las ganas de reír, -vale, vámonos para aya-
asintió quitándose de debajo de el chorro de agua.
Volver arriba Ir abajo
Szish

avatar

Cantidad de envíos : 31
Edad : 28
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 09/10/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/1000  (0/1000)
Coronas:

MensajeTema: Re: El Vínculo    Sáb Nov 13, 2010 11:14 pm

Szish no pudo evitar sonreír al conocer el nombre de ambos humanos. Puede que se acabaran de conocer en unas, digamos, peculiares circunstancias, y que no confiaran los unos en los otros… pero saber sus nombres ya era un gran avance, en opinión del Raptor.

Observó a ambos e intentó copiar su postura erguida para asemejarse más a ellos, aunque eso le produjese una sensación extraña, como de desequilibrio, así que terminó volviendo a su postura habitual, algo más encorvada.

Kreos parecía querer ir hacia aquella luz, procediese de donde procediese, y era obvio que Connor secundaba esa opinión. A Szish le gustaba la lluvia, cierto, pero una cosa era esa y otra muy diferente un chaparrón de aquellas proporciones acompañado de barro, viento, y frío, eso sin mencionar a los animales salvajes. Se habían librado de aquel tigre por los pelos, pero por la forma en la que el animal huyó Szish no auguraba nada bueno. Era como si algo le hubiese asustado, y obviamente no se trataba de ellos. De cualquier forma, cualquier lugar era mejor que ese, así que se puso en marcha, justo detrás de los otros dos.

Al atravesar la maleza, se encontraron frente a un colosal árbol que, a pesar de estar hueco, seguía desarrollando sus ramas, las cuales formaban un lúgubre entramado sobre sus cabezas, impidiéndoles ver más allá. Pero eso no era lo más llamativo de ese árbol. Cobijada entre la corteza, en la base del tronco, se levantaba una modesta cabaña de madera. La luz y el humo se filtraban a través de una de las dos ventanas de las que disponía la choza. La primera cosa que pasó por la cabeza del raptor fue mirar por esa ventana, la cual estaba ligeramente abierta. El interior parecía el paraíso para tres aventureros perdidos en la selva durante una tormenta. Una hoguera brillaba al fondo de la sala principal. Szish casi podía sentir su calidez simplemente mirándola, y un sofá hecho de pieles de animales se encontraba frente al fuego. A su lado, una pequeña mesa con varias sillas a su alrededor servía de soporte para una suculenta comida. El raptor inspiró aire, intentando percibir su olor y, a pesar de que la humedad dificultaba esta tarea, pudo apreciar la fragancia de la comida recién hecha. No tardó en comunicarles esto a sus compañeros.

-Hay comida, y fuego, y… -se detuvo un segundo.- Esste lugar… debe de vivir alguien aquí.-pensó.

El dilema estaba servido. Era obvio que esa cabaña tenía dueño, pero ellos tenían la urgencia de encontrar un refugio.

-Tal vez… si sssolo entramos para calentarnosss… no passaría nada, ¿no? –sugirió, esperando saber la opinión de los otros dos, aunque no pudo ocultar un rugido de su estómago.

Spoiler:
 

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Vínculo    

Volver arriba Ir abajo
 
El Vínculo
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: La Jungla-
Cambiar a: