FORO CERRADO. comentarios y aclaraciones thunderstruck@hispavista.com
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse


Guia rápida
Reglas del Foro
Ayuda al usuario
Registro de avatares
Crea tu ficha
Aventuras disponibles
Razas
Compendios de Habildades
Afiliaciones

El contenido de este foro esta bajo registro de derechos, cualquier uso de este sin autorización del completo staff administrativo del foro esta prohibido, así mismo las creaciones de cada usuario son propias de ellos y queda prohibido hacer uso de estas obras particulares sin autorizacion del autor. El foro se reserva el derecho de admision.

Comparte | 
 

 Las Cenizas Sagradas.

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 6:33 am

Varias horas después


Desperté, algo mareado, no sabía donde me encontraba, mi visión giraba en torno a una imagen bastante borrosa. Al pasar los segundos la imagen se iba focalizando cada vez más hasta que pude divisar aquella figura. Era Cross, al parecer estaba hablando, yo aún no lo escuchaba bastante bien, me dolía la cabeza.

Pasé varios segundos en los que deduje que me encontraba mirándolo sin sentido como un idiota, hasta que pude escuchar a lo lejos su voz, que con el pasar del tiempo se iba acrecentando, hasta que pude distinguierla normalmente.

-¡Levántate borracho idiota! ¡No les dejas lugar a los demás clientes!.-
Me levanté, tambaleando, Cross me detuvo con un brazo y me afirmó al suelo, me llevó caminando lentamente hasta atrás de la mesada de su taberna, yo simplemente lo seguía mientras dejaba que siguiera con su brazo guiándome, sino caería al suelo.

Me llevó hasta una especie de lavabo y me baño la cabeza en un balde de agua fría. Allí fue cuando me despabile, aunque no del todo.
-¿Qué ha pasado? ¿dónde estoy?.- Pregunté atontado.
-Idiota estás en la taberna, te la has pasado tomando y ahora me tengo que encargar yo de tu borrachera.-

Allí fue cuando recordé la mayor parte de la historia, el aburrimiento me había llevado a tomar una cerveza tras otra, hasta caer preso de la somnolencia y la ebriedad, en segundos me encontraba babeando la mesa de la taberna.

Dejé de recordar todo lo sucedido cuando noté por la ventana que el sol estaba bajando, en pocos minutos Orel estaría aquí listo para comenzar la misión, y yo andaba con resaca, que conveniente.
Me senté en un taburete al lado de la mesada, mientras esperaba que se me vaya el dolor de cabeza y la presencia de Orel.

Pasaron unos cuantos minutos más, yo ya estaba recuperado de mi jaqueca, aunque estaba un poco cansado, de todas formas tendría que esperar a que Lord Orel aparezca.
Y allí estaba, del otro lado de la taberna, la puerta se encontraba abierta y daba lugar para poder divisar a Orel acercándose lentamente, con una túnica blanca bastante llamativa y peculiar, también traía una extraña guadaña entre manos, parecía todo un guerrero de apareciencia "mística" si se podría decir.

La gente del lugar comenzó a callarse a medida que Orel pasaba por entre las mesas de la taberna, hasta que en toda la taberna reinó el silencio por unos segundos. Miré a Orel mientras me paraba y le estrechaba la mano, la cual estrechó sin dudar.

-Duriel aún falta alguien más, debemos esperarlo para partir.-
-Lo sé.- Interrumpí. -Ezio no tardará en volver.-
-¿Acaso lo conoces?.- Preguntó Orel mientras limpiaba el filo de su guadaña con uno de sus dedos.
-Podría decirse.- Dije mientras salía hacia la puerta de la taberna, no me apatecía ser el centro de atención de todos, por lo que decidí salir a tomar aire afuera. Orel me seguía de atrás.
-Esperaremos entonces, preparate Duriel, es un camino muy duro.-




Lord Orel:
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 7:27 am

La ultima flecha habia destrozado por completo el pequeño tronco, mis brazos estaban cansado de tanto tirar, pero el tiempo se me habia ido volando sin darme ni siquiera cuenta el atardecer ya habia llegado, deje el tronco destrozado en el suelo, la nieve se encargaría de ocultar su existencia, guarde mi arco sobre mi espalda y también la flecha, esta habia perdido algo de filo pero todavía era una flecha con o sin filo, cada una de ellas contaba, podría significar un enemigo muerto, me quede unos segundos de pie en el mismo sitio tratando de localizar la dirección de la taberna, no era tan difícil de distinguir, tenía la chimenea mas grande del pueblo.

Salí del bosque a paso veloz, posiblemente Orel ya estaba esperándome, pero detuve mi marcha a ver a Orel entrar en la taberna, se miraba distinto con ese atuendo de blanco y esa guadaña, tres personas se quedaron fuera del lugar, al parecer estaban escoltando a Orel.

Continúe mi caminar cuando Duriel Salió y justo detrás del Orel, me acerque lentamente tratando de parecer más misterioso, me coloque la capucha.

-Ya Era Hora Ezio, Tenemos que partir, luego habrá tiempo para las presentaciones.- dijo Orel, al parecer el ya me habia visto desde...quien sabe cuándo.
-Como usted diga.- dije con respeto, Orel empezó a caminar y Duriel y los otros 3 lo seguían de cerca, yo por mi parte me gustaba la parte de atrás, era un lugar algo expuesto pero me daba una clara visión de el frente y los lados del grupo.
Mi curiosidad se centro en uno de los tres hombres que acompañaban a Orel, este en si no era un hombre, era una mujer, una elfa para ser más específicos, no tenía pinta de ser guerrera, posiblemente una hechicera. Los otros dos estaban cubiertos de arriba abajo por abrigos negros y cubre bocas negros, querían mantener el anonimato al parecer.

Orel simplemente caminaba a grandes zancadas, yo tuve que trotar en ocasiones para seguirle el ritmo, era notable que Orel fuera un gran guerrero.

-Apresuren la marcha jóvenes, La caravana está a punto de partir sin nosotros.- dijo Orel, este acelero toda vía mas su caminar, al poco tiempo varias sujetos con antorchas iluminaban la parte de atrás de una carretada jalada por 4 caballos, Orel se apresuro para estrecharle la mano a el más viejo de los Sujetos de la carava.

-Muy bien Orel, los has conseguido, ahora partamos hacia el templo.-
dijo el viejo, Orel simplemente le sonrió y voltio hacia sus "seguidores".
-Muy bien, Desde Ahora formaran parte de la expedición de las cenizas sagradas, acomódense y recen a los dioses para que llegamos sanos y salvos.- Orel se notaba algo preocupado al respecto, yo me fui al final de la carava junto a otros 2 sujetos.

La Caravana estaba bien protegida...Las cenizas deberían ser demasiado importantes


Off:
Formacion Carabana:
 
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 7:48 am

Al salir nos encontramos con Ezio, simplemente lo miré y seguí la marcha, no me sorprendía el saber que estaría con nosotros, ya que me lo había nombrado anteriormente. De todas formas me sorprendía que fuesemos nosotros solos a un lugar donde se suponía que habían muerto varios guerreros, de todas formas mis pensamientos se cancelaron cuando vi algunos guerreros más que esperaban a Orel, eran pocos, dos encapuchados y una elfa, al parecer una hechicera, todos denotaban un aire misterioso y silencioso, no habían dicho ni una sola palabra, me daba mala espina, aunque confiaba en Orel y en sus soldados.

Varios minutos después se unió la verdadera carabana, eramos varios más, guerreros humanos, elfos, incluso algunos icarios nos ayudaban para escoltar ese preciado tesoro que eran las cenizas de Espheria. La verdadera misión comenzaba ahora.
Había perdido de vista a Ezio, tampoco me preocuparía en buscarlo, seguí caminando hasta posicionarme adelante de la caravana, junto con otros dos hombres algo viejos, de unos cuarenta años de edad, se notaba a simple vista que eran guerreros con experiencia.

Uno de ellos fijó su atención en el mandoble que yo tenía sobre mi espalda. -Por dios hijo, ese mandoble mide casi un metro y medio o más, como piensas usarlo en combate.- Dijo algo testarudo.
Yo solo lo miré y sonreí, ese mandoble había sido forjado por Knolgmir, y al saber ahora que no solo era un simple herrero, me había dado suficiente confianza en esa gran espada, además había sido creado con un metal bastante liviano que empleaba la herrería enana.

-Descuide señor, llevo años entrenando con él, además poseo una espada corta en el caso que no sea conveniente usarlo.- Dije seriamente. El hombre volvió a dirigir su mirada en el camino, lo que hizo que yo hiciese lo mismo.

El camino que continuaba estaba completamente cubierto de nieve, a lo lejos se podía divisar la extensión de unas cuantas montañas, también nevadas, en cuanto a nosotros, subíamos lentamente por una colina no muy empinada, pero que parecía no tener fin.

La noche no tardó en llegar, el camino era más largo de lo que yo pensaba y el frío se apoderaba de mis ganas de caminar, el viento soplaba fuertemente y la nieve seguía cayendo sin parar.
-Atentos, aquí es cuando empieza nuestro verdadero reto, del otro lado de la colina correremos sumo peligro, está en ustedes si me acompañan o no. De todas formas tienen unas horas para pensarlo, esta es la parte sencilla del camino.- Exclamó Orel.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 9:12 am

La caminata y el frio no era una buena combinación, y más cuando uno no está preparado, me habían ofrecido una manta negra que al parecer todos usaban contra la nieve, la tome sin pensarlo, mi armadura de cuero no era para mantener caliente el cuerpo solo para protección, los dos soldados a mi lado izquierdo y derechos respectivamente no quitaban los ojos del camino, su concentración y resistencia al frio eran incomparables con las mías.

-¿Tienes Frio chico nuevo?- pregunto el hombre de mi lado izquierdo, lo mire de reojo sin caer en su juego. -Posiblemente moriríamos juntos en batalla, se dice que estas montañas guardan secretos de los dioses, entre ellos criaturas y enemigos inimaginables, claro son solo leyendas de Drasnia. Perdona los modales, mi nombre es Eleb, Eleb Monteveloz.- dijo sonriente, el tipo de mi lado derecho simplemente estaba concentrado en su misión ignoro completamente lo dicho por el tal Eleb.

-Me da lo mismo Eleb, solo quiero terminar un trabajo pendiente de un familiar...Por cierto mi nomre es Ezio.- dije, no tenia planeado conocer a los demás, solamente queria terminar esto de una vez por todas o al menos entrar a un lugar mas cálido, pero esa idea se evaporo cuando se escucho desde enfrente -Atentos, aquí es cuando empieza nuestro verdadero reto, del otro lado de la colina correremos sumo peligro, está en ustedes si me acompañan o no. De todas formas tienen unas horas para pensarlo, esta es la parte sencilla del camino.- dijo Orel, Ninguno se movió.

Todos estaban dispuestos a dar su vida por proteger la urna de las cenizas de Espheria, me ajuste el arco en la espalda otro simplemente pusieron su mano sobre la empuñadura de su espada como esperando lo peor. -...Adelante.- exclamo Orel, la caravana comenzó de nuevo a moverse.

Un camino rodeaba la colina, este era muy angosto como para que la carreta pasara, Orel y el otro viejo sacaron la manta que cubría la carreta, una urna de un tamaño considerable reposaba sobre la carreta, cajas y bolsas también sobresalían por su tamaño.

-Bien, Tres soldados ayuden a llevar las provisiones y Ropa.... Sin comida y ropa posiblemente no sobrevivamos la segunda noche.- exclamo Orel, quien con una facilidad increíble tomo la urna y la coloco debajo de su hombro, a su vez 3 soldados se repartían las cajas y las bolsas, la caravana estaba lista para Adentrarse, Debía admitirlo...El riesgo de morir me alentaba a continuar.


Off: Urna
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 9:36 pm

Al parecer todos tenían en sus corazones sangre guerrera corriendo por sus venas, eso me daba ánimos para seguir. Todos decidieron poner sus vidas en juego y arriesgarse a seguir cuesta abajo por esa colina.
Se acomodó de nuevo la formación, ahora debían cargar las provisiones y la urna que contenían las cenizas entre los soldados, estaba dispuesto a ofrecerme, pero no me dieron el tiempo, cuando me di cuenta ya se habían postulado algunos soldados.

Así comenzó de nuevo la caravana, caminando lentamente por un estrecho y angosto camino, como mucho podíamos ir tres en la misma fila, aunque era bastante incómodo. Luego de unos segundos logré acomodarme, posicionandome en el medio de la caravana junto con un extraño que llevaba una bolsa con provisiones.

-Cuando te canses, puedes pasármela.- Dije cortesmente. El hombre solo afirmó con la cabeza, al parecer a ninguno de por aquí le gustaba hablar demasiado, aunque a decir verdad, el clima frío y pedregoso del lugar te quitaba bastantes ganas de hablar, en fin.

Luego de unos cuantos minutos, el camino comenzó a abrise, hasta que salimos de aquel condenado "pasillo". Ahora estábamos de nuevo a la intemperie, pero la noche ahora ya se hacía mucho más pronunciada, por suerte había varios en la caravana que traían unas cuantas antorchas y el camino se hacía un poco más visible.
Pero el destino no estaba de nuestro lado en ese momento, un gran viento se levantó y pasó por la caravana, apagando todas y cada una de las antorchas, ahora estabamos dependiendo de la tenue luz de la luna.

De repente se escucharon varios aullidos, unas pequeñas luminisencias de color ámbar brillante se proyectaban a unos cuantos metros de donde estábamos, pero no podíamos distinguirlos bien por la poca visión con la cual contabamos.
En ese momento un torrente de fuego salió de mi espalda, volteé rapidamente, era aquella elfa quien prendía cada una de las antorchas con magia elemental.

Pero la luz se nos había devuelto demasiado tarde, ahora unos cuantos lobos ambrientos estaban rodeando toda la caravana, acercándose lentamente. Saqué mi espada larga, mi mandoble no necesitaba ser ensuciado con estas estúpidas bestias sedientas de sangre.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 9:54 pm

El estrecho del "camino" nos hizo formar prácticamente una sola fila, pero gracias a los dioses era un camino corto, al poco tiempo de caminata habíamos rodeado la colina exitosamente, pero la nueva visión no era muy alentadora, la noche se nos habia alentado dejando solo la luna como nuestra luz fiable, las antorchas también ayudaban. La intemperie no era muy alentadora, a lo lejos se apreciaban luces, posiblemente algún puesto de avanzada, pero cuando menos lo esperábamos una fuerte rafaga de viento nos ataco, las antorchas se apagaron cortando la visión de la mayoría, dado que algunos eran elfos y su visión nocturna era superior a la de los hombres.

Algunas pisadas y gruñidos alertaron a toda la caravana, la hechicera elfa que habia visto encendió todas las antorchas con magia elemental, pero solo lograron iluminar a un grupo de lobos hambrientos, al parecer era la manada completa, unos 15 individuos nos rodearon, los lobos eran famosos por trabajar en equipo para conseguir su presa, esta no era la excepción.

-PROTEGED LAS PROVISIONES, LAS MANTAS Y SOBRE TODO LAS CENIZAS.- Grito Orel mientras daba un golpe seco con su guadaña a un pobre lobo que decidió atacarlo, el animal cayó muerto en la capa de nieve que cubría prácticamente todo, la sangre empapo a Orel pero eso no le importo, el daría su vida para defender la cenizas.

Los que no cargaban el equipaje se pusieron a la defensiva sacando sus armas listas para cualquier ataque.

Los lobos simplemente nos rodeaban, caminando lentamente en círculo al rededor de la caravana, un fuerte gruñido fue la orden para iniciar el ataque hacia nosotros, la batalla habia iniciado.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 10:04 pm

Uno de los lobos se me abalanzó en dirección a mi pecho, lo detuve con un golpe de mi puño en su mandíbula, y al caer se sintió un gruñido casi sin sonido, producto de mi el clavar de mi espada sobre la caja toráxica de aquel animal.
Pero la batalla recién comenzaba, y antes de que me diera cuenta tenía un lobo trepado a mi espalda, por suerte mi armadura me protegía de posibles mordiscos, pero del cuello para arriba estaba indefenso.

Tomé al lobo estirando la mano hacia mi espalda y lo lancé contra el resto de su jauría, este impactó sobre otro lobo, y juntos volvieron hacia mi para seguir atacando. Los lobos no me hacían ni rasguños, la armadura protegía el noventa por ciento de mi cuerpo, pero debía salvaguardar a los demás, sobretodo a quienes llevaban las provisiones y la ropa, que eran los más indefensos.

Ambos lobos se me tiraron encima, logré poner mi brazo como escudo, uno de ellos quedó sujeto en él, al cual estoqué inmediatamente con mi espada, perforándole lo que suponía era el torax. El otro lobo había caido y atacó nuevamente, una patada fue suficiente para dejarlo fuera de combate.

Volteé rapidamente para ver aquellos quienes protegian las cenizas y las demás cosas. Tres lobos estaban dispuestos a atacarlos sin piedad, pero no podía protegerlos, varios lobos más estaban al acecho, esperando cualquier movimiento imprudente.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 10:41 pm

-Imperium Flama- dijo la elfa, una flama de un extraño color semi dorado carbonizo a los 3 lobos que estaban esperando para atacar a los indefensos soldados que cargaban la ropa y la comida, al parecer estaba en lo cierto, esa elfa era una poderosa hechicera -Escapen todos, yo puedo sola contra estas bestias.- al parecer también era estúpida, por muy fuerte que fuera los 10 lobos restantes podrían acabar con ella, No podía dejarla.

Coloque mi mano sobre su hombro -Te ayudo.- le dije, otros 3 soldados se colocaron a mis espaldas con la intención de ayudar, la elfa simplemente agradeció el gesto con una sonrisa y se preparo para luchar contra esas bestias salvajes.

Los lobos comprendían la situación, morirán si se enfrentaban a nosotros, 4 de ellos desertaron y escaparon, los otros 6 estaban dispuestos a morir para conseguir nuestra carne como alimento y así era, los 6 sin más se abalanzaron contra nosotros, la elfa coloco una especie de escudo con un rápido movimiento de su báculo, los lobos se estamparon contra este, quedaron algo dañados y los soldados aprovecharos su estado, rápidamente los 3 soldados cortaron y rebanaron a los lobos, al parecer no fui mucho de ayuda.

-Volvamos con la caravana.- dijo la elfa en tono autoritario, yo la segui sin más al igual que los otros soldados, al poco tiempo nos volvimos a unir a la caravana, Orel volteo para ver si habíamos vuelto sanos y salvos y al confirmarlo regreso su mirada al camino.

La elfa no me volvió a dirigir la palabra, de hecho era algo extraño, ningún soldado le hablaba a otro tal vez era por el clima que era prácticamente insoportable, solo esperaba llegar rápidamente alguna avanzada donde pudiéramos descansar unas horas y calentar nuestro traseros.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 11:04 pm

Un llama de color dorado instantaneamente carbonizó a los tres lobos que amenazaban a aquellos soldados, me pareció bastante repulsivo ver los cuerpo carbonizados de aquellas bestias, volteé rapidamente para seguir con la batalla, aún quedaban varios lobos, aunque no me dí el gusto de contarlos.
Estos estaban preferencialmente atraídos por la acción de la elfa, varios guerreros acudieron a su ayuda, entre ellos Ezio. Me acomodé cerca de ellos para ayudarlo en combate.

Pero en cuestión de segundos, una magia de la hechicer y una rápida acción de los demás guerreros dejaron a los lobos hechos un pedazo de carne. Ahora todos habían muerto, y la amenaza había parado, por suerte no hubo heridos, estabamos todos en perfecto estado.

Me quedé contemplando a la elfa, al parecer tenía un gran poder, o yo me impresionaba bastante con los actos mágicos, cosa que descartaba. De todas formas la elfa obvió nuestra ayuda y se incorporó nuevamente en la caravana, esto de que todos permanezcan en silencio no me caía bien, por alguna extraña razón. Tal vez porque el tiempo pasaba más rápido cuando uno hablaba, no lo sé.

Seguimos caminando a paso lento, ahora más de uno estaba más cauteloso de lo normal, de todas formas no sucedió nada además de ese ataque de los lobos. Lan antorchas flameaban revelando los siguientes pocos metros de aquel pedregoso camino cubierto de nieve y escarcha. A lo lejos una gran llama se podía divisar, estabamos a punto de llegar a un puesto de avanzada, solo esperaba que allí descansaramos un tiempo.

Al llegar los soldados dejaron las provisiones en el suelo, y la elfa improvisó rapidamente una fogata en medio de la nieve, era obvio que tenían la suficiente experiencia, me atrevía a decir que yo era el más inexperto del grupo.
Orel se posicionó en medio de nosotros para decir unas palabras.

-Aquí pasaremos la noche compañeros, debemos turnarnos para vigilar las cosas mientras los demás duermen. Elune no podrá ayudarnos dado que su sueño no se puede intervenir hasta cierto momento.- Es verdad, sabía que los elfos dormian en un estado extraño en el que permanecían inactivos por unas cuantas horas, y nada podía despertarlos. -Asi que estará en los demás cooperar, a la mañana seguirémos, todavía nos quedan varios kilómetros, pero no se desalienten. Valdrá la pena.-
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 11:32 pm

-Al Fin un pequeño descanso.- exclamo uno de los soldados, al parecer todos pensaban lo mismo, los soldados dejaron la preciada carga del grupo en el suelo, la avanzada parecía ser una antigua herrería por la chimenea que todavía resistía y un yunque exodidado aun lado de esta, los soldados empezaron a platicar entre ellos como si nada hubiera pasado, pero la presencia de Orel y el otro viejo los callo, posicionaron en medio de todos.

-Aquí pasaremos la noche compañeros, debemos turnarnos para vigilar las cosas mientras los demás duermen. Elune no podrá ayudarnos dado que su sueño no se puede intervenir hasta cierto momento. Así que estará en los demás cooperar, a la mañana seguiremos, todavía nos quedan varios kilómetros, pero no se desalienten. Valdrá la pena.- dijo Orel, el otro viejo espero su turno para hablar.

-Bien Guerreros, Esta noche es para descansar, la otra avanzada esta a unas 15 horas de camino de esta, así que descansen bien esta noche, mañana comeremos algo y continuaremos.- dijo el Viejo, los soldados obedecieron y buscaron un lugar donde acomodarse para dormir, yo me fui al lado del yunque oxidado, me inspiraba algo de confianza era algo extraño.

Mire como los soldados se colocaban la manta sobre la cabeza para dormir, yo no tenía sueño, solo estaba algo cansado por la larga caminata.

Al poco rato el sueño se presento, me acomode en el suelo y al poco tiempo quede dormido.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Sáb Mayo 15, 2010 11:59 pm

Antes que me diera cuenta ya estaban todos acomodándose para dormir, se me había pensado por la cabeza que un poco de compañerismo no estaba mal, pero que va. Me tendría que quedar yo de guardia esta vez, aunque de todas formas era por unas horas, hasta que cambie el puesto por otra persona.

Me coloqué al lado de la urna sagrada, me senté a un lado en realidad. Miré de costado para apreciar su belleza, estaba hecha de oro, tenía varios detalles en relieve, y unas inscripciones en un extraño idioma que no lograba descifrar, la forma de la urna era exepcional, era un reliquia sin duda alguna, y más valioso era aún lo que llevaba dentro.

Pero mis pensamientos se vieron interrumpidos al notar la presencia de la elfa que se acomodaba a un lado de donde me encontraba.
-Eres nuevo en esto verdad, humano?.- preguntó la elfa con una dulce y cálida vos.
-Podría decirse, nunca he hecho misiones de escolta, y además este clima es muy diferente al que estoy acostumbrado.- Dije, me parecía raro que alguien se atreviese a hablar, pero era mejor para pasar la noche más entretenido.
-Ya veo.- Respondió la elfa. -Creo que descansaré mi alma unas horas, nos vemos humano.-
-Duriel.- Agregé. La elfa sonrió y en segundos cayó en un profundo sueño.

Todos estaban ya dormidos, yo miraba con ayuda de una antorcha los alrededores, pero nada parecía amenazarnos, al parecer sería una noche aburrida, solo esperaba que terminase mi turno para poder irme a dormir y recuperar fuerzas.
Luego de unas cuantas horas uno de los soldados se levantó, algo somnoliento, se acercó hacia mi.
-Puedes dormir joven.- Yo afirmé con la cabeza y me dirigí a la bolsa de dormir que se encontraba vacía a unos metros de donde yo estaba. Dejé mi armadura a un lado, junto con mis armas, me daba cierta desconfianza, pero sabía que no pasaría nada, estarían allí al despertar.

En unos minutos me quedé dormido y entré en un profundo sueño.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Dom Mayo 16, 2010 12:24 am

El hacia presencia en el cielo matutino, abrí los ojos lentamente, varios soldados ya estaba levantados antes que yo, una enorme olla se calentaba arriba de la fogata, al parecer uno de los soldados también era cocinero, me puse de pie rápidamente el hambre me habia obligado a hacerlo, algunos soldados platicaban entre ellos, yo simplemente esperaba la comida.

El cocinero tomo un cucharon, luego con su mano libre como un plato y en este sirvió algo de comida -Sale el primero.- dijo mientras se lo extendía a un soldado que estaba a su lado, este lo agarro rápidamente, tomo una cuchara y se alejo para comer en solitario, los demás soldados apresurados hicieron una cola para recibir su alimento, yo también.

Me coloque al final junto con Orel y el viejo -Yo siempre digo que los últimos serán los primeros.- dijo Orel -Jajajaja tu y tus dichos Orel.- dijo el viejo, yo simplemente me reí por lo bajo, al poco tiempo la cola se habia reducido y era mi turno, tome el plato y una cuchara, me aleje un poco de la fila y me senté aun lado del viejo yunque, un soldado estaba a un lado de este también.

-Nada como comer en un lugar desconocido, le da un sabor diferente a la comida el saber que podría ser tu ultima- dijo el hombre mientras me acercaba y me sentaba a un lado de este
-Lo que digas.- dije.
-Vamos algo de animo, estamos llevando las cenizas de Espheria a el "Templo", mi Fe es lo que me mantiene con Orel, su sabiduría y coraje me hacen seguir adelante.- dijo con firmeza.
-Es lo que dicen...supongo.- dije, yo nunca habia escuchado sobre Orel, tal vez era algo famoso solo en Drasnia.

Después de esa ligera conversación con el soldado no me volvió a dirigir la palabra, la comida habia sido reconfortante y me habia llenado de energía, Orel se subió sobre una piedra para que así lo miraran todos.
-Soldados, Ahora estamos cargados de energía y poder, Tomen las provisiones y la ropa, Continuamos la caravana.- exclamo, varios soldados tomaron las cosas, esta vez eran menos dado que se gasto algo de comida.

La caravana empezó a moverse, claro, con Orel en la delantera.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Dom Mayo 16, 2010 12:35 am

El frío se hacía inevitable, y este mismo había cortado mi sueño, me levanté algo dormido, como de costumbre. Noté murmullo asi que deduje que ya varios se habían levantado, tomé mi armadura y me la coloqué, seguido de mi mandoble y mi espada larga, ellas nunca podían faltar en mi equipo.

Noté como uno de los guerreros de antes ahora estaba preparando la comida, un apetito insaciable invadió de repente mi estomago, necesitaba comida. Me adelanté hasta donde se encontraba la fila que se estaba formando, me coloqué en el medio de ella. Unos segundos más tarde mi comida estaba servida. Me alejé y caminé hasta estar cerca de donde se encontraba la urna, y las demás cosas.

Me senté y apoyé mi espalda sobre una fría pared que allí se encontraba, comencé a comer mi ración de comida como si fuese la última, y es que tal vez lo fuese.
La elfa se me acercó nuevamente, como la noche anterior, y se sentó junto a mi.

-¿Andas con hambre eh?.- Dijo la elfa irónica.
-¿Acaso eso parece?.- Respondí de igual modo. Elune soltó una tierna carcajada mientras se acomodaba sus largos y rubios cabellos por detrás del hombro.

Nuestro proyecto de conversación se vió interrumpido cuando Orel comenzó a hablar, la caravana volvería a moverse. Tomé algunas cosas que se encontraban a mi lado, unas bolsas que no sabía con exactitud lo que contenían, lo más probable era que fuese comida.

La caravana se formó nuevamente. Me reincorporé en la formación, junto a Elune, en la parte del medio de la misma. El viaje seguía por varias horas más.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Dom Mayo 16, 2010 1:14 am

Las Horas Pasaban y el viaje parecía ser interminable, a pesar de viajar con el sol sobre nuestras cabezas el frio azotaba de igual manera, según Orel el viaje era peligroso, tal vez se refería a las repentinas ventiscas que nos golpeaban, dado que ningún otro animal nos habia atacado, los lobos fueron los últimos.

-¡Alto!- exclamo Orel, la carava freno de repente, algunos curiosos movían sus cabezas para ver qué pasaba hay adelante, los mormullos comenzaron entre los viajeros que ya se conocían, yo y los otros dos que viajaban a mis lados no podíamos ver nada, tendríamos que esperar, al parecer no esperamos tanto.

-Un jodido trol de la ventisca...esta dormido, trataremos de rodearlo.- dijo el viejo quien pasaba el mensaje a todos los soldados, algunos soldados se exaltaron, los Troles de la ventisca son fieros animales que matan a todo con tal de conseguir comida...Si se despertaba podría ser un enemigo temible.

Orel avanzo con cuidado tratando de rodear el cuerpo de aquel salvaje trol, la nieve lo cubría por completo solo se podía ver su pelaje y un poco de su rostro, al parecer el frio no le hacía nada al trol.

-¡JODEEER!- grito Orel, El Trol se habia levantado...Estábamos en tremendos problemas, un estúpido soldado piso por error la pierna de aquel trol lo cual lo enfurcio, tomo al soldado con su grande mano y giro su cabeza causándole una muerte inmediata, tiro el cuerpo del soldado a la nieve sin cuidado.

-Mantengan posiciones, el miedo no es un buen aliado contra un trol de la ventisca.- dijo Orel, quien recobraba la compostura después de el grito, saque mi arco inmediatamente y coloque una flecha para luego apuntar al trol en la cabeza, poco sabia yo de esas bestias pero cualquier animal era venerable a el ataque de una flecha.

Tense la cuerda y lance la flecha, esta se clavo en la boca de el trol, soltó un grito de dolor y luego la saco como si de una espina se tratase, no habia sido muy buena idea, el trol estaba lleno de rabia, tomo el cuerpo del soldado muerto y con una rápida tajada golpeo a los soldados que se encontraban enfrente de la caravana incluyendo a Orel y al viejo.

Esto podría complicarse más de lo debido...
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Lun Mayo 17, 2010 5:04 am

El frío ya era insoportable, apenas habíamos salido del puesto de avanzada y ya quería volver, deseaba estár con las manos sobre un pequeño hogar que me repare del frío, o alguna fuente de calor similar. Para colmo el viento era totalmente intenso y hasta dificultaba nuestro caminar.

Pero al parecer entraríamos en calor, la caravana frenó de golpe cuando se divisó lo que parecía ser un troll de la ventisca. Nunca antes había visto semejante criatura, además nunca en mi vida había estado en climas tan gélidos como este. El troll era de un blanco puro, por momentos dificultaba su visión por entre la nieve, y al parecer era de un tamaño considerablemente grande.

Pero un estúpido de nuestra caravano no tuvo la suficiente precaución, había pisado a aquella bestia, quien ahora gritaba de furia con ganas de destrozarnos y hacernos su comida. Ezio reaccionó rapidamente, lanzó su flecha en dirección a la bestia, yo solo llegué a blandir mi gran mandoble, para esta criatura mi espada larga era inservible, por lo me ví forzado a sacar mi gran espada, aquel mandoble que me había hecho Knolgmir antes de morir.

La flecha impactó en aquella bestia, esta se enojó mucho más, y comenzó a dar zarpasos sin tener uso de razón, uno de ellos fue el causante de herir a Orel y el viejo, quienes lideraban la caravana.

Comencé a avanzar lentamente mientras la bestia rugía sin parar, emitiendo un sonido indescriptible, bastante intimidante por cierto.
Hice mis temores atrás y seguí avanzando, hasta estar a una distancia prudente para mi primer golpe.
Tomé el mandoble con ambas manos y con un giro de talón realicé un corte horizontal, a la altura de la cintura de aquella bestia.

Esta era algo estúpida, como toda bestia carente de razón alguna, aunque sus reflejos eran bastante buenos. Esquivó el golpe haciéndose hacia atrás, y rapidamente corrió para embestir contra mi persona.
Por reflejó llegué a poner mi mandoble con la hoja en forma vertical, para así utilizarla de escudo.

El golpe me dió de lleno y me lanzó varios metros hacia atrás, aunque sin mi espada lo más probable era que me quebrase algun hueso.
Caí al lado de la elfa, quien estaba con los ojos cerrados, pronunciando unas palabras en élfico, suponía.
También supuse que se trataba de un conjuro que necesitaba bastante concentración, debíamos crear más distracción para que la elfa pudiese lanzar aquel hechizo.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Lun Mayo 17, 2010 5:32 am

El fuego de la batalla se habia avivado completamente, mis flechas no eran ilimitadas por lo cual tenía que usar cada una de ellas como si fuera la última, la ventisca me hacía perder a mi objetivo, el Troll estaba muy bien clamufagiado en estos ambientes, los soldados simplemente se defendían de los rápidos golpes de la bestia, varios de ellos salían volando por los aires para caer a unos hacia atrás, algunos de ellos caían prácticamente aun lado mío y a pesar de todo se volvían a levantar y a luchar para defender el preciado tesoro, estos hombres eran dignos de respeto.

Mis habilidades como espadachín eran básicas, posiblemente el Troll me mataría antes de ensartarle un golpe, mi especialidad era el tiro con arco, mis ojos se concentraban completamente en el movimiento del Troll, si algún soldado corría peligro de muerta usaría mi flecha para distraer al Troll y salvar al soldado, básicamente yo era solo una unidad de soporte.

En la piel del Troll nuevas heridas se habían creado gracias a la ayuda de varios soldados, pero el Troll seguía de pie, se necesitaría mas que unas simples heridas superficiales para vencerlo, un animal que vive a estas alturas y con este clima posiblemente tuviera una piel muy gruesa para sobrevivir a las heladas, las heridas causadas por las espadas serian simples rasguños para él.

-¡Retrocedan!.- Ordeno Orel el cual se levantaba algo magullado por el golpe recibido -A estas criaturas las armas de filo no les hacen nada, Su piel es prácticamente una armadura de cuero muy resistente, Necesitamos Derribarlo y luego encajarle una espada en la cabeza.- Dijo, Al parecer Orel tenia experiencias con otros Troll de la ventisca, en lo personal era la primera vez contra un enemigo tan formidable.

-Soldados, Defiendan a Elune, es la única que sabe controlar la magia lo suficientemente bien para hacer un daño a la Bestia.-dijo Orel, no me habia percatado de la elfa, esta al parecer se encontraba recitando algunas palabras que no podía entender, El Troll simplemente seguía dando golpe a cualquiera que se pusiera enfrente suyo.

Coloque otra flecha rápidamente, tense la cuerda y apunte con dirección a el hombro, era una distracción perfecta para que los soldados atacaran las piernas, Solté la cuerda y la flecha fue directamente a el hombro de la bestia, esta se clavo fuertemente y provoco una molesta en el Troll, este volteo para ver su herida y quitar la flecha, lo demás dependía de los soldados.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Lun Mayo 17, 2010 5:44 am

Las palabras de Orel eran sabias, y las debía cumplir a rajatabla, según él debíamos derribar a la bestia para poder librarnos de ella, varios guerreros lo intentaban, pero estos solo hacían pequeños rasguños al troll, incluso algunos, la mayoría, salian volando varios metros por los aires.

Yo me encontraba algo entumecido por la caída de hacía unos momentos, pero debía proteger a Elune para que terminase de recitar aquel conjuro que nos salvaría a todos, o por lo menos eso creía y esperaba. Tomé de nuevo mi mandoble, una de mis manos la deslizé sobre el filo de la hoja, cuidadosamente.

La hoja del mandoble progresivamente iba tomando un color blanco, un aura en realidad, que irradiaba pureza y energía positiva, por decirlo de alguna forma, era un simple hechizo que había descubierto hacía unos cuantos años, pero ayudaba en la mayoría de los casos.

Tomé con ambas manos el mandoble, mis musculos se tensaron hasta más no poder, las venas tenían cierto relieve sobre mi fría piel por la fuerza que estaba realizando, aunque no se podía apreciar por que llevaba encima mi armadura, obviamente.
En ese momento y con un movimiento bastante arriesgado me lancé sobre el troll, haciendo al mismo tiempo un corte horizontal a las piernas de este.

El flechazo de Ezio había servido para desestabilizar a la bestia, esta no pudo evitar el golpe de mi espada, que penetró fuertemente en una de sus piernas, un gran chorro de sangre salió directo a mi armadura, la cual ensució por completo, al mismo tiempo que la sangre coagulaba por el frío del ambiente.

El troll cayó encima mio, cruzado a mi cuerpo en realidad, este se sacudía para todos lados, pero no se podía levantar por el dañó que le había causado en su pierna, seguramente le había cortado un tendón o algo por el estilo.
De todas formas el troll alcanzó a girarse hasta quedar frente a mí, este batallaba contra mis brazos que retenían el intento por destrozarme la yugular. Solo esperaba que Elune pudiese darle el toque final, o en todo caso que alguien me ayudase para no tener una muerte segura.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Lun Mayo 17, 2010 6:09 am

Mire sangre salpicar procedente de las piernas del Troll, al parecer un guerrero habia logrado darle un golpe lo suficientemente fuerte para herir a la bestia, me encontraba demasiado alejado para lograr ver que sucedía, a mi lado a unos metros Elune parecía algo frustrada, pero volvi mi mirada hacia la batalla, el Troll seguía dando pelea y golpe y patadas no permitía a los soldados acercarse lo suficiente para dar el golpe final.

-!Hay alguien debajo del Troll¡- grito un soldado.
-¡Es Duriel!, ¡Rápido sáquenlo de allí!- exclamo Orel exaltado, al parecer le preocupaba que Duriel pudiera morir, bueno era de esperarse, el comandaba esta caravana.

Los soldados trataron pero el Troll estaba demasiado inquieto para lograr clavarle una espada en la cabeza, Duriel podría morir en cuestión de segundos, alguien debía que matar a el Troll de una vez por todas, la situación era desesperante, la impotencia de no poder ayudar a un amigo corría por el aire, pero lo soldados seguían tratando de encontrar el lugar correcto para dar el golpe final.

-Il fuoco sacro della luce...- dijo Elune, al instante unas llamas color dorado salieron disparadas de los dedos de las manos de la Elfa, estas fueron directamente a el troll impactando en su espalda baja y lentamente quemando todo el cuerpo del troll y en cuestión de segundos dejándolo reducido a cenizas, Era un poder impresionante.

Los soldados corrieron para poner de pie a Duriel, al parecer este se encontraba bien, aun que no podía afirmarlo, me acerque a la Elfa, esta parecía algo alterada y respiraba agitadamente, le extendí la mano para que se pusiera de pie, esta se apoyo sobre mi hombro, era notable que tan poderoso hechizo necesitaba preparación y mucha energía departe del usuario.

-Buen Trabajo Elune, denle a la chica algo de agua y descancemos un Rato... Vencer a un Troll de la ventisca no se puede lograr todos los días.- ordeno Orel, los soldados soltaron sus armas fatigados, al poco tiempo una pequeña fogata estaba encendida de nuevo gracias a Elune.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Lun Mayo 17, 2010 6:19 am

Seguía batallando contra el troll, la fuerza que tenía era simplemente impresionante, no podía aguantar más, mis musculos se desgarrarían por hacer tanta fuerza, pero era necesario si no quería que un pedazo de mi cuello quede colgando de las fauces de aquel asqueroso troll.

Pero en ese momento sentí un ardor impresionante, no me produjo daño alguno, pero irradio tanta energía y tanta luz que vi forzado a cerrar mis ojos, en ese momento mis brazos dejaron de hacer fuerza alguna, cuando los abrí el troll había quedado reducido a un montón de cenizas.

Levanté un poco la cabeza para notar que Elune había hecho aquel hechizo que había estado preparando hacía unos minutos, me levanté con ayuda de dos guerreros que vinieron para asistimerme.
Me senté en el suelo, exhausto, el golpe había sido bastante peligroso, casi me jugaba la vida, pero era necesario para matar a la bestia, o por lo menos eso creía.

Elune se encontraba a unos metros delante mio, estaba sin aire y sin fuerza alguna, al parecer semejante hehizo requería de una gran cantidad de energía.
Los minutos pasaban mientras la caravana reponía energías, Elune había improvisado nuevamente una fogata mientras que unos cuantos estaban siendo autotratados por las heridas que les había causado el troll.

Me levanté lentamente, me encontraba bastante dolorido. Me acerqué hasta la elfa para sentarme a su lado.
-Me has salvado la vida Elune, te lo agradeceré de por vida.- Dije mientras chisteaba por las heridas que tenía.
-Descuida Duriel, has demostrado tener agallas.- Dijo en forma de cumplido.
-Pues, no menos de las que ha demostrado el grupo.- dije.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Lun Mayo 17, 2010 6:58 am

El campamento improvisado y la fogata eran totalmente reconfortantes, los soldados se curaban con los pocos conocimientos de medicina que contaban, en la caravana faltaba un medico, al parecer nadie habia pensado en eso, pero a pesar de no contar con un medico los soldados lograron curar un poco las heridas lo suficientemente bien para parar el sangrado y evitar la infección, mire de reojo a Duriel y a Elune, al parecer se estaban llevando bastante bien, luego cambie mi mirada hacia la fogata, el fuego era cautivador y alejaba algunos pensamientos que simplemente en mi mente no eran necesarios.

-Buen Tiro Arquero.- dijo "El Viejo" que se sentaba a un lado de donde yo me encontraba.
-Si, Aun que no le afecto demasiado.- dije sin ánimos.
-Era de esperarse, la piel de esos bichos es más dura que la de cualquier animal de estas zonas.- dijo como una extraña forma de consolarme, no le di importancia.
-Sabes, nunca he escuchado como te llaman, me darías el honor de saber tu nombre.- pregunte con ligero interés, llamarle simplemente "Viejo" no era muy agradable para mí.


Se quedo pensando unos minutos, como si dudara en revelar o no su nombre, luego sonrió ligeramente.
-Claro, eras de los chicos nuevos que trajo Orel ¿verdad?, Mi nombre es Deán, Deán Van York, Un viejo conocido de Orel y también un buen amigo de tu Tío...Espera...¿Orel ya te lo dijo, Cierto?- dijo algo preocupado, yo rei por debajo.
-Si, ya sé que Neldrum era mi Tío, pero prácticamente solo me dijo eso, ¿que hacia en el pueblo?- pregunte curioso.

La cara de Deán cambio repentinamente, como si recordara algo.
-Ezio....algunos secretos se llevan a la tumba, solo Orel puede revelarte esa información y si no lo ha hecho me temo que no puedo ayudarte.- dijo tratando de parecer el culpable, no le di importancia, si Orel se queria guardar la información para otro momento no habría problema claro...mientras ese momento fuera pronto.

-Esta bien deán, lo comprendo...- vi como Orel se ponía de pie y lo emite casi por instinto, Deán también lo hizo. -Bueno al parecer continuaremos esta charla en otro momento.- dije mientras le daba unas palmadas en la espalda y me alejaba a mi posición.

-Muy bien Chicos, creo que ya todos descansamos lo suficiente, Recojan Todo y continuemos.- ordeno Orel y así la caravana se volvió a formar y sucesivamente a continuar la travesía.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Mar Mayo 18, 2010 6:21 am

Ya habíamos estado descansando un buen rato, los soldados habían terminado de tratarse medianamente las heridas, y yo por mi parte me encontraba bastante bien. Noté como Ezio hablaba con aquel viejo, el compañero de Orel y el que guiaba la caravana junto con él.
Al parecer poco a poco los demás soldados iban tomando cierta confianza en nosotros y viceversa, era bueno, uno siempre debía confiar en los compañeros de combate, dado que en algunas oportunidades tendrían tu vida en juego.

Orel se paró, al mismo tiempo que los demás soldados, yo imité lo mismo unos segundos después, al parecer la caravana debía seguir su camino.
Esta vez las provisiones y demás cosas las tomaron otros guerreros, ahora estaba mucho más alivianado.
La caravana se formó nuevamente, de la misma manera que había hecho hasta el momento.
Así comenzamos a caminar nuevamente por el frío y ya molesto camino.

Varias horas habían pasado, el ambiente estaba tenso, todo era silencio, solo se escuchaban los pasos y nuestros pies enterrarse en el poco espesor de la nieve que cubría los pedregosos suelos. Poco a poco el sol comenzaba a bajar, a lo lejos, muy a lo lejos, una figura se levantaba entre las montañas.
No tenía color alguno, dado la distancia, y su forma era bastante difusa, pero todos sabían de que se trataba, era el palacio a donde debíamos llegar.

-Duriel, Ezio, vengan un segundo.- Dijo orel. Me adelanté en la formación hasta alcanzar a Orel, quien se encontraba junto aquel viejo, cuyo nombre no sabía.
-Aquella figura que ven a lo lejos es el palacio de las siete lunas, allí es donde enterraremos las cenizas de Espheria, y Duriel, podrás ver a Knolgir, es decir, sus restos.-
Afirmé con la cabeza, sin perder de vista la lejana figura del palacio, mis ancias por llegar se acrecentaban con cada paso.
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Mar Mayo 18, 2010 9:24 am

Escuche claramente a Orel, al parecer el viejo templo donde se debían depositar las cenizas se alzaba a lo lejos en una colina, los demás soldados miraban con esperanza el templo, el viaje estaba por terminar, las cenizas serian devueltas y todos podríamos regresar a brindar en la taberna por el buen trabajo hecho, Orel empezó a avanzar y los soldados igual incluyéndome claro.

La Distancia entre el templo y nosotros se hacía cada vez más corta, el clima empezaba a mejorar conforme nos acercábamos a el templo, Orel y los demás parecían exaltados cuando por fin llegamos a las puertas del templo.

Estas estaban en perfectas condiciones como si el tiempo nunca los hubiera tocado, Orel toco la puerta como si de una bella mujer se tratase, esta vibro ligeramente y empecé a abrirse.

-Bienvenidos a El Palacio de las Siete Lunas...Pero los peligros no terminan aquí, el templo no fue abandonado sin razón, uno de nuestros miembros, "El Rojo" un gran mago elfo embrujo el palacio después de que la orden lo expulsara por practicar la magia de sangre.-
explico Orel, su mirada era de preocupación -Varias expediciones han caído en el templo...Estén Preparados para todo, si fallamos será la ultima expedición.- dijo Orel.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Miér Mayo 19, 2010 3:27 am

Al fin habíamos llegado, el viaje estaba a punto de terminar, a unos pocos minutos de distancia se podía divisar el templo en donde depositaríamos las cenizas de Espheria, y más importante para mí aún, sería poder reencontrarme espiritualmente, por asi decirlo, con Knolgmir.
Al llegar me adelanté a la caravana, iba casi a la misma altura que Orel, era la anciedad la que me había llevado a hacer eso.

Lord Orel tocó suavemente la gran puerta del templo, esta se abrió lenta y sutilmente. Todos estaban anciosos y las miradas se dirigían al interior del templo, que todavía no se mostraba en su totalidad. La puerta se abrió de par en par, mostrando aquel templo en que descansaban aquellos guerreros llenos de ímpetu y poder.

Entramos lentamente, mientras apreciabamos cada centímetro de aquella lujosa construcción. Cada detalle era sencillamente impecable, y a pesar de los años el templo se encontraba como si hubiese sido construído hacia unos pocos días. Sencillamente era perfecto.
En la cúspide había varios vitrales con diferentes dibujos, al parecer era uno por cada integrante de la órden.

Fue increíble como reaccioné al ver el vitral en donde supuestamente se reflejaba Knolgmir. Allí estaba, era él, sin duda alguna, se encontraba alzando un martillo más grande que su propio cuerpo, tenía la barba blanca rizada cuya extensión terminaba a la altura de sus rodillas.
Bajé la cabeza, allí, en el centro del templo, se encontraban seis urnas, también con su respectivo nombre, entre ellas estaba la de Knolgmir, como era de esperarse.

Orel avanzó mientras cargaba la urna con ayuda del viejo, poco a poco fueron avanzando mientras los demás se quedaban expectantes ante semejante panorama, allí fue cuando dejaron reposar la urna junto con las demás.
Pero en ese momento un estrepitoso ruido resonó por la acústica del templo, fue como si mis piernas dejaran de funcionar, me caí por aquel agudo ruído, al igual que los demás compañeros.

Todos miraron para una de las esquinas, cosa que imité. Allí se encontraba una bestia totalmente aberrante, ya había conocido algo sobre ellas, eran arpías. Su horrenda figura era algo que no se veía todos los días. Sus ojos blancos e inexpresivos por momentos hacian ponerte la piel de gallina.
Pero no solo había una, había una arpía en cada esquina del templo, cuatro en total, todas al mismo tiempo extendieron sus alas y se abalanzaron sobre la caravana.
El grito había cesado, por ende podíamos movernos a gusto.

Me levanté para blandir mi mandoble, la pelea había comenzado.

OFF: Bestia -> http://www.utopiamedieval.com/Arpia-de-sangre-h79.htm
Palacio.
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ingvar

avatar

Cantidad de envíos : 72
Localización : En un Callejón Oscuro y Solitario.
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
450/1000  (450/1000)
Coronas: 200

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Miér Mayo 19, 2010 5:11 am

Entrabamos a el templo, la sensación era maravillosa, como si la pureza en la zona fuera innegable, camine junto a los demás soldados que embobados miraban el tejado de este, era una construcción que posiblemente fuera construida inter-racialmente, artefactos enanos, elfos y entre otros que no podía reconocer llenaban repisas, al parecer eran ofrendas, seguí caminando hasta que choque contra otro soldado que había detenido la marcha.

Todos observaban a Orel, estaba colocando las cenizas en su lugar correspondiente, con ella completaban 7 urnas, pero tan pronto como fue colocada un chillido aterrador y demoledor opaco las voces de alegría de los soldados, todos se echaron a el suelo con las manos sobre los oídos, al terminar el chichillo voltee rápidamente donde mis sentidos me indicaban de donde habría provenido.

4 Arpías se acercaban bruscamente a 10 metros sobre el suelo, los soldados reaccionaron de inmediato sacando sus armas, Orel los imito blandiendo su guadaña amenazadora, La Elfa se arrodillo y empezó a pronunciar unas palabras que no entendía ni lo mas mínimo.

Las arpías tenían hambre, atacaban sin pensar en alguna estrategia, se arrojaban sobre cualquier soldado que vieran vacilando, saque mi arco y coloque una flecha en cuestión de segundos, necesitaba que alguna arpía se quedara quita para disparar lo que era algo difícil.

Una arpía tomo a un soldado de los hombros, este estaba distraído, la arpía subió por los aires hasta tocar el tejado del templo...soltó sus garras y dejo caer al soldado a una muerta segura.

El cuerpo dio de lleno contra el piso de mármol, este murió al instante....Orel estaba enfurecido.
Volver arriba Ir abajo
Duriel

avatar

Cantidad de envíos : 63
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Hoja de personaje
Nivel: 1
Experiencia:
360/1000  (360/1000)
Coronas: 120

MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   Miér Mayo 19, 2010 5:25 am

Las arpías volaban amenazadoras, no sabía como atacar, simplemente miraba como estas se movían de lado a lado.
Una de ellas tomó a un soldado por los hombros, y lo arrojó a una altura bastante apreciable, cayó sobre el piso de marmol de aquel templo, sus huesos se quebraron como si de una rama seca de árbol se tratara.

Todos quedaron enfurecidos, para mi no era más que un compañero de grupo, pero para algunos que nos acompañaban en la caravana era un amigo con quien habían compartido varias aventuras.
Esa acción me abrió los ojos, no debía dejar que ninguna arpía se me acercara, tenían la suficiente fuerza para acerme lo mismo que le hicieron a aquel soldado.

Las arpías seguian revoloteando por todo el escenario. Yo lanzaba zarpasos con mi mandoble pero la evasión de estas era considerablemente elevada. En un momento sentí una leve presión sobre mi hombro, antes de que pudiese reaccionar una arpía me estaba elevando lentamente.
Pero sin pensarlo dos veces solté el mandoble que tenía al mismo tiempo que agarraba la espada larga que llevaba en el cinturón y daba un golpe hacia atrás, con la intención de lastimar a la arpia.

Así fue, el corte fue lo suficientemente fuerte para que esta perdiera una de sus extremidades, en realidad, la garra y algo más. Pero esta aún me tenía sujeto fuertemente y me lanzó sin pensarlo contra una fuente que se encontraba en medio de las siete urnas puestas en circulo.
La fuente se hizo añicos, mi cuerpo también estaba bastante herido, no podía moverme y la arpia venía hacia mi.

Pero en ese momento Orel lanzó un guadañazo que atrapó a la arpia perforando el centro de su cuerpo, esta se hizo cenizas en segundos. El poder de Orel era impresionante, de todas formas todavía quedaban varias por destruir.

-TENGAN CUIDADO ESTAS ARPIAS SON MUY FUERTES, DEBEMOS DERROTARLAS LO MÁS RÁPIDO POSIBLE.- Dijo Orel totalmente sacado por la rabia de ver a su amigo muerto tras la rápida jugada de aquella arpía.
Elune seguía recitando unas cuantas palabras, pero al parecer el hechizo no terminaría a tiempo, una de las arpias se dirigía en dirección a ella.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Las Cenizas Sagradas.   

Volver arriba Ir abajo
 
Las Cenizas Sagradas.
Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» El templo de las cenizas sagradas {Sacred ashes}
» Siguen medidas en Aeropuertos por cenizas del Puyehue
» Las 5 bestias sagradas
» Bariloche oscureció cubierta de ceniza volcánica
» Volcán Puyehue al sur de Chile en erupción

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Utopia Medieval :: Montes helados-
Cambiar a: